Blogs

Belén Casado Mendiluce

La psicóloga en casa

Si no pudiste despedirte

 

Si te ha fallecido alguien cercano  de quien no te has podido despedir, puedes hacerlo, de otra forma, en tu casa.

Siéntate, coge una silla vacía y colócala enfrente de la tuya.

Sienta, imaginariamente, en esa silla a la persona fallecida.

Háblale, de tú a tú, y dile todo lo que te hubiera gustado decirle para despedirte de ella.

Háblale con el corazón.

No hay nadie  sentado enfrente en realidad, así que permítete hablarle como te salga.

Sin miedo ni vergüenza.

El objetivo de este ejercicio es sacar todo lo que se te ha quedado dentro al no poderte despedir de ella.

Hablar de lo que sientes es beneficioso para ti, aunque no esté la otra persona presente físicamente.

Cuando hayas terminado de hablar,  dile adiós deseándole que se encuentre bien allá donde esté.

Despídete con cariño

Tus palabras te habrán hecho bien a ti mismo ya a la otra persona ausente, pues nada cae en saco roto.

Tu despedida forma una corriente  de energía que se transmite más allá del tiempo y del espacio.

Sin fronteras

Te hubiera gustado despedirte personalmente pero, de esta forma, reflejas que no te has olvidado de esa persona y que sigue estando presente para ti.

Déjala marcharse en paz

Siéntete tú en paz

 

Caminamos…Belén Casado Mendiluce

belencasadomendiluce@gmail.com

www.psicologiapersonalizante.com

Temas

Sobre el autor

Soy Licenciada en Psicología y desarrollo mi trabajo en una consulta privada. Mi vocación desde joven ha sido la psicología, y a través de ella he buscado comprender a los demás y a mí misma. Desde ese trabajo interior, intento que lo que transmito sea un reflejo de aquello en lo que creo y que me sirve a mi. Me siento siempre en búsqueda, abierta a aprender de todo aquello que me haga crecer como persona. Y creo que lo que se vive como vocación no es sólo patrimonio mío sino que puede servir a los demás.


mayo 2020
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031