Blogs

Ainhoa Cilveti

El trampolín de tu vida

Gestión del tiempo y sus ladrones III

El segundo ladrón del tiempo más recurrente suele ser el tener objetivos confusos, es decir, no tener muy claro lo qué queremos o para qué queremos utilizar este tiempo. Como habitualmente suelo destacar lo más importante no es hacer muchas cosas por el mero hecho de hacerlas, sino disponer de nuestro bien más preciado como mayor beneficio te proporcione o más te guste. Por supuesto, la mayoría de nosotros nos vemos “obligados” a aceptar ciertas responsabilidades que nos quitan tiempo para aquello que nos hace felices, pero saber hacer estas obligaciones de la forma más agradable y en menos tiempo posible también es una decisión nuestra, y para ello nos ayuda definir bien nuestros objetivos, haciendo que cumplan los requisitos de los mismos para que estén bien detallados:photo-1434123342969-25a249e8d144

Expresado en forma positiva. Un objetivo no debe empezar por un “no”, sino que debe redactarse de forma positiva orientado hacia el propósito que buscamos.

Medible. ¿Cómo te vas a dar cuenta de que lo has conseguido? Es importante establecer un indicador que nos guíe si lo estamos haciendo bien.

Situado en el contexto y especificado. ¿Cuándo, dónde y con quién lo quieres?

Iniciado y mantenido por el sujeto. ¿Qué necesitas para lograrlo? ¿Qué te lo impide?

Ecológico. Que sea coherente con el resto tu vida.

Realista. No podemos pretender hacer más tareas de las que se pueden en el tiempo del que disponemos.matriztiempo

Otro ladrón del tiempo muy habitual es el de tener que salvar “crisis y urgencias” que nos llevan a tener que salirnos de nuestra programación y a tener que dedicarnos a solucionar esas otras cuestiones que han surgido de repente. Normalmente, además suelen ser situaciones que podíamos haber evitado, pero que por no habernos planificado bien el trabajo, pasan de ser tareas sin demasiada importancia a urgentes, teniendo que trabajar en situaciones de crisis y de alta ansiedad provocándonos estrés. Quienes más trabajan con estas situaciones más sensación de descontrol de sus propias vidas van a tener, generándoles índices altos de estrés. Para evitarlo podemos a parte de planificar bien, evaluar nuestras tareas con el cuadrante de la matriz del tiempo, para poder diferenciar entre lo importante y no importante, y lo urgente y no urgente. Una cosa es contar con que puede haber imprevistos y dedicar un tiempo para ellos, y otro muy distinto trabajar constantemente con contratiempos que además nos impiden realizar las tareas planificadas, lo que termina convirtiendo las tareas urgentes en habituales.

 

Temas

Coaching para todos

Sobre el autor


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930