Diario Vasco

img
¿Tienen los departamentos de recursos humanos los días contados?
img
Jon Mikel Zabala | 12-06-2014 | 12:36| 0

@jonmizabala

Las estadísticas ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística parecen indicar que en los últimos meses se ha empezado a crear empleo. Por tod@s es conocida, la gran variedad de portales digitales en los cuales se pueden encontrar ofertas laborales, pero cuando llega la hora de conocer a un candidat@, ¿nos seguimos guiando por las tradicionales entrevistas de trabajo personales o se utilizan otros medios?

Normalmente, una empresa publica una descripción del puesto de trabajo demandado, l@s candidat@s muestran sus solicitudes con cartas de presentación, currículos, expedientes académicos y cartas de recomendación, y los reclutadores pasan cierto tiempo en la lectura de cada uno de los currículos recibidos antes de proceder a enviar las correspondientes respuestas (en el mejor de los casos). Parece lógico pensar que cuanta mayor difusión tenga una oferta de trabajo mayor será el volumen de solicitantes. La facilidad a la hora de presentarse a una oferta laboral a través de la red conlleva que potencialmente se puedan presentar tantos candidatos para una misma oferta, que es muy difícil para el empleador poder evaluar cuál de esos candidatos es el/la que mejor se adecúa para el puesto anunciado, lo que se traduce en términos de ineficiencia (y un elevado riesgo de ineficacia) para la organización contratante.

Zappos, una empresa minorista de zapatos online localizada en Las Vegas, está experimentando con una nueva manera de contratar potenciales trabajadores, con la cual pretende hacer que el proceso de contratación más ágil y eficaz. Zappos pretende contratar 450 personas a lo largo de 2014, pero dichas vacantes no se anunciarán ni en su propia web, ni en otras webs de empleo. Lo que la compañía pretende es que l@s candidat@s se unan a una red social interna llamada “Zappos Insider”, a través de la cual l@s aspirantes se relacionen, intercambien opiniones, establezcan contactos con los actuales empleados de Zappos, y sean capaces de demostrar que tienen ideas que le aporten valor y cambio a la empresa.

¿Por qué Zappos ha decidido cambiar la forma en la que realiza sus nuevas contrataciones? Recientemente, el director general de Zappos mostraba que durante 2013, la empresa recibió un total de 31.000 aplicaciones para sus vacantes. Sin embargo, “sólo” contrató a 465 personas, lo que representa un 1,5% del total de solicitantes. Con la implementación de esta red social, la empresa pretende que las siete personas que están en el departamento de selección de personal, en lugar de publicar ofertas de trabajo y evaluar las miles de propuestas recibidas, interactúen con l@s potenciales trabajador@s, evaluando sus competencias e intereses, y contactando con aquell@s que les parezcan más interesantes a medida que surgen oportunidades, bien de manera interna, o porque hayan sido identificadas por l@s propi@s candidat@s.

Puede que este sistema de contratación ayude a evitar que los currículos de los candidatos caigan en un agujero negro, pero también conlleva una serie de potenciales peligros. En primer lugar, estas nuevas redes sociales pueden representar una alternativa que probablemente sólo funcione en empresas que tienen grandes cantidades de solicitantes. En segundo lugar, hay que considerar la significativa inversión que en términos de dedicación requiere participar de forma activa en estas redes sociales, algo que tal vez no tod@s l@s candidat@s puedan ofrecer. Ello puede representar que la empresa no sea capaz de detectar a una gran cantidad de potenciales trabajadores que aporten valor o potencial de innovación. También es posible que el nuevo sistema reduzca la diversidad del grupo de solicitantes, incluyendo sólo aquellos que ya conocen bien la empresa. Tampoco está claro si l@s solicitantes seguirán comprometid@s con la empresa, y por ende, siguen participando y aportando ideas en su red social, si pasan los meses y no se abren nuevas oportunidades de trabajo.

Puede que las conclusiones que se derivan del anterior texto nos hagan reconsiderar la forma en la que nos relacionamos a la hora de encontrar trabajo (o de anunciarlo). Sin embargo, parece claro que las relaciones sociales, bien personales o a través de redes se presentan como un elemento esencial tanto para los trabajadores como para los empleadores. Tal vez el verano represente una buena oportunidad para relacionarnos con terceros, conocer sus realidades, sus necesidades, y poder encontrar nuevas o mejores salidas profesionales.

Uda on bat pasa eta irailera arte!!!

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
Las multas y los accidentes de tráfico
img
Asier Minondo | 10-06-2014 | 05:30| 1

Seguramente muchos de vosotros recordaréis que, allá por el año 2010, algunos agentes de la Guardia Civil realizaron una huelga de “bolígrafos caídos”, dejando de sancionar a los conductores que habían realizado alguna infracción. Esta huelga era una protesta por los recortes de salarios que el gobierno de Zapatero introdujo en el mes de mayo de 2010 para atajar el déficit público.

Ya en su momento, el director general de Tráfico mostró su preocupación por el efecto que la huelga de bolígrafos caídos podría tener sobre la seguridad vial. El argumento es sencillo: si hay muchas menos probabilidades de que se sancione a los conductores, aumenta el riesgo de que se conduzca más rápido, que se beba alguna copa antes de coger el volante, o que se hable más por el móvil mientras se conduce. Lógicamente, todas estas acciones aumentan el riesgo de que se produzca un accidente. Pero, ¿en qué cuantía? ¿en qué medida el temor a que nos sancionen aumenta la probabilidad de que respetemos las normas de tráfico y, con ello, se reduzca el riesgo de que ocurra un accidente?

Responder a estas preguntas no es sencillo. Una estrategia podría ser recoger datos sobre el número de accidentes de tráfico y el número de multas en una región, y analizar si un mayor número de multas está relacionado negativamente con el número de accidentes. Sin embargo, este análisis se enfrenta a lo que se conoce como un problema de simultaneidad. Es probable que las regiones que sufren un mayor número de accidentes de tráfico sean también las que destinen un mayor número de policías a controlar el tráfico y sean también las que impongan un mayor número de multas. En estas circunstancias, es difícil realizar estimaciones certeras. Para hacerlo, necesitamos, como en el caso de mi post anterior, un experimento natural.

El experimento natural que se ha utilizado para analizar la relación entre las multas y los accidentes de tráfico es un despido masivo de policías de tráfico que se produjo en el Estado de Oregón, Estados Unidos, en el año 2003. Debido a problemas de financiación, el gobierno estatal despidió al 35% de los policías de tráfico. A consecuencia de este despido, las multas de tráfico se redujeron alrededor del 37%. Sin embargo, la menor probabilidad de ser multado tuvo consecuencias muy graves sobre los accidentes de tráfico. Según las estimaciones realizadas por los profesores De Angelo y Hansen, los accidentes de tráfico mortales en Oregón se elevaron hasta un 26%.

Este estudio confirma que el riesgo de ser sancionados contribuye de forma muy significativa a que los conductores respeten las normas de tráfico. Aunque nos da mucha rabia pagar multas, cuando lo hagamos debemos recordar que son un instrumento muy poderoso para salvar vidas.

Ver Post >
¿El capital ha vuelto?
img
Iñaki Erauskin | 03-06-2014 | 09:27| 0

 

@InakiErauskin

El Capital está de moda. Es “trending topic” por la obra de Thomas Piketty, “Capital in the Twenty-First Century”, traducido del francés al inglés recientemente. Comienza así:

“La distribución de la riqueza es uno de los temas más discutidos y controvertidos hoy día. Pero, ¿qué conocemos realmente sobre su evolución a largo plazo? ¿Conduce la dinámica de la acumulación privada de capital necesariamente a la concentración de la riqueza en unas pocas manos, como creyó Karl Marx en el siglo XIX? O, las fuerzas compensadoras del crecimiento, la competición y el progreso tecnológico conducen a un estado siguiente de desarrollo con menor desigualdad y mayor armonía entre las clases, como Simon Kuznets pensó en el siglo XX? ¿Qué conocemos realmente sobre cómo han evolucionado la riqueza desde el siglo XVIII y qué lecciones podemos extraer del conocimiento para el siglo en el que estamos?”

Es un libro de casi 700 páginas, un trabajo muy extenso sobre un tema crucial (pincha aquí para acceder a los datos). En un post anterior sobre el creciente peso del capital respecto a los salarios en el producto interior bruto (PIB) adelanté su mensaje: ¡el capital ha vuelto!.

La primera conclusión que señala Piketty es que uno debe estar atento a cualquier determinismo económico respecto a las desigualdades de la riqueza y la renta, dado que la historia de la distribución de la renta ha sido siempre profundamente política. No puede quedar restringido a una cuestión meramente económica.

Su segunda conclusión es que la dinámica de la distribución de la renta exhibe mecanismos muy robustos que empujan alternativamente hacia la convergencia (a través de la difusión de la tecnología y la inversión en formación y habilidades) y a la divergencia (por la falta de inversión en formación y por la acumulación y la concentración de la riqueza cuando el crecimiento es débil y el rendimiento del capital es alto). Piketty muestra dos patrones acerca de la importancia de cada uno de estos procesos divergentes. Ambos gráficos tienen “forma de U”, que mostrarían un período de desigualdad decreciente seguido de una desigualdad creciente.

El primer patrón que subraya es la existencia de una mayor desigualdad. El Gráfico 1 captura este resultado, que muestra cómo el decil superior de rentas recibió en torno a 45-50% de la renta en las décadas de 1910-1920, cayó al 30-35% a finales de los 40, se estabilizó en ese nivel durante 1950-1970 y volvió a elevarse hasta el 45-50% a comienzos de este siglo. Piketty atribuye este aumento reciente a que los directivos de alto nivel tienen el poder para fijar sus propias remuneraciones. En Europa este efecto sería menor.

 

Gráfico 1: La desigualdad de la renta en los Estados Unidos, 1910-2010.

Fuente: Thomas Piketty (2014). “Capital in the twenty first century”. (enlace)

 

El segundo patrón lo denomina la “fuerza fundamental para la divergencia”. Lo llama r>g, donde g es la tasa a la que crece el capital, r, que es superior a la tasa a la que crece el PIB, g. También lo denomina la “contradicción principal del capitalismo”. Es importante señalar que el capital incluye el valor total de la riqueza privada, en forma de activos no financieros, tales como la tierra, viviendas, edificios, maquinaria, infraestructuras; activos financieros, tales como los depósitos bancarios, fondos de inversión, bonos, acciones, fondos de pensiones, etc.; menos la deuda existente. El Gráfico 2 muestra el valor del capital dividido por la renta nacional anual (que es el PIB más las rentas y transferencias netas recibidas), para el período 1870-2010. Esta ratio indica el número de años de renta nacional al que equivale el valor del capital. Partiendo de un valor muy alto de 6 ó 7 a finales del siglo XIX, disminuye hasta 2-3 en el período de entreguerras y aumenta de forma regular desde mediados del siglo pasado y alcanza valores de 5 ó 6 años de renta nacional. Ello se debe principalmente, según Piketty, a que el crecimiento del PIB se ha ralentizado en el último período, lo que implica que la riqueza pasada adquiere una importancia desproporcionada.

 

Gráfico 2: La relación capital/renta en Europa, 1870-2010.

Fuente: Thomas Piketty (2014). “Capital in the twenty first century”. (enlace)

 

Conviene tener en cuenta que las conclusiones del trabajo reflejan básicamente la evolución de los países desarrollados, tales como los Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña, a pesar de que se busca extender estos resultados a los países en vías de desarrollo y emergentes.

Las críticas (numerosas) no han faltado. La más conocida ha venido probablemente de Chris Giles (Financial Times), que critica los resultados básicamente por las fuentes utilizadas y los supuestos empleados en el trabajo. Ha tenido la respuesta de Piketty en las mismas líneas en varios momentos (así como en su página web). Otro trabajo interesante es el de Per Krusell y Tony Smith, que argumentan que la predicción tan pesimista se basa en un supuesto muy extremo y no realista sobre el comportamiento del ahorro de las familias. Así, Krusell y Smith sugieren que la ratio capital-renta se elevaría muy modestamente cuando el crecimiento fuera reducido, de modo que la desigualdad tendría su origen en las instituciones educativas, el cambio técnico sesgador de habilidades, la globalización y la estructura de los mercado de capitales, entre otros “culpables”.

Como colofón de su trabajo, en la parte final, Piketty sugiere algunas medidas para evitar una excesiva desigualdad de la renta y la riqueza. Entre ellas señala un impuesto progresivo mundial sobre el capital, un impuesto progresivo sobre la renta y las herencias, etc.

El debate está servido …

@InakiErauskin

 

Ver Post >
¿Influye la estructura matrimonial en la actitud hacia las mujeres?
img
Jon Mikel Zabala | 26-05-2014 | 22:39| 0

@jonmizabala

Este pasado Domingo 25 de Mayo se ha celebrado la ‘gran fiesta’ de la democracia, las elecciones Europeas, por lo que deseo que l@s lector@s estén teniendo una ‘apacible resaca’. Más allá de los resultados que hayan dejado las urnas, me gustaría abordar un aspecto que tuvo cierto impacto mediático y social unos días antes de la disputa de dichas elecciones. Me estoy refiriendo a las desafortunadas declaraciones que uno de los candidatos al parlamento Europeo realizó en uno de los debates electorales en relación a la supremacía intelectual de un género sobre el otro.

Todas las parejas y matrimonios cuentan con una cierta división del trabajo que trate de compatibilizar las demandas de la labor profesional de cada uno de sus miembros con las obligaciones familiares y de bienestar físico y social. En este sentido, se está logrando una cierta igualdad entre hombres y mujeres, aunque aún nos quede un largo camino por recorrer. El porcentaje de madres que trabajan sigue en aumento y las familias tienen una creciente dependencia de los ingresos de las mismas. Como resultado de estos cambios, los hombres tenemos cada vez más probabilidades de trabajar con y/o para mujeres.

La erradicación de la discriminación de género constituye una importante demanda social, por lo que muchas organizaciones están tratando de lograr una paridad en el lugar de trabajo que evite la existencia de diferencias en aspectos tales como la remuneración, promoción, contratación, despido u otras decisiones de empleo. En este contexto, es importante comprender las actitudes, creencias y comportamientos relacionados con el género, sobre todo cuando dichas actitudes pueden diferir significativamente entre el trabajo y el hogar. Sreedhari D. Desai, Dolly Chugh y Arthur P. Brief, investigadores de las universidades de North Carolina, New York y Utah respectivamente, se han preguntado recientemente si las actitudes, creencias y comportamientos de los hombres (heterosexuales) hacia las mujeres con o para las que trabajan pueden estar influidos por la estructura de su relación matrimonial.

Para ello realizaron cinco estudios en los cuales analizaron el comportamiento de un conjunto de hombres (norteamericanos y británicos) que tuvieran un contrato permanente. Los resultados derivados de dichos cinco estudios indicaron que la estructura del matrimonio tiene importantes implicaciones para las actitudes, creencias y comportamientos relacionados con el género en el lugar de trabajo. En primer lugar observaron que aquellos hombres casados con mujeres inactivas son más propensos a desfavorecer a (impedir el avance de) las mujeres en su lugar de trabajo que el promedio de los hombres casados. Sus resultados muestran que estos hombres: a) consideran la presencia de las mujeres en el lugar de trabajo de forma desfavorable; b) consideran que las organizaciones con mayor número de mujeres empleadas son menos efectivas; c) consideran que las organizaciones cuyas líderes son mujeres resultan poco atractivas; y d) tratan de impedir la promoción profesional de las mujeres cualificadas con más frecuencia que otros empleados varones y casados.

Los resultados de los cinco estudios realizados por Sreedhari D. Desai, Dolly Chugh y Arthur P. Brief también sugieren que los hombres cambiaron sus actitudes hacia las mujeres en el lugar de trabajo negativamente cuando pasaron de ser solteros a casarse (en aquellos casos en los que sus mujeres no están empleadas). Estos investigadores también se preguntaron si los hij@s cuyas madres son trabajadoras muestran unas actitudes más igualitarias que aquellos cuyas madres no trabajan, sin encontrar una relación positiva entre dichos aspectos. De igual modo, tampoco observaron influencia alguna en función de las creencias religiosas de la familia.

El hecho de que el estudio esté basado en las características de un conjunto de ciudadanos americanos y británicos hace que sus conclusiones no sean extrapolables a otros territorios. Tampoco es posible concluir si estos resultados seguirán siendo vigentes en la medida en que hay un número creciente de matrimonios con doble ingreso (el estudio se comenzó a realizar en 1996). Los autores observan por un lado que aquellos hombres que tienen menores ingresos que sus mujeres son más igualitarios. Por otro lado, los hombres especificados como igualitarios tienden a definir el “éxito” en términos de sus relaciones con su familia más que en relación a su contribución económica al hogar o a su visión para los negocios.

¿Y qué hay acerca de las actitudes de las mujeres trabajadores hacia los hombres? ¿Y hacia las propias mujeres? El estudio no aborda dichas preguntas, a pesar de que naturalmente las actitudes y estereotipos de las mujeres resulten también fundamentales a la hora de explicar los fenómenos observados por los investigadores mencionados con anterioridad.

En Euskadi, tal y como destaca el Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) en las cifras recogidas en el año 2012, en los hogares vascos aún perviven “poderosas inercias de género” (p. 148) que atascan el avance hacia la igualdad. Las evaluaciones realizadas por Emakunde abogan por la necesidad de situar la igualdad en la agenda política y social como uno de los factores más relevantes para favorecer su desarrollo.

Es muy probable que tanto a nivel social como institucional exista una cierta percepción de que las situaciones más notables de desigualdad ya han sido superadas, y que por tanto las actuaciones a favor de la igualdad no constituyen una necesidad de primer orden. Sin embargo, el estudio mencionado en este post y los resultados ofrecidos por Emakunde nos parecen reflejar dicho anhelo. Las elecciones se producen cada cuatro años y las prioridades políticas de cada partido se van alternando. Aspectos como la igualdad no deberían ser susceptibles de ser modificados por políticas de diferente signo, aunque la realidad, en este sentido también, parezca indicarnos justo lo contrario.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Está acabando YouTube con la venta de discos?
img
Asier Minondo | 20-05-2014 | 06:07| 0

Hace algún tiempo, en una reunión familiar, nos dedicamos a recordar canciones de otros tiempos. Lógicamente, para no perdernos con las letras y acertar con el tono, encendimos el ordenador y nos fuimos a YouTube a buscar las canciones. Creo que las encontramos todas, y además con una oferta amplia de intérpretes, versiones e incluso opciones para hacer karaoke.

Me imagino que muchos lectores se habrán encontrado en situaciones similares. ¿Que quiero oír lo último de Rihanna? Me voy a YouTube; ¿que quiero volver a cantar aquella de Sabina? Me voy a YouTube; ¿que mi madre quiere volver a tararear aquella canción de Paul Anka? Se la busco en YouTube. Además, lo bueno de YouTube es que puedo escuchar una canción todas las veces que quiera, y en cualquier sitio, siempre que tenga acceso a Internet.

Ante un acceso tan fácil y barato, parece lógico pensar que YouTube esté reduciendo muchísimo la venta de discos. Sin embargo, existe un contraargumento ante esta presunción. El acceso libre y gratuito a las canciones nos permite “probarlas” y así juzgar si nos gustan o no. Si después de escuchar una canción algunas veces nos gusta mucho, puede ser que decidamos comprarla para poderla escucharla en aquellos momentos donde no tengamos acceso a Internet. En este caso, la existencia de YouTube fomentaría la venta de discos. ¿Qué efecto será más importante? ¿El de sustitución: “No compro la canción porque la puedo escuchar en YouTube”? ¿o el de “promoción”: “como he podido “probar” la canción, sé que me gusta y la voy a comprar”?

Responder a esta pregunta no es nada fácil. La forma ideal de contestarla sería la siguiente: comparemos las ventas de discos en Gipuzkoa este mes con las ventas de discos que se habrían realizado en Gipuzkoa este mes si no hubiese YouTube. Lógicamente, como no nos podemos inventar una segunda Gipuzkoa sin YouTube es imposible realizar este experimento. En estos casos, los economistas recurrimos a lo que se conocen como experimentos naturales. Y esto es lo que han hecho los profesores Tobias Kretschmer y Christian Peukert en un trabajo muy interesante en el que analizan el efecto de YouTube sobre las ventas de discos y de canciones.

El experimento natural es el siguiente: por disputas entre lo equivalente a la Sociedad General de Autores en Alemania y YouTube relativos a los derechos de autor, YouTube no permite el visionado de un número importante de vídeos musicales en este país. En cambio, en muchos otros países no existen esos problemas y se pueden visionar los vídeos en YouTube. Los profesores Kretschmer y Peukert han comparado las compras en iTunes de las canciones cuyos vídeos no se pueden ver en YouTube en Alemania con las compras en iTunes de las mismas canciones en ocho países europeos y Estados Unidos en los que sí se pueden ver los vídeos. Si el efecto sustitución es más importante, las compras de canciones serán menores en los países en que se pueden ver los vídeos en YouTube que en Alemania. En cambio, si el efecto promoción es más importante, la compra de canciones será mayor en los países que sí pueden ver los vídeos que en Alemania. ¿Resultado? Que un efecto compensa el otro: es decir que el efecto negativo de la sustitución se compensa con el efecto positivo de poder “probar” las canciones.

He de reconocer que a mí me ha sorprendido mucho el resultado, ya que esperaba que el efecto sustitución fuese mucho más importante que el efecto de “probar”. Pero parece que no es así. Como sugieren Krestschmer y Peukert en el título de su trabajo, recordando un viejo éxito de The Buggles, “Video (did not) Killed the Radio Star”. Por cierto, puedes escuchar esta canción en YouTube.

Ver Post >
Quo vadis euroa?
img
Iñaki Erauskin | 13-05-2014 | 07:46| 0

@InakiErauskin

 

Aurreko ostiralean “Quo Vadis Europa?” ekitaldian parte hartu nuen, Pintxos & Blogs-ek gonbidatuta, Xabier de la Mazak zehazki. Xabier nire ikasle izana da Deusto Business Schoolen, besteak beste, Europako Batasuna irakasgaian, duela urte … gutxi. Nire solaskideak Juanjo Alvarez eta Eduardo Virgala Zuzenbideko Katedradunak izan ziren. Ostiralean Europako eguna zen, “Schuman deklarazio” famatua egun horretan egin baitzen 1950ean. Hortik jarri ziren indarrean Ikatzaren eta Altzairuaren Europako Elkartea eta Atomo Energiaren Europako Erkidegoa 1952an (Pariseko Ituna) eta Europako Ekonomi Erkidegoa 1958an (Erromako Ituna). Gainera, hemendik egun gutxitara Europako Parlamenturako hauteskundeak izango dira. Gaurko postean nire parte hartzeari buruzko gogoetak zuekin partekatu nahi ditut, ekonomiari eta euroari buruz bereziki.

Diru bakarraren proiektua anbizio handikoa izan zen. Lehenengo plan serioa Werner Plana izan zen 1970. urtean. Handik gutxirako krisiak bertan behera utzi zuen Plan hau. Europako Akta Bakarrak bultzatutako Merkatu Bakarrak, Europako Batasunari bultzada handia ekarri zion. “Europa 1992” horren isla izan zen. Hesi ez-arantzelarioak ezabatu zituen, hala nola fisikoak (mugak; gogora ezazu, urte batzuk badituzu, Irunen zeuden kontrolak Iparraldera joateko), teknikoak (arau desberdinen ondorioz sortutakoak; pentsa txokolatea ez zela txokolatea herrialde guztietan) eta fiskalak (zerga berezi desberdinen ondorioz sortutakoak, petrolioa eta tabakoa adibidez). Merkatu bakarrak, pentsatzen zen, diru bakarra eskatzen zuela. Horri erantzuteko moneta bakarraren proiektua adostu zen 1991ean Maastrichteko itunean. Moneta bakarrak Euro izena jaso zuen 1995ean Madrilen. Aldi iragankorra pasa ondoren 1999an 11 herrialdek osatu zuten Eurogunea, Europako Banku Zentralaren (EBZ) gidaritzapean.

Moneta-batasun berezia zen Euroak sortutakoa. Diru-politika bakarra zen, baina merkatu finantzieroak oso segmentatuak zeuden herrialdeen arabera, eta politika fiskalak nagusiki nazionalak ziren. Gainera, Espainiako Bankua izan da duela gutxi arte Espainian aritzen diren bankuen gainbegiratzaile bakarra.

Nola dago gaur egun jendea euroaren aurrean, alde ala kontra? Eurobarometroaren arabera, inoiz baino jende gehiago dago horren aurka. 1. Irudiak erakusten du alde eta aurka dauden ehunekoen bilakaera. Espainian ere ia %40 aurka dago, 2. Irudiak azaltzen duenaren arabera. Zuk zer pentsatzen duzu? For or Against?

 

1. Irudia: Eurobarometroaren galdera: Euroa moneta bakarraren alde edo aurka zaude? Denboran zeharreko datuak

Iturria: Eurobarometroa

 

2. Irudia: Eurobarometroaren galdera: Euroa moneta bakarraren alde edo aurka zaude? Herrialdekako datuak

Iturria: Eurobarometroa

 

Moneta-batasun batek merezi duen ala ez aztertzeko ekonomialariok kostuak eta etekinak aztertzen ditugu, area monetario optimoen teoria erabiliz. Robert Mundell izan zen bere sortzailea eta horregatik jaso zuen Nobel saria 1999. urtean. Moneta-batasun baten kostu nagusia kanbio-tasa aldatzeko aukera (eta diru-politika independentea) galtzean dakar. Kostu hau handia izan daiteke asaldu edo shock asimetrikoen kasuan. Adibidez, gauzak oker badabiltza Espainian baina ez Alemanian, zer egin dezake Europako Banku Zentralak interes-tasa ofiziala finkatzerakoan, txikiagoa (Espainiaren mesederako) edo handiagoa (Alemaniaren mesederako)? Hala ere, tresna hori galtzearen kostua txikia izan zitekeen baldin eta soldatak malguak edo/eta langileak mugikorrak balira, baina hori ez da kasua Europako Batasunean. Bestalde, etekinak daude, moneta-batasunean monetak aldatu behar ez izatea, prezioen gardentasun handiagoa, kanbio-tasaren inguruan ziurtasun eza txikiagoak sortutako ongizate handiagoa, hazkunde handiagoa, eta nazioarteko moneta gisa erabiltzeak eragindako onurak, besteak beste. Nahiko adostasun handia zegoen 90eko hamarkadan Europako Batasun osoa ez zela inguru monetario optimoa, baina bai herrialde aurreratuenen taldea.  

Euroaren lehenengo hamar urteak nahiko ondo joan ziren barne produktu gordinari, enpleguari eta inflazioari dagokionez, baina desoreka garrantzitsu batzuk nabarmenak ziren. Horren isla ziren kanpo-sektoreko kontu korronteko desorekak hainbat herrialdeetan, Espainian adibidez. Espainiaren kasuan aurrezki nahikoa ez zegoenez, kanpoko aurrezkiarekin finantzatu zen, bankuen eta aurrezki-kutxen bitartez, higiezinen merkatuko burbuila. Kontu korronteko defizitak izugarriak izan ziren eta hortxe dago euroguneko krisiaren sorburua, herrialde aurreratuenetan gertatutako krisi ekonomikoari gehitu zaiona. Gertatutakoak gertatutakoa, zeintzuk izan ziren euroaren diseinuan egindako akats nagusiak? Paul De Grauwe ekonomialari adituaren ustez (ikus hemen bere lana),  lehenengo, nahiz eta diru-politika bakarra izan, kapitalismoak jasaten dituen zikloak neurri handi batean nazionalak dira. Diru-politika bakarrak ez du diziplina gehiago lortzen dinamika horretan. Agian, handitzen ditu. Pentsa, adibidez, interes-tasa bakarraren ondorioak. Ondo doazen herrialdeetan oraindik gehiago haz daitezke. Atzeraldian daudenetan, agian okerrago. Bigarren, egonkortzaile automatikoak ez daude antolatuta moneta-batasunean. Egonkortzaile fiskal automatikoak ziklo ekonomikoak leuntzen dituzte (pentsa zergen eta langabezi-sariaren eragina; garai onetan zerga gehiago biltzen dira eta sari gutxiago ordaindu, eta alderantziz). Horren adibide da banku zentralaren azken aukerako mailegu-emaile funtzioa. Banku zentralak likidezia hornitzen du krisi garaian. Hau ez badago, krisi garaian, likidezia falta duten bankuek edo estatu subiranoek  denez kaudimen falta duen egoeran buka dezakete, oreka txar batean erortzen badira. Krisiak, gainera, egonkortzaile fiskal automatikoen funtzionamenduan eragin zuen. Austeridadea. Oreka txarra. Horregatik, politika ekonomikoak simetrikoagoa behar du, doikuntza guztia “hegoaldeko” herrialdeetan utzi gabe bakarrik. Gastuak igo behar du “iparraldeko” herrialdeetan, marjina ere bai baitaukate.

Zer gehiago egin behar da? Zorraren zati bat mutualizatzea edo bateratzea. Horretarako, noski, ondo diseinatu behar da, arrisku morala ekiditeko. Banku-batasuna oinarrizko neurria da. Duela gutxi onartu berri da Europako Batasunean Erresoluzio Mekanismo Bakarra. Hiru zutabeetan oinarritzen da:

  • Gainbegiratze Mekanismo Bakarra. Banku handiak EBZren esku geratzen dira, besteak ez.
  • Erresoluzio-Mekanismoa: 55.000€-ko fondoa izango du 10 urteetan.
  • Gordailuen Bermea. Ez dago Europan berme bakarra. Herrialde bakoitzak berea izango du.

Hitz gutxitan, zerbait bada, baina gutxi da. Sinesgarritasun falta nabarmena da Mekanismoan, konpromiso faltagatik. Azkenik, krisiaren gogortasuna dela eta, azken aukerako mailegu-emaile funtzioa bete du neurri batean 2012tik aurrera. Baina konpromiso horrek are eta sendoagoa behar du izan.

Garbi dago moneta-batasun oso batek aseguratzeko mekanismo osoak ezartzen dituela. Ez  dago modurik perturbazioak edo asalduak absorbitzeko Eurogunean, herrialdeen arteko transferentzien bitartez. Herrialdeen defizit publikoak sor ditzakeen gatazkak herrialdeek kudeatu behar dituzte. Europako Batasunean ez dago horrelakorik eta, gainera, egindakoa partziala da. Horrelako momentuetan ikusten da Europako Batasuna “batasuna” den edo … zer den.

Azkenaldi honetan neure buruari egiten diot ondorengo galdera “tranpatia”:

-          Jakindakoa jakinda, orain erabaki beharko bagenu euroan sartzea edo ez, euroan sartu beharko al genuke? Nik zalantza handiak dauzkat. Lehen, aldiz, ez nituen hainbeste.

-          Euroak atzera bueltarik ba al du? Ez, ez dut uste hori erabaki ona izango zenik.

-          Burbuila izango al genuen eurotik kanpo? Bai, baina txikiagoa ziurrenik, diru-politika “gogorragoa” izango baitzen.

Hori esanda, akatsak gureak dira, ez Alemaniarenak, nahiz eta kudeaketan akatsak egin beraiek ere.

Bestetan esan ohi dudan bezala, “time will tell” …

 

Twitterren jarrai nazakezu: @InakiErauskin

 

 

 

 

Ver Post >
¿El dinero nos hace atractivos?
img
Jon Mikel Zabala | 07-05-2014 | 21:27| 3

@jonmizabala

Probablemente la mayoría de lectores recordarán aquella legendaria frase de “por ser rico, por ser guapo y por ser un gran jugador las personas tienen envidia de mí” (Cristiano Ronaldo, 2011). No vamos a entrar en este post a debatir sobre dicha afirmación, ni a dirimir si los futbolistas ganan demasiado o no.

A pesar de que nos pueda parecer injusto, es un hecho que las personas más atractivas resultan ser también más exitosas en el mundo laboral, empresarial y político. Una de las posibles razones que explicaría dicho fenómeno podría derivar de que las personas más atractivas reciben un mejor trato por parte de sus colegas y jefes (y en caso de los políticos, los votantes). Otra podría ser que su nivel de competencia fuera también superior al de las personas menos atractivas, lo que les permite tener un mejor desempeño en sus respectivos ámbitos. ¿Pero, qué ocurre en el deporte de élite? A priori, en el deporte profesional, aunque un trato de favor pueda poner a cierto deportista en un equipo de élite, parece difícil que el mero favoritismo le lleve al éxito, es decir, a conseguir victorias y mantenerse en el podio.

Erik Postma, investigador de la universidad de Zurich, ha tratado de dar respuesta a esta pregunta estudiando a ciclistas profesionales. En su experimento, el Dr. Postma contó con 816 voluntari@s (72% mujeres y 28% hombres), que evaluaron el atractivo físico de los ciclistas profesionales. Para su experimento, empleó las fotos (tamaño carnet) de 80 ciclistas que compitieron en el Tour de Francia de 2012, las cuales fueron tomadas el día antes de la salida oficial del Tour en la ciudad belga de Lieja. Tras ver las fotos, se le pedía a cada voluntari@ que evaluara el atractivo facial, simpatía y masculinidad de cada ciclista en una escala de 1-5 respectivamente. También se les pedía que indicaran si reconocían al ciclista, en cuyo caso, la puntuación era automáticamente descartada por el investigador, para así evitar el posible efecto que puede tener sobre nuestra percepción el hecho de reconocer a una determinada persona (este fenómeno ocurrió sólo en 282 del total de los 32.468 casos).

Acorde con los resultados obtenidos, las opiniones de las personas de ambos sexos eran coincidentes. Hay que indicar que en el caso de las mujeres, las puntuaciones que éstas daban a los ciclistas que quedaron evaluados como más atractivos tendían a ser más elevadas que aquellas dadas de los hombres. Estas puntuaciones eran especialmente mayores en los casos de aquellas mujeres que se encontraban en su ciclo menstrual. Sin embargo, las mujeres que tomaban la píldora anticonceptiva dieron unas puntuaciones estadísticamente similares a las de los hombres.

En función de la escala empleada en el experimento y de las opiniones de los participantes, los 8 mejores ciclistas (10%) de los 80 de los que consistía la muestra, fueron también considerados un 25% más atractivos que aquellos 8 que ocuparon las posiciones más retrasadas en el Tour. Es decir, que los mejores ciclistas (y por ende, aquellos que tienen unos salarios más elevados y obtienen mayores réditos por sus victorias) fueron también considerados como los más atractivos.

Además de ello, las puntuaciones obtenidas para el atractivo no mostraban ninguna correlación con aquellas obtenidas para la simpatía ni la masculinidad, en la medida en la que estas características son evaluables en base a una foto tamaño carnet. Es decir, ni los ciclistas que parecían más simpáticos ni más masculinos mostraban relación alguna con la clasificación general final del Tour. Sólo el nivel de atracción explicaba dicha correlación.

Naturalmente, el hecho de que una persona tenga una complexión más atlética que otra podría explicar las diferencias en el nivel de atracción. Sin embargo, si consideramos que todos los ciclistas profesionales que llegan a participar en el Tour de Francia llegan con una base de entrenamientos y una condición física muy similar, dicha variable no resulta ser explicativa.

Desde un punto de vista evolutivo, se pueden extraer dos conclusiones de este estudio. Por un lado, las evidencias biológicas concluyen que la evolución ha llevado a las mujeres a “evaluar” la herencia genética de los hombres (medida por su nivel de atractivo físico) para decidir con quién aparearse. Al escoger un par con un buen físico, y por lo tanto una buena base genética, la mujer estaría buscando garantizar unos beneficios directos para ella y sus descendientes, ya que a mejor físico, mayor su capacidad de proveer de alimento y así garantizar la evolución de su especie. En este experimento, el nivel físico es proporcional a la capacidad de los ciclistas de recorrer largas distancias en poco tiempo, compitiendo con otros ciclistas que aspiran a lograr los mismos objetivos. En segundo lugar, el hecho de que las opiniones dadas por los hombres coincidan con las de las mujeres, evidencia que en dicha evolución, el hombre también tiene la capacidad para juzgar el nivel de atractivo de sus potenciales competidores. A pesar de que los resultados de este experimento no sean aplicables a todas las áreas de actividad, sí evidencia que en aquellas disciplinas en las que el esfuerzo físico es importante, y para el caso de los hombres, el nivel de atracción es una buena variable explicativa del nivel de éxito profesional.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Puede la ayuda acabar con la pobreza extrema?
img
Asier Minondo | 29-04-2014 | 05:33| 1

Jeffrey Sachs ha sido uno de los economistas más famosos de la primera década de este siglo. Aunque quizá a algunos no os suene su nombre, con mucha probabilidad habréis visto su foto en la portada de alguna revista dominical, acompañado de alguna celebridad, como Bono o Angelina Jolie. Este economista es uno de los grandes defensores de que la ayuda al desarrollo puede acabar con la pobreza extrema en el mundo.

Según cuenta Nina Munk, en su libro “The Idealist”, Jeffrey Sachs tomó la decisión de empezar a trabajar en la erradicación de la pobreza después de un viaje que realizó a Zambia en 1995. En este viaje se indignó al ver cómo muchas personas morían por enfermedades que ya se sabía cómo tratar en los países desarrollados. Esta indignación llevó a Sachs a estudiar con mayor profundidad las causas de la pobreza extrema y a buscar soluciones para erradicarla.

El argumento principal de Sachs, argumento ya desarrollado por Ragnar Nurkse en la década de 1950, es que las personas pobres están atrapadas en un círculo vicioso de la pobreza. Aunque existen muchas variantes de este círculo vicioso, un ejemplo sería el siguiente: las personas pobres no tienen acceso a una atención sanitaria de calidad, por lo cual tienen una mayor probabilidad de caer enfermas; al estar enfermas, las personas pobres no pueden trabajar y obtener ingresos, lo cual les mantiene en la situación original de pobreza.

Según Sachs, las personas pobres no tienen posibilidades de romper este círculo de la pobreza por sí mismas. Sin embargo, el círculo se puede romper si se inyecta ayuda desde el exterior. Esta inyección tiene que ser ambiciosa para mejorar, simultáneamente, las condiciones de salud y de higiene, la productividad agrícola, y la educación. De la misma forma que los aviones necesitan una velocidad mínima para despegar, el desarrollo económico necesita de un gran empujón para que las personas pobres puedan superar la trampa de la pobreza. Con la inversión en salud, en productividad agrícola y en educación las personas pobres pueden entrar, según Sachs, en un círculo virtuoso del desarrollo. Por ejemplo, una mejor salud permitirá a las personas pobres trabajar más y obtener mayores ingresos; estos ingresos adicionales, a su vez, les permitirá mejorar todavía más su nutrición y salud, lo cual les permitirá obtener aún mayores ingresos.

Cuando hace ya algunos años leí el libro de Sachs, “El fin de la pobreza”, en el que se exponen y desarrollan estos argumentos, yo también quedé cautivado por su propuesta. Sachs ofrecía una explicación sencilla de la pobreza, identificaba la estrategia para erradicarla y, además, mostraba que los países ricos no tenían que hacer un gran esfuerzo económico para dotar de recursos estas estrategias. Se podía erradicar la pobreza; solamente se necesitaba la voluntad de hacerlo.

Para demostrar la eficacia de su propuesta, Sachs eligió diferentes poblados de África que tenían unas pésimas condiciones para el desarrollo. Quería mostrar que incluso en estas condiciones tan difíciles, si se invertían suficientes recursos para romper el círculo de la pobreza, se podía entrar en una dinámica virtuosa. Su estrategia era que el éxito de los primeros proyectos motivaría la puesta en marcha de proyectos similares en otros lugares de África, y que poco a poco los proyectos se irían expandiendo a lo largo de todo el continente.

El libro de Nina Munk analiza la experiencia de dos de estos llamados “Pueblos del Milenio”. El primero de ellos, Dertu, se sitúa en el norte de Kenia, cerca de la frontera con Somalia. El segundo, Ruhiira, se sitúa en Uganda. Al principio, ambos poblados reciben una gran inversión para mejorar la salud, la educación y la productividad agrícola. Por ejemplo, en Dertu, se reparten redes para evitar las picaduras de los mosquitos que transmiten la malaria, se instalan letrinas, se plantan acacias para frenar la deforestación, se pone en marcha una granja piloto para enseñar a los pobladores cómo cultivar sorgo y maíz, se mejora la atención médica, se mejora la nutrición de los niños mediante un programa de comidas en la escuela, y se contrata a un profesor para mejorar la enseñanza. Sin embargo, al poco tiempo, empiezan a aparecer problemas. Las bombas para extraer el agua de los pozos se estropean y no hay dinero para repararlas; no se puede terminar la nueva ala de maternidad de la clínica por falta de fondos; el técnico del laboratorio deja su puesto porque no se le paga el salario que pide; los pájaros se comen gran parte de las semillas de sorgo; los pobladores no plantan los árboles y el material que se había comprado para plantarlos desaparece. Más adelante, la crisis financiera reduce los fondos destinados al proyecto, y una terrible sequía y la violencia de grupos armados somalíes deja a Dertu en una situación terrible. La experiencia de Ruhiira es muy similar.

La experiencia de los Pueblos del Milenio, según muchos analistas, prueba, una vez más, que la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico no es un problema técnico que se pueda solucionar mediante proyectos diseñados en países ricos. Por el contrario, el desarrollo requiere un conocimiento mucho más profundo de las condiciones locales y además está determinado por otros factores que tienen que ver no tanto con la falta de recursos sino con los incentivos, la libertad y la política. De la experiencia descrita no se debe desprender que la ayuda al desarrollo no mejora las condiciones de vida de las personas. Como explicamos en un post anterior existen programas que ofrecen mayores oportunidades a las personas en los países pobres. Sin embargo, la ayuda al desarrollo no parece suficiente para impulsar el desarrollo económico y, según algunos estudiosos, incluso puede retrasarlo.

Si la ayuda al desarrollo a gran escala no ha demostrado ser la solución para erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo, ¿cuál es la solución? Actualmente, hay dos corrientes de opinión dentro de la economía. La primera, encabezada por economistas como Acemoglu, Deaton, Easterly y Robinson defiende que la clave para el desarrollo reside en tener unas instituciones de calidad. Estas son una serie de reglas de juego, como el derecho de propiedad, el cumplimiento de los contratos, o la ausencia de violencia que premian las actividades que favorecen el desarrollo económico (como la innovación o la inversión en capital humano) y penalizan las acciones que frenan el desarrollo económico, como la corrupción. La segunda línea de opinión, encabeza por Esther Duflo, huye de la búsqueda de una gran solución para erradicar la pobreza, y se centra en determinar qué programas pueden ayudar a solucionar problemas concretos en los países en desarrollo. Por ejemplo, estos economistas analizan si la posibilidad de que los alumnos puedan sacar una foto al comenzar la clase aumenta la probabilidad de que el profesor acuda a dar la clase; o si los microcréditos mejoran la actividad emprendedora entre las personas pobres.

Desde que empecé a explicar el tema de desarrollo económico en clase, siempre he tenido una sensación de frustración al no poder ofrecer desde la economía una respuesta clara y sencilla para el que debería ser el problema más importante de nuestra ciencia. Pero si algo he aprendido en estos años es que muchas veces es difícil encontrar la respuesta, y cuando se encuentra nunca es sencilla.

Ver Post >
¿Valen lo mismo los productos en Euskadi que en Alemania?
img
Iñaki Erauskin | 23-04-2014 | 09:28| 2

@InakiErauskin

Estoy sentado delante de mi ordenador. Estoy pensando en comprar un “pantalón chino cinta cerillera” en Zara España (pincha aquí si quieres ver el modelo). ¿Cuánto vale? 35,95€. ¿Y si lo hago en Zara Portugal? El mismo modelo, que se llama “Calça estilo chino com bolso na cintura”, vale 35,95€. ¿Y en Irlanda? El precio del mismo modelo, denominado “Chinos with ribbon” es 45,95€, un 27,5% más que el precio en España. ¿Y en Alemania? El mismo modelo, conocido como “Chinohose mit band an der Uhrentasche”, cuesta 45,95€, lo mismo que en Irlanda.

En economía existe una ley de precio único (LPU), que dice el mismo bien debería tener el mismo precio, medido en la misma moneda, en todos los lugares en los que dicho bien se comercia internacionalmente. En economía no todas las leyes se cumplen (en el fondo no son leyes; más bien, son regularidades empíricas) y ésta es una de las que no se cumple. El hecho de que no se cumpla tampoco hay que verlo como algo extraño, dado que en el mundo hay barreras que impiden el arbitraje que igualaría el precio en todo el mundo, tales como los costes de transporte o las barreras legales. Hay un ejemplo muy curioso sobre el incumplimiento de la LPU. Se trata de la famosa hamburguesa BigMac de la multinacional de la alimentación McDonald´s. La revista The Economist lleva ya casi 30 años publicando todos los años los precios de esta famosa hamburguesa por el mundo (pincha aquí si quieres verlos), que claramente no tiene el mismo precio en todo el mundo, cuando expresamos los precios en la misma moneda. Así, por ejemplo, centrándome sólo en la zona del euro, una BigMac cuesta 3,65€ en España, 3€ en Portugal, 3,80€ en Francia y 3,46 en Irlanda, por ejemplo.

Un trabajo reciente de Alberto Cavallo, Brent Neiman y Roberto Rigobón (del MIT el primero y el último, y de la Universidad de Chicago el segundo) indaga sobre la LPU (pincha aquí para el artículo original; pincha aquí para el artículo que salió en la prensa la semana pasada y que me puso sobre la pista de este trabajo). Lo más sorprendente de este trabajo es que ha descubierto que la LPU se cumple en la zona del euro para miles de productos que se venden a través de cuatro minoristas multinacionales que pertenecen a tres sectores distintos: Apple, Ikea, H&M y Zara. El trabajo se basa en precios de unos 120.000 productos; más de 11.000 de Apple, 69.000 de IKEA, 14.000 de H&M y 22.000 de Zara. Para ello, se han recogido los precios de todos estos productos cada semana en 85 países y en diferentes períodos de octubre de 2008 a mayo de 2013. Estos precios pertenecen a “The Billion Prices Project”, que es una base de datos que recoge millones de precios de miles de minoristas diariamente. En cambio, fuera de la zona del euro la LPU no se cumple, aunque el tipo de cambio de la moneda del país no varíe respecto al euro. Por tanto, es la moneda única en sí misma la que reduce la dispersión de los precios de unos países a otros. Además, debemos tener en cuenta que los países de la zona del euro tienen tipos de IVA distintos, que además han ido cambiando en algunos países. A pesar de ello, no parece que la LPU se haya vista afectada. Esto se puede observar en el Gráfico 1, que muestra los histogramas para cada minorista, dependiendo del tipo de cambio real. El tipo de cambio real se define como el cociente del precio del bien en otro país y el precio del bien en nuestro país, de modo que la LPU equivale a un tipo de cambio real igual a 1. El tipo de cambio real se muestra en el eje de abscisas (un valor de 0 significa que se cumple la LPU, porque se expresa en logaritmos) y la frecuencia de los tipos de cambio reales obtenidos (en porcentajes) en el eje de ordenadas. Se toma como país base España. El Gráfico 1 muestra que en los países de la zona del euro la práctica totalidad de los valores corresponden a 0 para los países de la zona del euro (Austria, Alemania, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos y Portugal), pero no es así para los países de la Unión Europea que no están en el euro (Dinamarca y Suecia en el gráfico). En el caso de Zara, España y Portugal tienen unos precios y el resto de la zona del euro tiene otros, un 25% más caro aproximadamente. De ahí que el histograma cuente con picos para valores del tipo de cambio cercanos a 0,25 en esos países. De hecho, en el ejemplo inicial de este post el patrón es muy parecido: el precio en Irlanda o Alemania es un 27% mayor que el precio en España o Portugal.

 

Gráfico 1. Tipos de cambio reales para productos de varios países con España, por minorista.

 

Fuente: Cavallo, Stein y Rigobón (2014).

 

Conviene señalar que los precios online (Internet) en los que se basa el trabajo son representativos de los precios offline (en las tiendas).  Este resultado puede parecer una curiosidad asociada a las características especiales de cada sector o de cada país, pero no parece ser éste el caso. Adidas, Dell, Mango y Nike exhiben resultados parecidos. Además, los tres sectores analizados suponen más del 20% del gasto en consumo final de bienes en los Estados Unidos, lo que sugiere que son datos representativos de una parte de la cesta de la compra. Los resultados obtenidos son, también, similares para el dólar. La LPU se cumple mejor en los países dolarizados y menos en los que tienen un compromiso cambiario con el dólar, lo que en econojerga se conoce como peg.

¿Puede la política de competencia explicar este resultado? No lo parece, dado que la legislación europea no requiere que los precios sean iguales en todos los países. De hecho, el caso de Zara, fijando un precio en España y Portugal y otro en el resto de la zona del euro, es muy claro. Por tanto, la existencia de una unión monetaria determina más que cualquier otra razón la segmentación de los mercados, más que las diferencias en los costes de transporte, impuestos o gustos de los consumidores.

Junto a ello, este trabajo sugiere que detrás de este resultado pueden subyacer la importancia de la psicología del consumidor (para evitar el enfado de clientes de otros países con precios más altos), internet (porque permite comparar precios más fácilmente), las normas del mercado (fijar el mismo precio IVA incluido, aunque los márgenes de beneficio sean distintos al tener tipos impositivos de IVA distintos de unos países a otros) o la estructura de organización de la compañía (departamentos de fijación de precios que estén segmentados por monedas), como factores que pueden explicar esta fijación de precios.

Debemos señalar también que si tomamos una foto más amplia de los precios en la Unión Europea, podemos observar que existen diferencias importantes en el nivel de precios de unos países a otros, como muestra la Tabla 1. España está ligeramente por debajo de la media europea, pero en el año 2000 estaba bastante más lejos de la media, lo que sugiere que los precios han ido subiendo a mayor ritmo que la media europea.

 

Tabla 1. Niveles de precios en la Unión Europea, 2000-2010 (UE-27=100)

Fuente: Eurostat.

 

Junto a ello, parece que la dispersión de precios de la Unión Europea, medido en términos de coeficientes de variación, va disminuyendo poco a poco, como recoge el Gráfico 2.

 

Gráfico 2. Convergencia de precios en la Unión Europea, 2000-2010 (% coeficiente de variación de los niveles de precios)

Fuente: Eurostat.

 

En suma, el euro nos va igualando más de lo que parece. El lector, me imagino, me remitirá a que no pasa lo mismo con los salarios. Y quizás tenga razón … pero eso tendrá que ser otro día.

 

Puedes seguirme en Twitter: @InakiErauskin

 

 

 

 

Ver Post >
¿Qué papel desempeña el deporte femenino en el desarrollo económico y social?
img
Jon Mikel Zabala | 06-05-2014 | 05:00| 7

@jonmizabala

Quisiera comenzar este blog por felicitar a las chicas del Bera Bera de balonmano y a las de la Real Sociedad de hockey hierba por la satisfacción que nos han vuelto a dar, al ganar y quedar subcampeonas en sus respectivas modalidades en la Copa de la Reina que tuvo lugar hace unas semanas. Felicidades a las jugadoras, familiares, equipo técnico, directivos y aficionad@s.

Sin embargo, a pesar de las alegrías (y ya van unas cuantas) que nos da el deporte femenino, éste sigue estando en una clara inferioridad con respecto al deporte masculino, tanto profesional como aficionado. De hecho, hace breves fechas, un reportaje del Diario Vasco ahondaba en la creciente desvinculación de las chicas para con el deporte a partir de los 14 años. No parece tener mucho efecto aún en patrocinadores, aficionados y medios de comunicación el lema olímpico por el cual “la práctica del deporte es un derecho humano y todas las personas deben tener la posibilidad de practicar cualquier deporte sin ningún tipo de discriminación”. Naturalmente, los Juegos Olímpicos representan a la élite del deporte profesional, pero también nos ofrecen una instantánea de las tendencias socioeconómicas actuales.

La amplia evidencia empírica existente demuestra que las mujeres que practican deporte de manera regular obtienen unos retornos crecientes a lo largo de su vida. Así, muestran un mejor desempeño en su etapa formativa, tienen menos problemas de salud, logran mejores puestos de trabajo en su etapa adulta, y compiten de igual a igual en áreas tradicionalmente dominadas por el género masculino como la ciencia. Esta tendencia es aún más notable en grupos sociales y etnias minoritarios, en los cuales la práctica del deporte dota a las mujeres de mayor autoconfianza e independencia socioeconómica y cultural. De hecho, las mujeres que practican deporte en grupos étnicos minoritarios obtienen mejores resultados académicos, y muestran una menor tasa de abandono educativo que aquellas que no lo hacen.

El coste de introducir programas deportivos orientados a las mujeres, o de mejorar los ya existentes, puede ser elevado, principalmente en sociedades pobres en las que las prioridades se orientan a la alfabetización y a la salud. Sin embargo, como veremos a continuación, invertir en una educación deportiva puede también producir unos retornos significativos para las sociedades. En los países en vías de desarrollo las mujeres padecen muchas barreras que dificultan una mayor participación en el deporte. Algunos de ellos son la persistencia de roles de género estrictamente forzados, restricciones legales a la libre movilidad, la falta de apoyo familiar, una cultura tradicional, y la dificultad o imposibilidad de practicar deporte al aire libre por el riesgo que ello puede conllevar para su integridad física. Países como India, Afganistán, Kenia, Uganda, Zambia, Colombia, Nicaragua, El Salvador o Egipto están introduciendo de manera progresiva programas que no sólo garanticen el libre desempeño deportivo de las mujeres y una mayor integración entre el deporte masculino y el femenino, sino que ayuden a desmitificar el papel de las mujeres en sus sociedades.

Uno de los elementos que está ayudando a dicha labor es el efecto demostración que tiene la participación de las deportistas profesionales que participan en eventos seguidos por millones de personas como los Juegos Olímpicos o la Copa del Mundo. Las figuras encarnadas por la etíope Deratu Tulu (primera mujer africana negra en lograr una medalla de oro olímpica en Barcelona 92, la logró en los 10.000m), la india Saina Nehwal (medalla de bronce en bádminton en Londres 2012), la tajikistaní Mavzuna Chorieva (bronce en peso pluma en Londres 2012), o la brasileña Marta Vieira da Silva (conocida como “la Pelé femenina”) están ayudando a romper con ciertos estereotipos y roles atribuidos al sexo femenino, y a generar una nueva corriente de pensamiento y de actitud en las nuevas generaciones. Más cerca, no nos podemos olvidar de heroínas como Ruth Beitia, Naroa Agirre, Mireia Belmonte, Maider Unda, Sofía Toro, Tamara Echegoyen y Angela Pumariega, y otras tantas mujeres que tanto en deportes individuales como de equipo (fútbol, baloncesto, waterpolo, balonmano, taekwondo, sincronizada) han conseguido éxitos deportivos a nivel internacional y están promoviendo la práctica de deportes minoritarios.

En un artículo recientemente escrito por Barbara Kotschwar, la autora muestra los beneficios que se pueden conseguir en áreas como la educación, la salud, o el liderazgo utilizando al deporte como vehículo catalizador de los mismos. A modo de ejemplo podemos citar los trabajos de Mason y King (2001), que demuestran que aquellos países que ofrecen la misma educación a mujeres y a hombres pueden llegar a obtener hasta un 1.5% más de crecimiento económico (en términos de PIB per cápita) que aquellos países en lo que no hay igualdad a dicho acceso a la educación. También es digno de mención en reciente trabajo de Robert Barro (2012), quien muestra que a menor tasa de abandono escolar femenino en educación primaria, mayor es el crecimiento económico futuro.

Dado el creciente número de veces que escuchamos en los medios y en el ámbito político los beneficios de la igualdad de género, no estaría mal que comenzásemos por igualar el acceso al deporte y la diseminación del mismo como una vía para lograr una igualdad real tanto social, cultural, económica y políticamente.

Algunas vías para conseguir esta igualdad pasan por dotar a las chicas de un entorno seguro para la práctica deportiva. No es raro contemplar cómo los entrenamientos de los equipos femeninos se producen a horas intempestivas. Permitir entrenar en las mismas condiciones (p.e. horarios) que los chicos reducirá el coste de oportunidad del tiempo de estas chicas y por lo tanto la probabilidad de que abandonen su práctica. Por su parte, los profesores y tutores deberíamos hacer un mayor énfasis en sensibilidad de género, animando tanto a chicos como a chicas a participar en actividades deportivas como parte de su formación integral. Finalmente, el sector privado también tiene parte de responsabilidad. El deporte femenino constituye un mercado potencial enorme. A modo de ejemplo podemos citar a las 3146 mujeres que participaron en la carrera de la mujer que tuvo lugar en Donostia el pasado 9 de Marzo. Apoyando al deporte femenino no sólo hacemos un favor a la visibilidad de nuestras empresas e instituciones, sino que además estamos generando una espiral positiva que incidirá positivamente en el bienestar de todos.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor