Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

The Beverly Hillbillies/ Los Nuevos Ricos: de pobres montañeses a ricos billonarios

Uno de los recursos más habituales para la creación de comedias es la búsqueda del contraste extremo entre los protagonistas y un entorno al que son trasplantados de manera fortuita e inesperada y del cual desconocen sus reglas y costumbres.

Seguro que les vienen a la cabeza numerosos nombres de series que siguen esa premisa, pero hoy nos vamos a detener en una de las primeras comedias que jugaron con ese choque cultural, ‘Los Nuevos Ricos’ que es el nombre con el que se estrenó en España ‘The Beverly Hillbilies’.

En este caso, las risas venían dadas por el traslado de una familia de ‘hillbillies’ montañeses de la zona de los Ozark en Missouri a una enorme mansión en Beverly Hills, tras descubrir petroleo en las tierras de su propiedad.

En su nuevo destino van a chocar inmediatamente con sus cultos y refinados vecinos en una comedia que fue la líder de audiencias de los EEUU en sus dos primeras temporadas y tuvo una larga trayectoria a lo largo de la década de los sesenta que les vamos a recordar este viernes, dando paso incluso a una película basada en esos personajes.

generalFicha: The Beverly Hillbillies (Los Nuevos Ricos ) 274 episodios. 9T .   Sep 1962- Mar 1971  Cadena: CBS (USA) La 1 (E)

Sinopsis: Jed Camplett es un viudo que vive con su suegra Granny y su hija Ely May en una cabaña de las montañas Ozark en el estado de Missouri, donde llega como puede a final de mes, mientras va tirando gracias a la destilación ilegal de alcohol o haciendo de trampero.

Un día de caza, descubre por casualidad un enorme pozo de petroleo en sus tierras que le convierte en multimillonario de la noche a la mañana y decide trasladarse a California, para disfrutar de su riqueza sobrevenida, aunque su adaptación al entorno de Beverly Hills va a estar llena de complicaciones.

En este caso nada mejor que escuchar esta premisa cantada en la introducción en español de la serie, con el apoyo del banjo y del típico estilo ‘bluegrass’ de esa zona del país.

El inicio: Paul Henning era un guionista que se había curtido en los espacios de variedades de los años cincuenta, escribiendo en los shows de celebridades como Andy Griffith, George Burns o Ray Bolger, que iba alternando con guiones para el cine, llegando a estar nominado para el Oscar por escribir ‘Pijama para Dos’ una comedia romántica con la pareja de moda de esa época que eran Doris Day y Rock Hudson.

Un día Henning recibió la llamada de un ejecutivo de la productora Universal, pidiéndole que creara una serie para su compañía, dándole completa libertad creativa, para vendérsela posteriormente a la CBS.

Henning empezó a desarrollar una idea que le rondaba por la cabeza desde hace años, basada en sus experiencias como boy-scout en la zona de los Ozark, donde descubrió que había familias que vivían completamente al margen de cualquier modernización de una manera completamente autárquica y al margen de todos los convencionalismos sociales.

Con esa base, pensó que el contraste de trasladar a un grupo de paletos de buen corazón a la zona más rica del país, podía ser una gran fuente para una comedía y recibió rápidamente la aprobación de la primera comedia que iba a convertir a Paul Henning en el rey de la rural-com.

El estreno en otoño de 1962 fue un éxito increíble que propulsó a la serie a la cima de las audiencias, aunque los críticos de televisión la destrozaron bastante por considerarla simplona y buscando ridiculizar tanto a los ricos como a los pobres.

Su sintonía original ‘La balada de Jed Clampett’ pronto se convirtió en un éxito de ventas incluso llegando a incrustarse en el Top50 de Billboard, como pueden recordar con su cabecera original donde explica todas las cosas que le pasan a Jed Camplett para hacerse rico de la noche a la mañana.

La carrera de Paul Henning fue como un cohete desde ese momento , creando dos nuevas series en ese estilo rural-com ‘Petticoat Junction’ ambientada en un hotel rural al lado de una estación y sobre todo con ‘Granjero Último Modelo’ donde invirtió la formula inicial, enviando a unos ricachones en bancarrota a una granja rural.

La trama: ‘The Beverly Hillbillies’ establece las bases de su comedia en un conflicto continuo ‘nosotros’ contra ‘ellos’, con la pintoresca familia Camplett enfrentada a todos los demás en California.

El núcleo familiar era por lo menos curioso, ya que el patriarca era el viudo Jed, una persona sin apenas estudios pero llena de sentido común, que no duda en afear las conductas o enfrentarse a las personas que chocan con su forma de hacer las cosas, como pueden ver en el siguiente vídeo en el que toma la decisión de mudarse a California tras convertirse en millonario.

La familia la completa su suegra Daisy May a la que cuida y mantiene desde la muerte de su mujer. Ella es una anciana que es extremadamente agresiva con todo el mundo y que a menudo debe ser frenada por su hijo político, ademas de ser una confederada sureña hasta la médula con unos prontos muy divertidos.

Elly May es la única hija de Jed y la niña bonita de la familia, presentada como un prototipo de belleza sureña, no duda en comportarse como un chicarrón y desafiar al todo el que se atreva con ella, pero sabe jugar sus cartas de ser ingenua a veces y resabiada en otros, dependiendo de lo que le interese.

Un ejemplo de la protección que tiene en su familia, la tienen en la siguiente escena musical, donde los cuatro miembros de la familia han decidido que tienen que lavar de una manera bastante expeditiva el honor ultrajado de Elly May por un malentendido con un playboy de vía estrecha, todo ello cantado en forma de balada que explica la historia.

La familia la completa Jethro el hijo del primo de Jed, que se ofrece para llevarles en la antigualla familiar que tienen como vehículo desde Missouri hasta California y que al final decide quedarse con su tío, para ver mundo e intentar encontrar un trabajo y ligarse a todas las bellas californianas que se le pongan por delante.

familiaA su llegada pronto conocen a su banquero Millburn Drysdale, que se convierte junto a su secretaria Jane en los mejores amigos y confidentes de la tropa de ‘hillbillies’ que tienen a su lado, aunque en este caso es para que no saquen sus enormes depósitos  del banco, por lo que no duda en  hacer cualquier cosa para tenerlos contentos, aunque los desprecie en el fondo.

En los papeles de los vecinos, encontramos a los villanos de opereta de la serie, en especial  a la mujer del banquero, una aristócrata bostoniana de alta cuna que no soporta ni tolera ver a esa tropa de paletos en su exclusivo barrio y intenta toda una serie de trucos para echarlos.

Las historias jugaban con el contraste de los dos bandos, sin hacer mucha sangre con la incultura de unos o con la superficialidad de los otros, llegando siempre a una especie de compromiso al final de cada episodio, de donde todos podían extraer alguna enseñanza, con una plantilla que su creador Paul Henning seguía a rajatabla, escribiendo personalmente casi todos los episodios de la serie.

No dudaban en introducir a celebridades o elementos externos como la conocida periodista de celebridades Hedda Hopper en un glorioso cameo, para intentar convencer a Jed Camplett que no derribe un estudio cinematográfico que había comprado al principio de la 3T como inversión y le convence para que haga cine, en el que probablemente es el mejor episodio de la serie y un habitual en las listas de los mejores episodios de la historia televisiva

Personalmente tengo un buen recuerdo infantil de la serie, que veíamos religiosamente en familia, en especial por mi abuela a la que le encantaba su personaje homónimo de la serie, con la que debo reconocer que compartía ciertos rasgos de personalidad al venir también de un entorno rural.

Casi cincuenta años después, recuerdo muy bien a todos los personajes y algunas tramas, lo que no deja de ser una señal inequívoca de la impronta que me dejó en su momento y  me consta que fue muy popular en nuestro país por ese humor blanco con toques de brocha gorda  que era ideal para disfrutar en familia.

Me ha gustado recordar algunas cosas para escribir el artículo, en especial las letras de las divertidas baladas del título y algunas otras que he podido descriogenizar de mi memoria.

Al ser una comedia sin muchas pretensiones, ha quedado bastante postergada en el olvido a pesar de que las posibilidades de ver alguna reposición cuando hago zapping por las cadenas estadounidenses en algún viaje siguen siendo bastante elevadas, prueba inequívoca de su popularidad que ha ido pasando de generación a generación.

Los actores:

Buddy Ebsen fue una de las primeras grandes estrellas televisivas a donde llegó tras una distinguida carrera cinematográfica plagada de muchos personajes secundarios en todo tipo de westerns o en la joya que fue ‘Desayuno en Tiffanys’ . Su llegada a esta serie fue una elección personal y directa de Paul Henning que siempre tuvo en mente a ese actor cuando escribía el piloto.

Ebsen se convirtió en el cuerpo y alma de ‘Los Nuevos ricos’ y su popularidad solo hizo que crecer al enlazar esta serie con el del detective retirado ‘Barnaby Jones’ que se mantuvo durante ocho temporadas en antena, con grandes audiencias hasta su final en 1980 cuando Ebsen tenía setenta y dos años.

Tras la cancelación rebajó mucho su carga de trabajo y solo hizo alguna aparición esporádica hasta su muerte en 2003 a los 95 años de edad.

buddy-ebsen-iren-ryanA su lado brillaba con luz propia Irene Ryan como su malhumorada suegra, la auténtica robaescenas de la serie con sus salidas extemporáneas de tono y su facilidad para coger la escopeta a la más mínima con ese moño recogido. Su aspecto se convirtió en la principal marca de una actriz veterana formada en el vodevil y el teatro musical durante muchas décadas, hasta que le llegó su gran oportunidad con este personaje que le valió dos nominaciones en los Emmy a la mejor actriz secundaria en comedia, las únicas en actuación de toda la serie.

Tras la serie Ryan apenas pudo disfrutar de su popularidad al sufrir un ataque durante una representación teatral que derivó en su muerte posterior en 1973 apenas dos años después de finalizar la serie.

Donna Douglas era una actriz bastante justita pero ideal para interpretar a una arquetípica belleza sureña que podía ser a la vez un marimacho o una rubia tonta, dependiendo de lo que le interesara, pero nunca me acabó de convencer demasiado y su casi inexistente carrera posterior me reafirma en esa opinión.

donna-douglas-max-baerAlgo parecido me sucedía con Max Baer, jr que encarnaba a Jethro el sobrino que se muda con ellos a California, en este caso le tocaba de hacer de bobalicón  bastante cortito por lo que no era muy complicado cumplir con ello.

Hijo del gran campeón mundial de boxeo Max Baer, sus inicios artísticos estuvieron marcados por su nombre, hasta que consiguió destacar en esta serie pero tampoco lo supo capitalizar convirtiéndose en una especie de celebrity en pena para aparecer allí donde le llamaban.

Final y secuelas:

Tras nueve temporadas en antena , la serie empezaba a mostrar síntomas de desgaste en las audiencias, cayendo por primera vez por debajo del top 30, lo que unido a un cambio de dirección de la cadena CBS, que buscaba llegar a una audiencia más urbana y sofisticada, provoco que en 1971 se produjera la denominada ‘Purga Rural’, que canceló casi de forma simultanea todas las ‘rurals-coms’ de Paul Henning.

Diez años después en 1981 hicieron una película de reunión denominada ‘The Return of the Beverly Hillbillies’ con apenas dos miembros de la familia original, tras la muerte de Irene Ryan y también sin el banquero debido a la muerte de Raymond Bayley el actor que lo encarnaba y encima sustituyendo al cateto de Jethro, con el intento de hacerlo como un piloto para revivir la serie diez años después

Entre esos cambios y que la historia era muy floja , la película televisiva pasó con mucha más pena que gloria. No sucedió lo mismo con la película basada en la serie que produjeron en 1993 que sigue fielmente la premisa de la serie pero desde un tono de comedia mucho mas desmadrada empezando por el protagonismo del cómico Jim Varney como Jed Camplett y con grandes secundarios como Lily Tomlin, Cloris Leachman o Dabney Coleman e incluyendo un cameo del propio Buddy Ebsen en la película pero haciendo de Barnaby Jones su otro personaje televisivo.

pelicula-1993Lo más remarcable es el estado de embriaguez absoluta del encargado de la traducción del nombre original ingles de la película que era como en  la serie ‘The Beverly Hillbillies’.  A semejante dipsómano no se le ocurrió otra cosa que llamarla ‘Rústicos en Dinerolandia’ probablemente el peor título de una película que puedo recordar, su humor de brocha gorda lo tienen en el trailer

Epílogo:

Hoy hemos tenido el placer de recordarles una comedia muy popular en la década de los sesenta pero que gracias a sus reposiciones y la película, por lo menos no ha caído en el olvido más absoluto, por eso la hemos querido rescatar para ver otra forma de hacer televisión, que incluían cosas como ‘el product placement’ que parece ahora una técnica novedosa.

Como pueden comprobar en el último vídeo, no se cortaban en hacer aparecer al patrocinador ( en este caso una famosa marca de tabaco) como parte integrante de la cabecera de la serie.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino