Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Seven Seconds: El tiempo que se tarda en enterrar la verdad

La actualidad es una fuente inagotable de ideas para los creadores televisivos, como es el caso de los recientes disturbios raciales en diferentes ciudades estadounidenses que han dado lugar al movimiento ‘Black Lives Matters’ y que ha sido la clara inspiración de ‘Seven Seconds’, una serie de Netflix que pasó muy desapercibida en el momento de su estreno, sepultada por otras propuestas y que apenas ha durado una temporada, a pesar de tener sus puntos de interés.

La historia de un adolescente negro atropellado y abandonado por un policía blanco que no duda en recurrir a sus compañeros del cuerpo para encubrir y tapar el accidente, presentaba posibilidades muy interesantes para desarrollar el choque entre las comunidades blanca y negra en la estela de la impresionante ‘American Crime’ con la gran actriz Regina King como nexo entre ambas.

Sin embargo el resultado adolece de algunos defectos que les iremos detallando y que se van acrecentando con el paso de los episodios desaprovechando una oportunidad excelente al conformarse con un notable bajo cuando tenía mimbres para llegar al sobresaliente con un poco más de habilidad y cariño.

A pesar de estos desajustes, considero que la serie se mueve en la zona media-alta del catálogo original de Netflix y es recomendable como miniserie cerrada si le interesan este género de problemas raciales modernos en la América de Trump.

generalFicha: Seven Seconds 10 episodios. 60 m Feb 2018  Cadena: Netflix (USA)- Netflix (E)

Sinopsis:
Brenton Butler es un joven adolescente que yendo en bicicleta al instituto es atropellado de forma accidental por el detective Peter Jablonski que lo deja abandonado en la escena del crimen tras pedir ayuda a sus compañeros del cuerpo para encubrir el accidente.

Tras encontrar el cuerpo, empieza la investigación a cargo de un detective recien trasladado a la ciudad de Jersey City bajo el mando de una ayudante del fiscal con una desastrosa vida personal que empieza a pasarle factura en los juzgados, con el problema añadido del sabotaje interno que la investigación sufre dentro del propio departamento por los implicados y sus amigos.

En paralelo tenemos el movimiento social encabezado por los padres del chaval fallecido, que claman por justicia frente a lo que consideran  otro caso de chico negro asesinado impunemente, lo que provoca una enorme escalada de tensiones en Jersey City enfrente mismo de la Estatua de la Libertad al otro lado del rio Hudson.

El inicio: Veena Sud es una guionista de padre indio y madre filipina, que llegó a la escritura televisiva de forma bastante tardía tras ejercer varios años como periodista. Pronto encontró un trabajo en la sala de guionistas del procedimental ‘Caso Abierto’ donde demostraba una predilección por los casos más escabrosos y sordidos, lo que le valió ir subiendo en el escalafón hasta llegar a ser la ‘showrunner’ de la 4T y 5T de la exitosa serie.

Decidió abandonar la serie para desarrollar sus propios proyectos, empezando por la adaptación estadounidense de la gran serie danesa  ‘Forbrydelsen’ la gran precursora de la moda del nordic-noir, cambiando Copenhague por Seattle, con el nombre de ‘The Killing’.

La serie fue toda una sensación en su 1T, pero el final inconcluso derivó en una de las primeras campañas de indignación televisiva en redes que repercutió mucho en sus audiencias de la 2T y su cancelación al final de la misma por la cadena AMC.

Para su suerte, 2013 marcaba el inicio de la producción de ficción original por parte de Netflix y rescatar series con un cierto tirón entraba de lleno en su política inicial por lo que le dieron a Veena Sud dos temporadas más para cerrar la historia a su gusto.

veena-sudAl finalizar ‘The Killing’ Veena Sud quería desarrollar un concepto inspirado en la impunidad de la policía blanca respecto al asesinato de jóvenes negros y su inspiración le vino de la película rusa ‘The Major’ dirigida por Yuri Bikov, donde establece la premisa del accidente y huida que es la clave de la serie, como pueden comprobar en el trailer de la película rusa.

La productora FOX21 , con la que tiene un contrato Veena Sud compró los derechos para adaptar la película, fusionando la historia del accidente con el movimiento de ‘Black Lives Matters’ para realizar una propuesta de una miniserie de diez episodios, con la posibilidad de continuar otras temporadas en forma de serie antológica.

La primera opción de venta de Veena Sud fue Netflix, gracias a su relación anterior y a su planteamiento totalmente serielizado que encajaba a la perfección con su política, lo que llevó al encargo inicial de la 1T.

Su estreno se hizo con mucha menos promoción de lo habitual y en plenos JJOO de invierno que polarizan la atención de gran parte de la población mundial durante esas fechas, por lo que careció de la tracción inicial necesaria para el boca a boca.

El recibimiento de la critica fue correcto pero poca cosa más, por lo que la serie fue un poco dejada a su suerte a ver si encontraba su lugar al sol por si misma con avances como el siguiente.

La trama: ‘Seven Seconds’ tiene una estructura absolutamente continua de principio a fin dedicándose de forma exclusiva al desarrollo del caso desde la primera escena donde vemos el atropello del niño hasta el desenlace final que cierra la historia y del que no les voy a dar ninguna pista.

No existen tramas secundarias si no aportan nada a la historia principal, incluyendo las propias historias personales de todos los implicados de ambos bandos que se desarrollan en torno a las consecuencias del acto principal que cambia su vida.

Su creadora ha optado por dar al espectador un punto de vista de observador privilegiado que tiene más información sobre el suceso que los investigadores o los perpetradores, lo que le permite jugar con ese efecto para introducir sorpresas o giros inesperados que no nos podíamos esperar por la confianza que nos genera saber más que el resto.

La incógnita principal radica en saber si pillaran a los policías corruptos implicados y en caso de suceder si pagaran por el crimen que hemos visto en la primera escena, que el trailer presenta de forma contundente.

Jugársela todo a un solo caso criminal por temporada es una apuesta arriesgada como comprobó el maestro Steven Bochco en ‘Murder One’ y ‘Murder in The First’ o la propia Veena Sud en ‘The Killing’ puesto que mantener el interés durante muchos episodios sobre un caso es una tarea complicada, en especial si la fuente es una película rusa de menos de dos horas que ha sido estirada hasta más de diez horas de televisión.

‘Seven Seconds’ se queda a mitad de camino de sus expectativas, ya que tras un excelente arranque para presentarnos el caso y los personajes principales, reduce su velocidad de forma similar a una prueba de balística en que se dispara en gelatina, hasta detenerse por completo.

La descompensación del reparto es un problema que se puede apreciar desde el principio, ya que siempre tuve la sensación de que la inconmensurable Regina King, que está impresionante en una gran interpretación de la madre del chico muerto, habría servido mejor a la historia si hubiera interpretado a la ayudante del fiscal que al fin y al cabo es el centro de las operaciones.

Como madre se puede lucir a sus anchas con escenas de dolor y rabia que le han valido la nominación al Emmy, pero es un personaje marginal en la trama principal criminal y cuando no está en escena la historia se resiente y mucho de la discreta capacidad de la británica Claire-Hope Ashitey para transmitir todas las contradicciones que tiene su personaje de ayudante del fiscal en caída libre personal y alcoholizada. Dicho papel en  manos de Regina King habría mejorado mucho el nivel, como pueden imaginarse tras verla en la siguiente escena, donde da una clase de actuación.

Tampoco ayuda la escasa presencia de los cuatro actores que interpretan a los cuatro policías implicados y corruptos que se quedan a años luz de equipos de chorizos similares como el ‘Strike Team’ de Vic McKay en ‘The Shield’ . Su amorfidad era tal que me costaba diferenciarlos  emtre ellos hasta en los últimos episodios por la escasa entidad escénica de todos ellos, con un comportamiento que en ocasiones se puede calificar de naif para unas supuestas mentes criminales de altura.

‘Seven Seconds’ se resiente también de un defecto habitual en muchas series de Netflix que es un tramo central donde la historia apenas avanza y va rellenando horas con pistas falsas y alarmas mojadas, con un montaje demasiado generoso con capítulos que sobrepasan ampliamente la hora de duración que pedían a gritos un montaje mucho más ágil y con un uso generoso de la tijera para ganar en ritmo.

Como aspectos positivos cabe destacar el tratamiento de conflictos raciales delicados desde el punto de vista de las victimas haciendo hincapié en la continua discriminación que sufre la población negra a manos del departamento de policía mayoritariamente blanco. El movimiento ‘Black Lives Matter’  sirve como motor de cambio social en una ciudad como Jersey City de mayoría negra que se encuentra a un tiro de piedra de Manhattan, en un claro contraste del sueño americano.

Por todo ello, los aspectos positivos de ‘Seven Seconds’ superan a los negativos, en especial si es un género para el que estoy más predispuesto que para otros y sobre todo por la actuación de Regina King que justifica el visionado por su mera presencia.

Los actores: Ya he comentado previamente el gran personaje que hace Regina King que enlaza directamente con sus enormes interpretaciones en ‘American Crime’ que le valieron dos Emmys a la mejor actriz secundaria en miniseries, o en  ‘The Leftovers’ que la han colocado en el pedestal de las mejores actrices actuales especializada en mujeres luchadoras contra las injusticias con una intensidad que traspasa la pantalla.

regina-kingLa carrera de King empezó con apenas 14 años como la hija de la protagonista de la comedia  ‘227’ que duró cinco temporadas en antena, luego fue haciendo innumerables papeles secundarios en cine y televisión hasta que su despegue se inicio cuando se erigió en protagonista de la gran serie que era ‘SouthLAnd’ , donde ascendió a la primera división, quedando a la espera de su posible tercer Emmy por su nominación como la madre coraje que es Latrice Butler.

En cambio la desconocida británica Claire-Hope Ashitey fue una arriesgada elección para el personaje central de la serie, la ayudante del fiscal K.J.Harper una antiheroina de manual, con más defectos que virtudes. El resultado no me ha convencido en absoluto por su falta de recursos para interpretar a un personaje tan complejo con una escasa naturalidad, siendo una de las causas principales de la falta de éxito popular de la serie.

fiscal-negraSu carrera había sido tan discreta que ni recordaba haberla visto en papeles secundarios en dos series que me gustaron como ‘Doctor Foster’ o ‘Shots Fired’ y me temo mucho que ha perdido una gran oportunidad para subir dentro de la profesión

Michael Mosley se está ganando a pulso una reputación como uno de los mejores actores ‘gafes’ de la televisión, como le ha sucedido con su magnífica interpretación del detective encargado del caso Joe ‘Fish’ Rinaldi, la parte luminosa de la extraña pareja que hace con la desbordada ayudante del fiscal, para seguir su trayectoria de grandes actuaciones en series rapidamente canceladas.

mosleySu mala racha empezó con la serie ‘Kidnapped’ y siguió con su entrada en la infausta última temporada de ‘Scrubs’ y no se ha detenido con casos como ‘Pan Am’, ‘Last Resort’ o ‘Sirens’ a la que puede añadir ‘Seven Seconds’ como otra muesca en su enorme gafe para las series en que aparece.

El agujero negro de la serie son los actores encargados de dar vida a la tropa de policías corruptos, empezando por el desbordado Beau Knapp ( izq) , como el agente Peter Jablonski que es el que atropella al niño y siguiendo por el australiano David Lyons ( Urgencias, der) el mejor actor del grupo como el detective Mike DiAngelo, el líder de la banda policial. En segundo termino pueden ver a los otros dos miembros del comando, supuestamente interpretados por Patrick Murney ( seg izq) y Raúl Osorio ( seg der), pero sobre los que prefiero guardar un piadoso silencio.

policiasEn este punto hay que hacer  una mención especial para Beau Knapp, con una cara única de garrulo alelado que es incapaz de cambiar en cualquier circunstancia y de la que ya nos hemos hartado en el segundo episodio, despertando todo tipo de intenciones malsanas hacia su personaje, deseándole el final más doloroso posible, con el actor incluido si fuera menester.

Final : ‘Seven Seconds’ nació con la intención de seguir como una serie antológica centrada en otras historias de Jersey City con algunos personajes que podrían repetir, pero tuvo  escasa repercusión tanto en redes sociales como en sus secretas audiencias, a lo que no ayudó precisamente un cierre un tanto en falso de la temporada.

Con estos datos Netflix no dudó en cancelarla de forma  casi fulminante apenas dos meses después de su emisión, señal inequívoca de que la propuesta no había calado entre sus suscriptores, pero eso no es óbice para que la puedan ver  y disfrutar en forma de miniserie si la historia les atrae.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino