Lo sorprendente de ‘Jonathan’ es que una película tan “desnuda” emocionalmente como esta venga de un país como Alemania. Afrontar de una manera tan directa, tan dura y tan sincera el laberinto de emociones que es la película, así como afrontar la muerte y la enfermedad

'Jonathan': ¿Cómo te gustaría decir adiós? | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Jonathan’: ¿Cómo te gustaría decir adiós?

JonathanJONATHAN

Título original: Jonathan

Año: 2016

Duración: 99 minutos

País: Alemania

DirecciónPiotr J. Lewandowski

GuionPiotr J. Lewandowski

MúsicaLenny Mockridge

FotografíaJeremy Rouse

RepartoJannis Niewöhner, André Hennicke, Julia Koschitz, Thomas Sarbacher,Barbara Auer y Max Mauff

ProductoraKordes & Kordes Film GmbH / CS Filmproduktion / SWR / HR / Arte / Westdeutscher Rundfunk

Género: Drama

Jonathan es un joven granjero, hijo único, que debe trabajar en la granja y cuidar de su padre enfermo. Cuando uno de los amigos de la infancia de su padre aparece, los secretos familiares emborronan la visión que Jonathan tiene de la vida. (FilmAffinity)

‘Jonathan’ es una película alemana del año 2016 que explora los últimos días de un hombre (André Hennicke) enfermo de cáncer de piel en la fase final de su enfermedad. Su hijo Jonathan (Jannis Niewöhner) se encarga de cuidarlo. La película afronta la propia enfermedad, así como el sexo, el amor y el pasado familiar como temáticas principales. Un cuidado relato con una bellísima fotografía y unas actuaciones de gran nivel.

‘Jonathan’ se sustenta especialmente por el impresionante papel que hace el veterano André Hennicke como el padre del protagonista. Aunque de pocas palabras durante el filme, consigue llevarnos en esa montaña rusa que es una enfermedad terminal. Su hijo tampoco se queda lejos y demuestra talento en un papel mucho más visceral que el del padre. Juntos forman la pareja principal, sobre cuya relación se sustenta todo el filme.

Jonathan

La película da un giro sorprendente cuando aparece Ron (Thomas Sarbacher), un viejo amante del padre que pondrá patas arriba la relación padre hijo, que también estaba resentida por las dudas que tenía su hijo sobre la muerte de su madre sobre la que nunca le habló su padre. Este momento catártico servirá para que la película nos muestre el momento más brillante, su arco final, totalmente descarnado.

Lo sorprendente de ‘Jonathan’ es que una película tan “desnuda” emocionalmente como esta venga de un país como Alemania. Afrontar de una manera tan directa, tan dura y tan sincera el laberinto de emociones que es la película, así como afrontar la muerte y la enfermedad.

La película propone directamente la pregunta sobre cómo te gustaría afrontar el momento de decir adiós. La película afronta ese adiós de dos manera: a la propia vida (el padre) y al entorno (el hijo). Mientras el primero está obligado por la enfermedad a decir adiós a todos, a encontrar esa fórmula que le permita morirse en paz, el hijo tiene otra lucha. Para el hijo, aunque no lo sabe, la casa que su padre le construyó es su propia enfermedad. Ese lugar esconde los recuerdos de su madre, el rastro dejado por su padre, los reproches de su tía y las frustraciones acumuladas durante toda su vida. Será la llegada de Anka (Julia Koschitz) quién le dará un soplo de aire fresco, pero solo el primer adiós permite del todo el segundo, porque ‘Jonathan’ también afronta la responsabilidad, y uno no puede lanzarse sin más al vacío.

Bellísima fotografía y una cuidada selección de escenarios. Es una película bonita a la par que dura de ver. Consigue mantener ese equilibrio en lo alto en todo momento y explota en una parte final totalmente satisfactoria.

Lo mejor: Las actuaciones, sobresalientes.

Lo peor: Lo poco aprovechados que están los personajes femeninos.

8,5

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031