‘Tigre y dragón’ nos transporta a la China del siglo XIX en una aventura donde se mezclan las artes marciales con el romance. Su importancia reside principalmente en hacer un producto de cine comercial occidental sin renunciar a los códigos, el ritmo y el tono de las películas orientales. El ritmo es pausado y la película peca de larga para un espectador occidental, pero así es el cine que se hace en aquella parte del mundo

'Tigre y dragón': la película definitiva de artes marciales | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Tigre y dragón’: la película definitiva de artes marciales

Tigre y dragónTIGRE Y DRAGÓN

Título original: Wo hu cang long (Crouching Tiger, Hidden Dragon)

Año: 2000

Duración: 119 minutos

País: Taiwán

DirecciónAng Lee

GuionWang Hui-Ling, James Schamus, Kuo Jung Tsai (Novela: Du Lu Wang)

MúsicaTan Dun

FotografíaPeter Pau

RepartoChow Yun-Fat, Michelle Yeoh, Zhang Ziyi, Chang Chen, Sihung Lung,Pei-pei Cheng, Fazeng Li, Xian Gao, Yan Hai y Deming Wang

ProductoraSony Pictures Classics

Género: Acción / Romántico / Drama

Li Mu Bai, un legendario experto en artes marciales, ha decidido dejar en herencia su espada mágica, la Espada Celestial, a su mejor amigo. Además, le pide a Yu Sha, una poderosa guerrera de la que está enamorado, que custodie la espada hasta que llegue el momento de entregarla. (FilmAffinity)

Ang Lee es uno de los grandes cineastas de nuestro tiempo, un hombre que ha firmado películas como ‘Sentido y sensibilidad’‘Brockeback Mountain’‘La vida de Pi’, además de este ‘Tigre y dragón, su película más especial. El cine de artes marciales ha tenido algún que otro ejemplo interesante, pero encuentra con ‘Tigre y dragón’ su cima. La película atrajo la atención de espectadores orientales y occidentales por igual, elevó al cine oriental a un lugar importante para Hollywood y puso de nuevo sobre el mapa a uno de los directores más personales de la actualidad.

‘Tigre y dragón’ nos transporta a la China del siglo XIX en una aventura donde se mezclan las artes marciales con el romance. Su importancia reside principalmente en hacer un producto de cine comercial occidental sin renunciar a los códigos, el ritmo y el tono de las películas orientales. El ritmo es pausado y la película peca de larga para un espectador occidental, pero así es el cine que se hace en aquella parte del mundo.

Tigre y dragón

Pero si algo sorprendió al espectador de ‘Tigre y dragón’ fue la realización de las secuencias de acción. La coreografía de lucha, en ciudad como en el campo abierto, la poesía de sus imágenes y sus diálogos… esta película es tan extraña para los espectadores occidentales que por eso funciona como funciona. Para muestra un botón. La escena de la lucha en medio del bosque terminaría con el bosque destruido si atendemos a cómo Hollywood hace las películas. Aquí elementos como la naturaleza, el río, el agua… son parte de su mensaje, el equilibrio absoluto.

Pero no es oro todo en ‘Tigre y dragón’. A pesar de estar entre las 100 mejores películas del siglo XXI según la BBC, la película resulta larga. Es imposible no pensar que le sobra una media hora para dejar la película mucho más condensada y directa en lo que quiere contar. Entiendo que no es la manera de hacer cine en Oriente, y creo que en el fondo esto le da mucho más realismo, pero su lentitud y duración hacen que en ciertos momentos desconecte de ella.

Con ‘Tigre y dragón’ disfrutarás de la película de artes marciales definitiva. Una lección de elegancia, poesía visual y técnica. Una forma diferente de hacer cine de acción. Una forma diferente de costar una historia de amor. Una forma diferente de hacer cine.

Lo mejor: Es pura elegancia, pulcritud y poesía visual.

Lo peor: Es lenta y peca de algo larga.

Tigre y dragón

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728