El verdadero miedo es el que no se ve, el que se siente dentro y el que nos amenaza y no vemos venir. ‘La bruja’ brilla ofreciéndonos un espectáculo muy austero, vaciado desde dentro, pero aterradoramente impresionante. Es esta virtud de película poco habitual hoy la que dota a la cinta de un aire impresionantemente perturbadora

'La bruja', un cine de terror del que ya no se ve | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘La bruja’, un cine de terror del que ya no se ve

La brujaLA BRUJA

Título original: The Witch

Año: 2015

Duración: 92 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónRobert Eggers

GuionRobert Eggers

MúsicaMark Korven

FotografíaJarin Blaschke

RepartoAnya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw, Lucas Dawson,Ellie Grainger, Julian Richings, Bathsheba Garnett, Sarah Stephens y Jeff Smith

ProductoraA24 / Code Red Productions / Pulse Films / Scythia Films / Rooks Nest / Maiden Voyage Pictures / Mott Street Pictures

Género: Terror

Nueva Inglaterra, 1630. Un matrimonio de colonos cristianos, con cinco hijos, vive cerca de un bosque que, según las creencias populares, está dominado por el mal. Cuando el hijo recién nacido desaparece y los cultivos no crecen, los miembros de la familia se rebelan los unos contra los otros: un mal sobrenatural les acecha en el bosque cercano. (FilmAffinity)

Si algo tiene de malo el cine de terror moderno es que está lleno de exceso. Se utiliza la música en exceso para enfatizar lo que no se consigue enfatizar con palabras o imágenes. Utiliza exceso de sangre y visceras. La violencia verbal llega a puntos muy elevados cuando realmente aportar, lo que se dice aportar, aporta más bien poco. Y sobre los argumentos también nos encontramos en las mismas, demasiado cliché barato que relega el género a un nivel menor. Películas como ‘La bruja’ vuelven a dar al género el prestigio que merece.

La bruja

Con una atmósfera asfixiante, ‘La bruja’ es una película sobre el mal, con una familia extremadamente temerosa de Dios. Robert Eggers construye una película sin ningún tipo de artificio, se nos presenta desnuda en su totalidad, con un sencillo juego plano y contraplano que es más que suficiente para hacernos sentir incómodos y provocarnos un terror que se queda marcado.

El verdadero miedo es el que no se ve, el que se siente dentro y el que nos amenaza y no vemos venir. ‘La bruja’ brilla ofreciéndonos un espectáculo muy austero, vaciado desde dentro, pero aterradoramente impresionante. Es esta virtud de película poco habitual hoy la que dota a la cinta de un aire impresionantemente perturbadora.

La bruja

También juega a su favor el hecho de incorporar el aspecto religioso y moral. Leía hace poco una crítica donde un usuario de una web explicaba su teoría de que cada uno de los personajes principales representa cada uno de los pecados capitales: el padre es la soberbia, la madre es la avaricia, el hijo menor la gula, la hija mayor la ira, el hijo mayor la lujuria y los gemelos la pereza y la envidia. Cada personaje estaría marcado, según esta teoría, por sus propios errores, errores que desde el principio vemos cómo la familia carga como losas a su espalda.

La culpa, la creencia ciega en la religión, el temor al mal y el bajo nivel educativo de los personajes los convierte en víctimas perfectas de un rival invisible que han ido acrecentando entre sí. Porque aquí no es una amenaza constante, externa e identificable la que va a por ellos, se trata de un ente difuso, inconcreto e igualmente aterrador el que los pone a prueba. Hay pocos miedos más poderosos que aquellos que no puedes explicar, no puedes ver y no sabes por dónde vienen, rompen todas tus defensas y te dejan desnudo ante la propia amenaza. Este factor está perfectamente explicado en la película en un constante torbellino que atrapa a los personajes y los mueve como si fueran muñecos de paja. Un círculo vicioso donde se han metido ellos solos y un torrente que los arrastra inexorablemente porque no son capaces de ponerle freno.

La bruja

La cinta va creciendo en ritmo a medida que va avanzando. Empezamos poco a poco y a medida que los personajes se van metiendo en toda la vorágine hasta que todo explota. El verdadero terror, que no vemos en ningún momento, adquiere forma en dos o tres momentos muy concretos y no es hasta que habla que nos asusta realmente. Esos minutos finales son de lo más terrorífico que he visto en el cine en muchos momentos, y eso es lo que importa en el cine de terror.

Lo mejor: Es sencillo y va a la raíz del terror.

Lo peor: Es un tipo de terror que no está muy en boga ahora mismo, lo que puede echar atrás a cierto tipo de espectador.

La bruja

Temas

Anya Taylor-Joy, Bathsheba Garnett, Ellie Grainger, Harvey Scrimshaw, Jeff Smith, Julian Richings, Kate Dickie, La bruja, Lucas Dawson, Ralph Ineson, Robert Eggers, Sarah Stephens, The Witch

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031