Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

The Brink: El resultado esperable al mezclar Scandal, Homeland y Hot Shots

La sátira política es uno de los géneros mas complicados de dominar por el frágil equilibrio que supone sacar la punta afilada necesaria a las situaciones políticas sin pasarse de rosca ni quedarse corto en el intento. Incluso el mejor exponente actual del género la esplendida “Veep”, no encontró el tono preciso y adecuado hasta la 2T tras un inicio prometedor , pero bastante alejado del nivel al que ha llegado posteriormente.

Un buen ejemplo de la dificultad de la tarea, lo tenemos en la serie que les vamos a analizar hoy  “The Brink”, que tras una primera temporada bastante por debajo de las expectativas que tenía, ha sido recientemente cancelada por una HBO que la renovó por los pelos a finales de la 1T, para tras recapacitar  revocar su primera decisión.

Su cierre intempestivo e inesperado nos brinda una excelente excusa para analizarles una serie de la que ya les puedo avanzar que no voy a ser de los que lamentan su cancelación, al considerarla una propuesta con posibilidades pero bastante fallida, por las razones que vamos a exponerles a continuación.

Ficha: The Brink 10 episodios.   Jun 2015—Ago 2015 . Cadena: HBO (USA)- Canal + series (E)

Sinopsis: Una serie de acontecimientos circunstanciales desembocan en una crisis geopolítica de enormes proporciones en Pakistan que amenaza con finalizar en una contienda nuclear. La gestión de la crisis desde la embajada estadounidense en Pakistan, el Departamento de Estado USA y el portaaviones militar mas cercano a la zona de conflicto, centran la historia de la serie.

El inicio: Roberto Benabib es un escritor nacido en Mexico D.F, que creció en Nueva York, Benabib empezó  haciendo de guionista en comedias como “Doctor, Doctor” o “ La Cabeza de Herman”, de donde pasó a trabajar en la última temporada de “Ally McBeal” y sobre todo en “Weeds” donde fue uno de los guionistas principales.

Tras visitar una exposición sobre Stanley Kubrick en Los Ángeles, Benabib (izq) decidió escribir un guión en la estela de la película “Dr Strangelove”, aquí conocida como “Teléfono rojo, volamos hacia Moscú”, con una crisis geopolítica mundial como centro de una serie de decisiones disparatadas buscando un tono de comedia negra y de sátira política a nivel global. Embarcó en su aventura a su hermano Kim (der), un escritor con el que siempre había deseado trabajar y a cuatro manos escribieron el piloto, con la ayuda de la experta en política internacional Tammy Haddad en el centro de la imagen.

Su guión consiguió convencer a un productor cinematografico importante como Jerry Weintraub ( Karate Kid, Ocean’s Eleven) que vendió el proyecto a HBO, con la que acababa de producir la pelicula “Behind the Candelabra”, que le proporcionó bastantes Emmys al gigante de pago estadounidense.

La siguiente persona en incorporarse al proyecto fue el director Jay Roach, con grandes éxitos de taquilla como la saga de Austin Powers, que involucró en el proyecto a sus amigos Jack Black y Tim Robbins en calidad de productores. Tras rodar el piloto recibieron la luz verde para una 1T de 10 episodios estrenados en Agosto de este año.

La acogida de la crítica fue entre tibia y fria, destacando las grandes posibilidades de la premisa pero con una ejecución que distaba bastante de ser la adecuada y el público la acogió de una forma bastante parecida , con apenas repercusión en las redes sociales, que es un termometro importante para este tipo de series.

Como primer video les dejo la corta cabecera de la serie.

La trama: “The Brink” desarrolla una crisis geopolítica mundial en tres escenarios paralelos que interactúan vía mensajes y teléfonos en escasas ocasiones. En primer lugar tenemos al Secretario de Estado del gobierno de los EUA, Walter Larson, ( Tim Robbins) bastante arrinconado por el resto del gabinete y el presidente por sus posturas conciliadoras y dialogantes ( palomas) en contraposición a la agresividad de los halcones que rodean al presidente y que dominan la agenda política.

Como consecuencia de su ninguneo, Larson se dedica mas a los placeres hedonistas de la vida ( sexo, drogas y alcohol) que a su trabajo como estadista, hasta que la situación le hace centrarse en el problema mucho más de lo que hubiera deseado, para evitar el conflicto militar que desean los halcones del gobierno.

En un segundo plano tenemos a Alex Talbot, ( un histriónico Jack Black) un diplomático bastante inútil e incompetente, que está destinado a la embajada USA en Pakistán, donde se encarga de tareas burocráticas sin relevancia política, pero que se ve envuelto en la crisis y se convierte en pieza clave del rompecabezas político muy a su pesar y del de su chófer.

Por último tenemos a dos pilotos de la aviación naval destinados en un portaaviones, completamente quemados por el servicio y en bancarrota total, que solo encuentran solaz en beber todo lo que pueden y en trapichear con sustancias prohibidas con el resto de sus compañeros.

El trailer de la serie nos presenta los tres hilos conductores de la trama.

El tono elegido por los hermanos Benabib es la sátira política trufada de gags y situaciones que buscan la risa del espectador, por la contraposición de lo que vemos en la pantalla, con el comportamiento que cabría esperar de sus cargos y responsabilidades como en este vídeo nos muestra sus “habilidades laborales”

Los principales problemas se encuentran sobre el terreno de Pakistán, con la amenaza nuclear tras un cambio de general en la cúpula de la dictadura militar que gobierna el país y que debe desactivar el inútil diplomático haciendo gala de su “diplomacia efectiva”

Las situaciones se van sucediendo entre las tramas paralelas, con una escalada de amenazas que va creciendo y se va haciendo cada vez mas importante y que en muchas ocasiones solo se ve agravada por la actuación de nuestros héroes que son unos especialistas en complicar todavía mas las cosas.

The Brink tiene un problema muy grave que es el principal  causante de su  cancelación, que es su enorme irregularidad y descompensación entre las tramas, con la parte del Departamento de Estado, que es de lejos la que más se sostiene y es la más interesante por las trifulcas y traiciones internas en el gobierno y donde la sátira política siendo muy generosos funciona, aunque más desde el punto de vista de un Scandal que no de otra cosa.

En cambio los otros dos escenarios son un completo desastre, por el lado de Pakistán ver a Jack Black sobreactuando de forma penosa intentando satirizar a Carrie Matheson de Homeland, y consiguiendo unicamente hacernos cerrar los ojos por la vergüenza ajena que nos produce al ver sus gansadas en la pantalla,, muy alejados del tono inteligente que se le supone a la sátira política de alto calado.

Al mismo nivel se encuentran los dos aviadores del portaaviones, que repiten en el avión, escena a escena los chistes de brocha gorda que veiamos en “Hot Shots” , y cuando no están en el aire, deseamos que lo estén, porque el nivel de zafiedad todavía es mayor, con sus relaciones saludables en el punto de mira.

Personalmente me encantan las sátiras políticas y es uno de mis géneros preferidos y ver malgastar tanto talento en una retahíla de chistes fáciles y apenas elaborados , extraídos de las comedias americanas universitarias de los ochenta, me ha decepcionado sobremanera, ya que no han estado a la altura de lo que cabría esperar.

El tema de la comedia es muy personal y conozco personas ( pocas) a las que les ha gustado mucho la serie, lo cierto es que van a ver rápidamente si el tono les convence o les irrita, ya que no deja indiferente, por lo que si el tema les puede resultar interesante, échenle un vistazo a ver si son mas benévolos que un servidor.

Pero si se esperan algo al nivel de la película de referencia que ha inspirado los creadores, la maravillosa “Doctor Strangelove” de Stanley Kubrick, solo les va a servir para volver a revisar la película como hice al finalizar la única temporada de “The Brink”, para quitarme el mal sabor de boca que me dejó este engendro.

Los actores: Jack Black es un actor extremadamente peligroso, capaz de grandes actuaciones como en “High Fidelity” o “Bernie” cuando ha estado controlado o dirigido por grandes directores como Richard Linklater o Stephen Frears, o de ser verdaderamente insoportable cuando campa a sus anchas y descontrolado en el set de rodaje.

En “The Brink”, donde ademas ejerce de productor, ya se pueden imaginar el Jack Black que tenemos, insufrible con gestos y gañotas continuas y pasando completamente del resto de la trama, yendo a su bola completamente, en una de las peores actuaciones que recuerdo en una serie y que nos hacía desear que tiraran la bomba nuclear en Islamabad para no volverlo a ver más.

Por lo menos el gran Tim Robbins aguanta el tipo, como el Secretario de Estado Walter Larson, siendo el único de los protagonistas que captura el tono satírico necesario sin caer en los excesos ridículos de sus compañeros y su historia es de lejos la mas interesante como un maquiavélico personaje que acaba consiguiendo sus objetivos de las formas mas peregrinas.

No es un papel que vayan a destacar en su curriculum artístico en comparación a joyas como “Mystic River”, “The Player”, “Bull Durham” o “Cadena perpetua”, pero viendo el lado positivo, la cancelación le dejará liberado para no seguir perdiendo el tiempo en cosas como esta.

La tormenta vuelve a arreciar viendo lo desaprovechado que está Pablo Schreiber, como un aviador descerebrado, que en circunstancias normales no habría pilotado mas allá del avión de un tiovivo, al que ven en la foto con su compañero de fatigas Eric Ladin ( The Killing), otro que tal baila en la serie.

La mayor dificultad estriba en discernir si su trama es igual o peor que la de Jack Black y es una decisión muy difícil de tomar en especial cuando recuerdo a Schreiber en series como “The Wire” o “Orange is the New Black”, en papeles mil veces mejores que este payaso con alas.

Epilogo: Como hemos indicado en el prólogo la serie ha pasado a dormir el sueño de los justos, tras haber sido renovada de forma oficial y cerrar su crisis geopolitica al final de la 1T , por lo que si sienten curiosidad a partir de la reseña/epitafio que le hemos dedicado, personalmente declinamos toda responsabilidad sobre el resultado que pueda tener su visionado.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino