Dos hombres y medio: Una comedia de todo menos sútil y refinada | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Dos hombres y medio: Una comedia de todo menos sútil y refinada

El género de la comedia permite muchas variaciones que se han ido desarrollando durante los últimos años, alejándose del método standard que es la grabación con multicamaras en un estudio con publico en vivo.

Incluso dentro de este género mas tradicional, tenemos un subgénero que empezó a desarrollarse con “The Honeymooners” y “Roseanne”, que es la comedia bruta y poco refinada, alejada de la blancura familiar que todo impregnaba en las comedias, senda por la que siguió “Matrimonio con hijos” y demás series similares.

El máximo exponente de esta tendencia ha sido sin ninguna duda, la serie que les vamos a analizar en pleno mes de agosto, “Dos Hombres y medio” que con una formula sencilla, basada principalmente en chistes de brocha gorda y situaciones previsibles sobre sexo y mujeres a cargo de los dos hermanos protagonistas, ha tenido una carrera muy longeva de doce años en las pantallas, hasta su episodio final emitido el pasado mes de febrero que cerró su trayectoria.

La serie fue inmensamente popular en los EUA, ayudada por problemas internos y controversias que atraían el morbo del espectador para saber lo que pasaba delante y detrás de las pantallas. Historias de las que nos haremos eco al hablarles de una serie que no buscaba nada mas que divertir al respetable durante sus veinte minutos de duración y a la vista de sus audiencias, lo consiguió de forma mas que satisfactoria.

Ficha: Dos hombres y medio ( Two and a half men) 262 episodios. Sep 2003-Feb 2015 . CBS (USA)-Tele5-TNT (E).

Sinopsis: Alan Harper es un quiropráctico recién divorciado y con un hijo de nueve años, Jake, que debido a sus problemas económicos, decide mudarse a casa de su hermano Charlie en la playa de Malibú, Charlie es un escritor de jingles publicitarios, que es un auténtico mujeriego y viva la virgen.

La serie se centra en las historias de la convivencia de dos hermanos de personalidades y visiones completamente diferentes de la vida y en  la evolución de su relación, junto con la del hijo pequeño, que va a formar el tercer lado del triangulo de la serie.

El inicio: Chuck Lorre (centro) se ha convertido en el productor de comedias mas importante del siglo XXI en los EUA, donde ha consolidado su enorme prestigio en una industria en la que se inició, como compositor de canciones, escribiendo éxitos musicales como “French Kissing in the USA “ de Deborah Harry, para pasar a escribir en “Roseanne” y posteriormente crear éxitos como “Grace under Fire”, “Cybill” o “Greg & Dharma”.

Uno de sus guionistas en Cybill era Lee Aronsohn ( izq) , y cuando ambos fueron despedidos de Cybill, por desavenencias con la estrella de la serie, Cybill Shepherd, Aronsohn le pidió a Lorre que le ayudará a crear alguna serie, básicamente porque se iba a quedar sin seguro médico, si no encontraba trabajo de forma rápida.

Aronshon tenía una idea en la cabeza de hacer una comedia sobre dos hermanos muy diferentes entre ellos y que se veían obligados a convivir en una casa, y a partir de ese germen, escribió el piloto con Chuck Lorre, que fue el que presentaron a la CBS para su aprobación y que consiguieron de forma muy rápida.

La elección de los actores es capital para el éxito de este tipo de comedias, y la CBS propuso a los creadores que contactaran con Charlie Sheen, al que veían perfecto para el papel, Lorre contactó con los agentes de Sheen, sin esperanzas de atraer su atención, pero para su sorpresa se involucró de forma entusiasta.

La elección de su hermano, fue mas complicada, ya que en la primera reunión la cadena les dijo a los productores que contrataran a cualquiera menos a Jon Cryer, al que consideraban un gafe de mucho cuidado. Lorre no estaba muy de acuerdo con esa opinión y por su cuenta llamó a Cryer para hacer la audición para el papel y fue el que mas le gustó de lejos. Solo le quedó salvar las reticencias de la cadena y al final consiguió que aceptaran a Cryer para el papel.

Rodaron el piloto de la serie, pero no les acabo de convencer e hicieron una segunda versión, con un cambio en el reparto, donde sustituyeron a la actriz que hacia de madre, Blythe Danner ( la madre de Gwyneth Paltrow) por Holland Taylor en el toque definitivo a la serie.

La sintonía fue compuesta por el propio Lorre, recordando sus tiempos de compositor y la verdad es que era una música pegadiza como pueden comprobar en el primer video.

La serie no fue recibida con mucho entusiasmo por la crítica que la veía como otra comedia mas del montón, pero con el agravante de su misoginia exacerbada y los chistes pasados de tono sobre mujeres, pero en cambio el público la recibió de una manera enfervorizada, convirtiéndose en un gran éxito desde el mismo episodio piloto.

La trama: La mayor parte de las tramas de la serie, vienen dadas por las relaciones entre los hermanos y las mujeres que entran y salen de su vida constantemente, siempre en clave de humor y muy desmadrada.

El contraste entre los dos hermanos era la fuente de casi todos los conflictos, por un lado el hedonista Charlie, que empalma ligues de una noche, solterón empedernido, incapaz de comprometerse con nada que no sea una botella de alcohol y que se pega la gran vida escribiendo jingles musicales de gran éxito.

Por el contrario su hermano Alan, es una persona inteligente, pero cuya vida va de mal en peor, debido a sus decisiones equivocadas y erróneas, por lo que es abandonado por su mujer y se ve abocado a pasar grandes penurias económicas, su vida amorosa no tiene nada que ver con la de su hermano, y la educación de su hijo, es la única cosa que intenta hacer bien en su vida.

Jake es el hijo al que vemos crecer durante toda la serie, pasando de ser un chaval bastante inteligente a ser un payasete bastante impresentable, en parte por la influencia de su tío, que empieza a una edad temprana, como pueden ver en esta partida de poker de mayores, en la que el niño tiene demasiado protagonismo para su edad.

El universo de la serie lo completan cuatro mujeres con papeles menores y recurrentes pero que sirven principalmente para completar las tramas, de esta forma tenemos a la empleada del hogar, a la madre de los dos hermanos, a la ex mujer de Alan y madre de Jake, que sigue muy presente en su vida y por último a Rose, un ligue de una noche de Charlie, pero que se convierte en una acosadora conspicua que no le deja a sol ni a sombra.

Los episodios suelen ser autoconcluyentes, pero los ligues y relaciones personales, podían durar varios episodios, aunque lo mas habitual era que fueran historias de una sola noche que servían para rellenar parte de la trama, y mostrar una chica atractiva al público.

Las historias eran únicamente la excusa para hilvanar un gag detrás de otro, pero eligiendo de forma voluntaria hacerlo de forma soez y bastorra, siempre al limite de lo que era permisible en una cadena abierta, por el lenguaje mas que por la parte sexual. No veíamos nada sorprendente, porque en la mayoría de los casos podíamos acabar nosotros el gag, pero como sucede en estos casos la solidez del reparto y la buena ejecución con un ritmo endiablado, eran las armas que utilizaron de forma hábil Chuck Lorre y sus guionistas.

Las aventuras de Charlie con las mujeres y la desventuras de Alan con las mismas, eran el caldo de cultivo para que todo el mundo se lanzara pullas a discreción, buscando las risas de la forma mas directa posible, como podemos ver en esta escena donde tenemos a una jovencísima Megan Fox y su relación con el ligón de Charlie

Las historias de Alan eran bastante mas patéticas, buscando mas la risa por compasión ante lo mal que le salían las cosas, que por méritos propios, aunque su hermano y su ex-mujer no perdían el tiempo en humillarlo cada vez mas, como pueden ver en esta escena, en el que su ex-mujer tras separarse le plantea al pobre Alan, la posibilidad de ser lesbiana.

Con la popularidad de la serie, empezó a entrar en el juego de traer estrellas invitadas muy famosas de otros ámbitos como  el de la canción, como en este video donde podemos ver a Enrique Iglesias, como un latin lover que le levanta una chica al mujeriego de Charlie.

La serie fue llenando temporadas sin mayores sobresaltos hasta que en la octava surgió un grave problema que se merece un apartado nuevo.

La salida de Charlie Sheen: Charlie Sheen siempre había tenido una fama de actor problemático que consiguió aparcar durante los primeros años de la serie, pero en Febrero de 2010, Sheen entró en un centro de rehabilitación para curar su adición a las drogas y el alcohol, lo que obligó a parar la producción un mes durante la séptima temporada de la serie, entre rumores que iba a abandonar la serie, que finalmente no se confirmaron.

Pero tras recaer dos veces en los siguientes doce meses, tuvieron que parar la producción de la serie a falta de ocho capítulos para acabar la 8T debido a su ausencia. Pero la gota que colmó el vaso fue unas entrevistas en la que Charlie Sheen despotricaba de Chuck Lorre y la CBS, a los que culpaba de todos sus problemas, metiéndose incluso con Jon Cryer su compañero de reparto.

El resultado fue el despido fulminante de Sheen, y gracias a una idea brillante de Lorre, la serie pudo continuar, haciendo desaparecer el personaje al ser arrollado por un tren en París, siendo sustituido por otro personaje muy diferente , al que daría vida otro actor muy famoso Ashton Kutcher.

En el video pueden ver la primera y última escena de Sheen en la serie

La transición y la entrada del nuevo personaje se realizó de una forma mas que fluida, y con la enorme propaganda y revuelo que había causado la salida de Charlie Sheen, al que le faltó tiempo para ir a todos los “Sálvame” USA, a rajar sobre la serie, la serie tuvo un enorme repunte con el nuevo personaje y las audiencias volvieron a subir a grandes niveles.

La intro de la 9T, ya recogía el cambio importante en la cabecera

Mi relación personal con la serie ha sido mas bien mala, ya que nunca me ha gustado lo mas mínimo, y de hecho aunque soy un gran amante de las comedias sucias, ésta se me atragantó desde el principio y la deje muy pronto hacia la 2T y luego si pillaba algún episodio suelto, la miraba pero para convencerme de mi decisión.

Nunca entré en ese tipo de humor previsible y bastorro, que me recordaba demasiado para mi gusto al de “Escenas de Matrimonio”, con chascarrillos y latiguillos a la orden del día, si a eso le añadimos mi relativa animadversión hacia Charlie Sheen desde siempre, la mezcla se me indigestó rápidamente y decidí no hacerme mala sangre.

Veía a miembros cercanos de mi familia, reírse a carcajada batiente con ella, pero a pesar de que entendía los resortes que tocaba para conseguir ese efecto en muchísima gente, en mi caso nunca lo consiguió, pero eso no quita para recomendársela a aquellos de ustedes que disfrutan con un humor sencillo y directo, sin muchas complicaciones ni exigencias y con el que solo desean pasar un rato distraído

En estas coordenadas, pocas series lo han hecho mejor que “Dos Hombres y medio” y justo es reconocerlo en estas lineas, independientemente de mis derias particulares.

Los actores:  Charlie Sheen, hijo del gran Martin Sheen, empezó su carrera a lo grande , cuando protagonizó el gran drama bélico “Platoon”, a la que siguieron muchos papeles en cine, alternando comedia y drama, destacando mas en la primera. Su primera incursión televisiva fue el año 2000, sustituyendo a Michael J. Fox , en las últimas temporadas de “Spin City”, para ser fichado para el papel protagonista de Charlie Harper en esta serie

Ya hemos comentado de forma amplia, sus problemas en la serie, donde actuaba de forma convincente, pero siempre con el piloto automático, ya que el personaje tampoco le pedía mucho mas, razón por la cual nunca fue muy reconocido en las entregas de premios. Tras su abrupta salida de la serie, se embarcó en un autentico bodrio, “Anger Management”, que aquí se llamó “Terapia con Charlie”, y desgraciadamente cada vez se ha convertido en una caricatura de si mismo y el objetivo preferido de todos los humoristas de los “Late Night” americanos, que deberían pagarle por la cantidad de material que les proporciona para sus gags.

Mucho mejor lo hacía su compañero Jon Cryer, un buen amigo suyo, con el que compartió escenas en diversas películas del “Brat Pack”, para empezar una carrera televisiva bastante maldita, dominada por las cancelaciones prematuras de sus series, aunque debo reconocer que una de ellas “ El Famoso Teddy Z”, es una de mis serie malditas preferidas de todos los tiempos.

Su papel en la serie tenía mucho mas recorrido, al ser el desgraciado de la pareja, y Cryer, aprovechó al máximo su oportunidad para conseguir la fama que se le había negado hasta entonces, incluyendo dos Emmys al mejor actor secundario, completamente merecidos al ser el verdadero puntal de la serie

Su personaje fue de mas de menos, gustándome mas en los primeros años que hacia el final de la serie cuando su patetismo era exacerbado y ni el gran profesional que era Cryer, podía evitar caer en una caricatura completa del personaje, repitiendo siempre los mismos gestos y gañotas.

El “medio” de la serie fue a parar al actor infantil Angus T. Jones al que hemos visto crecer y evolucionar a lo largo de la serie en paralelo a su vida real. Su personaje empezó siendo un niño algo repelente y bastante espabilado, un poco en la imagen de su padre, para ir evolucionando a peor, convirtiéndose en su adolescencia en una especie de sosias de su tío, fumando marihuana, acostándose con mujeres mayores y de su edad, y el actor tampoco fue una joya en ningún momento, por lo que la serie  cojeaba por su lado.

En su vida real, Angus T. Jones hizo el camino inverso y se refugió en la religión de una de las innumerables iglesias adventistas, donde empezó a morder la mano que le daba de comer, quejándose de la actitud poco cristiana de su personaje y sus crecientes dudas morales al interpretar a alguien tan alejado de sus ideales. La solución fue sencilla, los productores decidieron enrolarlo en el ejercito y enviarlo a Japón, para hacerlo desaparecer de la serie, a donde volvió en un cameo para el último episodio.

Las mujeres de la serie tenían papeles secundarios aunque en el caso de dos grandes y veteranas actrices como Conchata Ferrell ( segunda izquierda) y Holland Taylor ( segunda derecha), conseguían hacerse con todas las escenas en que salían , en especial Ferrell (Urgencias, La Ley de los Ángeles) como la deslenguada criada que era la única voz de la sensatez en esa casa de locos. Taylor (El Abogado) salía menos, pero era de las mas divertidas en su papel como la madre de ambos, ejecutiva de éxito y abiertamente bisexual, que siempre ha pasado mucho de sus hijos.

Marin Hinkle ( izq), empezó a destacar en la gran serie “Once and again”, tras la cual fue fichada para hacer el papel de la ex mujer de Alan y la madre de Jake, en un papel recurrente desde el principio hasta el final de la serie, de poca entidad pero que cumplía de sobras.

Por desgracia, no puedo decir lo mismo de Melanie Lynskey ( der) en el papel de la acosadora Rose, un personaje de cortísimo recorrido, pero que por razones que no he llegado a comprender salía en muchos episodios como un gag recurrente con escasa gracia. La neozelandesa Lynskey tuvo un magnifico debut en la primera película de Peter Jackson, la fabulosa “Heavenly Creatures”, pero luego se ha acomodado en los EUA, con este papelito insustancial, ahora lo podemos en ver en “Togetherness”, como la madre de la familia, pero ahí tampoco se ha convertido en santo de mi devoción.

El final: Cuando la cadena CBS anunció la renovación de la serie por una 12T, ya dijo que sería la última y que sería algo mas corta de solo dieciséis episodios, con un capitulo doble para concluir la serie que sería emitido en el mes de Febrero.

El resultado fue en mi opinión, uno de los finales mas sorprendentes y meta-televisivos de la historia de la televisión, Chuck Lorre tomó la arriesgada opción de intentar fusionar ambas partes de la serie, con y sin Charlie Sheen, en la última historia, que jugaba con la hipótesis de que Charlie siguiera viviendo a pesar de todo.

La hipótesis es aprovechada por Chuck Lorre para vengarse de forma airada de todas los ataques que había recibido de Sheen, en el episodio mas brillante de la serie, lleno de referencias al problema que tuvieron y a la vida posterior de Charlie. El episodio tuvo cameos de casi todas las mujeres importantes de sus vidas y de algunos actores inmensamente famosos integrados en la broma de machacar a Charlie Sheen, ademas de la vuelta del hijo pródigo, Jake, para una sola escena.

La escena final huyo del convencionalismo habitual de las sitcoms, que suelen acabar con abrazos y reuniones para olvidar todos los problemas, y fue un gran ejemplo de humor negro que apenas se había visto en la serie y que para mi, que nunca fui fan , me sorprendió mas que favorablemente.

Con el lógico aviso de spoilers, aquí tienen la última escena de la serie por si quieren curiosear

Epilogo:
“Dos hombres y medio” es la típica serie que vamos a ver durante muchos años en innumerables repeticiones en nuestras cadenas secundarias de TDT, porque es el tipo de serie ideal para rellenar horas y horas de programación, y si alguien la pilla, la acaba mirando.

De aquí unos años será recordada, mas por sus problemas externos que por la intrínseca calidad de la serie, pero si en su momento les ha conseguido arrancar unas risas y pasárselo bien, no hay mejor cumplido que hacerle a estos hermanos y sus historias en la casa de la playa.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima.

Lorenzo Mejino

Propuestas para su menú televisivo

Sobre el autor

Series para gourmets nace con la pretensión de ayudar a personalizar su menú televisivo con el panorama mundial de series. Cada lunes hablaremos de series remotas ni estadounidenses ni británicas, no estrenadas en nuestro país. Cada miércoles de series actuales estrenadas aquí y los viernes recordamos series del pasado de la televisión

Entradas recientes


agosto 2015
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31