Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Continuum: Atrapada en el pasado para poder cambiar el futuro

Los viajes en el tiempo hacia épocas pretéritas para evitar o provocar cambios en el presente o en el futuro, son un tema bastante recurrente en muchas series de ciencia-ficción, por el gran juego que suelen dar las paradojas temporales o las lineas paralelas, como sucede en el caso de ‘Continuum’ una serie canadiense bastante apañadita y digna que va a ocupar nuestro espacio del recuerdo del viernes.

El viaje fortuito atrás en el tiempo de la protagonista es el desencadenante de toda una serie de acontecimientos donde se mezclan temas científicos y personales, en un formato híbrido inicial entre el procedimental semanal y la historia  serielizada que a medida que pasaban las temporadas iba complicándose cada vez más como les vamos a analizar a continuación.

Ficha: Continuum 42 episodios.   May 2012- Oct 2015  Cadena: Showcase (Can)- Sci-fi/ Syfy (E)

Sinopsis: Kiera Cameron es una agente de policía de los servicios de seguridad de Vancouver, que vive con su marido y con su hija en el año 2077 en una sociedad dominada por las grandes corporaciones que dominan la Unión Norteamericana con unos enormes controles digitales sobre toda la población.

En el marco de ese estado represivo, las autoridades han apresado y van a ejecutar a un grupo de rebeldes denominado Liber8. El día de la ejecución el grupo ha diseñado un plan de escape que consiste en provocar una brecha temporal para escapar al pasado e intentar corregir esa situación presente. En el momento en que provocan esa disfunción temporal, Kiera se ve accidentalmente atrapada en la misma y viaja con ellos al Vancouver del 2012, sin posibilidad de volver a su tiempo y reencontrarse con su familia.

Una vez recuperada del shock temporal, consigue unirse a la policía local  para ayudarles a luchar contra el grupo de rebeldes que está haciendo de las suyas en el pasado ya que solo ella conoce las formas de enfrentarse y luchar contra ellos, gracias a un traje especial que lleva, todo ello sin revelar a nadie que es una pasajera del tiempo.

En su odisea, tendrá el único apoyo de un joven genio Alec, que está desarrollando la tecnología de comunicaciones que utiliza su traje especial, con el que entra en contacto a poco de aterrizar en el pasado y con el que intentará encontrar la manera de volver a su tiempo.

El inicio: Simon Barry era un guionista cinematográfico canadiense que tuvo un cierto éxito al escribir la película ‘El Arte de la Guerra’ protagonizada por Wesley Snipes, a la que le siguió un largo periodo de muchos proyectos pero que nunca pasaban de esa fase.

En esa época concibió una historia que intentaba mezclar una mitología de ciencia-ficción (su genero preferido pero difícil de vender) con un procedimental policial ( mas predecible pero más vendible) y con el pretexto del viaje en el tiempo de la protagonista podía combinar ambos factores, con la ventaja que al rodar en la época actual, los costes de producción eran mucho menores que hacerlo en decorados futuristas.

Tras muchos intentos infructuosos durante varios años en las cadenas estadounidenses, la casualidad hizo que un día le llamara un buen amigo suyo el director Pat Williams, que había concertado una reunión con la cadena canadiense Showcase y no tenía nada que presentarles. Barry le pasó la idea que encantó a la cadena que le encargó el desarrollo del piloto a partir de su concepto inicial

Showcase insistió mucho en primar el aspecto de ciencia-ficción, lo que encajaba a la perfección con las intenciones de su creador Simon Barry y tras el piloto recibió el encargo de una 1T de 10 episodios que estrenaron en Mayo de 2012 precedida del siguiente trailer.

Las críticas fueron bastante favorables al reconocer el potencial de la serie y a nivel de audiencias funcionó bastante bien en sus primeras temporadas, creando un base de fieles y obsesionados seguidores que es lo más importante en este tipo de series.

La carrera de Simon Barry ha seguido dentro de ese genero, trabajando posteriormente en ‘Van Helsing’, para dar un giro de 180º y crear la serie de mafiosos canadienses ‘Bad Blood’ . Ahora ha creado para Netflix la adaptación del cómic ‘Warrior Nun’, donde ha  participado Tristán Ulloa y que se ha rodado en Ronda y Antequera.

La trama: ‘Continuum’ establece rápidamente la premisa en el episodio piloto, con ese viaje en el tiempo de todo el grupo de la resistencia y la ‘protectora’ que es el nombre con el que denominan a la policía, cincuenta y cinco años atrás.

Es importante tener en cuenta los años de ese intervalo puesto que los viajeros pueden conocer en su infancia o juventud a personas que eran ancianas en su linea temporal interrumpida o a ancestros suyos como sus padres o abuelos, lo que siempre es un buen argumento para montar historias.

‘Continuum’ se centra en el punto de vista de Kiera que debe enfrentarse a tres retos importantes en su pasado del 2012, el más importante es cómo volver a su tiempo, el segundo es ejercer y mantener oculta su tapadera de policía con poderes especiales en el departamento de policía y la tercera es mantener a raya a todo el grupo rebelde que empieza a realizar todo tipo de delitos en esa linea temporal que puede afectar y mucho al futuro.

Ese concepto y la historia de Kiera era la que se explicaba en la cabecera de las dos primeras temporadas de ‘Continuum’ .

En el grupo rebelde se produjeron rápidamente escisiones tras desaparecer su líder durante los primeros días de su llegada y la más importante desde el punto de vista de la continuidad fue la de un personaje llamado Kellog que vio la oportunidad de hacerse rico con su conocimiento de los datos del futuro y decidió abandonar a sus compañeros que solo estaban interesados en la vertiente política y revolucionaria de sus reivindicaciones.

Kellog se fue convirtiendo poco a poco en el antagonista más importante de ‘Continuum’ por su capacidad de enriquecerse y montar un conglomerado industrial a su servicio con el poder que eso le proporcionaba.

La 1T de ‘Continuum’ seguía bastante la estructura del procedimental semanal con Kiera y su compañero, el detective Carlos Fonnegra que investigaban algún caso criminal en el que muchas veces tenían algo que ver las tropelías del grupo de viajeros.

La historia recurrente era la utilización de Kiera de su traje especial con su tecnología del futuro para resolver los casos, evitando ser descubierta por su compañero o por sus jefes del departamento de policía, con la colaboración del joven genio desde su escondrijo oculto.

Como suele ser habitual en las series centradas en un secreto, fueron dosificando ese conocimiento por las personas del entorno de Kiera, en especial con su compañero de trabajo Carlos, que fue el primero en conocer que era una viajera en el tiempo, lo que permite utilizar ese nuevo dato unos cuantos episodios hasta que se convierte en otro protector del secreto.

El juego del gato y el ratón entre Kiera y los rebeldes es el motor principal de toda la serie y somos testigos de cambios de bando, traiciones, paradojas temporales, lineas temporales paralelas y todo lo que se nos pueda ocurrir en el tema de viajeros en el tiempo, bastante en la linea de otra serie canadiense del genero como ’12 Monos’ , con escenas espectaculares como la siguiente batalla entre ambos bandos.

El tinglado empezó a tambalearse en la tercera temporada cuando la confusión empezó a ser importante con la aparición de dobles de los personajes de lineas temporales diferentes pero que coincidían en el espacio-tiempo, lo que obligaba a tener un cuaderno al lado para ir anotando todas las anomalías que se iban produciendo, so pena de no entender casi nada de lo que pasaba, que era lo que me acabó sucediendo.

Los cambios y la complejidad de la historia se trasladaron a la cabecera que fue renovada, quitando la explicación inicial para en su lugar presentar al amplio reparto de una forma más convencional.

‘Continuum’ me pareció una gran serie en su primera temporada, cuando la premisa inicial funcionaba a la perfección con esa mezcla de sci-fi y procedimental y con el traje especial como comodín, gracias a la buena química entre los dos protagonistas.

La producción era bastante digna, sin tener que gastarse mucho dinero en decorados futuristas al suceder casi todo en el Vancouver actual, en una de las pocas ocasiones en que la ciudad del oeste canadiense no la hacían pasar por otra ciudad cualquiera del Norte de América, como los propios responsables explican en el siguiente vídeo sobre el rodaje de ‘Continuum’.

A medida que fueron complicando las historias con diferentes bucles, revelaciones de secretos y traiciones varias, mi interés se fue desvaneciendo porque no dejaban de ser unas artimañas para ir estirando la historia principal sin hacerla avanzar demasiado.

La aparición de dobles y demás recursos habituales en las series de viajeros temporales fue clave en mi perdida de interés en la serie, que iba mirando sin prestar demasiada atención, esperando que pasara algo importante en la resolución del misterio inicial, que no era otro que la vuelta de Kiera a su época. Ese algo no llegó hasta la última temporada que les comentaré en otro apartado más adelante.

Los actores: Rachel Nichols empezó su carrera como modelo en Nueva York, como primer paso para llegar a la interpretación, donde se inició con pequeños papeles en cine y televisión, hasta que le llegó su primera gran oportunidad al ser elegida en 2005 para la 5T de ‘Alias’ para prepararla como la posible sustituta de la hiperpopular Jennifer Garner que estaba embarazada. Nichols  tenia un personaje de joven becaria, similar al que tuvo Sydney Bristow en los inicios de la serie.

Por desgracia para ella, la serie fue cancelada al final de la 5T , pero le permitió dar el salto a protagonizar películas de presupuestos medianos que no reventaron las taquillas, por lo que volvió a la televisión durante una temporada de ‘Mentes Criminales’ de donde salió para interpretar a Kiera Cameron, el personaje más importante de su carrera.

Siempre he tenido la sensación de que Rachel Nichols era más atractiva que buena actriz, con unos registros bastante limitados que en papeles de heroínas de acción como Kiera o en ‘Alias’ , dan buen resultado, pero en otro tipo de personajes ponen en evidencia esas carencias.

De hecho su carrera posterior ha ido menguando, deslizándose hacia papeles recurrentes en series como ‘Titans’, ‘Chicago Fire’ o ‘ The Man in the High Castle’ , incluyendo alguna extraña incursión en una película de terror española como ‘Inside’ de Miguel Ángel Vivas.

Victor Webster es un actor canadiense especializado en papeles de galán durante toda su carrera desde sus inicios en los culebrones matinales. Tras un periodo en la olvidable serie ‘Mutante X’ , pasó a las series de la factoría de Aaron Spelling, como ‘Embrujadas’ donde interpretaba a Cupido, uno de los personajes claves del final de la serie y más adelante pasó  a ‘Melrose Place’ .

Su personaje de Carlos  Fonnegra es el mejor de su carrera y donde ha podido demostrar que es algo más que una cara bonita, formando una extraña pareja con Rachel Nichols, que funcionaba mejor de lo que cabía esperar. Tras la serie ha acabado en el refugio de las películas navideñas de Hallmark, que no es un buen síntoma en una carrera de actor.

Entre toda la tropa de los habituales actores secundarios canadienses  de todas las series que se ruedan en Vancouver y que tenían papeles recurrentes en la serie como Brian Markinson, Ian Tracey, Roger Cross ( seg izq) , Lexa Doig (izq)  o el mítico William B. Davis ( el fumador de Expediente X), voy a destacar a los dos actores que tenían papeles más destacados, pero que no han tenido una gran carrera precisamente. Me estoy refiriendo a Erik Knudsen ( seg. der) , como el joven genio Alec Sadler y Stephen Lobo ( der) , como el malvado Kellog.

El joven Knudsen tuvo mejores papeles antes de ‘ Continuum’ con apariciones en ‘Jericho’ que al finalizarla, porque apenas ha levantado la cabeza con papelitos en series como la mencionada ’12 monos’ o ‘Killjoys’. Nunca me pareció gran cosa como el joven genio Alec Sadler y su carrera posterior parece confirmarlo.

Bastante mejor estaba Stephen Lobo, que era un villano bastante competente y de lo mejorcito de la serie, un papel que compaginaba al mismo tiempo con otro en una gran serie canadiense ‘Arctic Air’ que le dieron una cierta popularidad en su país, Tras la serie tampoco ha hecho mucha cosa excepto las apariciones habituales como secundario canadiense en cosas como ‘Travelers’ o ‘Colony’

Final : La confusión de las historias de la 3T hicieron que sus audiencias perdieran muchísima fuerza, lo que inclinó a la cadena Showcase a cancelar la serie, pero tras una petición de su creador Simon Barry, reforzada por una campaña de los irreductibles fans de la serie, le dieron la oportunidad de cerrar las historias con una cuarta y última temporada de escasamente seis episodios para poder hacer un colofón  aseado a la historia de Kiera y sus amigos.

El trailer de esta última temporada ya ponía en antecedentes a los espectadores que era el preludio del fin.

Al tener una duración tan reducida, su creador Simon Barry se centró en cerrar las historias de los cuatro personajes principales Kiera, Carlos, Alec y Kellog, quitándose al resto de rebeldes de una forma bastante expeditiva mediante escenas de acción como las del penúltimo episodio.

El cierre fue de lo más correcto, sin buscar un imposible final feliz en este tipo de historias, a poco que se quiera guardar una cierta coherencia, pero dando carpetazo al complicado recorrido viajero de Kiera. Un final con un poso agridulce pero de lo más elegante e inesperado, lo que por mi parte la redime parcialmente de muchas de sus elucubraciones de las postreras temporadas.

Hoy hemos recordado ‘Continuum’ una serie que hizo las delicias de los amantes de los viajes temporales y que si es un fan del tema y no la ha visto, ya tiene deberes para el recién estrenado 2020, por lo que vamos a cerrar el artículo con un trailer de su estreno en el Reino Unido donde también ha sido una serie de culto, como lo ha sido en nuestro país con sus pases por Syfy y la antigua Sci-fi.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino