Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

All in the family : la mítica comedia de los años setenta que abrió nuevos caminos narrativos.

La emisión reciente de un especial en directo, con un elenco lleno de estrellas, como homenaje a las dos míticas comedías de Norman Lear, ‘All in The Family’ y ‘Los Jefferson’,  nos brinda una magnífica oportunidad para recordar en dos semanas consecutivas esas dos obras maestras de la comedía televisiva que abrieron muchas puertas en lo referente a los temas que podían abordar las comedías, llegando hasta donde nadie se había atrevido y que las nuevas generaciones han podido conocer gracias a ese especial que ha arrasado en las audiencias.

En esta primera entrega nos ocuparemos exclusivamente de recordar la serie original ‘All in The Family’ la primera comedía que estuvo cinco años consecutivos liderando las audiencias, hizo que todos sus actores principales ganaran un Emmy a la mejor interpretación y batió todos los recuerdos de influencia televisiva, al generar nada menos que siete secuelas, entre las que se encuentra ‘The Jeffersons’ que serán comentadas dentro de siete días.

Su factor diferencial era tener un protagonista, Archie Bunker, que era un auténtico carcamal, racista, homófobo, conservador y machista. Todas esas ‘cualidades’ eran utilizadas por su creador el progresista Norman Lear, para mostrarlo como un personaje que es absolutamente incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos sociales y rechaza de entrada cualquier cambio o a cualquier persona que no piense como él, con una gran habilidad para tratar candentes generando risas que solo un genio como Norman Lear puede conseguir.

La pena es que es una serie absolutamente desconocida en nuestro país, porque la censura tardofranquista impidió su emisión para no dar ideas aparentemente subversivas a la población y solo se pudo ver alguna temporada suelta mucho años más tarde y a horas intempestivas que no han hecho justicia a una serie de la que pueden considerar este artículo como una especie de desagravio personal hacia esa obra maestra televisiva.

general

Ficha: All In The Family ( Todo en Familia) 205 episodios.   Ene 1971- Abr 1979 Cadena: CBS (USA)-Netflix (E)

Sinopsis:  Archie Bunker es un obrero de clase baja que trabaja como capataz en el muelle de descarga de una empresa de ferretería. Felizmente casado con Edith su dulce esposa, tiene una hija Gloria, que vive en su casa de Queens con su marido Mike un progresista contracultural proveniente de la cultura hippy de los años sesenta, con unas opiniones opuestas a las del ultraconservador Archie, lo que les lleva a continuas discusiones sobre todo tipo de temas sociales, políticos y personales

El inicio: Norman Lear había empezado su carrera escribiendo comedias en los años cincuenta, creando su primera serie a final de esa década, un western llamado ‘The Deputy’ y protagonizado nada más y nada menos que por Henry Fonda.

Sus inquietudes progresistas le llevaron a intentar crear una comedía sobre una familia de clase baja y su inspiración fue una comedia británica ‘Till Death Do us Apart’ ( Hasta que la muerte nos separe) protagonizada por un obrero reaccionario y ultraconservador del East End londinense que discute con todo el mundo pero en especial con su yerno del ala izquierda de los laboristas.

til-death-do-us-apartLear compró los derechos para hacer una adaptación estadounidense y diseñó el personaje de Archie Bunker basado en parte en Alf Garnett, el protagonista garrulo de la serie británica y en parte en su propio padre con el que mantenía grandes discusiones por su visión reaccionaría de la vida.

No le fue fácil ni sencillo vender el concepto de la serie a Norman Lear, por la antipatía que podía generar en las audiencias semejante protagonista, aunque ese era precisamente el objetivo de Lear, para mostrar las enormes contradicciones de ese tipo de personajes que abundan hasta en la actualidad.

learTras dos pilotos que fueron rechazados que incluyeron cambios de actores y actrices e incluso un cambio de cadena de la ABC a la CBS, finalmente consiguió la luz verde para estrenar su serie a mitad de la temporada 71-72 en pleno mes de Enero, venciendo el pánico que tenían las emisoras a una serie protagonizada por un cascarrabias deslenguado y que rajaba continuamente contra todo el mundo.

Su corta primera temporada de apenas trece episodios empezó a llamar la atención sobre esa comedia diferente a todo el edulcoramiento familiar que dominaba por completo la parrilla televisiva, pero su despegue se produjo en las reposiciones veraniegas de esa primera temporada, que fue cuando mucha gente la descubrió, lo que propició que en su estreno de la segunda temporada se encaramara al numero uno de las audiencias donde se quedó de forma inamovible durante cinco años.

Su cabecera era de lo más curioso puesto que era la canción ‘Those were the Days’ , que podemos traducir por ¡Qué Días Aquellos!, haciendo referencia a esa nostalgia del pasado del protagonista. La canción era cantada en directo en cada grabación por los dos protagonistas Carroll O’ Connor y Jean Stapleton, que siempre desafinaba todo lo que podía y más, como pueden comprobar en el siguiente video.

La carrera de Lear tras finalizar sus series televisivas a mediados de los ochenta se dirigió hacia el terreno de la producción cinematográfica, junto a Rob Reiner uno de sus actores, con la creación de su propio estudio que produjo películas tan grandes como ‘La Princesa Prometida’ , ‘Stand by me’ o ‘ Tomates Verdes Fritos’.

Tras algunos intentos infructuosos de volver a la televisión en los noventa, pasó a un segundo plano para hacer apariciones de vez en cuando como el gran productor que había sido, enfocando sus pasos al activismo político, una de sus grandes pasiones, hasta que en la actualidad ha vuelto con su remodelación de ‘Día a Día’, la mejor comedia de Netflix de la que les hablé en su momento.

La trama: ‘All in The Family’ se puede resumir perfectamente como ‘Archie contra el Mundo’ ya que su protagonista Archie Bunker se quejaba de todo y contra todos, incapaz de asumir que las cosas y la sociedad deben progresar mientras que él sigue anclado en la nostalgia de un pasado que nunca volverá, sin realizar el mínimo esfuerzo para adaptarse.

Todo se debe hacer a su manera y como él quiere, con la colaboración pasiva de su mujer Edith, una mujer ingenua y de gran corazón, pero que vive completamente a la sombra de su marido, preocupada únicamente en ser una buena ama de casa y madre de su hija, aunque a veces se tenga que tapar la cara de vergüenza o deba hacer de mediadora por las continuas barbaridades que suelta Archie en todo momento.

Su principal objetivo para pelearse y discutir es su yerno Mike, de ascendencia polaca y de ideas progresistas que se enzarza en continuas peleas dialécticas con su padre político desde la primera escena en que coinciden.

Sus ideas fijas e inamovibles le hacían saltar a la más mínima como por ejemplo cuando ve que Mike se ha comprado un bolso para llevar sus cosas y empieza a soltarle toda una sarta de chistes e improperios homófobos, que ahora habrían sido directamente prohibidos, a pesar de que el objetivo de Norman Lear era ridiculizar al personaje como un retrogrado de mucho cuidado.

Archie Bunker no dejaba grupo étnico sin ofender con los negros como su principal diana, en especial con su vecino George Jefferson ( que posteriormente daría lugar al remake del que les hablaremos el próximo viernes) un negro más rico, educado y soberbio que Archie, pero que también era un racista inverso, como pueden comprobar en su reacción al asistir a una boda y comprobar que su familiar negra se casaba con un blanco ante el estupor del propio Archie.

Como no podía ser de otra manera, los judíos también eran objeto de las diatribas del protagonista como pueden ver en el siguiente video.

Su matrimonio funcionaba a la perfección aunque su machismo recalcitrante a nuestros ojos actuales puede hacer levantar muchas cejas, pero el amor incondicional que se profesaba mutuamente con su mujer estaba por encima de todo. Como muestra una escena como la siguiente donde Edith le suelta una gran perorata en su tono agudo de voz, ante la que un abrumado Archie, desesperado para no oír más esa voz de pito, empieza a gestualizar de forma muy acusada como pueden comprobar.

Los mejores momentos de la serie era cuando recibía lecciones de gente a la que menosprecia por no ser como el se piensa, como en el siguiente momento en el que tras ingresar en el hospital se entera que va a ser tratado por una doctora negra, a la que primero ha confundido con una limpiadora de suelos.

La serie fue innovadora hasta en el aspecto técnico puesto que fue la primera comedia multicámara rodada con público en directo y sin bandas de risas pregrabadas, utilizando únicamente las risas espontaneas que la grabación generaba entre el público asistente por imposición directa del propio Norman Lear, como una especie de homenaje a las primeras ediciones en directo de la televisión.

En ese sentido, la escena más icónica de la serie se produjo en la tercera temporada con una aparición estelar de Sammy Davis, Jr que se interpretaba a si mismo y coincide con Archie cuando éste le hace de taxista en uno de sus pluriempleos y se olvida de una cartera en su vehículo.

Tras remover cielo y tierra, Archie consigue recuperarla y en el momento de devolvérsela a su legítimo propietario se produce una escena legendaria que en la grabación en directo de la serie, provocó una reacción espontanea del público asistente que batió el récord de duración de carcajadas con varios minutos descojonándose de lo que habían acabado de ver.

Lógicamente en el montaje final se cortó mucho de ese tiempo pero el memorable beso que Sammy Davis Jr, le estampa a Carroll O’Connor ha pasado a los anales de las mejores escenas televisivas.

El inmovilismo de Archie Bunker no solo era contra las personas que no eran como el, sino ante cualquier manifestación que escapara a su corto intelecto, como en el caso del siguiente vídeo en el que su hija le intenta explicar una pieza de arte abstracto con connotaciones técnicas con una reacción de lo más delirante por su ignorancia completa sobre el tema.

Norman Lear ha declarado en numerosas ocasiones que su intención con el personaje de Archie Bunker era ridiculizar a esas personas con ideas fijas ultraconservadoras y que eran incapaces de adaptarse al progreso y a los nuevos tiempos ( y estamos hablando de los años setenta) con el trasfondo de la lucha generacional entre los que hicieron la II Guerra Mundial y los baby boomers,

De esa forma Lear quería utilizar a Archie para denunciar todo tipo de situaciones sociales al ponerlas en boca de semejante mastuerzo para provocar el efecto contrario de rechazo al escuchar todas esas quejas continuas, que decía más por ignorancia que por convicción, porque cuando se le argumentaban las cosas era capaz de entenderlas más o menos.

El problema fue que muchas personas lo entendieron todo al revés y en lugar de odiar a semejante tarugo, mucha gente de la América Profunda lo acogió como su personaje preferido porque decía lo que ellos pensaban pero nunca se atrevían a decir en público, por lo que por diferentes razones tanto los progresistas como los conservadores les encantaba escuchar a Archie Bunker, para hacer sus propias interpretaciones de sus barbaridades.

Ya he comentado en el prólogo que la censura tardofranquista vetó a una serie que ridiculizaba muchos de los valores de la patria de por aquel entonces, por lo que solo se estrenó de tapadillo y muchos años más tarde y apenas una o dos temporadas.

Conocí la serie en una larga estancia laboral en un país extranjero, donde por la tarde-noche más o menos a la hora que llegaba de trabajar, la emitían de forma diaria como reposición a mediados de los años ochenta y lo cierto es que me enganchó de tal manera que se convirtió en una cita ineludible de cada día, llegando a comprarme un vídeo de segunda mano para los días que no podía estar.

Las discusiones entre dos grandes actores como Rob Reiner y Carroll O’Connor eran una verdadera maravilla tanto por los diálogos como por su vehemencia al defender sus posiciones contrapuestas que podían abarcar cualquier tema social o político, donde como en todo buen debate nos mostraban ambos ángulos de la situación pero siempre acabando de forma hilarante o diferente, con el lema de instruir deleitando perfectamente encajado en las historias.

Su legado sigue vivo en la actualidad como podrán comprobar al final del artículo y en el de la próxima semana, porque siete secuelas se dice rápido y encima consiguieron que cinco de las diez series con mejores audiencias de 1974 fueran cinco comedias de Norman Lear, copando por completo esa codiciada posición para los anunciantes.

Los actores: El neoyorquino de ascendencia irlandesa Carroll O’Connor fue profesor de inglés y marinero antes de empezar a trabajar como actor secundario en muchas series y películas casi siempre en personajes de villano o de colega prescindible  del protagonista.

A finales de los años sesenta estaba viviendo en Italia cuando recibió la llamada de Norman Lear para ofrecerle este personaje tras haber sido rechazado por celebridades como Jackie Gleason o Mickey Rooney. Tras dudarlo bastante al encontrarse Archie en las antípodas de sus valores progresistas decidió aceptar el reto, para intentar humanizar a Archie Bunker, a pesar de sus ideas retrogradas.

carroll-oconnorSu interpretación era fabulosa porque conseguía lo que parecía imposible a priori, darle un cariz humano a un reaccionario convencido en todos sus pensamientos y actos, lo que le convirtió en un ídolo para toda América, refrendado por cuatro Emmys al mejor actor y otras cuatro nominaciones. Una característica como actor era su capacidad para inventarse ‘palabros’ propios que acabaron siendo recopilados como ‘bunkerismos’ todo ello gracias a su gran dominio de la lengua inglesa desde sus tiempos de profesor.

Tras protagonizar la secuela ‘Archie Bunker’s Place’ O’Connor consiguió otro gran éxito como el sheriff de un condado de Mississipi en la serie ‘En el Calor de la Noche’ un thriller basado en la película del mismo título que estuvo siete temporadas en antena, añadiendo un Emmy al mejor actor dramático a su larga cosecha, siendo su último gran papel hasta su muerte en 2001 a los setenta y un años por un ataque al corazón.

Jean Stapleton era una experimentada actriz teatral de Broadway con una gran capacidad para realizar todo tipo de voces en escena, que iba compaginando con papeles secundarios en cine y televisión, hasta que le dieron el papel de Edith Bunker que le cambió la vida por completo.

De hecho consiguió el papel porque en la audición le dio a su personaje un tono de voz agudo y chirriante, muy alejado del suyo propio que se convirtió en la principal seña de identidad de una mujer devota de su familia y que soportaba todo lo que soltaba Archie Bunker con un total estoicismo, aunque al final acababa consiguiendo las cosas a su manera, a pesar de vivir casi en un universo paralelo, ensimismada en sus cosas y sus quehaceres cotidianos.

jean-stapletonStapleton decidió abandonar la serie al finalizar su contrato tras la 8T, cansada de interpretar siempre a esa Edith, que le reportó  tres Emmys a la mejor actriz, porque deseaba volver al teatro que era lo que le gustaba y actuar con su propia voz, donde siguió trabajando hasta una avanzada edad.

A pesar de su enorme popularidad siempre mantuvo un perfil muy bajo tras la serie, negándose a aparecer en todos los sitios donde lo que querían era que hablara como Edith Bunker, porque consideraba que era algo pasado en su vida y no necesitaba recordarlo continuamente. Murió en 2013 a los noventa años de edad.

La carrera de Rob Reiner era casi inexistente hasta que fue elegido tras varios cambios de actores para el personaje de Mike Stivic el activista liberal y contracultural que se convirtió en el yerno de Archie, tras casarse con su hija Gloria. Sus discusiones con Carroll O´Connor eran legendarias al defender ambos de forma muy vehemente sus posiciones políticas.

Solo un gran actor como Reiner podía aguantarle la cara a las diatribas que soltaba O’Connor sin inmutarse y replicándole con acierto, con dos Emmys en su poder por este personaje, al que todos conocían como ‘Meathead’  o ‘Cabeza de Carne’ el apodo con el que le despreciaba Archie.

Este personaje le permitió empezar una carrera como director de cine que tiene algunas películas legendarias y que son verdaderos iconos de una generación como ‘This is Spinal Tap’ , ‘Algunos Hombres Buenos’, ‘Misery’, ‘Cuando Harry encontró a Sally’ y sobre todo las dos que le produjo su mentor Norman Lear ‘Stand by Me’ y ‘ La Princesa Prometida’.

Este siglo ha seguido haciendo películas pero el éxito le ha sido más elusivo, pero en su caso poca cosa más tiene que demostrar con ese curriculum y siempre es un placer verle en cualquier cosa como actor ( en un personaje recurrente de ‘New Girl’ ) o como director ( LBJ)

reiner-struthersSally Struthers también llegó de rebote al personaje de ‘Gloria’ tras haber sido despedida de un programa de variedades donde era la bailarina principal y haber sido despedidas las actrices de los dos pilotos.

Muy pronto se aposentó en el papel menos importante de los cuatro protagonistas al estar casi siempre a expensas de las acciones de sus padres y de su marido, al que apoyaba en sus visiones liberales y en sus continuos enfrentamientos con su padre que le valieron también dos Emmys a la mejor secundaria de comedia.

Tras marcharse en la 8T, fue apareciendo en algunas secuelas de la serie, incluyendo la suya propia ‘Gloria’ y empezó a protagonizar innumerables películas televisivas de sobremesa que compaginaba con voces en series como ‘Dinosaurios’ o apariciones teatrales.

Las nuevas generaciones la reconocerán probablemente por su papel recurrente de Babette, la vecina entrometida de Stars Hollow, durante todo el recorrido de ‘Las Chicas Gilmore’ donde demostraba su buen hacer que sigue manteniendo en la actualidad.

Final : La enorme popularidad de la serie no se correspondía con los salarios que cobraban sus actores, por lo que empezaron a tener bastantes disputas salariales empezando por una huelga de Carroll O’Connor al principio de la 5T, donde dejó de aparecer en varios episodios.

Sally Struthers decidió abandonar la serie al final de la 8T al finalizar su contrato, lo que obligó a Rob Reiner a dejar la serie también siguiendo a su esposa en la ficción,

Como los dos protagonistas tenían contrato para un año más decidieron continuar con la serie. por lo que la hija y el yerno fueron reemplazados por una niña de nueve años, Stephanie (Danielle Brisebois)  familiar de Edith que había  acabado siendo acogida en su casa, en un cambio que nunca acabó de funcionar. Además tenían  el aviso de Jean Stapleton de que sería su última temporada pasara lo que pasara, pero lo único inamovible era su canción inicial de la que pueden ver su versión de la 9T.

El final de la serie original no tuvo ningún momento especial y no se esforzaron demasiado en hacer algo drástico, porque iban a continuar con el personaje de Archie Bunker por otros medios que les explicaremos pormenorizadamente la semana que viene.

Ya hemos comentado en el prologo que la reposición en directo con grandes estrellas de los dos clásicos ha sido todo un bombazo televisivo por el sabor nostálgico con que ha sido tratada, dirigida por el gran genio de la comedia multicámara que es James Burrows y producida por Norman Lear que a sus noventa y seis años sigue al pie del cañón y de forma activa.

Para cerrar este primer artículo, nada mejor que ver la versión de la canción inicial que hicieron Woody Harrelson y Marisa Tomei como Archie y Edith Bunker, con Tomei desafinando con la misma gracia que la original Jean Stapleton.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino