Blogs

Ekonomiaren Plaza

Ekonomiaren plaza

Aprendizaje en tiempos de confinamiento: retos y oportunidades

@jonmizabala

La pandemia del Covid-19 está cambiando nuestra rutina diaria. En el caso de las instituciones vinculadas con la educación (colegios, institutos, centros de formación profesional, universidades), como todos nuestros lectores ya conocen, desde el pasado 13 de marzo nuestra labor se está realizando de manera remota, a través de plataformas online. A pesar de que la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación no son nuevas en la educación superior, la situación de alarma está obligando a docentes, estudiantes y gestores a considerar los retos y oportunidades asociadas a esta transición que (todos) estamos realizando para ir un paso más allá en y orientarnos hacia el aprendizaje/enseñanza en remoto (o como dicen aquí, hacia el aprendizaje en remoto en emergencia).

Acceso a la tecnología

La mayor parte de los países, así como sus respectivas instituciones de educación superior, han realizado ingentes inversiones para adaptar las infraestructuras de telecomunicación a los nuevos estándares (actualmente el 5G). La mayor parte de los campus universitarios cuentan con cobertura universal Wi-Fi, y un acceso fácil a ordenadores portátiles y otras necesidades digitales como el software en el que poder aplicar los conocimientos adquiridos en el aula. Sin embargo, la realidad con la que nos encontramos fuera del campus no tiene por qué ser coincidente. A pesar de que las instituciones de educación superior hayamos pasado a operar en remoto, debemos tener en cuenta que no todo el alumnado debe, per se, disponer de acceso a Internet en sus hogares. Si atendemos a los datos que nos proporciona el Instituto Nacional de Estadística para el año 2019, el 80,9% de los hogares con al menos un miembro de entre 16 y 74 años disponía de algún tipo de dispositivo electrónico (ordenador portátil, tablet, smartphone). A su vez, el 91,4% de los hogares españoles disponía de acceso a Internet, de los cuales la práctica totalidad (el 99,7%) contaban con conexión de banda ancha.

A pesar de que estas cifras invitan al optimismo, el cambio al aprendizaje en remoto coloca la responsabilidad del aprendizaje, así como del acceso y del uso de la tecnología en los estudiantes. En este sentido, un reciente estudio ha identificado que aproximadamente el 20% de los estudiantes universitarios tiene problemas para mantener el acceso a la tecnología de manera efectiva, o bien porque sus portátiles no funcionan de manera consistente, o porque residen en zonas sin acceso confiable a Internet, o porque ya han consumido la totalidad de los datos móviles y no pueden contratar minutos adicionales. Naturalmente, estas dificultades son mayores en el caso de estudiantes provenientes de familias de bajos ingresos y aquellos en riesgo de exclusión social (p.e. por motivos de raza). Debemos por tanto tener en cuenta que la transición al aprendizaje en remoto no implica necesariamente equidad, lo que puede ayudar a incrementar las ya existentes desigualdades sociales.

Nivel de competencia del profesorado

Una investigación reciente desarrollada por McGraw-Hill sobre el uso de la tecnología en las universidades muestra que los estudiantes se adaptan rápidamente a la incorporación de nuevas herramientas digitales, tanto en el aula como fuera de ella. Si bien en el apartado anterior decíamos que puede haber un riesgo de exclusión social en el alumnado, en este caso el riesgo se encuentra entre el profesorado. Una encuesta realizada en el año 2018 a más de 2000 docentes universitarios acerca de las actitudes del profesorado frente a la incorporación de tecnología a la docencia, reveló que sólo el 42% del profesorado tenía experiencia previa en la educación en remoto.

A menudo se argumenta que las herramientas digitales pueden afectar negativamente la calidad de la enseñanza, y que dificultan la participación de los estudiantes. Sin embargo, los resultados de la encuesta previa reflejaban que los profesores que habían enseñado en modalidad remota consideraban, de manera abrumadora, que dicha experiencia les ayudó a mejorar sus capacidades docentes y los hizo más propensos a experimentar con nuevas prácticas y nuevos enfoques. En este sentido, un estudio realizado por EDUCAUSE apunta a que el hecho de recibir formación sobre la integración de tecnología en el aula ayuda a cambiar las percepciones del profesorado. A modo de ejemplo, cabe citar cómo de entre los docentes que recibieron la formación, el 47% informaron que prohibieron los teléfonos inteligentes en sus aulas, mientras que entre los profesores que no recibieron dicha capacitación el 63% prohibió estos dispositivos.

Medición y evaluación del desempeño

Probablemente el mayor reto que supone la transición a la docencia en remoto es el de la evaluación. A pesar de que la mayor parte de las asignaturas ya tienen una componente importante de evaluación continua en base a las competencias que se trabajan a lo largo del curso académico en el aula, también es cierto que el examen final sigue representando un porcentaje nada eludible de la calificación final. El hecho de tener que realizar los exámenes a distancia supone no sólo un reto logístico, sino también tecnológico. Hoy día existen tecnologías de movimiento ocular que permiten evaluar el nivel de “atención” que una persona está poniendo sobre el contenido que esté visualizando en su pantalla. Sin embargo, dichas tecnologías no permiten discernir qué es lo que está viendo dicha persona, y menos aún a distancia. En el caso de un examen realizado de manera digital, esto se torna importante, ya que el alumno puede estar prestando mucha atención a un tutorial donde se resuelve el problema planteado en el examen, y al que debería dar respuesta por sí mismo. La tecnología irá ofreciendo alternativas a este reto, pero mientras tanto, probablemente el objetivo hacia el cual debamos encaminarnos sea el de tratar de maximizar el aprendizaje del alumnado mientras éste se encuentre con nosotros, bien sea en el aula presencial, o en el aula virtual, dejando en un segundo plano la calificación final que se le vaya a otorgar. Y es que como dice una amiga mía, “la vida nos termina por suspender a todos”.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Temas

Hausnarketa eta eztabaida gure errealitate ekonomikoaz /Reflexión y debate sobre nuestra realidad económica

Sobre el autor

"Donostiako Deustu Business Schoolen eta Lehiakortasunerako Euskal Institutoan, Orkestra-n, dihardugun lau unibertsitate irakasle eta ikertzaile gara. Blog hau sortzera bultzatu gaituena zera da: modu ulerterraz, zorrotz, kritiko eta burujabean egindako hainbat gai ekonomikori buruz gogoetak plazaratzea, gai horiek gure bizitzan eta gu parte garen gizartearenean eragin handia dutelakoan". --------------------- "Este blog pretende reflexionar sobre diferentes cuestiones económicas que nos afectan como personas y como sociedad, de una manera divulgativa, rigurosa, crítica e independiente. Somos cuatro profesores que desarrollamos nuestra actividad académica en la Deusto Business School en su campus de San Sebastián y en el Instituto Vasco de Competitividad, Orkestra. Blog sobre economía de Asier Minondo, Iñaki Erauskin, Bart Kamp y Jon Mikel Zabala".


abril 2020
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930