>

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Profiler: La precursora de los psicólogos criminalistas

La creación de noches temáticas dedicadas a diferentes géneros es un recurso que han utilizado las cadenas generalistas, hasta el inicio del siglo XXI, para intentar fidelizar a sus espectadores con series de características similares para que  se les quitaran las ganas de zapear. Los mejores ejemplos fueron el bloque de comedias de la NBC los jueves por la noche (Friends, Seinfeld, Frasier , Will & Grace, etc) , o el juvenil de la ABC del viernes noche ( Cosas de casa, Primos Lejanos, Padres Forzosos)

Tras muchos años de abandono, la tendencia volvió el año pasado con la noche de Shonda, los jueves por la noche en la ABC, donde emitían tres series (Anatomía de grey, Scandal, Como defender a un asesino) de la reina Midas de la televisión actual.

Por eso hemos creído oportuno rescatar una serie del pasado,“Profiler”, que formó en su momento un bloque de misterio los sábados por la noche para la NBC que denominaron Thrillogia, junto a “The Pretender”, de la que ya les hablamos en su momento, mientras que la tercera hora fue un cambio continuo de series  de misterio o de ciencia-ficción, pero que no cuajaron como las dos principales.

En el caso de “Profiler”, su temática novedosa en aquel momento, sigue totalmente vigente en series como “Mentes Criminales” y sus infumables secuelas, por lo que creemos que es interesante recordarles una serie bastante digna y que tuvo un cierto recorrido en nuestro país

Ficha: Profiler 86 episodios.   Sep 1996-Jul 2000  Cadena: NBC (USA), Antena 3 (E)

Sinopsis: Samantha (Sam) Walker es una psicóloga criminalista que trabaja para el FBI en su sede de Atlanta, con unas aptitudes especiales para ponerse en la mente del asesino de los crímenes que investiga, y poder determinar su perfil psicológico para ayudar a sus compañeros a detener al sospechoso de turno.

Sam tiene su propia historia personal para resolver, debido a que su marido fue salvajemente asesinado por un misterioso asesino en serie, que todavía no ha sido encontrado y que obliga a que ella y su hija pequeña vivan permanentemente protegidas, ante la amenaza de la vuelta de tan abyecto personaje.

El inicio: Cynthia Saunders era un ama de casa, que decidió emprender el camino de la escritura a los treinta y cuatro años, cuando sus hijos empezaron a ir a la escuela. Ávida lectora, empezó a escribir por hobby y alentada por un profesor, se inscribió en un taller de guión y como ejercicio escribió un episodio ficticio de la serie “Treintaytantos”, que envió a los productores.

Su sorpresa fue mayúscula cuando Ed Zwick, el showrunner,  le llamó personalmente para felicitarla por su gran trabajo, y aunque su guión no encajaba en la linea argumental de ese año, le ofreció la escritura de otro capitulo, que les encantó, lo que resultó en su contratación por la cadena NBC, para escribir pilotos y lo que pudiera surgir.

Tras escribir algunos episodios para “La Ley de los Ángeles” y algunas tv-movies, puso todo su interés en escribir un piloto sobre una psicóloga criminalista del FBI, que debe resolver en paralelo el crimen mas importante en su vida, el de su marido.

La cadena NBC compró la idea de inmediato y le encargó la escritura y posterior rodaje del piloto, donde entraron en juego dos veteranos y reputados productores como Ian Sander y Kim Moses ( Tiempo de Conflictos, Entre Fantasmas) que iban a ser los productores ejecutivos y showrunners de la serie, ante la inexperiencia de la escritora que era Saunders.

La presencia de Sander y Moses, aseguró el aspecto industrial y de producción del primer encargo de trece capítulos que posteriormente fue ampliado a temporada completa.

Como hemos comentado anteriormente, la cadena NBC, decidió estrenarla los sábados por la noche como parte de una trilogía junto a “The Pretender” y una serie de ovnis “Dark Skies”, una especie de clon de “Expediente X” que solo duró una temporada. La promoción de su estreno fue la siguiente

Al emitirse el sábado por la noche, las expectativas no eran tan altas, y ante la indiferencia de la crítica, se aposentó rápidamente para solaz de la gente que se quedaba en su casa sin salir el fin de semana, formando un potente combo con “The Pretender”.

Su creadora Cynthia Saunders solo estuvo la primera temporada en la serie, retirándose acto seguido de la televisión, mientras que aplicados guionistas jornaleros recogieron su testigo, para ir rellenando horas de televisión digna y correcta.

La trama: Profiler tenía una estructura fácil de seguir que mezclaba el procedimental semanal con el hilo de continuidad que le proporcionaba el misterio del asesinato del marido de la protagonista. Uno de los esquemas mas estables de la historia de la televisión, con “El Mentalista”, como ejemplo mas reciente de una premisa casi calcada, que se repetía al inicio de cada capitulo con la siguiente introducción.

De esta forma, cada capitulo se iniciaba con la escena del crimen, en la que casi siempre una mujer desvalida es cruelmente asesinada en su domicilio, como pueden ver en la primera escena del episodio piloto

Tras descubrir el cadáver, llegaba el equipo del FBI, generalmente llamado por la policía local ( lo que vemos cada semana en Mentes Criminales), para investigar la escena del crimen. Nuestra psicóloga protagonista empieza a observar atentamente la escena del crimen, para descubrir indicios sobre la personalidad del asesino, bajo la atenta mirada del capitán de la unidad, que a la vez es su mentor, y con la colaboración de dos agentes rasos, ademas de una forense y un especialista informático.

El truco semanal consiste en que la psicóloga se ponga en la piel del asesino, y pueda encontrar detalles que no parezcan evidentes a simple vista, como pueden ver en la cabecera de la serie, que nos muestra esos “poderes” integrados entre los títulos de crédito.

La resolución del caso semanal ocupa buena parte del metraje semanal de cada episodio, donde solían incluir una o dos escenas que hacían referencia a la trama de largo recorrido del asesino en serie de su marido, en plan pista leve o indicio fugaz. Ademas cada temporada, dedicaban dos o tres episodios al misterio central, jugando con el viejo truco de estar a punto de pillarlo, para que se les vuelva a escapar de entre las manos, sin que tan siquiera le pudiéramos ver la cara.

De hecho la identidad del asesino permaneció en secreto hasta la mitad de la 3T, cuando fue desvelada, convirtiéndose en una caza del gato y el ratón ese tramo final de la 3T, que fue de lo mejor de toda la serie.


La serie funcionaba bastante bien gracias a su gran reparto, con una gran protagonista como Ally Walker, que llevaba la serie a sus espaldas sin mayores problemas, bien rodeada por un buen grupo de solidos secundarios, que han tenido buenas carreras posteriores, con mención destacada para Julian McMahon, un australiano que logró su primer papel importante en los EEUU, en esta serie con escenas como ésta.

Su principal aportación fue abrir el campo de los procedimentales policiales al terreno de los psicologos y estudiosos del comportamiento humano, camino que han seguido muchas series que han tenido grandes éxitos de audiencia, pero Profiler siempre puede decir que fue la primera que abrió ese melón hace veinte años.

Ademas tuvo el gran acierto de equilibrar la vida profesional de la protagonista, con su vida privada en la que su mejor amiga le ayudaba a proteger y cuidar de su hija y aunque lógicamente al final todo acaba confluyendo, nos permitía conocer mejor al personaje fuera del ámbito laboral.

La serie me parecía bastante entretendida, porque los casos tenían giros interesantes y verla desde la perspectiva de la mente del asesino, era bastante novedoso en esa época, donde estabamos acostumbrados al detective o al policia como lider de los equipos de investigación . El hilo de continuidad fue realmente excelente, resolviendo el tema del asesino en serie, con gran tensión y de forma muy elegante en tres temporadas, sin necesidad de marear la perdiz, como han hecho por ejemplo en “El Mentalista”

Nunca fue, ni lo intentó ser, una serie de las que son premiadas y nominadas, pero la humildad y la calidad de su propuesta, me proporcionaba un gran entretenimiento, con unos buenos actores y unas tramas interesantes, lo que suelo valorar siempre desde el aspecto mas positivo.

Seguro que si la vieron en su momento, les dejo un buen sabor de boca, porque su pase por Antena 3 tuvo una cierta repercusión y por lo menos emitieron la serie entera, lo que es una señal equivoca que mas o menos funcionaba en audiencias.

Los actores: Ally Walker es una actriz que descubrió su vocación de forma tardía a los 27 años, tras estudiar bioquímica y trabajar en proyectos de ingeniera genética, y empezó por los culebrones matinales, de donde pasó a trabajar en series de primetime como “True Blue” y a hacer de chica del protagonista en películas como “Soldado Universal” del ínclito Jean Claude Van Damme.

Su salto a la fama lo dio cuando fue elegida para el papel de Sam Walters que cambió literalmente su vida para siempre, no solo profesionalmente, sino personalmente, ya que se casó con el ejecutivo de la NBC que aprobó la serie, John Landgraf, que en la actualidad es uno de los personajes mas influyentes de la televisión como presidente de la cadena FX.

Walker es una gran actriz y en Profiler lo demuestra de principio a fin, siendo el alma de la serie, tanto en los momentos de mayor tensión como cuando debe mostrar compasión o ternura hacia su hija o las victimas que se encuentra.

Dejó la serie en la 4T para cuidar a sus hijos pequeños ( su marido, como ejecutivo, no le puso muchas pegas) y volvió mas adelante para protagonizar una tórrida serie de la HBO “Tell me you love me”, de la que les hablé recientemente. Hace poco  la hemos podido ver como una malvada agente del FBI en “Sons of Anarchy” y en papeles importantes en “Longmire” o “Colony” y siempre es una actriz a la que me gusta ver en cualquier papel

El australiano Julian McMahon, hijo de un primer ministro del país, fue la gran revelación de la serie en su primer papel importante fuera de su país natal, donde se había curtido en el culebrón “Home and Away”, aunque era mas conocido por su alta cuna que por sus actuaciones. Su gran oportunidad le llegó cuando fue escogido para hacer  el agente John Grant del FBI, que se hizo con el favor de muchas de las seguidoras de la serie.

Su fama siguió creciendo como la espuma, cuando encarnó al mejor villano de la serie “Charmed”, Cole y sobre todo como un cirujano plástico, hedonista, desalmado y sin moral alguna en el gran éxito que fue “Nip/Tuck”. Tras el final de esta serie, su carrera ha tenido un frenazo importante, al que su último papel en la serie “Hunters”, no le va a ayudar a salir.

Robert Davi es un gran secundario, que ha hecho casi siempre de villano o de capitán de policía, en películas importantes como “Licencia para matar” de la saga James Bond, “La Jungla de Cristal” o “Los Goonies”. En Profiler le tocó hacer de capitán de policía, en un papel con pocas escenas por episodio, pero donde era el gran mentor y principal valedor de la psicóloga.

Davi es un actor ideal para estos papeles de gran dureza exterior, pero capaz de mostrar debilidad y ternura en momentos determinados, pero curiosamente en los últimos tiempos ha destacado mas en su faceta como cantante estilo “crooner”, que en los cada vez mas escasos papeles que le dan.

Roma Maffia es una de esas actrices que parece que salgan en todas las series, enlazando papeles uno tras otro, desde que empezó en “Chicago Hope”, y continuó con “Profiler”, para seguir en “Nip/Tuck” con su compañero de reparto Julian McMahon. Maffia es una gran secundaria, de las que es capaz de sostener una trama por si sola, sin tener la necesidad de ser el centro de atención continuo en una serie y en “Profiler” da grandes muestras de su calidad.

Con el tiempo su ritmo de trabajo ha ido bajando, pero la hemos visto como juez en “Boston Legal” y ahora en “Pretty Little Liars”

Peter Frechette es un actor de amplia trayectoria teatral, que ha complementado con papeles en cine y televisión, de los cuales su especialista informático en “Profiler” ha sido el mas importante, aunque en el reparto era el mas irrelevante de todos, pero siempre acertaba con el dato informático que necesitaban.

Tras la serie se ha refugiado en el teatro, de donde no ha salido apenas excepto para hacer algún papelito en las series que se ruedan en Nueva York.

Por último tenemos a Erica Gimpel, que es recordada por todo el mundo por su papel como Coco en la serie “Fama”, personaje que no se ha podido sacudir en su larga carrera. En “Profiler” tiene un papel reducido como una artista que es la mejor amiga de la protagonista y que cuida de su hija, pero carente de mucha vida fuera de esa relación, pero cumple adecuadamente.

Gimpel no ha parado de trabajar en series como “Urgencias” o “Veronica Mars” en papeles recurrentes, pero sin conseguir volver a su efímera fama juvenil.

El Final:
Ally Walker pidió abandonar la serie al final de la 3T, en parte porque quería pasar mas tiempo con su hija pequeña de 2 años y en parte porque no le gustaba la nueva dirección que iba a tomar la serie en la 4T, por lo que fue sustituida por otra psicóloga la doctora Rachel Burke ( interpretada por Jamie Luner) , manteniendo al resto del reparto. Su salida se introdujo en el doble capitulo inicial de la 4T, con la entrada de su sustituta.

El cambio fue muy criticado por los seguidores, que nunca aceptaron a la nueva doctora y echaban de menos a Ally Walker, por lo que se fue hundiendo en las audiencias, de forma similar a su compañero de viaje “The Pretender”, con el que llegaron a hacer un crossover ese año en un movimiento desesperado para ganar tracción.

La NBC tomó la decisión esa temporada de liquidar el experimento sabatino y cancelar las dos series de forma simultanea, con “Profiler” como principal culpable del hundimiento y de hecho tuvo una temporada reducida y sin ningún final especial, al ser quemados durante el verano, los episodios que tenían grabados y no emitidos.

Epilogo: Profiler es una de esas series que si la han visto la recordaran con un cierto cariño, por los buenos ratos que pasaron con ella, pero tampoco es como para que tengan que verla de forma imperiosa, excepto si son grandes seguidores de “Mentes Criminales” o “El Mentalista” y quieren comprobar la fuente de las premisas de estas dos series y se sorprenderán de los plagios mas o menos descarados que han sido ambas.

Si se acuerdan de la serie y les gustó, espero sus opiniones y comentarios, aquí o en mi cuenta de twitter (@lmejino) . Hasta la próxima

Lorenzo Mejino