Los Hombres de Harrelson ( S.W.A.T). TJ al tejado | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Los Hombres de Harrelson ( S.W.A.T). TJ al tejado

Existen series de larguísima duración y que tuvieron un enorme éxito en su momento, que en la actualidad están completamente olvidadas y enterradas, en cambio también tenemos el caso contrario, series que a pesar de tener un recorrido muy corto, fueron inmensamente populares en su breve periodo de emisión y que hoy en día siguen siendo recordadas por todos.

El caso más sintomático en este sentido es la serie, S.W.A.T, un acrónimo del termino “Special Weapons and Tactics”, que en nuestro país, se estrenó con el nombre de “Los Hombres de Harrelson”, y se convirtió sin duda en una de las series mas populares en la década de los setenta, cuando nos mostraba las peripecias de un equipo de operaciones especiales de una ciudad californiana sin especificar.

Cuarenta años después, su pegadiza melodía sigue siendo reconocible por mucha gente, ayudados por la película que se hizo sobre la serie, y latiguillos como “T.J al tejado”, se introdujeron en el lenguaje popular de esta época, como vamos a recordar en plena canícula estival en nuestro espacio del recuerdo, preludio del fin de semana.

Ficha: Los Hombres de Harrelson 37 episodios.   Feb 1975- Abr 1976 . Cadena: ABC (USA) TVE (E)

Sinopsis:  El equipo de operaciones especiales S.W.A.T es el equipo de respuesta rápida de una ciudad californiana, y se debe enfrentar de forma expeditiva a las amenazas que se ciernen sobre su ciudad y que requieren de una solución contundente. Los cinco miembros del equipo, altamente especializados en sus diferentes tareas, se enfrentan a secuestradores, terroristas y asesinos de todo pelaje en el transcurso de sus operaciones diarias.

El inicio: Aaron Spelling y Leonard Goldberg (der) fueron los  productores mas famosos de la segunda mitad del siglo XX, con una carrera que empezaron con su primera creación en 1972, una serie de policías llamada “The Rookies”, que alcanzó un gran éxito en los EUA, y que fue la base de su imperio, que en el caso de Goldberg, dura hasta la actualidad con series como “Blue Bloods”.

En un episodio de “The Rookies”, apareció en una escena un equipo de intervención rápida, para ayudar a los policías novatos, en un caso de toma de rehenes, el concepto gustó a la cadena ABC y encargó a los avispados productores, un spin-off de esa serie centrado en ese equipo de policías especiales, los S.W.A.T.

A mediados de la tercera temporada de “The Rookies” , dos guionistas jornaleros de los dos megaproductores, Robert Hamner y Lee Stevens, recibieron el encargo de crear el piloto, que se emitiría dentro de la serie inicial, para luego volar de forma independiente, lo que en el argot se denomina un “backdoor pilot”, y que a pesar de algunos se creen que es una invención muy novedosa, ya pueden ver que es tan vieja como la propia televisión.

El estreno del episodio doble dentro de la serie original, tuvo un éxito de audiencia descomunal, debido a las grandes dosis de acción y violencia que tenía, con una ensalada continua de tiros y persecuciones a todo trapo. La crítica en cambio la recibió con cajas destempladas, al calificarla de un festival de violencia sin ningún sentido, con un equipo que funcionaba casi al margen de la ley, ajusticiando a los sospechosos sin perder el tiempo en intentar detenerlos para ser juzgados.

Parte de su éxito se debe a la pegadiza sintonía escrita por Barry deVorzon, y que en la versión del grupo funk Rhythm Heritage, consiguió llegar al numero uno de las listas de éxitos musicales, el famoso Billboard, que pueden recordar con la introducción de la serie.

La trama: La televisión de los años setenta no se distinguía precisamente por una gran sutilidad en las tramas ni en ofrecer unos personajes con muchos matices y “Los Hombres de Harrelson”, es uno de los mejores ejemplos de ese tipo de televisión.

Los bandos están clarísimamente delimitados, los buenos por un lado, formado por el SWAT, la policía y las victimas inocentes, y los malísimos villanos por otro lado, gente abyecta y repulsiva, que no merece nada mas que recibir una ración de plomo en cualquier parte de su cuerpo.

Los episodios eran independientes y empezaban siempre con una presentación de los protagonistas de la amenaza semanal, de una forma tan sesgada que a los diez segundos de verlos, ya estamos deseando que se los carguen al final. Seguimos viendo la perpetración del delito, que obliga a intervenir a nuestros protagonistas, que solo tienen una regla básica “Localizar y aniquilar”, disparando primero y preguntando después.

El equipo de asalto está formado por cinco miembros, al mando del teniente Harrelson que dirige las operaciones y traza los planes de asalto, para acabar con los malandrines de turno y liberar a los rehenes o inocentes implicados.

Sus hombres se reparten las tareas, el segundo al mando es un sargento de color, Deacon , experto en la lucha cuerpo a cuerpo, dos agentes, Street y Luca, capaces de escalar y descolgarse por cualquier lugar para entrar por sorpresa al escenario del delito y el equipo lo completa con un experto francotirador, T.J, capaz de darle al centro de una moneda a centenares de metros de distancia, como pueden ver en el siguiente video.

Cuando se detectaba la amenaza, casi siempre en forma de secuestro o con toma de rehenes, el equipo llega en su furgoneta al lugar de los hechos y Harrelson empieza a distribuir los roles para entrar en el edificio o nave en cuestion, pero siempre y en todos los casos pronunciaba la frase mas famosa de la serie “T.J al tejado”, que es cuando enviaba al francotirador a buscar su mejor posición para encarar los objetivos.

Al entrar en acción no se andaban con tonterías, entrando con gran estropicio y disparando a diestro y siniestro para abatir por su cuenta a los felones o ponerlos en el punto de mira del infalible francotirador que les colocaba un tiro en el cerebro sin pestañear. Un ejemplo de las escenas violentas y de disparos, lo tienen en el siguiente video.

El maniqueísmo de la serie era total, con los malos que eran poco mas que unos maniquíes que hablaban, pero de los que desconocíamos las razones por las que delinquían, o nada que nos hiciera sentir la mas mínima empatía con ellos, Por el lado policial, sus vidas privadas eran casi inexistentes, con alguna aparición episódica de la mujer de la jefe, pero en alguna barbacoa que reunía al grupo fuera de los trajes de policía.

La serie en su momento fue muy controvertida por las elevadas dosis de violencia gratuita que contenía, y que tuvo el honor de ser la pionera en recibir una campaña en su contra, como ejemplo para reducir la violencia en la pequeña pantalla.

Vista con ojos actuales, el tufillo fascistoide que emitía era bastante importante, al asumir de partida que todos sus enemigos eran malos que debían morir, para salvaguardar la seguridad de los inocentes, sin matizar jamas en ningún momento, en plan, muerto el perro, muerta la rabia.

Pero en aquella época juvenil, no voy a negar que era una serie que me encantaba, con sus dosis de acción y testosterona a raudales, con multitud de tiroteos y disparos que me entretenía como pocas cosas en la televisión y no solo a mi, sino a casi todo el país, como pueden recordar en este video

Por suerte tanto las personas como las series hemos evolucionado, y recordarlas es una buena oportunidad para comprobar como ha cambiado la sociedad en diversos aspectos, en parte por la corrección política imperante, pero por otro lado por la madurez de muchos sectores que no soportarían ver SWAT o Benny Hill en sus pantallas por sus connotaciones violentas o sexistas

Los actores:
Steve Forrest era un veterano actor de multitud de series, en especial de westerns, que ademas era el hermano pequeño del conocido actor de cine Dana Andrews, que obtuvo su mayor popularidad encarnando al teniente Harrelson, el jefe del escuadrón de asalto.

No era un papel muy complicado y Forrest lo hacía a la perfección haciendo de mentor de sus jóvenes compañeros, tanto delante como detrás de las cámaras. Su carrera tuvo su punto culminante aquí, tras el cual empezó a declinar con su última aparición en un cameo en la película SWAT, tras la cual se retiró hasta su muerte en 2013 a los 87 años de edad.

Robert Urich fue probablemente el actor mas conocido de la serie en la que debutó en su primer papel importante, tras la cual le siguieron papeles importantes y protagonistas, en series como Enredo, Vegas, o Spencer, lo que le mantuvo en el candelero muchos años, hasta la aparición de un cáncer en la década de los noventa que le hizo abandonar todas sus apariciones.

Tras recuperarse, volvió para interpretar al capitán del barco , en el remake de “Vacaciones en el Mar”, pero el cáncer volvió a aparecer y murió a los 56 años en 2002.

Rod Perry era un actor de películas de Blaxplotation, que fue elegido para cumplir con el cupo racial de las series, en este caso como Deacon, el segundo al mando de las operaciones y mano derecha de Harrelson.

No ha hecho nada digno de mención tras este papel, y de hecho hizo otro cameo en la película, en esta ocasión interpretando al padre de su personaje cinematográfico, en un guiño a los fans de la serie.

Mark Shera era el moreno guaperas que toda serie de los setenta debía tener para encandilar a las adolescentes de la época, y poca cosa mas hacia, ademas de hacer rappels por las paredes. Tras la serie tuvo un papel importante en la longeva serie Barnaby Jones, por el que se hizo mas conocido, pero luego desapareció de la escena casi por completo.

Mas irrelevante todavía, ha sido la carrera del rubiales James Coleman, que se pasaba toda la serie en los tejados, como el francotirador destinatario de la frase “T.J al tejado”, que titula nuestro articulo, tras su debut en esta serie, se desvaneció en papeles de quinta o sexta categoría, de los que no les vamos a mencionar nada mas.

El final:
La serie tenia enormes audiencias, pero los grupos que se formaron para denunciar la excesiva violencia de la misma, empezaron a incomodar a los anunciantes y a la propia cadena ABC, que siempre quieren evitar cualquier controversia que pueda dañar su imagen de marca.

Por ello al finalizar su 2T, recordemos que la 1T solo tuvo trece capítulos y se emitió en primavera de 1975, ABC decidió que los males de cabeza que le daba no le compensaban los posibles beneficios y decidieron cancelarla de forma silenciosa y de esta manera nuestro equipo SWAT hizo su salida mas discreta de toda su andadura, por la puerta de atrás hacia la cancelación.

La película:
Como no podía ser menos en la fiebre de hacer de películas basadas en series de éxito de los setenta, S.W.A.T tuvo su versión cinematográfica en 2003, con Colin Farrell y Samuel L.Jackson en los dos papeles principales, donde se distanciaron bastante de la serie, con una historia mas compleja, y donde los roles de los personajes originales sufren cambios importantes y drásticos, introduciendo dilemas morales y éticos inexistentes en su embrión.

La película tuvo bastante éxito en las taquillas, aunque las críticas no se distanciaron mucho de las de la serie de televisión, con bastantes reacciones negativas, pero la espectacularidad de las acciones y tiroteos, la convirtieron en un enorme éxito palomitero, con un trailer como el siguiente:

Epilogo:
Hoy hemos recordado una serie que seguro que a todos los que vivieron la época de los setenta, la tienen presente en la memoria, mas después de habérsela recordado de forma exhaustiva en este articulo, que no podíamos finalizar de otra manera, que poniéndoles la versión latina de la introducción, con esa costumbre tan divertida que tenían de presentarnos a los actores uno por uno con la voz en off

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino