La aventura de probar | El trampolín de tu vida

Blogs

Ainhoa Cilveti

El trampolín de tu vida

La aventura de probar

Muchas veces nos admiramos de la valentía de los aventureros cuando se atrevían a viajar a tierras lejanas y visitar lugares desconocidos, conociendo sus gentes, probando sus comidas y descubriendo nuevos caminos por los que llegar. Normalmente lo hacemos desde la admiración de su valentía por su atrevimiento a descubrir nuevas cosas, sin embargo, a nosotros cada vez nos cuesta más hacerlo en nuestra sociedad en la que tanto nos dejamos llevar por los comentarios de los demás, y donde tanto nos cuesta realizar cualquier cambio, a pesar de pregonar que debemos mantener una mente abierta.

En este caso no quiero meterme en temas relacionados con la hipocresía que supone lo poco proclives que somos a ciertos cambios sociales que nos rodean y con los que luego tanto nos gusta llenarnos la boca. Esta vez quiero hacer hincapié tan sólo en temas muy superficiales como probar un nuevo lugar donde comer o comprar el pan, que a veces tan reacios somos a estos pequeños cambios, pero que son muy representativos de nuestra forma de actuar.

Últimamente, han proliferado las webs y aplicaciones donde podemos dejar nuestras valoraciones sobre los servicios utilizados, y cada vez son más las personas que se guían por estos comentarios, impidiendo de esta forma entrar en un lugar y dejarnos sorprender, sin estar mediatizados por opiniones ajenas. Además, normalmente no conocemos a los autores de estas opiniones, ni sabemos las circunstancias en las que se han basado estas valoraciones, sin embargo, por el número que haya de cada servicio nos va a influir para escoger o descartar lo que estemos buscando.

Por esta razón, parece que cada vez es más sorprendente cuando alguien decide hacer algo nuevo, entrar en un restaurante, comprar un servicio o acudir a un lugar sin tener antes ninguna referencia, que no digo que no esté bien tenerla y buscar información sobre lo que queremos, pero creo también que no pasa nada por dejarnos llevar y probar. No se necesita hacer grandes viajes ni aventurarnos en deportes de riesgo para ponernos a prueba a tener nuevas experiencias, y vivir la vida y valorarla bajo nuestra propia perspectiva puede resultar mucho más excitante que seguir siempre opiniones ajenas, conozcamos o no a quienes las prescriben. Atrevernos a probar una nueva vivencia, aunque nos podamos equivocar, puede resultarnos muy estimulante a la vez que muy gratificante, sabiendo que nos guiamos por nuestro propio instinto, incluso más divertido que ir a lo seguro.

Temas

Coaching para todos

Sobre el autor


octubre 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031