Blogs

Ainhoa Cilveti

El trampolín de tu vida

El año sin fiestas

En un primer momento, cuando fuimos viendo que se iban cancelando las diferentes fiestas y eventos que suele haber normalmente, primero pensamos en lo infelices que íbamos a ser por no poder celebrar y divertirnos con los amigos. Por supuesto, también fuimos conscientes de lo que esto supondría económicamente para el pueblo o ciudad, ya que son días en los que se gasta mucho, por lo tanto, hay quienes pueden hacer caja para parte del año. Las fiestas representan una oportunidad de negocio no sólo para bares y propuestas de ocio, también para otros comercios como la alimentación o la moda y belleza, ya que la gente aprovecha estas fechas para estrenar modelito o peinado, y por supuesto, para celebrar organizando comidas y cenas con amigos y familiares.

Pero no es de estas pérdidas de las que quiero hablar, sino de otra que últimamente mucha gente me ha comentado, la pérdida de la noción del tiempo, de no saber bien en qué día o semana se encuentra porque hay días que no ha celebrado, y por lo tanto, no es consciente de que haya pasado. Primero nos saltamos las vacaciones de Semana Santa, por lo que llegamos a Mayo y Junio, confinados y sin ser muy conscientes de en qué mes vivíamos. El comienzo del verano siempre se celebra con las hogueras de San Juan, pero este año tampoco hubo, por lo que terminamos Junio sin tener muy claro que ya estábamos en verano, porque nada había cambiado demasiado en las últimas semanas que nos diera una pista, ni dejaba de haber escolares, ya que llevaban mucho tiempo en casa, ni tampoco nos visitaban muchos turistas.

Y esta semana hubiera empezado por todo lo alto, con el chupinazo de San Fermín, y muchos de nosotros haciendo cábalas de cómo gestionar el trabajo para poder estar ahí. Pero esto tampoco va a ser posible, y tenemos que ser conscientes de que estamos en la segunda semana de Julio sin haber sacado el “pañuelico” rojo. Por supuesto, tal y como están las cosas debemos ser precavidos y sensatos, y hacer todo lo que esté en nuestras manos para poder pasar este raro verano sin volvernos a confinar, y confiando en que el otoño no venga con otro brote que nos mande otra vez a todos a casa. Pero siendo prudentes, también podemos estar un poco tristes porque este año que tanto las necesitamos no haya fiestas.

 

Temas

Coaching para todos

Sobre el autor


julio 2020
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031