‘Sons of Denmark’ es antes que nada una llamada de auxilio ante los peligros de los extremismos. Un toque de atención a sociedades acomodadas que están repitiendo el mismo sendero que llevó a Europa a los peores años de su historia hace 80 años, ante ayer

'Sons of Denmark': los peligros de los extremismos | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Sons of Denmark’: los peligros de los extremismos

Sons of DenmarkSONS OF DENMARK

Título original: Danmarks sønner

Año: 2019

Duración: 120 minutos

País: Dinamarca

DirecciónUlaa Salim

GuionUlaa Salim

MúsicaLewand Othman

FotografíaEddie Klint

RepartoZaki Youssef, Imad Abul-Foul, Rasmus Bjerg, Olaf Johannessen, Morten Holst,Elliott Crosset Hove, Mohammed Ismail Mohammed y Özlem Saglanmak

ProductoraHyæne Film / Det Danske Filminstitut

Género: Drama / Thriller

Sinopsis: Tras el aniversario de un atentado islamista en Copenhague, la extrema derecha sube en las encuestas electorales, la radicalización se ha intensificado y la tensión racial ha crecido. Dos jóvenes que no ven con buenos ojos cómo va Dinamarca, deciden actuar. (FilmAffinity)

‘Sons of Denmark’ es una de las películas que más están dando que hablar últimamente, y parte del Atlántida Film Fest que está disponible en Filmin hasta el 1 de agosto de 2019. Una película de Dinamarca que trata el tema del extremismo político, del terrorismo y de la mentalidad ultranacionalista que está inundando el norte de Europa, y en concreto Dinamarca.

La cinta sigue la historia de un policía que se infiltra en un grupo que pretende atentar contra el líder del partido de extrema derecha, y favorito para ganar las elecciones. El grupo, formado por inmigrantes de países musulmanes pretende denunciar de esta manera su precaria situación, y acabar con el principal foco de odio hacia ellos.

‘Sons of Denmark’ puede parecer una película que justifica el terrorismo, por humanizar a los terroristas y su entorno, pero es lo que le toca hacer. Los espectadores daneses que la ven no necesitan conocer cómo son los daneses, cuáles son sus odios, sus miedos o su manera de comportarse. Es importante enseñar que detrás de esos extremistas de otra religión y otro país también hay personas, hay gente que va cada día a trabajar, gente que intenta salir adelante a pesar de que la sociedad se lo pone realmente difícil. Si no vemos que el que tenemos delante, y creemos que es muy diferente a nosotros, también tiene familia, amigos, trabajo y derecho a vivir en libertad no valdrá de nada.

La película de Ulaa Salim pasa por alto muchas cosas. Su análisis de la situación es en ocasiones excesivamente superficial. No profundiza en la contraparte, en los grupos de extrema derecha que ganan elecciones gracias al miedo de la gente, esos grupos que se aprovechan de la debilidad y la ignorancia de la gente para crecer. Su segunda mitad se observa mucho más atropellada, una sucesión de escenas y situaciones que deben conducir al final inevitable.

Sons of Denmark

En cambio, la primera mitad de la película funciona perfectamente. Es un estudio más completo de personajes, que permite profundizar en estos grupos terroristas, en estas situaciones familiares, en estas personas a las que ponemos nombre pero no rostro. Por esto, la visita a la casa de uno de los terroristas, el centro donde el cabecilla de la banda da de comer a los refugiados sirios o la situación familiar del policía infiltrado están entre lo mejor de la cinta.

En cuanto al retrato de la extrema derecha tenemos ligeras pinceladas, nada excesivo, pero suficiente para asustar a cualquier espectador con un poco de corazón. Esta visión se complementa con la visión árabe de lo que se está cocinando en Europa, lo que la sociedad europea está dejando entrar de nuevo a las instituciones. Todo lo que está hecho desde la perspectiva árabe en ‘Sons of Denmark’ es brillante, se nota más cuidado y atención en esta visión.

Quien vea la película desde una óptica simplista podrá entender que la película justifica los actos violentos para terminar con la intolerancia, pero nada más lejos de la realidad. ‘Sons of Denmark’ es antes que nada una llamada de auxilio ante los peligros de los extremismos. Un toque de atención a sociedades acomodadas que están repitiendo el mismo sendero que llevó a Europa a los peores años de su historia hace 80 años, ante ayer.

Lo mejor: La primera parte y la visión desde dentro de la comunidad árabe.

Lo peor: Peca de superficial, especialmente en la segunda mitad. Tiene un final demasiado atropellado.

Sons of Denmark

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma


julio 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031