Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Ellen. Un episodio que cambió la historia de la televisión

Las series de gran éxito casi siempre son recordadas por su trayectoria de muchos años durante los cuales los espectadores formamos toda serie de vínculos afectivos con los personajes de la serie que perduran en el recuerdo para siempre. Pero existe un caso muy especial como es el de la comedia ‘Ellen’ que ha pasado a la historia de la televisión por un solo episodio entre más del centenar que emitieron en su momento por la cadena ABC.

El episodio en que la protagonista Ellen Morgan declara en público su lesbianismo, utilizando esa declaración como una salida oficial del armario de su propia protagonista Ellen DeGeneres, marcó un punto de inflexión en la televisión por ser la primera protagonista de una comedia en prime time que declaraba abiertamente su condición sexual como lesbiana en una serie.

Ese gesto y ese episodio centró la conversación social durante muchas semanas con furibundos detractores y apasionados seguidores en un gesto que demuestra el enorme poder que puede tener la televisión para visibilizar y normalizar a todos los grupos sociales que no pertenecen a las mayorías. El mejor ejemplo fue para el colectivo LGTB que tiene a Ellen DeGeneres como uno de sus principales estandartes desde hace más de dos décadas, gracias al enorme paso que se atrevió a dar en público por primera vez en la televisión.

Hoy vamos a ir más allá para reivindicar una comedia que casi nadie recuerda nada más allá de ese episodio y que tuvo un recorrido bastante turbulento antes, durante y después del mismo, del que nos vamos a hacer eco en profundidad, en esta entrada del recuerdo de cada viernes

generalFicha: Ellen 109 episodios.   Mar 1994 -Jul 1998  Cadena: ABC (USA)- La 2/ (E)

Sinopsis:  Ellen Morgan es una dependiente en una librería ( posteriormente se convierte en la dueña) que se relaciona con un grupo muy diverso de personas tanto en su lugar de trabajo como especialmente en su casa con sus dos amigas íntimas y  su compañero de apartamento que se encuentra platónicamente enamorado de ella.

Ellen tiene una carácter amable y agradable que compensa su comportamiento bastante torpe y a veces raro que se pone en evidencia especialmente cuando se pone muy nerviosa por cualquier circunstancia, lo que le provoca desvíar  la conversación y multiples balbuceos para intentar salir del paso de la mejor manera posible, lo que provoca los mejores momentos cómicos de la serie.

El inicio: Carol Black y Neal Marlens eran dos de los productores más poderosos televisivos de las décadas de los ochenta y noventa gracias a dos series como ‘Los Problemas Crecen’ y ‘Aquellos Maravillosos Años’ con numerosos premios y grandes cifras de audiencia para la cadena ABC.

neal-black-carol-marlensNo siempre acertaban en la diana como les sucedió con la comedia ‘Laurie Hill’ sobre una pediatra desbordada por su trabajo y su familia, que fue fulminada poco después de su estreno, pero en la que destacaba por encima de todo, una joven cómica llamada Ellen DeGeneres que interpretaba a la cáustica ayudante de la doctora.

El impacto de ese pequeño papel fue tal que la ABC les hizo un encargo de crear una serie como vehículo de lucimiento para esa actriz, para lo que contaron con su principal protegido, un jovencísimo guionista David S. Rosenthal que había sido el encargado de modelar ese personaje secundario  en la serie inicial y que se había convertido en un buen amigo de Ellen DeGeneres

El trío diseñó una serie bastante influenciada por ‘Seinfeld’ pero intercambiando los roles con la protagonista interaccionando continuamente con sus mejores amigos, un fotógrafo con el que comparte piso y sus dos mejores amigas enamoradizas y algo alocadas, que recibió la aprobación de la cadena ABC, para su estreno con el título de ‘These Friends of Mine’ .

La producción sufrió muchos retrasos en especial por una hospitalización de Ellen DeGeneres por una grave afección interna durante el rodaje, que retrasó  su estreno hasta el mes de Marzo de 1994, con un mejor recibimiento por el público que por la crítica que la consideraba un ‘Seinfeld’ en femenino.

david_s-_rosenthalDe todas formas, los problemas no cesaron en esa 1T, con numerosos cambios tanto en el reparto como en el equipo de guionistas, donde el que ha tenido una carrera más peculiar ha sido David S. Rosenthal ( foto) que pasó a ser el showrunner de ‘Spin City’ aunque también ostenta el dudoso honor de haber sustituido al matrimonio Palladino en la última temporada de ‘Las Chicas Gilmore’ , entre crisis nerviosas ámpliamente publicitadas.

La trama: ‘Ellen’ tuvo tanta evolución que les vamos a analizar la serie de forma cronológica para ser conscientes del tortuoso camino que siguió desde su estreno.

El primer cambio significativo se produjo tras el rodaje de los seis primeros episodios, debido al descontento de la protagonista Ellen DeGeneres que acostumbrada a escribir sus propios monólogos le costaba mucho adaptarse a los guiones de otras personas. El problema se centró en el matrimonio de creadores que habían planteado la serie al principio mas coral de lo que ella deseaba, centrada en su heterogéneo grupo de amigos muy influida por el estilo ‘Seinfeld’.

El problema se saldó  con la salida de los dos creadores y el ascenso a showrunner del tercer creador David S. Rosenthal que con solo 24 años se convirtió en el showrunner más joven de la historia de la televisión de una comedia de prime-time.

Los cambios fueron inmediatos con la salida fulminante de una de las amigas (interpretada por Maggie Wheeler, izq, conocida por ‘Friends’) y el traslado de muchas de las tramas del apartamento a la librería para desarrollar mejor el personaje central.

these-friends-of-mineEl siguiente cambio importante fue renombrar la serie en la 2T de ‘These Friends of Mine’ al de ‘Ellen’ en parte para evitar confusión con la hiperpopularidad de su coetánea ‘Friends’ y para resaltar el protagonismo de DeGeneres, De hecho en las posteriores reemisiones de la serie y DVD se renombró toda la 1T al nuevo nombre como si no hubiera existido el original.

Otra seña de identidad importante de la serie fueron sus cabeceras que se convirtieron en un ‘running gag’ cambiándola cada semana con la excusa de buscar la cabecera perfecta, lo que era toda una fuente de sorpresas al ver las escenas que diseñaban única y exclusivamente para ver si funcionaban como cabecera, como pueden ver en el siguiente compendio desde la fija de la 1T hasta las cambiantes.

La 2T significó la salida de la otra amiga del reparto inicial y la entrada de dos nuevas mejores amigas que son las que consiguieron darle estabilidad al núcleo cercano a Ellen, pero siempre en un segundo plano, como soporte de la estrella, como en el caso de su compañero de piso que se fue difuminando cada vez más hasta despedirse a mediados de la 3T.

De hecho la serie fue virando de imitar a ‘Seinfeld’ a mimetizar los personajes de ‘Las Chicas de Oro’ con Ellen como si fuera Dorothy. Sus dos nuevas amigas eran un excelente punto de contraste con Ellen, ya que Paige ( Joely Fischer, segunda izq, la Blanche de la serie) era una mujer muy independiente y promiscua que trabajaba en un estudio cinematográfico y que no dudaba en decirle a su mejor amiga lo que pensaba en cada momento, mientras que Audrey (Clea Lewis, der, la Rose de turno) era la inocente bobalicona que toda comedia debe tener, vestida siempre de rosa y con su voz aguda e ingenua.

destcadaEl papel de la descarada Sofía, cambió de género y fue a parar al personaje del encargado del bar de la librería, Joe (un gran David Anthony Higgins, seg der) un acérbico canadiense que solo daba cortes y explicaba historias extrañas sobre su pequeño pueblo canadiense, como el contrapunto cómico a las posibles torpezas de Ellen, siendo el único actor que estuvo durante toda la serie, junto a la protagonista.

Incluso añadieron un personaje Spence, que era el primo de Ellen, muy parecido al que realizaba el impresentable marido de Dorothy, Stan, con una relación de amor y odio con Paige, la mejor amiga que daba la mayores tensiones sexuales de la serie y  que sirvió para descubrir al gran Jeremy Piven (izq) el inolvidable Ari Gold de ‘Entourage’

Esos cinco personajes estabilizaron la serie en ese tramo central que podemos considerar la 2T y la 3T donde la comedia se basaba en desarrollar las torpezas de Ellen en cada episodio para ver como iba a meter la pata con el invitado o la situación de turno y resolverla posteriormente como buenamente podía con su dignidad como única perjudicada en cada caso, como pueden comprobar en esta escena sobre una charla sexual que tiene con una niña.

Los amigos servían para apuntalar la trama principal o como centro de las historias  secundarias para descargar un poco el protagonismo absoluto de Ellen en cada episodio, oscilando desde la librería que ganó mucho juego al convertirse en propietaria y su apartamento como centro de reunión de la colla de amigos.

EL EPISODIO QUE CAMBIÓ TODO

‘Ellen’ siempre fue una comedia que no dudaba en tratar temas algo más comprometidos que la comedia familiar al uso, a pesar de ser multicámara y con banda de risas, pero se permitían temas candentes como el alcoholismo, aborto, drogas e incluso el racismo o la discriminación positiva, aunque todo el reparto fuera blanco como la nieve.

Poco a poco, al activismo de la protagonista Ellen DeGeneres iba ganando terreno, hasta llegar al momento clave de la serie en la 4T, en la que la actriz harta de vivir su sexualidad a escondidas decidió declarar su lesbianismo a todos los vientos, con una triple campaña en los medios de comunicación.

De forma casi simultanea hizo una portada de la revista ‘Time’, un entrevista con Oprah Winfrey, la reina de la televisión matinal de los EEUU y finalmente en el movimiento más arriesgado hacer que su personaje saliera del armario en la serie declarando su homosexualidad a todo el mundo.

Ni que decir tiene que la cadena ABC no vio con buenos ojos utilizar su serie para hacer esa declaración, por miedo a las furibundas reacciones de sus espectadores más conservadores, pero finalmente al tener la demografía más joven de las cadenas, claudicaron ante la insistencia de su estrella y le apoyaron en ese paso tan importante para visibilizar de una vez y para siempre al colectivo LGTB en televisión.

El episodio se denominó ‘The Puppy Episode’ y se dividió en dos partes, empezando con una gran escena en la que bromean con un brillante doble sentido con la salida del armario de Ellen ( el ‘coming out’ ) como preparación de lo que iba a venir después

El episodio desarrolla de una forma muy divertida y didáctica el proceso interior que debe pasar Ellen a imagen y semejanza del que tuvo que pasar la propia actriz, incluyendo la presencia de Oprah Winfrey en el episodio como su terapeuta que le aconseja como afrontar esa declaración.

Finalmente tras una larga preparación se llegó a la escena culminante de la serie donde Ellen se sincera finalmente frente al personaje interpretado por Laura Dern declarando su homosexualidad con un gag que es absolutamente brillante al combinar algo imposible como hacernos emocionar y estallar con una carcajada de forma simultanea, en ese momento clave de la vida de una persona en la escena que pueden ver por primera vez o recordar en este corte.

Curiosamente esa liberación del personaje central marcó un punto de inflexión negativo en la creatividad de la serie que se obsesionó demasiado en mostrar esa faceta  para poder afirmar finalmente su verdadera condición sexual.

Poco a poco se convirtió en una serie más activista y reivindicadora del colectivo LGTB que en una comedia divertida, lo que unido al rechazo por parte del público más conservador la empezó a hundir en las audiencias por la conjunción de ambos factores.

Entiendo las intenciones de Ellen DeGeneres al entrar en ese terreno en especial desarrollando las diferentes reacciones de su entorno frente a su salida del armario y su valentía en sacrificar la comedia por sus reivindicaciones, pero los resultados perdieron la efectividad de las situaciones de brillante comedia que tuvo por ejemplo en el momento clave de la serie, derivando más hacia la traumedía que hacía la comedia.

En el nuevo régimen, veíamos los intentos de ligar abiertamente con mujeres como el del siguiente corte, como muestra del nuevo tono de la serie.

‘Ellen’ fue una de mis comedias favoritas en sus primeras temporadas gracias a la enorme vis cómica de Ellen DeGeneres que era capaz de convertir cualquier situación por nimia que fuera en una fuente continua de risas, en especial a partir de la 2T, cuando se ensambló el reparto perfecto para rodearla y permitirle brillar en todo su esplendor.

lewis-fisherRara era la ocasión en que no me reía a mandíbula batiente en diversas ocasiones por episodio por ese tono de alta comedia inteligente que se intuía desde el principio y que se consolidó con el nuevo reparto a partir de la 2T, hasta llegar a ese momento clave que cambió ‘Ellen’ en mi opinión a peor desde el punto de vista de la comedia, que era su principal valor.

Es una serie mucho más vigente en la actualidad que muchas de su propia época, por ese tipo de humor cáustico que destilaba que se conserva mucho mejor que el de chascarrillos populares del momento y el ‘Puppy Episode’ que he vuelto a revisionar para la escritura del artículo, sigue siendo una verdadera maravilla de principio a fin y por ello sigue apareciendo en todas las listas como uno de los mejores episodios de la historia de la televisión.

La actriz: Tras los desajustes iniciales, el ascenso como protagonista absoluta y central del personaje de Ellen Morgan hecho a medida de Ellen DeGeneres, nos descubrió a una gran actriz cómica tanto desde el punto de vista de lanzar diálogos centelleantes con dobles y triples sentidos como del humor físico para destacar su patosidad y facilidad para meterse en líos

Este personaje le llevó a unas inmensas cotas de popularidad que ha seguido manteniendo e incluso creciendo hasta llegar a la actualidad donde sigue siendo venerada por muchas personas en su espacio diario de entrevistas con un estilo desenfadado y diferente de los talk shows que trufan la parrilla de televisión estadounidense a todas horas del día

ellen-de-generesNacida y criada en la zona de Nueva Orleans, DeGeneres empezó a trabajar como monologuista a mediados de los ochenta, despuntando pronto como una de las mejores cómicas femeninas en un terreno habitualmente dominado por los monologuistas masculinos.

A principios de los noventa los productores empezaron a contratarla para papeles secundarios en comedias como el que tuvo en ‘Laurie Hill’ que le abrió las puertas para su ‘Ellen’ que le iba a cambiar su vida en todos los sentidos

Tras la serie intentó volver con otra comedia hecha para ella ‘The Ellen Show’ , creada por ella y Mitchell Hurwitz ( Arrested Development) para la CBS donde también interpretaba a una lesbiana pero intentando hacer mas hincapié en los aspectos de comedia en lugar de los de su orientación sexual, pero fue un fracaso absoluto siendo fulminada tras solo trece episodios.

Tras esa cancelación DeGeneres decidió enfocar sus pasos hacia los programas de entrevistas iniciando ‘The Ellen DeGeneres Show’ en 2003 con su propia compañía productora que vende el programa libremente por el método de sindicación y que se ha convertido en una verdadera institución de la televisión diurna de los EEUU, por su naturalidad al tratar todo tipo de temas de una forma afable pero comprometida, haciendo llegar sus mensajes y opiniones progresistas a millones de personas cada día desde hace diecisiete años.

El Final :

La declaración publica de Ellen DeGeneres cambió por completo el tono de la serie y en la 5T se convirtió en una serie mucho más seria centrándose en los problemas del colectivo LGTB, de una manera muy reivindicativa y valiente pero explicada de una manera demasiado trascendental que no casaba muy bien con toda la trayectoria anterior de la serie y de sus personajes.

Siempre he tenido la teoría que si la serie hubiese finalizado en ese gran episodio, para continuar en forma de secuela con Ellen en otro lugar y con otro reparto, el mensaje habría sido mucho más efectivo, pero cuando veía la 5T lo cierto es que pareció a un nivel muy inferior al de las anteriores con todas las situaciones mucho más forzadas para ajustarse a la nueva realidad.

Las audiencias se desplomaron, parte por homofóbia, parte por el abandono de la serie por la ABC siguiendo instrucciones de su propietario Disney molesto con el nuevo tono de ‘Ellen’ y en parte por esa perdida de calidad de la comedia. El resultado fue que la cadena ABC, decidió cancelar la serie al final de la 5T con un final algo descafeinado en el que Ellen le pide en matrimonio a su nueva pareja Laurie en la escena que pueden ver a continuación.

De hecho los episodios finales fueron quemados sin lustre alguno en pleno verano tras ser retirada de la programación en primavera, una despedida muy triste y por la puerta de atrás para una serie que un año antes, había acaparado toda la conversación de la sociedad estadounidense.

Epílogo: La importancia de ‘Ellen’ y de su valentía al salir el armario solo ha ido creciendo con el paso de los años, al convertirse en un verdadero símbolo para la comunidad LGTB, gracias a su activismo social y la enorme popularidad de su programa televisivo que la ha convertido en uno de las personas con más influencia de la televisión americana.

Su importancia ha sido tal que se hicieron diversos especiales para conmemorar los veinte años de la emisión del ‘Puppy Episode’ con la propia Ellen liderando los fastos con diversos especiales en su programa con la presencia de gente clave en ese episodio como Laura Dern o Oprah Winfrey y sobre todo con una reunión del núcleo principal de la serie tras veinte años que pueden ver en el siguiente vídeo

La historia siempre tiene personajes que rompieron enormes barreras gracias a su valentía y fortaleza y abrieron puertas para que las nuevas generaciones no se sintieran discriminadas o apartadas como ellos tuvieron que sufrir antes de dar ese paso adelante. Ese es el paso trascendental  que dio Ellen DeGeneres en la televisión, del que nos hemos querido acordar en este rincón especial del recuerdo de cada viernes.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino