Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

La Dimensión Desconocida ( The Twilight Zone) : Rod Serling, el primer genio televisivo

En todos los saltos temporales que damos por la historia televisiva cada viernes, todavía nos quedan  grandes joyas por analizar para las que suelo esperar alguna oportunidad actual para poder revisarlas con el cariño y la minuciosidad que se merecen, como sucede con ‘The Twilight Zone’ que aquí conocimos como ‘La Dimensión Desconocida’ y que acaba de estrenar su tercer remake este mismo mes de Abril.

En esta ocasión vamos a centrarnos en recordar el original escrito por el primer genio televisivo que fue Rod Serling con unas breves pinceladas de los dos remakes posteriores, dejando para un articulo posterior el análisis de la serie recién estrenada, una vez haya completado por lo menos su 1T.

Ni que decir tiene que ‘La Dimensión Desconocida’ fue una serie que abrió muchas puertas en el terreno de la ficción televisiva influenciando a toda una generación de escritores y guionistas amantes del género fantástico que tenían cada semana una cita ineludible con el relato corto que proponía Rod Serling, donde cualquier cosa podía pasar con giros sorprendentes hasta el último segundo, por lo que les invitamos a adentrarse de nuestra mano en esa dimensión desconocidageneralFicha: La Dimensión desconocida ( The Twilight Zone) 156 episodios   1959 – 1963  Cadena: CBS (USA) – TVE (E)

Sinopsis:  Colección de cuentos y relatos cortos donde las componentes fantásticas y de ciencia-ficción juegan un papel primordial en las historias que desafían en muchas ocasiones la lógica y la racionalidad de los espectadores.

El inicio: Rod Serling fue un héroe militar en la II Guerra Mundial que tras la paz empezó a trabajar como guionista en una radio local de Cincinatti, de donde pasó a escribir guiones ficcionados para la televisión local. En paralelo empezó a enviar sus guiones a los programas antológicos televisivos que dominaban en los años cincuenta y que contrataban escritores freelance para escribir episodios independientes con los que nutrían su programación.

Tras colocar unos cuantos guiones por diferentes programas su suerte cambió radicalmente en 1955 con la emisión de ‘Patterns’ un episodio donde narra la historia de un jefe desesperado a punto de ser retirado por su lugarteniente más joven y preparado, pero que consigue sobrevivir captando a su subordinado para ir contra los directivos de la empresa.

La emisión del episodio en directo levantó tal expectación que Rod Serling se convirtió en el objeto más deseado por todas las cadenas para escribir en sus programas. A partir de ese momento es cuando Serling se percató que trabajar en Hollywood estaba sujeto a una enorme censura tanto de temas como de contenidos, donde los patrocinadores podían rechazar cualquier cosa que consideraran perjudicial para su intereses por encontrarla controvertida o peligrosa.

rod-serlingSerling era un activista político y firme creyente de denunciar las desigualdades sociales a través de sus historias. Desesperado al ver que sus guiones sobre historias raciales en el Sur de Estados Unidos o de derechos sobre la mujer eran brutalmente mutilados y esterilizados por las presiones de los directivos de las cadenas y los patrocinadores de los programas, decidió cambiar de estrategia y proponer una serie de relatos de ciencia-ficción y fantásticos, con la esperanza de poder explicar esas historias de forma camuflada evitando la censura de la época.

De ahí nació en 1959 ‘La Dimensión Desconocida’ como una colección de relatos de misterio fantástico que se iniciaban con un episodio piloto en el que el propio Rod Serling presentaba lo que iba a ser su serie, animando a los posibles patrocinadores a invertir en su programa como pueden ver en el siguiente video del primer episodio de la serie.

Serling se rodeó rápidamente de grandes escritores del género fantástico como Richard E, Matheson y Charles Beaumont, con los que se repartía las tareas de escribir todos los episodios que se hacían a un ritmo frenético con más de treinta  y cinco capítulos por temporada, con Serling ejerciendo de productor ejecutivo y primitivo showrunner, en una serie que pronto se convirtió en un verdadero objeto de culto.

El nombre original ‘Twilight Zone’ hace referencia a un termino utilizado en aviación y que Serling conocía de su fase militar, que es el momento en el que un avión al empezar el descenso pierde la vista del horizonte entrando en esa zona crepuscular donde la orientación se complica y mucho.

La trama: ‘La Dimensión Desconocida’ estaba planteada como una serie de relatos independientes y sin ninguna relación entre ellos, pero que seguían un esquema más o menos similar con la presencia de Rod Serling como nexo de continuidad.

Cada capítulo empezaba con una escena aparentemente inocua sobre la que empezábamos a escuchar la voz en off de Rod Serling, poniéndonos en antecedentes sobre el tema que iba a tratar esa noche. Poco después ese plano general cambiaba para mostrarnos al propio Rod Serling hablando a cámara para presentar el episodio.

Tras finalizar el mismo y con la sorpresa habitual del final todavía en nuestras mentes, volvíamos a tener la presencia de Rod Serling para comentar lo emitido y en especial para señalar la moraleja o la enseñanza que nos había mostrado en ese episodio.

La habilidad de Serling para explicar temas actuales y candentes utilizando metáforas fantásticas y de ciencia-ficción para evitar que los censores vieran la verdad sobre lo que quería explicar, empezó a ser legendaria con ejemplos como el siguiente en el que utiliza su posición para lanzar un durísimo discurso contra las dictaduras.

Una de las principales señas de identidad de la serie y que todavía sigue enraizada en la cultura popular de nuestros días era su maravillosa cabecera que en su primera temporada iba alternando entre las dos existentes compuestas, la inicial por Bernard Herrman, pero adaptada posteriormente por Mark Constant, con esa  tonadilla arrítmica con la guitarra punzante y el bongo que retumba en nuestras cabezas, por los siglos de los siglos, incluso en la gran versión pop que hicieron ‘Manhattan Transfer’.

Los subterfugios que utilizaba Serling para esquivar la censura eran impresionantes, desde utilizar seres extraterrestres para denunciar la discriminación racial o distopias de todo tipo donde el cambio de roles tradicionales de nuestra sociedad permitía poner el dedo en la llaga sobre esos temas.

Todas las historias solían empezar de una manera aparentemente normal para mostrar una situación o un problema que iba a ir creciendo como una gran bola de nieve hasta llegar a una resolución sorprendente e inesperada en la mayoría de los casos que nos va a hacer cuestionar todo lo que habíamos presenciado hasta ese momento.

Su frenético ritmo de producción duró durante las tres primeras temporadas, porque en la 4T la cadena CBS decidió alargar el formato a una hora y hacer la mitad de los episodios para dar más tiempo a desarrollar ciertas historias, como en el caso de una de las más celebradas del formato largo ‘Passage to Lady Anne’ donde una pareja se embarca en su luna de miel en un trasatlántico con un destino inesperado, como pueden recordar en el video.

En lineas generales las historias estaban mucho mejor escritas que producidas o dirigidas ya que siempre acababan teniendo problemas presupuestarios que acaban repercutiendo en la calidad de la producción, en especial cuando aparecían elementos no naturales como naves espaciales o alienígenas que encarecían mucho los costes.

El propio Serling ha reconocido en entrevistas posteriores que su mayor lamento sobre la serie, era la falta de consistencia entre los episodios, alternando joyas brillantes con otras historias fallidas desde el principio, pero al pedirle 36 episodios por temporada, es fácil entender que era imposible mantener un gran nivel con ese frenético ritmo de producción

En mi caso forma parte de mis primeros grandes recuerdos televisivos, en especial cuando me la dejaban ver en casa tras arduas negociaciones familiares a finales de los sesenta, que me han dejado un recuerdo indeleble con la voz del doblador latino que nos presentaba la serie cuando veíamos a Rod Serling en la pantalla, como pueden recordar en la versión doblada que vimos en nuestro país.

Para reforzar esa influencia tengo que reconocerles que todavía me acuerdo perfectamente de las tramas y sobre todo de los giros de algunos de los episodios que vi hace décadas y que se quedaron grabados en una memoria en fase de formación por el impacto que me causaron en su momento.

El final:

A pesar del gran prestigio que tenía y de los Emmy que iba ganando Rod Serling a los mejores guiones, la serie nunca fue un éxito de audiencias, porque el genero fantástico nunca fue de gran aceptación en los albores televisivos, pero la crítica la alababa continuamente, Ese hecho la salvó por dos veces de la cancelación por parte de la cadena CBS, gracias a ese apoyo reducido pero muy combativo de los críticos más influyentes y de unos patrocinadores encantados de llegar a un público mas selecto .

El cambio de formato de la 4T a una hora, fue revertido de nuevo en la 5T a media hora y esa nueva adaptación de Rod Serling para volver a producir 36 episodios en lugar de 18 episodios, le acabó por quemar completamente.

Cuando la CBS decidió volver a cancelar la serie al final de la 5T, ni luchó por conservarla, aceptando la decisión e incluso cometiendo la pésima decisión mercantil de venderle todos sus derechos a la CBS, desligándose completamente de todo beneficio posterior que a día de hoy le hubieran revertido  a sus herederos millones de dólares solo por las  innumerables repeticiones  de la serie.

La carrera posterior de Serling vino marcada por la creación de un western fallido ‘The Loner’ pero sobre todo por la creación de su segunda gran serie ‘Night Gallery’ otra colección de relatos donde Serling hacía de cuidador de un museo donde tenía todo tipo de artefactos que inspiraban las historias.

Por desgracia su carrera se vio truncada de forma inesperada en 1975 a los 50 años, cuando murió tras una serie de ataques al corazón provocados por los cuatro paquetes diarios que fumaba desde su adolescencia

Los remakes :
Las reposiciones de la serie original siguieron manteniendo viva la llama de la serie durante las dos décadas siguientes pero la cadena CBS se negaba a hacer un remake o un revival de la misma a pesar de que las propuestas venían de gente como Francis Ford Coppola o Steven Spielberg, temerosa de que se reprodujeran los problemas iniciales de escasas audiencias.

La percepción de la cadena cambió con el moderado éxito de la película homenaje a la serie que hizo Steven Spielberg en 1983 con el título de ‘La Dimensión Desconocida’ donde recreaba algunos de los mejores episodios de la serie original.

Ese éxito y el de otras películas  como ‘Poltergeist’ que tenían argumentos  inspirados en  algunos de los capítulos originales hicieron que la CBS diera luz verde a un remake de su serie controlada desde la propia cadena que iba contratando a los escritores y guionistas de forma independiente.

1985El formato era diferente ya que los episodios tenían una duración de una hora que incluía dos o tres relatos cortos independientes y en la actualidad es recordada por haber sido una brutal cantera de escritores del género fantástico como George RR Martin ( Juego de Tronos), Rockne S O’Bannon (Farscape) o J.M Straszynsky ( Babylon 5, Sense 8) que escribieron muchas cápsulas de la serie, junto a gente consagrada como Steven Bochco ( Hill Street Blues) o el propio Richard Matheson.

En la dirección no se quedaron atrás con el gran maestro Wes Craven dirigiendo el primer episodio seguido por ilustres como Joe Dante, pero en cambio decidieron prescindir de la imagen del narrador dejando únicamente una voz en off para presentar y cerrar el episodio que fue Charles Aidman en sus dos primeras temporadas, mientras que en la tercera tras cancelarla la CBS, decidió pasarla al método de sindicación para su tercera y última entrega, con Robin Ward como voz en off

A continuación pueden recordar el trailer de este primer remake.

Trece años después en 2002, la minúscula cadena UPN, desesperada por ganar audiencias en determinados nichos de público joven, decidió que hacer un segundo remake de ‘La Dimensión Desconocida’ era una buena idea con Forest Whittaker retomando el papel de Rod Serling, como anfitrión de la serie, para emitirla en un formato de una hora que incluían dos episodios independientes.

forest-whittakerLa escasez presupuestaria y de ideas fue insalvable hasta para la presencia imponente de Forest Whittaker, por lo que la emisión fue masacrada por la crítica, con el agravante que ni sirvió como cantera de escritores y actores como en el caso precedente.

La curiosidad principal viene de la nueva cabecera con la música compuesta por el líder del grupo Korn, Jonathan Davies que pueden conocer a continuación.

Por último mencionar sin opinar sobre el estreno reciente del tercer remake de la serie con el gran Jordan Peele como anfitrión que tuvo una enorme repercusión con esta promoción tan original que emitieron nada más y nada menos que durante la Superbowl de este año.

the-twilight-zone-2019

Epílogo:

Rod Serling es indudablemente uno de los nombres más importantes de la historia de la televisión estadounidense y que es venerado como una de sus principales influencias por muchos de los creadores más idolatrados de la televisión actual. Todos ellos crecieron viendo esos relatos en algunas de las innumerables repeticiones que han hecho de la serie un clásico entre los clásicos, al que le hemos querido rendir nuestro más sincero homenaje, aprovechando esa nueva versión recién estrenada

Si desean exponer sus opiniones y comentarios, lo pueden hacer aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino