Cambiadas al nacer: la sordera como eje central de una serie diferente | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Cambiadas al nacer: la sordera como eje central de una serie diferente

Los problemas físicos o mentales de las personas no suelen ser objeto de las tramas centrales de las series televisivas, porque los ejecutivos consideran que son temas poco atractivos y adecuados para entretener a la audiencia, que busca productos de consumo más ligero e inmediato.

Cambiadas al nacer es la demostración palpable de que si una serie se hace con inteligencia y calidad se puede tratar cualquier tema, como en este caso es la sordera. La serie aprovecha la premisa de partida de un intercambio de bebés descubierto dieciséis años después para, de una forma elegante y cautivadora, introducirnos en el mundo del silencio.

La serie aprovecha la situación para presentarnos una comunidad apenas conocida por muchos de nosotros de una manera franca y veraz y lo que es mas importante, con un producto ameno y entretenido.

La calidad y originalidad de la serie son razones suficientes para dársela a conocer a muchos de ustedes aprovechando la conclusión de su primera temporada en nuestra televisión.

 

 

Ficha: Cambiadas al Nacer (Switched at birth), 40+  episodios. Jun 2011 – ABC Family (USA)  AXN White (E).

Sinopsis: Una adolescente descubre en unas pruebas médicas que sus padres no pueden ser sus verdaderos padres biológicos, por lo que a partir de una pequeña investigación descubre que fue intercambiada al nacer con otra niña. La primera ha crecido en una familia rica y con todas las comodidades, mientras que la otra ha crecido con su madre con muchas penurias económicas y además quedó sorda a los tres años a causa de una meningitis.

Para arreglar la situación e intentar conocerse mejor entre las familias, y sobre todo entre  las hijas,  la familia pobre se muda a la casa de invitados de la familia pudiente.

El inicio: La cadena ABC Family, especializada en comedias y series familiares más bien edulcoradas, quiso expandir sus horizontes con una serie melodramática, y explorando propuestas dio con una idea de la productora Lizzie Weiss, (foto) de hacer una serie basada en el intercambio de dos bebés que se descubre dieciséis años después.

 

Cuando estaba escribiendo el piloto, Weiss tuvo la brillante idea de que una de las niñas fuera sorda para dar más complejidad a la nueva relación que se iba a establecer y con esa premisa, escribió y rodó el piloto que consiguió la audiencia mas alta de la historia del canal con casi 3,5 millones de espectadores en su estreno.

La serie tuvo un encargo inicial de diez capítulos, pero visto el enorme éxito de público y crítica, después de un pequeño descanso empezaron una nueva tanda de 22 episodios, completando una primera de 32 capítulos en casi un año y medio desde junio del 2011  hasta octubre de 2012.

En el primer vídeo pueden ver la promoción del inicio de la serie:

La trama: La adolescente de una familia bienestante que vive en una gran mansión de Kansas City, descubre que fue intercambiada al nacer con otra niña que vive en un suburbio pobre de la misma ciudad.

La primera, Bay, morena y con vocación artística, se ha criado con su padre, que es un antiguo jugador profesional de béisbol, su madre ama de casa y un hermano mayor que ella. La segunda, Daphne, es rubia, atlética y se ha criado con su madre soltera Regina, una peluquera y artista aficionada. Ambas se quedaron solas cuando el padre decide abandonarlas al enterarse de que una meningitis hace perder el oído a la niña de tres años. Aunque puede hablar, se comunican principalmente por lenguaje de signos.

Al conocer las familias a sus verdaderas hijas biológicas, se produce una gran convulsión en ambas por las ansias de las adolescentes de conocer mejor a sus padres biológicos, por lo que deciden aceptar el ofrecimiento de la familia rica para mudarse a la casa de invitados, para estar más cerca de sus hijas.

Si a todo esto les añadimos la dificultad de comunicarse con la adolescente sorda por parte de sus padres biológicos, tenemos el campo de juego para desarrollar la trama.

En este punto, permítanme que les comente que cuando leí la sinopsis de la serie, me temía lo peor en forma de película de Antena 3 de los domingos por la tarde: lacrimógena y pastelera a partes iguales. Cuál fue mi sorpresa cuando al ver el piloto me quedé totalmente sorprendido por la calidad y la ternura con la que la historia estaba contada, sin caer en el sensacionalismo barato ni en excesivas dosis de sacarosa.

La clave de la trama es el descubrimiento del mundo de los sordos cuando conocemos el entorno de Daphne, su escuela especial y sus amigos sordos y su enorme voluntad de integración en un mundo normal, que sin ser abiertamente hostil es muy reacio a integrar a la gente con discapacidades.

La introducción de muchas escenas en las que subtitulan sus conversaciones por signos dentro de la trama de la serie, consigue adentrarnos en su mundo y hacérnoslo desde la perspectiva del colectivo de sordos de manera continua, y por primera vez con diversos personajes sordos dentro del reparto principal de la serie. Como ejemplo, esta escena claro exponente de la importancia del lenguaje de signos:

Hasta ese momento, los sordos apenas aparecían en series de televisión, excepto el típico capítulo de la serie de policías o detectives en el que se veía involucrado el colectivo en un crimen interno. La única excepción fue una serie del año 1993 llamada ‘Dudas Razonables’, donde una abogada sorda, Marlee Matlin, hacía pareja con Mark Harmon.

La serie trata la sordera como una especie de metáfora de los colectivos que son diferentes por cualquier razón de peso, y cómo deben organizarse al margen de los canales más o menos establecidos ante la incredulidad y la indiferencia del resto de la gente.

Las tramas se centran en la adaptación de ambas familias y las hijas al nuevo status quo, desde los recelos de la madre pobre que teme perder a su hija por la atención y ayuda monetaria que le prestan sus padres naturales, al posible sentimiento de rechazo de la niña rica al descubrir que no son sus padres con los que se ha criado.

Además de las tramas familiares, se han introducido tramas adolescentes en sus respectivos institutos, pero siempre desde una perspectiva seria y realista, huyendo de trampas y sensacionalismos baratos. Así, vamos descubriendo sus primeros amores, éxitos y fracasos en la vida, con las enseñanzas que ello conlleva, complicadas por el nuevo entorno en el que están sometidas. En todos los casos, además, están presentes los dos elementos contrapuestos como son riqueza-pobreza, sordo-no sordo, con las combinaciones que provocan.

La adaptación gradual pero con muchos obstáculos a resolver con los nuevos padres, es el combustible principal de la serie, aderezado por la entrada y salida de diversos personajes en las vidas de las familias, como el padre natural que había huido, etc. A destacar la relación incipiente entre la niña rica y el mejor amigo sordo de la otra niña, con los problemas de comunicación que ello conlleva, como pueden ver en el vídeo:

La serie me encanta y ha llenado el hueco que dejó en mis gustos de series familiares la maravillosa ‘Friday Night Lights’. El retrato de la comunidad de sordos es realmente excelente y el mejor vehículo para hacernos entender los problemas a los que se enfrenta diariamente ese colectivo. Sólo por esta razón ya merece mi mayor aplauso y si además es interesante, miel sobre hojuelas.

Esta serie es el mejor ejemplo de que la televisión puede enseñar, además de deleitar y hacer que la gente se interese y respete a un colectivo. Como muestra de esta concienciación, aquí ven un vídeo donde la estrella de la serie Katie Leclerc (con graves problemas de oído, pero no sorda), enseña lenguaje de signos en un programa de televisión:


 

Los actores: Otro de los grandes aciertos de la serie ha sido el excelente reparto que ha reunido. Los dos papeles principales son para dos jóvenes actrices que hacen creíbles sus difíciles papeles. La rubia Daphne, que es Katie Leclerc, y la morena Bay (Vanessa Marano).

Marano tenía más experiencia televisiva al aparecer en diversas series, destacando un papel interesante en ‘Las Chicas Gilmore’, otro claro referente de esta serie, y aquí hace muy creíble su papel de niña rica rebelde, incomprendida por sus padres, pero que al conocer a  sus padres naturales entiende muchas cosas de su temperamento y aficiones. Su relación con Emmet, el amigo sordo de Daphne, es otro de los pilares de la serie.

 

 

Katie Leclerc ha sido clave en el éxito, actriz con un defecto degenerativo en el oído llamado el síndrome de Meniere. No es sorda por completo, pero tiene dificultades auditivas importantes. No tiene ningún problema para hablar, pero en la serie fuerza el acento para remarcar su dificultad en el habla.

Leclerc está fascinante en su papel de Daphne, una chica a la que la sordera nunca le ha impedido hacer lo que ha querido y que se ha acostumbrado a sobreponerse a las dificultades, además de ser una buena jugadora de baloncesto. En la foto inferior la podemos ver con Constance Marie, que da vida a su madre Regina, una gran actriz latina que en su papel intenta no perder el favor de su hija y que no se vea deslumbrada por la riqueza de su familia natural.

 

 

Madre e hija están unidas por lo que han tenido que luchar para salir adelante y la fuerza de Regina es realmente admirable, incluso en las peores circunstancias.

En la foto inferior vemos a la familia Kennish, la rica y poderosa, formada por la madre Kathryn (Lea Thompson), el padre John ( D.W.Moffett) y el hermano ( Lucas Grabeel). Los padres son dos actores solventes y a Thompson siempre la recordaremos por su papel de la chica en ‘Regreso al Futuro’. Moffett es un veterano actor de mil series y Grabeel es un conocido actor juvenil por su participación en el bombazo de ‘High School Musical’.

 

Los tres son los más reacios a los cambios y creen que el dinero lo puede comprar todo. No entienden cómo su hija natural no cae rendida ante todas las posibilidades que le pueden ofrecer económicamente y prefiere seguir aferrada a su madre y su viejo entorno. Además, los padres son los más beligerantes al pedir responsabilidades por el cambio de bebés al hospital iniciando una demanda al respecto.

La gran revelación de la serie es Sean Berdy, que empezó como estrella invitada y pasó rápidamente a tener un papel fijo en la misma. Berdy es sordo de nacimiento y fue elegido cuando los productores buscaban a un James Dean sordo. Berdy lo cumple a la perfección.

 

Sólo se expresa por signos, demostrando una expresividad diferente al resto de los actores, sobre todo en una escena maravillosa donde al ser esposado es como dejarle sin habla, y transmite perfectamente su impotencia, convirtiéndose en uno de los actores favoritos de los fans y todo un ídolo en la comunidad de sordos.

Aunque no tiene un papel fijo en la serie, la actriz sorda más conocida, Marlee Matlin, aparece con una gran regularidad. Con 21 años ganó el Óscar a la mejor actriz por su papel en la película ‘Hijos de un Dios Menor’. En la serie hace el papel de Melody, la consejera de la escuela de sordos a la que asiste Daphne, además de ser íntima amiga de la madre de ella y la madre de Emmet.

 

Matlin está muy bien, como siempre, y suponemos que debe estar contenta de compartir sus experiencias con jóvenes actores, después de haber sido casi la única actriz sorda durante muchos años.

 

Epilogo: La serie empezó en enero su segunda temporada en los USA, de la que se van a emitir veintiún capítulos. Aquí pueden ver la promoción en el siguiente vídeo, que contiene spoilers de la primera temporada:

En España su emisión comenzó a mediados del año pasado en una cadena de pago como AXN White, que ha finalizado recientemente la emisión de la larguisima primera temporada y que a partir del 15 de mayo estrenará la segunda. Suponemos que, como pasó con ‘Llame a la Comadrona’, que también empezó en este canal, pasará a alguna cadena más importante en un futuro próximo.

La serie es absolutamente recomendable para aquellos de ustedes que prefieren los dramas y las historias familiares a las habituales ensaladas de crímenes, persecuciones y explosiones, que suelen dominar la parrilla televisiva, con una serie de calidad mucho más alta que la media.

Cambiadas al nacer es un drama costumbrista, donde la vida tiene mucho parecido con lo que nos muestran y es de lo mejorcito en este género que se emite actualmente en la televisión. Absolutamente recomendable para aquellas personas que disfrutan con la narración de historias interesantes y emotivas, además de tener la oportunidad de conocer un colectivo poco conocido como el de los sordos.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestras cuentas de Twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima.

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino