The Gulf ( Nueva Zelanda) : tramas muy sórdidas en lugares muy luminosos | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

The Gulf ( Nueva Zelanda) : tramas muy sórdidas en lugares muy luminosos

La influencia del ‘nordic noir’ se está extendiendo por todo el planeta llegando a los lugares más recónditos del hemisferio sur, en lo que he bautizado eufemísticamente como ‘surdic noir’. Un buen ejemplo es ‘The Gulf’ una producción neozelandesa que intenta replicar los codigos de las mejores series escandinavas, bajo la base del ‘crimen con vistas’ pero con un resultado que deja bastante que desear.

El concepto de ubicar un thriller intenso en la preciosa isla de Waiheke en el golfo de Auckland de la isla norte de Nueva Zelanda, era una magnifica idea a priori, pero no basta con tener unos maravillosos paisajes de fondo, si la historia es demasiado sórdida y deprimente en todos los aspectos, incluyendo la atormentada interpretación de su protagonista que acaba haciéndose muy cargante con el paso de los episodios, como les vamos a analizar en el presente artículo.

Ficha: The Gulf 6 ep 45 min .  Ago 2019- Idioma: Ingles Cadena: Three (NZ)

La trama : Jess Savage es una inspectora de policia de Auckland que se está recuperando de un grave accidente de coche, en el que murió su pareja y del que tiene como secuela una importante amnesia parcial sobre lo sucedido en las horas previas al accidente.

Cuando recibe el alta, su primer trabajo es investigar la reaparición de un chico en una remota carretera de la isla de Waiheke que llevaba cinco años desaparecido y que ha sido encontrado desnudo y completamente desorientado. Su jefe le asigna un nuevo compañero, el introvertido Justin Harding, para que busquen al responsable de haber mantenido al niño encerrado durante tantos años, empezando por reinvestigar el lugar donde fue visto por última vez, como establecen en la promoción de la serie.

‘The Gulf’ establece desde su primera escena su voluntad de mostrar una historia impactante con dos protagonistas atormentados por hechos de de su pasado que han olvidado o suprimido de su memoria que van a conformar el hilo de continuidad de la miniserie.

Su estructura es dividir la temporada en tres casos independientes que corresponden a tres graves delitos que duran dos episodios cada uno, que se van solapando con los misterios personales de los dos detectives, en especial con el accidente de Jess Savage que vemos en la primera escena de la serie y su relación con su pareja muerta y su hija adolescente.

Su conocimiento de la cerrada comunidad de la isla de Waiheke permite a Jess Savage ir esclareciendo cada caso, a la vez que avanza en su propio enigma personal,  siguiendo el manual del ‘nordic noir’ al pie de la letra,  pero sin aportar ningún elemento diferencial a lo que hemos visto en múltiples ocasiones.

El principal problema es el tono excesivamente sombrío de todos los personajes de la historia, todos ellos agobiados y atormentados por todo tipo de traumas personales, que podrían ser tolerados por separado, pero acumulados da una sensación de pesadez que cada vez es más evidente a medida que pasan los episodios y los ven vagando como alma en pena por la luminosa isla de Waiheke.

La actriz protagonista Kate Elliot, es el mejor ejemplo de esa enorme intensidad continua, que algunas personas correlacionan con una gran actuación, pero que necesitaría estar matizada con momentos algo mas ligeros para poder definir mejor al personaje, en lugar de optar por la unidimensionalidad de la tragedia griega y encima a un ritmo bastante cansino.

No deja de ser una lastima porque Elliot me demostró que era una gran actriz en un papel recurrente en la serie carcelaria australiana ‘Wentworth’, pero  aquí consigue que el personaje sea de lo más antipático tanto en su conducta como en sus reacciones, siendo incapaz de sonreir ni una sola vez durante los seis episodios de la serie.

Su compañero Ido Trent, tampoco está mucho más alegre, con el agravante de que su historia personal está mucho peor desarrollada y queda con muchos más cabos en el aire.

El mayor atractivo de la serie es conocer la preciosa isla de Waiheke, pero pasados los primeros episodios y la sorpresa de conocer ese lugar, dependerá de nuestra afición por los thrillers y el ‘nordic noir’ para seguir con la historia, aunque en mi caso que no soy sospechoso de lo contrario, me ha parecido un engrudo difícil de engullir con el paso de los episodios.

Para finalizar la reseña les dejo con el trailer largo de una serie que supongo que acabara llegando algún día por nuestros lares.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino