Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Secretos de un matrimonio: la primera gran miniserie de Ingmar Bergman

La semana que hemos dedicado al panorama audiovisual sueco no podía tener un mejor cierre que ‘Secretos de un Matrimonio’ la miniserie que el idolatrado director  Ingmar Bergman realizó en 1973 para la televisión pública sueca y que posteriormente fue objeto de un montaje reducido de su director, para su estreno en las salas cinematográficas donde tuvo un enorme éxito de critica y público.

Ese formato cinematográfico es el mas conocido por los cinéfilos, por lo que hoy y siendo fieles al espíritu de nuestro blog, vamos a recordarles esa miniserie inicial que disecciona con una habilidad de neurocirujano, todo el proceso de descomposición de una pareja acomodada en un matrimonio donde la pasión no está entre sus principales prioridades.

Intimista y minimalista hasta límites insospechados, ‘Secretos de un Matrimonio’ se apoya en la excepcional interpretación de su dos protagonistas Liv Ullmann y Erland Josephson, que consiguen atraparnos por completo con sus largas conversaciones de pareja en las diferentes estancias de su casa, donde salen a relucir todos los secretos de ese matrimonio.

Ficha: Secretos de Matrimonio ( Scener ur ett äktenskap, ) 6 ep 50 m Abr 1973-May 1973 Cadena:  SVT (S) / La 1 -Filmin (E)

Sinopsis:  Johan y Marianne llevan diez años de matrimonio, en el que han tenido dos hijas y aparentemente son una pareja adinerada, feliz y compenetrada que son la envidia de sus amigos. En una cena con sus dos mejores amigos Peter y Catherine, son testigos de los problemas conyugales que tienen y que ventilan en público con airadas discusiones.

Esa situación hace que ambos se planteen la realidad de su convivencia en una especie de premonición de lo que les puede acabar sucediendo si no se explican sus verdaderos sentimientos, en la intimidad de su hogar.

El inicio: Ingmar Bergman se había consagrado como un gran director cinemtográfico en los años cincuenta y sesenta con films como ‘El Séptimo Sello’ o ‘Persona’ entre muchos otros que lo hicieron ser venerado por  los cinéfilos de todo el mundo incluyendo los EEUU donde gano tres Oscars a la mejor película extranjera.

Bergman siempre fue una personalidad muy curiosa e inquieta y empezó a pensar en las posibilidades del nuevo medio que representaba la television, en especial para experimentar con nuevos formatos y temáticas.

Su primera colaboracion con la SVT fue con ‘Ritos’ en 1969, una película televisiva de apenas 70 minutos que tuvo una acogida bastante controvertida por la crudeza y la sexualidad de sus imágenes.

Tras escribir, pero sin dirigir,  otras tres películas televisivas, en 1973 decidió acometer su proyecto televisivo mas ambicioso, desarrollando una idea que llevaba tiempo en la cabeza, como era diseccionar en profundidad, un matrimonio, basándose en sus múltiples experiencias personales ( se casó en cinco ocasiones) y en sus recuerdos de infancia donde veía discusiones de sus progenitores con cierta frecuencia, incluso de forma violenta.

Este proyecto televisivo sorprendió a muchas personas que consideraban a la televisión como un medio inferior y de menor prestigio que el cinematográfico y eran incapaces de entender que el gran Ingmar Bergman se rebajara a trabajar para la televisión.

Bergman tuvo muy claras las estrecheces presupuestarias de la television pública sueca y escribió la miniserie centrándose especialmente en los diálogos, casi siempre en escenarios interiores con apenas escenas rodadas al aire libre.

El presupuesto era tres veces inferior al de su última película con un metraje casi tres veces superior, lo que le obligó a programar el rodaje de la forma más efectiva posible, con un episodio por semana y sin apenas ensayos por la enorme compenetración que ya  tenían los dos actores principales, que entendieron perfectamente a sus personajes y fueron la clave para ese rodaje tan ágil.

Su estreno en la primavera de 1973 tuvo una enorme acogida de critica y sobre todo de público, mayoritariamente femenino que elevó las audiencias de la televisión sueca por las nubes, durante las seis semanas que estuvo en emisión, a razón de capítulo semanal.

El éxito fue tan grande, que el propio Bergman, accedió a realizar un montaje reducido de la miniserie, para permitir su estreno en los cines de todo el mundo, debido a que ese formato de miniserie era dificilmente exportable a las televisiones anglosajonas por su conocida aversion al subtitulado.

Bergman quedó muy satisfecho de la experiencia, por lo que no  dudó en continuar esa colaboración con la televisión pública sueca repitiendo con la misma pareja protagonista en  ‘Cara a cara’ en 1976 y posteriormente con la genial ‘Fanny & Alexander’ en 1983 que también tuvieron sus respectivos montajes cinematográficos.

La trama: ‘Secretos de un matrimonio’ está estructurada en seis partes claramente diferenciadas que nos permiten ir conociendo la evolución de ese matrimonio aparentemente estable hasta otra situación final de otra estabilidad en esa relación de pareja pero en unos términos completamente diferentes a los iniciales y tras grandes cambios en ambos cónyuges

El primer episodio hace una presentación del matrimonio, utilizando el recurso de la entrevista que una periodista les hace en la intimidad de su hogar, lo que nos permite a través de sus preguntas ir conociendo el pasado de ambos (profesor universitario Johan, abogada divorcista Marianne) y la forma en que se conocieron, como pueden ver en el primer vídeo.

Esa entrevista viene seguida por una cena con sus dos mejores amigos que están en plena crisis matrimonial y a punto de divorciarse, creando el germen de la insatisfacción matrimonial que poco a poco empieza a crecer de forma imparable entre ellos dos.

‘Secretos de un matrimonio’ tiene una puesta en escena muy teatral ( de hecho se han hecho muchas versiones posteriores en teatros de todo el mundo) debido a que Bergman hace escenas muy largas con escasos movimientos de cámara, donde deja que los diálogos de sus personajes hagan avanzar la historia en unos largos intercambios dialécticos en todas las estancias de su casa, como en el dormitorio.

Poco a poco, empiezan a aflorar todas las verdades que ambos se tenían guardadas desde hace tiempo, sepultadas bajo la rutina diaria que oculta el creciente tedio dominante en  muchos aspectos de su vida en especial en el aspecto sexual.

Esa descomposición pasa por varias etapas, incluyendo la búsqueda de nuevas parejas por ambos cónyuges, más para aliviar sus apetitos sexuales que  por sus necesidades sentimentales y de amistad que siguen compartiendo con un amplio grado de complicidad.

Esa civilización y tranquilidad en plantear esa disolución conyugal es muy característica de la frialdad escandinava, donde juntarse y separarse ha sido una costumbre inmemorial desde los tiempos vikingos, sin el sentimiento de culpabilidad que la moral católica ha inculcado en muchos sociedades hasta nuestros días.

Otro aspecto interesante es la ausencia casi absoluta de los dos hijos de la pareja en las escenas, donde solo aparecen en ocasiones puntuales, en especial en lo referente a la custodia de los mismos, pero sin ínteractuar apenas en esa dinámica de pareja.

Los cinco divorcios de Ingmar Bergman, más algunas separaciones adicionales, son un campo de experiencias impresionantes que el director ha querido plasmar a modo de catarsis personal y lo ha conseguido plenamente con escenas como la siguiente, donde la soledad tras la separación sale a la luz.

‘Secretos de un matrimonio’ no es una serie para todos los públicos, pero ese enfoque minimalista basado en largas escenas y diálogos intensos he envejecido bastante bien, debido a que esas problemáticas de pareja siguen tan vigentes ahora como hace cuarenta y cinco años y los temas que tratan los podemos trasladar a nuestra realidad cotidiana, lo que no suele ser habitual en las series añejas.

Por supuesto que el choque cultural entre escandinavos y latinos puede suponer un escollo para muchas personas, que no entiendan muchas de las reacciones de los protagonistas, pero en cambio nos permite conocer mejor las interioridades de la sociedad sueca, que siempre ha sido uno de los puntos de interés en mi caso.

‘Secretos de matrimonio’ está disponible en su totalidad en Filmin y pueden plantearse como un reto personal, empezar a verla para comprobar si entran en el universo intimista que les propone Ingmar Bergman, aunque solo sea para conocer algo de un autor muy famoso, pero del que a lo mejor  no han visto nada todavía.

Apreciar y entrar en el mundo de Ingmar Bergman es una experiencia muy personal e intransferible, por lo que no les puedo prometer satisfacción asegurada, pero si no lo consiguen en una de sus obras más asequibles, ya se pueden imaginar lo que les puede pasar con el resto.

Los actores:
La actriz noruega Liv Ullmann, empezó a trabajar en los teatros de Trondheim, hasta que fue descubierta por Ingmar Bergman, que la convirtió en su musa principal en todos los sentidos, al aparecer en diez de sus películas y convivir con el director durante cinco años desde 1965 hasta 1970, con el que tuvo una hija en común Linn.

Ullmann era la persona perfecta para el personaje al entender perfectamente todo lo que quería expresar su ex-pareja de la que llevaba tres años separado. Siempre destaca su  capacidad para cambiar de registro dramático en primeros planos, algo que  era aprovechado a la perfección por Ingmar Bergman para mantener el interés durante esos largos diálogos y escenas.

En su carrera posterior ha ido alternando las obras teatrales en Noruega y Suecia, con la dirección de películas, hasta vivir  retirada en Oslo desde hace años.

Erland Josephson ha sido el actor fetiche de Ingmar Bergman, coincidiendo con Ullman en muchas de esas películas, por lo que no le extrañó a nadie que fuera elegido para protagonizar la miniserie, debido a la gran complicidad que siempre ha tenido con Ullmann y con Bergman, un trio inigualable en Suecia.

Josephson ha seguido trabajando con directores de la talla de Andrei Tarkovski, escribiendo numerosos libros y protagonizando las películas que dirigía Liv Ullmann, como muestra de la gran complicidad que siempre tuvo con ella; probablemente porque como han mencionado ambos en diversas entrevistas, ha sido la única compañera que nunca se enamoró del gran mujeriego que era Josephson, que vive en la actualidad retirado a las afueras de Estocolmo.

El final :

El enorme éxito que tuvo la miniserie y especialmente la película en todo el mundo, abrió el campo televisivo para Ingmar Bergman, ademas de ser una enorme influencia para directores como Woody Allen o Richard Linklater que no han dudado en mencionarla como inspiracion para algunas de sus películas mas intimistas.

Treinta años después Ingmar Bergman rodó una continuación de la miniserie titulada ‘Saraband’ una película televisiva para la SVT sueca, retomando a sus dos personajes de Johan y Marianne, con los dos mismos actores Liv Ullman y Erland Josephsson, treinta años después, en una estructura similiar, con un prólogo, un epilogo y diez actos, de la que pueden ver un trailer a continuación.

La crepuscular ‘Saraband’ fue la última película que rodó un octogenario Ingmar Bergman, tras la cual se retiró para morir cuatro años más tarde en 2007 a los 89 años.

‘Secretos de Matrimonio’ representa el perfecto colofón a esta Semana Santa confinada que hemos dedicado íntegramente a Suecia, con algunas propuestas de lo más interesantes para disfrutar en la intimidad de nuestros hogares.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino