Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Sex Education : terapeuta sexual juvenil a la fuerza

De entre todas las montañas de estrenos del gigante Netflix, el cálculo de probabilidades hace que de vez en cuando acierten con alguna propuesta no tanto porque sea una obra maestra, sino porque sobresale un poco entre todo su marasmo de series al encontrar algún punto interesante que explorar como ha sucedido con el caso de ‘Sex Education’, que nos muestra las peripecias iniciáticas sexuales de un grupo de adolescentes británicos.

El planteamiento es bastante inteligente al buscar ocupar ese nicho de mercado preadulto para que cada espectador se pueda identificar con los diferentes personajes juveniles que vemos desfilar por la pantalla, con el añadido de la presencia de la gran Gillian Anderson en el papel de la madre del protagonista, que se come la pantalla como siempre que sale en cualquier sitio.

Por todas estas razones nada mejor que analizar la 1T de ‘Sex Education’ con sus claroscuros a la espera del estreno de su 2T, que está despertando una gran expectación entre los numerosos seguidores enfervorizados que ha tenido su notable primera entrega, a pesar de perder algo de fuelle con el paso de los episodios.

Ficha: Sex Education 8 + . 45 m Ene 2019   Cadena:  Netflix (USA)- Netflix (E)

generalSinopsis:

Otis Milburn es un adolescente que vive completamente obsesionado por su ausencia absoluta de relaciones sexuales, a lo que no ayuda precisamente la profesión de su madre, una terapeuta sexual, con la consulta en su casa y que no duda en sobreanalizar cualquier comportamiento o demanda sexual de su hijo.

Otis es un chaval muy inteligente y responsable pero incapaz de afrontar su angustia sexual hasta que conoce a Maeve, la aparente chica mala de la escuela, con la que hace buenas migas. Visto el conocimiento teórico que Otis tiene de todos los temas sexuales gracias a la profesión de su madre, Maeve le propone abrir una consulta clandestina de terapia sexual juvenil en unos lavabos abandonados de la escuela por la presencia de asbestos.

Pronto empiezan a tener sus primeros clientes entre los compañeros de instituto que contactan a través de Maeve, para hacer participe a Otis de sus problemas, filias y fobias sexuales en busca de consejo experimentado de alguien como ellos.

El inicio: Laurie Nunn es una joven guionista, hija de Trevor Nunn, probablemente el mejor director teatral británico, que desde su juventud intentaba seguir los pasos artísticos de su ilustre progenitor pero desde el terreno de la escritura en lugar del de la dirección.

Con el escaso bagaje de tres cortos, recibió una oferta para desarrollar un proyecto que quería desarrollar  una modesta productora británica Eleven Show.

Los jefes de esa productora habían un visto un documental en el Channel 4 británico titulado ‘The Joy of Teen Sex’ sobre adolescentes que explicaban su vida sexual a terapeutas sexuales y de ellos surgió la pregunta que generó la serie ‘ ¿ Y si hubiera un terapeuta sexual juvenil en el campus de la escuela?.

laurie-nunnEsa premisa la recogió Laurie Nunn para crear todos los personajes y dejar volar su imaginación inspirada por su gran admiración por las series juveniles, pero intentando hacer algo completamente diferente, respetando la coralidad  de este tipo de series.

La propuesta fue presentada a diversos canales británicos pero al final Netflix fue la más interesada al ser un nicho de mercado que alimenta continuamente con todo tipo de series juveniles de instituto en especial en sus originales europeos como ha sido el caso de ‘Elite’, ‘Baby’ o Quicksand’ .

Su estreno a principios de este año vino precedido del siguiente trailer que despertó bastante expectación entre las redes sociales que suelen ser las que más se entusiasman con este tipo de propuestas.

La trama:

‘Sex Education’ empieza planteando de una manera muy convincente la paradoja de tener una madre, Jean Milburn,  terapeuta sexual, pero que es incapaz de comunicarse eficazmente con un hijo Otis para ayudarle en sus problemas sexuales  hasta que por casualidades de la vida acaba convirtiéndose en un terapeuta sexual juvenil.

El contraste entre ambas personalidades suele ser el habitual  en este tipo de series, con el hijo responsable y centrado mientras que la madre es bastante más libertina y viva la virgen en todos los sentidos de la vida, especialmente en el aspecto sexual donde prefiere las relaciones fugaces y por puro placer sexual a compromisos más serios tras su matrimonio fallido de donde nació Otis.

Esa angustia vital generada especialmente por su madre, obliga a Otis a buscar refugio en su propio entorno social, pero solo tiene el apoyo condicional de su mejor amigo Eric, un gay proveniente de una religiosa familia africana, convirtiéndose ambos en una especie de apestados del instituto, en las antípodas de los grupos populares que dominan la dinámica escolar en pasillos y comedores, como el de la foto inferior.

pijos

Su asociación con Maeve es el paso que necesita para sacudirse todos sus complejos maternos de encima y mediante la ayuda sexual a sus compañeros se autoayuda a si mismo, en especial en temas de relación y comunicación, porque el apartado físico-sexual le sigue costando una barbaridad.

Gracias a esa consulta sexual vamos conociendo a toda la constelación escolar al servir como el lugar perfecto para que todos ellos en un momento u otro acudan al consultorio y se confiesen con el ‘experto’ Otis sobre sus problemas o inseguridades sexuales y por otro lado como liberación de sus secretos más íntimos que no se veían capaces de compartir con nadie.

En paralelo a los casos sexuales semanales, vamos conociendo la evolución entre la dinámica personal de los tres protagonistas, incluyendo una posible tensión sexual entre Maeve y Otis que empieza con escenas como la siguiente en clase de sexualidad, donde se hace patente la diferencia de experiencia de ambos.

Tras el excelente inicio con una gran presentación de los personajes, ‘Sex Education’ se empieza a aposentar en el problema sexual de la semana que presentan en la primera escena del episodio y que tiende a ser el hilo conductor del mismo, mientras que las tramas secundarias suelen ser hilos de continuidad para desarrollar los personajes.

Un ejemplo del consultorio lo tienen en el siguiente video, donde Adam, el hijo del director de la escuela y matón de via estrecha,  necesita consejo sobre un grave problema que aqueja a su miembro viril y el exceso de Viagra.

‘Sex Education’ tiene un inicio excelente con una gran presentación de los cuatro protagonistas, los tres asociados de la clínica y sobre todo el personaje de la madre, donde Gillian Anderson está realmente esplendida en el inicio de la serie como pueden ver en el siguiente video recopilatorio de sus mejores frases.

El problema es que a partir del tercer episodio, el algoritmo de Netflix ha influido demasiado en el diseño de las tramas, al obligarles a centrarse más en los chavales del instituto, que en la interacción madre-hijo que era lo mejor de la serie y de lejos.

De esta forma empiezan a aparecer tramas juveniles con personajes secundarios mucho más insulsos y carentes de interés que el trío principal, como si hicieran un repaso a todos los comportamientos y orientaciones sexuales, para dedicarles un pequeño espacio en la consulta sin profundizar apenas en esas problemáticas, más allá de tachar en la casilla de visto/ no visto.

En mi caso ‘Sex Education’ fue perdiendo fuelle a medida que iban pasando los episodios y se convertía en otra serie de instituto más, con historias vistas muchas veces,  pasadas por el tamiz sanitario de Netflix, empezando por esa ubicación aséptica con una escuela que parece mas estadounidense que británica, buscando contentar al máximo público posible pero perdiendo sus propias esencias locales, aunque manteniendo el acento como muestran en el siguiente video.

No deja de ser una lastima que una serie que empieza con una premisa arriesgada y atrayente que busca llamar la atención, acabe acomodándose tan rápidamente, perdiendo todo rasgo diferenciador, empezando por la perdida de presencia del gran personaje de Gillian Anderson, que se va alejando cada vez más del centro de la acción, derivando hacia territorio MILF, una etiqueta que no se merece vista su presentación.

Esa descomposición narrativa se salva por algunos momentos de mayor tensión que es cuando la serie recupera su pulso, como es el caso del episodio dedicado a Eric y sus problemas en un viaje al salir de su circulo de conocidos donde todos respetan su homosexualidad y darse un puñetazo en la cara con la homofobia existente fuera de su zona de confort.

A pesar de ese cierto desinflamiento a medida que pasaban los episodios, ‘Sex Education’ me ha parecido una propuesta muy interesante con un buen trabajo de los tres protagonistas juveniles convertidos en auténticas celebridades y que en el siguiente video comparten sus pensamientos sobre el sexo con sus seguidores.

Los actores: Gillian Anderson es una de las actrices que ha construido su carrera de la forma más inteligente que conozco, siempre progresando y evolucionando en la elección de sus personajes, hasta convertirse en una de las mejores actrices del medio.

Fue descubierta por el empecinamiento de Chris Carter que la eligió por encima de la opinión de la cadena que quería a alguien más famoso, para dar vida al agente Scully en ‘Expediente X’. Su carrera ha ido saltando entre Gran Bretaña, donde había pasado buena parte de su infancia y adolescencia y EEUU, alternando cine, teatro y televisión, con una enorme facilidad para adoptar el acento necesario a ambos lados del Océano.

gillian-andersonHemos podido disfrutar de su gran hacer en series británicas como ‘Bleak House’ o ‘La Caza’ o en joyas estadounidenses como ‘Hannibal’. En ‘Sex Education’ está estupenda como la asfixiante, a su manera, madre terapeuta del joven protagonista Otis y su ausencia en las tramas de determinados episodios se notan y mucho en la valoración global de la serie, porque su presencia me sabe a poco.

Por suerte los tres jóvenes actores elegidos para los tres papeles principales han sido un gran acierto sobre todo por elegir a Asa Butterfield  ( centro) que a pesar de tener escasamente veintidos años, ya tiene un currículum cinematográfico que muchos no tienen en toda su vida.

trio-chvales

Asa empezó su carrera con ocho años y ha tenido papeles protagonistas en películas como ‘Hugo’ de Martin Scorsese o ‘El Juego de Ender’ . En ‘Sex Education’ nos demuestra que es un gran actor capaz de mostrar todas las contradicciones que sufre por su nula experiencia sexual pero que no duda a aconsejar acertádamente a sus compañeros.

A su lado cumplen muy bien dos absolutos debutantes como la encantadora Emma Mackey en el papel de la chica mala de la escuela Maeve y el actor de origen ruandés Ncuti Gatwa como el alocado amigo gay de Otis. Ambos están muy seguros al lado del joven veterano Butterfield que ha sido su verdadero mentor durante la fase de aprendizaje que ha sido ese primer rodaje profesional para los dos.

Epílogo : A diferencia de otras series juveniles de la factoría Netflix, su planteamiento de personajes tiene un cierto recorrido, para una o dos temporadas más ( en algún momento tendrán que ir a la Universidad o empezar a trabajar) por lo que no me ha extrañado su renovación por una 2T que ya se encuentra en fase de rodaje en el bonito valle galés de Wye que es donde ha sido rodada la serie.

Para finalizar les dejo con una selección de tomas falsas que siempre nos permiten cerrar los artículos con una cierta alegría, a la espera de su 2T

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino