Skip to content

¿Valen lo mismo los productos en Euskadi que en Alemania?

2014 abril 8
por Iñaki Erauskin

@InakiErauskin

Estoy sentado delante de mi ordenador. Estoy pensando en comprar un “pantalón chino cinta cerillera” en Zara España (pincha aquí si quieres ver el modelo). ¿Cuánto vale? 35,95€. ¿Y si lo hago en Zara Portugal? El mismo modelo, que se llama “Calça estilo chino com bolso na cintura”, vale 35,95€. ¿Y en Irlanda? El precio del mismo modelo, denominado “Chinos with ribbon” es 45,95€, un 27,5% más que el precio en España. ¿Y en Alemania? El mismo modelo, conocido como “Chinohose mit band an der Uhrentasche”, cuesta 45,95€, lo mismo que en Irlanda.

En economía existe una ley de precio único (LPU), que dice el mismo bien debería tener el mismo precio, medido en la misma moneda, en todos los lugares en los que dicho bien se comercia internacionalmente. En economía no todas las leyes se cumplen (en el fondo no son leyes; más bien, son regularidades empíricas) y ésta es una de las que no se cumple. El hecho de que no se cumpla tampoco hay que verlo como algo extraño, dado que en el mundo hay barreras que impiden el arbitraje que igualaría el precio en todo el mundo, tales como los costes de transporte o las barreras legales. Hay un ejemplo muy curioso sobre el incumplimiento de la LPU. Se trata de la famosa hamburguesa BigMac de la multinacional de la alimentación McDonald´s. La revista The Economist lleva ya casi 30 años publicando todos los años los precios de esta famosa hamburguesa por el mundo (pincha aquí si quieres verlos), que claramente no tiene el mismo precio en todo el mundo, cuando expresamos los precios en la misma moneda. Así, por ejemplo, centrándome sólo en la zona del euro, una BigMac cuesta 3,65€ en España, 3€ en Portugal, 3,80€ en Francia y 3,46 en Irlanda, por ejemplo.

Un trabajo reciente de Alberto Cavallo, Brent Neiman y Roberto Rigobón (del MIT el primero y el último, y de la Universidad de Chicago el segundo) indaga sobre la LPU (pincha aquí para el artículo original; pincha aquí para el artículo que salió en la prensa la semana pasada y que me puso sobre la pista de este trabajo). Lo más sorprendente de este trabajo es que ha descubierto que la LPU se cumple en la zona del euro para miles de productos que se venden a través de cuatro minoristas multinacionales que pertenecen a tres sectores distintos: Apple, Ikea, H&M y Zara. El trabajo se basa en precios de unos 120.000 productos; más de 11.000 de Apple, 69.000 de IKEA, 14.000 de H&M y 22.000 de Zara. Para ello, se han recogido los precios de todos estos productos cada semana en 85 países y en diferentes períodos de octubre de 2008 a mayo de 2013. Estos precios pertenecen a “The Billion Prices Project”, que es una base de datos que recoge millones de precios de miles de minoristas diariamente. En cambio, fuera de la zona del euro la LPU no se cumple, aunque el tipo de cambio de la moneda del país no varíe respecto al euro. Por tanto, es la moneda única en sí misma la que reduce la dispersión de los precios de unos países a otros. Además, debemos tener en cuenta que los países de la zona del euro tienen tipos de IVA distintos, que además han ido cambiando en algunos países. A pesar de ello, no parece que la LPU se haya vista afectada. Esto se puede observar en el Gráfico 1, que muestra los histogramas para cada minorista, dependiendo del tipo de cambio real. El tipo de cambio real se define como el cociente del precio del bien en otro país y el precio del bien en nuestro país, de modo que la LPU equivale a un tipo de cambio real igual a 1. El tipo de cambio real se muestra en el eje de abscisas (un valor de 0 significa que se cumple la LPU, porque se expresa en logaritmos) y la frecuencia de los tipos de cambio reales obtenidos (en porcentajes) en el eje de ordenadas. Se toma como país base España. El Gráfico 1 muestra que en los países de la zona del euro la práctica totalidad de los valores corresponden a 0 para los países de la zona del euro (Austria, Alemania, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos y Portugal), pero no es así para los países de la Unión Europea que no están en el euro (Dinamarca y Suecia en el gráfico). En el caso de Zara, España y Portugal tienen unos precios y el resto de la zona del euro tiene otros, un 25% más caro aproximadamente. De ahí que el histograma cuente con picos para valores del tipo de cambio cercanos a 0,25 en esos países. De hecho, en el ejemplo inicial de este post el patrón es muy parecido: el precio en Irlanda o Alemania es un 27% mayor que el precio en España o Portugal.

 

Gráfico 1. Tipos de cambio reales para productos de varios países con España, por minorista.

 

Fuente: Cavallo, Stein y Rigobón (2014).

 

Conviene señalar que los precios online (Internet) en los que se basa el trabajo son representativos de los precios offline (en las tiendas).  Este resultado puede parecer una curiosidad asociada a las características especiales de cada sector o de cada país, pero no parece ser éste el caso. Adidas, Dell, Mango y Nike exhiben resultados parecidos. Además, los tres sectores analizados suponen más del 20% del gasto en consumo final de bienes en los Estados Unidos, lo que sugiere que son datos representativos de una parte de la cesta de la compra. Los resultados obtenidos son, también, similares para el dólar. La LPU se cumple mejor en los países dolarizados y menos en los que tienen un compromiso cambiario con el dólar, lo que en econojerga se conoce como peg.

¿Puede la política de competencia explicar este resultado? No lo parece, dado que la legislación europea no requiere que los precios sean iguales en todos los países. De hecho, el caso de Zara, fijando un precio en España y Portugal y otro en el resto de la zona del euro, es muy claro. Por tanto, la existencia de una unión monetaria determina más que cualquier otra razón la segmentación de los mercados, más que las diferencias en los costes de transporte, impuestos o gustos de los consumidores.

Junto a ello, este trabajo sugiere que detrás de este resultado pueden subyacer la importancia de la psicología del consumidor (para evitar el enfado de clientes de otros países con precios más altos), internet (porque permite comparar precios más fácilmente), las normas del mercado (fijar el mismo precio IVA incluido, aunque los márgenes de beneficio sean distintos al tener tipos impositivos de IVA distintos de unos países a otros) o la estructura de organización de la compañía (departamentos de fijación de precios que estén segmentados por monedas), como factores que pueden explicar esta fijación de precios.

Debemos señalar también que si tomamos una foto más amplia de los precios en la Unión Europea, podemos observar que existen diferencias importantes en el nivel de precios de unos países a otros, como muestra la Tabla 1. España está ligeramente por debajo de la media europea, pero en el año 2000 estaba bastante más lejos de la media, lo que sugiere que los precios han ido subiendo a mayor ritmo que la media europea.

 

Tabla 1. Niveles de precios en la Unión Europea, 2000-2010 (UE-27=100)

Fuente: Eurostat.

 

Junto a ello, parece que la dispersión de precios de la Unión Europea, medido en términos de coeficientes de variación, va disminuyendo poco a poco, como recoge el Gráfico 2.

 

Gráfico 2. Convergencia de precios en la Unión Europea, 2000-2010 (% coeficiente de variación de los niveles de precios)

Fuente: Eurostat.

 

En suma, el euro nos va igualando más de lo que parece. El lector, me imagino, me remitirá a que no pasa lo mismo con los salarios. Y quizás tenga razón … pero eso tendrá que ser otro día.

 

Puedes seguirme en Twitter: @InakiErauskin

 

 

 

 

¿Qué papel desempeña el deporte femenino en el desarrollo económico y social?

2014 abril 1
por Jon Mikel Zabala

@jonmizabala

Quisiera comenzar este blog por felicitar a las chicas del Bera Bera de balonmano y a las de la Real Sociedad de hockey hierba por la satisfacción que nos han vuelto a dar, al ganar y quedar subcampeonas en sus respectivas modalidades en la Copa de la Reina que tuvo lugar hace unas semanas. Felicidades a las jugadoras, familiares, equipo técnico, directivos y aficionad@s.

Sin embargo, a pesar de las alegrías (y ya van unas cuantas) que nos da el deporte femenino, éste sigue estando en una clara inferioridad con respecto al deporte masculino, tanto profesional como aficionado. De hecho, hace breves fechas, un reportaje del Diario Vasco ahondaba en la creciente desvinculación de las chicas para con el deporte a partir de los 14 años. No parece tener mucho efecto aún en patrocinadores, aficionados y medios de comunicación el lema olímpico por el cual “la práctica del deporte es un derecho humano y todas las personas deben tener la posibilidad de practicar cualquier deporte sin ningún tipo de discriminación”. Naturalmente, los Juegos Olímpicos representan a la élite del deporte profesional, pero también nos ofrecen una instantánea de las tendencias socioeconómicas actuales.

La amplia evidencia empírica existente demuestra que las mujeres que practican deporte de manera regular obtienen unos retornos crecientes a lo largo de su vida. Así, muestran un mejor desempeño en su etapa formativa, tienen menos problemas de salud, logran mejores puestos de trabajo en su etapa adulta, y compiten de igual a igual en áreas tradicionalmente dominadas por el género masculino como la ciencia. Esta tendencia es aún más notable en grupos sociales y etnias minoritarios, en los cuales la práctica del deporte dota a las mujeres de mayor autoconfianza e independencia socioeconómica y cultural. De hecho, las mujeres que practican deporte en grupos étnicos minoritarios obtienen mejores resultados académicos, y muestran una menor tasa de abandono educativo que aquellas que no lo hacen.

El coste de introducir programas deportivos orientados a las mujeres, o de mejorar los ya existentes, puede ser elevado, principalmente en sociedades pobres en las que las prioridades se orientan a la alfabetización y a la salud. Sin embargo, como veremos a continuación, invertir en una educación deportiva puede también producir unos retornos significativos para las sociedades. En los países en vías de desarrollo las mujeres padecen muchas barreras que dificultan una mayor participación en el deporte. Algunos de ellos son la persistencia de roles de género estrictamente forzados, restricciones legales a la libre movilidad, la falta de apoyo familiar, una cultura tradicional, y la dificultad o imposibilidad de practicar deporte al aire libre por el riesgo que ello puede conllevar para su integridad física. Países como India, Afganistán, Kenia, Uganda, Zambia, Colombia, Nicaragua, El Salvador o Egipto están introduciendo de manera progresiva programas que no sólo garanticen el libre desempeño deportivo de las mujeres y una mayor integración entre el deporte masculino y el femenino, sino que ayuden a desmitificar el papel de las mujeres en sus sociedades.

Uno de los elementos que está ayudando a dicha labor es el efecto demostración que tiene la participación de las deportistas profesionales que participan en eventos seguidos por millones de personas como los Juegos Olímpicos o la Copa del Mundo. Las figuras encarnadas por la etíope Deratu Tulu (primera mujer africana negra en lograr una medalla de oro olímpica en Barcelona 92, la logró en los 10.000m), la india Saina Nehwal (medalla de bronce en bádminton en Londres 2012), la tajikistaní Mavzuna Chorieva (bronce en peso pluma en Londres 2012), o la brasileña Marta Vieira da Silva (conocida como “la Pelé femenina”) están ayudando a romper con ciertos estereotipos y roles atribuidos al sexo femenino, y a generar una nueva corriente de pensamiento y de actitud en las nuevas generaciones. Más cerca, no nos podemos olvidar de heroínas como Ruth Beitia, Naroa Agirre, Mireia Belmonte, Maider Unda, Sofía Toro, Tamara Echegoyen y Angela Pumariega, y otras tantas mujeres que tanto en deportes individuales como de equipo (fútbol, baloncesto, waterpolo, balonmano, taekwondo, sincronizada) han conseguido éxitos deportivos a nivel internacional y están promoviendo la práctica de deportes minoritarios.

En un artículo recientemente escrito por Barbara Kotschwar, la autora muestra los beneficios que se pueden conseguir en áreas como la educación, la salud, o el liderazgo utilizando al deporte como vehículo catalizador de los mismos. A modo de ejemplo podemos citar los trabajos de Mason y King (2001), que demuestran que aquellos países que ofrecen la misma educación a mujeres y a hombres pueden llegar a obtener hasta un 1.5% más de crecimiento económico (en términos de PIB per cápita) que aquellos países en lo que no hay igualdad a dicho acceso a la educación. También es digno de mención en reciente trabajo de Robert Barro (2012), quien muestra que a menor tasa de abandono escolar femenino en educación primaria, mayor es el crecimiento económico futuro.

Dado el creciente número de veces que escuchamos en los medios y en el ámbito político los beneficios de la igualdad de género, no estaría mal que comenzásemos por igualar el acceso al deporte y la diseminación del mismo como una vía para lograr una igualdad real tanto social, cultural, económica y políticamente.

Algunas vías para conseguir esta igualdad pasan por dotar a las chicas de un entorno seguro para la práctica deportiva. No es raro contemplar cómo los entrenamientos de los equipos femeninos se producen a horas intempestivas. Permitir entrenar en las mismas condiciones (p.e. horarios) que los chicos reducirá el coste de oportunidad del tiempo de estas chicas y por lo tanto la probabilidad de que abandonen su práctica. Por su parte, los profesores y tutores deberíamos hacer un mayor énfasis en sensibilidad de género, animando tanto a chicos como a chicas a participar en actividades deportivas como parte de su formación integral. Finalmente, el sector privado también tiene parte de responsabilidad. El deporte femenino constituye un mercado potencial enorme. A modo de ejemplo podemos citar a las 3146 mujeres que participaron en la carrera de la mujer que tuvo lugar en Donostia el pasado 9 de Marzo. Apoyando al deporte femenino no sólo hacemos un favor a la visibilidad de nuestras empresas e instituciones, sino que además estamos generando una espiral positiva que incidirá positivamente en el bienestar de todos.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

¿El orden de nacimiento determina el desempeño académico?

2014 marzo 25
por Asier Minondo

Las razones por las cuales algunas personas alcanzan un mayor nivel de estudios que otras es un tema muy importante para nuestra sociedad. Y lo es especialmente para los economistas, ya que la competitividad de nuestras empresas depende, cada vez más, de la formación de los  trabajadores.

Hay diversos factores que pueden explicar por qué algunas personas alcanzan un mayor nivel de estudios que otras. Una de las variables que más se ha estudiado es el tamaño de la familia. Los hijos que nacen en familias numerosas tienen un peor rendimiento académico, una vez controlados el resto de los factores (como la renta de las familias o la educación de los padres), que los hijos de las familias con pocos hijos. El argumento es que las familias con menos hijos pueden dedicar más recursos a la educación de cada hijo, lo cual aumenta la calidad de la educación recibida y ayuda a alcanzar un mayor nivel de estudios.

Sin embargo, un estudio realizado por Black, Devereux y Salvanes, y publicado en la prestigiosa Quarterly Journal of Economics en el año 2005, puso en cuestión la relación negativa entre el tamaño de la familia y el desempeño académico. Para realizar este estudio, estos profesores utilizaron datos de todas las personas con edades entre 16 y 74 años que vivían en Noruega durante el periodo 1986-2000. Estos autores confirmaron que los hijos nacidos en familias numerosas tenían un peor rendimiento académico que los hijos nacidos en familias no numerosas. Este estudio también analizó si el orden de nacimiento de los hijos influía en el rendimiento académico. Y su conclusión fue que sí: los primogénitos obtienen un mayor rendimiento académico que los hijos nacidos en segundo lugar, estos obtienen un mayor rendimiento académico que los hijos nacidos en tercer lugar y así sucesivamente. Los autores concluyen además que el efecto negativo que el tamaño de la familia tiene sobre el desempeño académico desaparece cuando controlamos el orden de nacimiento de los hijos. Es decir, a igualdad del resto de factores, el primogénito de una familia con muchos hijos tiene el mismo rendimiento académico que el primogénito de una familia con pocos hijos.

Lógicamente la pregunta es: ¿por qué el orden de nacimiento determina el rendimiento académico? Teorías no nos faltan. La primera teoría nos dice que los primeros hijos reciben más atención per capita de sus padres que los siguientes. Como el tiempo que tienen los padres para dedicar a sus hijos es limitado, si naces de los últimos tienes que compartir el tiempo de los padres con más hermanos. La segunda teoría tiene que ver con la genética. Los hijos que nacen más tarde tienen una madre menos joven y la calidad de los genes que reciben puede ser menor. La tercera teoría nos dice que los padres tendrán más posibilidades de tener otro hijo si criar al primero ha sido fácil, y es más fácil que dejen de tener hijos si el último les ha llevado de cabeza. Este comportamiento genera una correlación positiva entre el orden de nacimiento y el desempeño académico. La cuarta teoría nos dice que los hermanos mayores tienen un mejor desempeño académico porque tienen que ayudar a sus hermanos menores con las tareas de la escuela. El tener que explicar las etxekolanas ayuda a afianzar los conocimientos y, por tanto, contribuye a mejorar el desempeño académico. Por el contrario, el último hermano no tiene a nadie a quien explicar. La quinta teoría tiene que ver con la estructura familiar. Los hijos nacidos en último lugar tienen una mayor probabilidad de vivir en el hogar familiar situaciones de conflicto familiar, como un divorcio, lo cual puede afectar a su desempeño académico. La última teoría, desarrollada recientemente por los profesores Hotz y Pantano, argumenta que los padres establecen su credibilidad en otorgar una gran importancia a la educación (y a otros aspectos del comportamiento) con el primer hijo. Para que los siguientes hijos tengan claro que no hacer los deberes y sacar malas notas tiene una gran penalización, los padres son muy estrictos con el primer hijo. Y el estar sometido a un mayor control ayuda a que el primer hijo tenga un mejor desempeño académico. Una vez establecida la credibilidad, los padres se pueden relajar con los últimos hijos, especialmente si hay un gap importante entre los primeros y los segundos.

Es importante señalar que al igual que existen teorías que explican por qué los primogénitos tienen un mejor desempeño académico, también podemos pensar en razones por las cuales los hijos nacidos en último lugar pueden tener un mejor desempeño académico. De hecho, la sociedad vasca durante los dos primeros tercios del siglo XX nos ofrece un ejemplo en esta dirección. En la familia de mi madre, que eran 10 hermanos, solamente los últimos pudieron estudiar más allá de la educación primaria, justamente cuando los hermanos mayores ya se habían independizado, o los que quedaban en casa ayudaban con su sueldo a la familia. Sin embargo, una vez que alcanzamos un mayor nivel de desarrollo, parece que los que nacen en primer lugar tienen ventaja. Yo que nací en segundo lugar, por si acaso, para que no me echen la culpa después, solamente he tenido un hijo.

¿Es necesaria la desigualdad para que un país crezca más?

2014 marzo 18
por Iñaki Erauskin

@InakiErauskin

Hace casi 4 décadas el economista Arthur M. Okun, el mismo de la ley que lleva su nombre y al que he hecho referencia recientemente, escribió una obra fundamental en 1975, “Equality and efficiency. The big tradeoff”. La economía, que se fundamenta en que los recursos son escasos, señala que cuanto más se tiene de algo, menos se tiene de otras cosas. Esta disyuntiva, o trade-off, es lo que caracteriza muchas de las relaciones económicas, por ejemplo, la relación entre la eficiencia (esto es, que se aprovechen bien los recursos y no haya despilfarro) y la equidad (esto es, que no haya mucha desigualdad entre los individuos):

“[El conflicto] entre la igualdad y la eficiencia [es] nuestra mayor disyuntiva socioeconómica, y nos atormenta en docenas de aspectos de la política fiscal. No podemos tener el pastel de la eficiencia del mercado y compartirlo por igual.”

Para entenderlo, utilizó la parábola del “cubo que gotea” (a Okun le gustaban mucho las parábolas). Según esta parábola,

“Si valoramos que haya menos desigualdad, estaremos de acuerdo en que se extraiga un dólar del cubo de los ricos para dárselo a los pobres.

Pero, supongamos que el cubo de la redistribución tiene un agujero, que sólo una fracción (quizás, la mitad) de cada dólar que pagan los ricos en impuestos va a parar realmente a los pobres. En ese caso la redistribución en nombre de la equidad se habrá llevado a costa de la eficiencia económica”.

La sabiduría convencional subraya que la redistribución, a través de mayores impuestos y subsidios, reduce los incentivos para trabajar e invertir y ello se traduce en un crecimiento menor. Este trade-off está muy enraizado en las mentes de las personas que manejan las políticas macroeconómicas (yo incluido, si bien yo no estoy entre los que las manejan).

Así, una mayor desigualdad, elevaría el crecimiento, porque habría más incentivos para la innovación y el emprendimiento, se ahorraría e invertiría más si los ricos ahorran una mayor proporción de su renta, y, especialmente en los países pobres, haría que unos pocos trataran de lograr lo mínimo necesario para empezar un negocio y alcanzar una mejor educación.  Sin embargo, la desigualdad podría ser perjudicial para el crecimiento porque no permitiría a los pobres que lograran un nivel de salud suficiente y acumular capital humano. Además, puede generar inestabilidad política y económica, lo que reduciría la inversión, o impediría el consenso social necesario para adaptarse a las situaciones cambiantes y sostener el crecimiento.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional ha publicado un importante trabajo, titulado “Redistribution, inequality and growth” (pincha aquí para una versión breve o aquí para su reseña en la revista The Economist), elaborado por Jonathan D. Ostry, Andrew Berg y Charalambos G. Tsangarides. Hasta ahora el análisis de los efectos de las transferencias redistributivas y la desigualdad sobre el crecimiento no era lo suficientemente robusto porque se carecía de datos que distinguieran entre desigualdad y redistribución. Ahora, la disponibilidad de una base de datos nueva (pincha aquí para acceder a la base de datos) que distingue entre la “desigualdad de mercado” (la desigualdad antes de pagar impuestos y recibir transferencias) y la “desigualdad neta” (la desigualdad después de pagar impuestos y recibir transferencias). La diferencia existente entre la desigualdad de mercado y la desigualdad neta permite calcular cuánto varía el coeficiente de Gini, una medida de concentración de la renta que va de 0 [igualdad completa] a 100 [desigualdad completa, por lo que toda la renta iría a parar a una persona], y a partir de ahí, es posible distinguir entre desigualdad y redistribución, lo que no era posible hasta ahora.

Los resultados que obtienen en su trabajo es que las sociedades más desiguales tienden a redistribuir más su renta. Por ello, es importante distinguir entre desigualdad de mercado y desigualdad neta. En segundo lugar, una menor desigualdad neta estaría relacionada con un crecimiento mayor y más duradero, para un nivel de redistribución dado. Tercero, parece que la redistribución tiene un impacto positivo sobre el crecimiento. Sólo en casos extremos ocurriría lo contrario.

En suma, el trabajo del Fondo Monetario Internacional sugiere convincentemente que no hay que dar por hecho que exista un gran trade-off entre redistribución y crecimiento. Más bien concluye justamente lo contrario. Creo que es una lección muy importante que hay que tener en cuenta.

Puedes seguirme en Twitter: @InakiErauskin

 

¿Envejecemos más rápido como consecuencia de la crisis?

2014 marzo 11
por Jon Mikel Zabala

@jonmizabala

Hace dos semanas nuestro compañero Iñaki Erauskin reflexionaba acerca de la posibilidad de que se empezara a observar una creación de empleo positiva en Euskadi en los próximos meses. Esta crisis está teniendo muchas consecuencias, tanto en términos sociales como económicos e institucionales. Pero, ¿está también la crisis afectando a nuestra salud? Y en particular, ¿a la salud de nuestra población joven?

Investigadores de la Universidad de Oulu (Finlandia) y del Imperial College London (Reino Unido) también se formularon esta pregunta, analizando si el desempleo incidía directamente sobre la salud. Para desarrollar esta investigación se centraron en una muestra de 5620 hombres y mujeres residentes en el Norte del país nórdico y nacidos en 1966. El período considerado para el muestreo de la situación de empleo o desempleo fue 1995-1998, es decir, cuando dichas personas tenían entre 29 y 32 años, y justo después de la fortísima crisis económica padecida por Finlandia durante los primeros años de la década de los 1990. La principal conclusión a la que llegó dicho equipo de investigadores es que los hombres desempleados de larga duración muestran signos de aceleración en el envejecimiento de su ADN. Para ello analizaron la longitud de los telómeros en las células blancas de la sangre, y los compararon con el historial de empleo de los participantes durante los tres años anteriores. Sus resultados revelaron que el desempleo prolongado (más de 500 días en tres años) se asociaba con una menor longitud de dichos telómeros.

Los telómeros son secuencias repetitivas de ADN situadas en los extremos de los cromosomas, cuya función principal es la de proteger a estos últimos de la degradación. La longitud de los telómeros varía de forma notable a lo largo de su vida. Así, con cada división celular, estos telómeros se acortan. Cuando se alcanza una longitud de los telómeros crítica (por cortos), la célula entra en senescencia, o en otras palabras, entra en muerte celular programada. Por tanto, la longitud de los telómeros de leucocitos (LTL) se ha propuesto como un marcador biológico de envejecimiento. Así, una longitud de telómeros “corta” predice la aparición de enfermedades relacionadas con la edad y la muerte temprana.

En su estudio, los investigadores encontraron que en promedio, los hombres que habían estado sin trabajo durante más de dos años, de los tres anteriores, tenían más del doble de probabilidades de tener telómeros cortos en comparación con aquellos hombres que estuvieron continuamente empleados. En las mujeres por el contrario no se observó dicha asociación.

Otros estudios científicos previos han evidenciado la relación positiva entre la menor longitud de los telómeros y tasas más altas de enfermedades relacionadas con la edad como la diabetes de tipo 2 y otro tipo de enfermedades cardiovasculares. Esta evidencia ha llevado a los autores a concluir que la reducción de los telómeros en los hombres de la población estudiada puede haber sido el resultado de la tensión derivada de la situación de desempleo de larga duración vivida unos años atrás.

Esta conclusión hay que entenderla desde una perspectiva asociativa. Es decir, que bajo ciertas condiciones, dos factores se muestran estadísticamente vinculados. Este estudio es sin embargo incapaz de predecir si el desempleo es la causa y la reducción en la longitud de los telómeros, y por ende, la aceleración del envejecimiento son los efectos. Planteemos por tanto la lógica opuesta. Dada la relación positiva entre dichas variables, podríamos también interpretar que tal vez las personas pierden sus puestos de trabajo como consecuencia de que sus telómeros se reducen. Sin embargo, dicha explicación no parece ser la más acertada. Probablemente, sea un factor externo el que acorta la longitud de los telómeros. En este sentido, los resultados del estudio podrían también verse afectados por la composición genética de la población estudiada así como otros variables contextuales no contempladas en el mismo, ya que el estudio se realizó en una población geográficamente aislada y genéticamente muy homogénea.

Tal vez el lector(a) se esté preguntando si era verdaderamente necesario un estudio genético para saber si el desempleo de larga duración es malo (social, médica y psicológicamente) para la población cuando hay una amplia evidencia que corrobora dicha relación. Sin embargo, este estudio hace una contribución significativa en relación con el reconocimiento del impacto que a largo plazo muestra el estrés asociado a ciertas situaciones puntuales como el desempleo. El estrés, cuando se produce de manera puntual puede actuar como un estímulo. Sin embargo, cuando se está bajo presión durante mucho tiempo de manera continuada ello nos desgasta, no en un presente, sino a medio plazo. El estrés prolongado tendría por tanto efectos nocivos sobre la salud. A esto hay que añadir que el hecho de que la longitud de los telómeros se vea reducida no sólo conlleva que los desempleados sean significativamente más insalubres durante el desempleo, sino que dichos efectos persisten incluso después de que se consiga un trabajo.

¡”Larga” vida a los telómeros”!

Sígueme en twitter: @jonmizabala

El Gangnam Style y la globalización

2014 marzo 4
por Asier Minondo

El pasado año el Gangnam Style hizo furor en todo el mundo. El vídeo en YouTube ya ha superado las 1.900.000.000 visitas, y se ha convertido en el video más visto hasta la fecha. Además del video oficial, hay innumerables versiones de esta canción con coreografía incluida. Hasta Pocoyo y Bob Esponja no pudieron resistirse al huracán Gangnam e hicieron sus propias adaptaciones de la canción.

El éxito del Gangnam Style parece reflejar la enorme fuerza que tiene la globalización. Que un señor surcoreano, cantando en una lengua de la que la mayoría de los mortales no entendemos ni papas, y con un baile complicado triunfe en todo el mundo nos confirma que las nuevas tecnologías permiten que hasta la cosa más peregrina, siempre que sea digital, llega a todas partes; parece confirmar también que, cada vez, todos nos parecemos más, ya que millones de personas hemos acabado bailando, con mayor o menor fortuna, todo o partes del Gangnam Style.

Sin embargo, ¿es cierto que la globalización está logrando que todos los consumidores tengamos los mismos gustos y, por tanto, demandemos los mismos productos y servicios? Para responder esta pregunta, los profesores Keith Head y Thierry Mayer, hicieron un interesante estudio para Francia. Estos profesores analizaron las diferencias en el porcentaje del gasto que las familias dedican a la compra de mantequilla y a la compra de aceite de oliva entre las regiones francesas. Observaron que las familias de las regiones del noroeste de Francia, como Normandía y Bretaña, son las que dedican el mayor porcentaje del presupuesto a la compra de mantequilla, mientras que las familias de las regiones del Mediterráneo son las que dedican la mayor parte de su presupuesto a la compra de aceite de oliva. Estas diferencias en el porcentaje de gasto no se pueden explicar por las diferencias de precios entre regiones: una barra de mantequilla y un litro de aceite cuestan casi lo mismo en Rennes y en Marsella; se explican por las diferencias de gustos de las familias.

Pero, ¿por qué existen estas diferencias en gustos? La explicación hay que buscarla en la historia, y en las condiciones climáticas de cada región. La región del Mediterráneo tiene un clima y una tierra mucho más propicia para el cultivo del olivar, lo que permite que este producto sea abundante en esta región y, por ello, se utilice de forma asidua en sus platos. La cultura culinaria hace que la preferencia por los platos que incorporan el aceite se transmita a través de la familia y el entorno más cercano y, así, perdure en el tiempo. En las regiones del noreste de Francia, por el contrario, las condiciones climáticas no son propicias para el cultivo del olivar y, hasta fechas recientes, transportar el aceite de otras regiones era caro. Por ello, esta región de Francia utilizaba la grasa que era más barata y abundante en su región: la mantequilla. Así, su gastronomía incorpora de forma más asidua la mantequilla y, debido a la cultura, la preferencia por estos platos ha perdurado en el tiempo.

Este ejemplo pone de manifiesto que incluso dentro de un país existen notables diferencias de gustos entre regiones. Por tanto, es lógico esperar que las diferencias entre países sean todavía mayores. Por ejemplo, a pesar de la globalización, y de éxitos como el Gangnam Style, no se ha reducido el “consumo” de canciones de artistas nacionales o de canciones de artistas de países que comparten rasgos culturales similares. O, todavía los nombres que ponemos a nuestros hijos son mayoritariamente locales. Estas diferencias de gustos también se observan con la inmigración. Los inmigrantes, a pesar de trasladarse a otro país, tienen una preferencia por consumir productos de sus países de origen.

A pesar de la globalización, la transmisión de la cultura dentro de la familia permite que persistan diferencias en gustos entre regiones y países que hace mucho tiempo perdieron su justificación económica. Por tanto, no parece tan fácil que la globalización nos convierta en consumidores con los mismos hábitos. ¡Long live al Kaxiano style!

¿Cuándo empezará a crearse empleo?

2014 febrero 25
por Iñaki Erauskin

@InakiErauskin

Es la pregunta que últimamente escucho a menudo. Ya el año pasado escribí un post relacionado, utilizando la ley de Okun para averiguar cuándo descendería la tasa de paro. La “ley” de Okun es una relación empírica entre la tasa del crecimiento del PIB real y la variación en la tasa de paro. Así, una tasa de crecimiento del PIB real mayor está relacionada con un descenso en la tasa de paro.

Ahora vuelvo al mismo tema, con nuevos datos, pero enfocándolo desde la perspectiva del empleo. En 2008 había 982.441 ocupados en el País Vasco, el máximo histórico, mientras que, según los últimos datos, los del 4º trimestre de 2013, hay 914.300 ocupados, lo que supone casi un 7% menos. Sin embargo, ha pasado bastante desapercibido el hecho de que en el último trimestre (4º trimestre de 2013) se haya creado empleo, aunque poco (no llega al 0,05%), ya que había 913.900 ocupados en el tercer trimestre de 2013. En términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo se observa un comportamiento similar, porque se pasó de 875.413 a 875.916 (corregidos los efectos estacionales y de calendario) del tercer al cuarto trimestre de 2013.

Si nos fijamos en términos interanuales (respecto al mismo trimestre del año anterior), en lugar de intertrimestrales, el Gráfico 1 recoge la variación porcentual en el número de ocupados (eje de ordenadas) ante la variación porcentual en el nivel del PIB real para el País Vasco (eje de abscisas) para los últimos 5 trimestres (desde el 4º trimestre de 2012 al 4º trimestre de 2013). La relación es positiva: una tasa de crecimiento del PIB real mayor está relacionada con una variación porcentual del empleo (neto) mayor.

 

Fuente: Eustat y elaboración propia.

 

La relación positiva resultante es la ecuación y=1,2668x-0,6426, donde x denota la variación del PIB real, en porcentaje, e y la variación en el número de ocupados, en porcentaje. La pendiente de la relación es algo superior a 1, que es un valor relativamente alto (normalmente, suele estar por debajo de 1), lo que significaría que las variaciones del PIB tendrían un impacto elevado en el empleo. Además, sugiere que para que el empleo crezca (esto es, para que en el eje de ordenadas se logre un valor positivo o, al menos, nulo; y≥0), el crecimiento interanual del PIB trimestral (esto es, el valor de x) debería situarse en torno al 0,5% en el País Vasco. En el cuarto trimestre de 2013, como se puede observar en el Gráfico 1, se hallaba en -0,3%. En el segundo o tercer trimestre de 2014 se podría llegar a esas cifras y crear, por tanto, empleo en términos interanuales. Estas cifras, por supuesto, han de tomarse como meras aproximaciones, dado que los datos para la crisis pueden no ser representativos para el período de recuperación, y, como he recordado alguna otra vez, “predecir es difícil, especialmente sobre el futuro” (Niels Böhr, físico danés). Parafraseando a un antiguo compañero mío, “si todo va bien y nada va mal”, podría ser una buena aproximación. Si hablamos de cifras en términos anuales, y  sin ánimo de entrar en muchos detalles, el crecimiento en 2014 debería situarse en torno al 0,7-1,1% para crear empleo neto. La previsión para el País Vasco es que el PIB real crezca un 0,8% en 2014, con lo que será difícil crear empleo neto en 2014. Las cifras de crecimiento necesarias para reducir la tasa de paro son generalmente mayores. En su día, centrándome en cifras anuales, sugería que con crecimientos anuales en torno a 1,3-1,5% era posible reducir la tasa de paro. En términos trimestrales, quizás con crecimientos cercanos al 1% se pueda rebajar la tasa de paro. Eso nos llevará probablemente a finales de 2014, como mínimo. Tenemos travesía por el desierto todavía … pero también se ven algunas luces esperanzadoras al frente.

Puedes seguirme en Twitter: @InakiErauskin

 

 

 

 

No hay camino llano que no tenga algún barranco

2014 febrero 18
por Jon Mikel Zabala

@jonmizabala

La investigación con mayúsculas y su financiación han vuelto a primera línea de la parrilla. En fechas recientes hemos sabido que investigadores de nuestro entorno han sido reconocidos por su labor científica a escala mundial. Del mismo modo, trece investigadores han conseguido atraer al País Vasco la friolera de 21M€ a invertir durante los próximos 5 años.

La justificación de la financiación de los programas de investigación proviene de los potenciales efectos económicos que los mismos puedan tener en un futuro, no sólo en términos científicos y académicos, sino también en generación de riqueza y empleo. En el caso español, según los resultados del último informe INNOVACEF para el año 2013, un 50,54% de los investigadores perciben que es posible la creación de nuevos productos o procesos derivados de sus investigaciones y que un 29,48% considera que es factible solicitar patentes. De este modo, el apoyo a la investigación básica se convierte (o debería convertirse) en un elemento estratégico para todo país.

Son innumerables los ejemplos de innovaciones que se deducen de la investigación más básica y que utilizamos en nuestros quehaceres diarios: Internet, las conexiones wifi o el GPS constituyen productos y nuevas tecnologías cuyas aplicaciones vieron la luz a menudo de manera no intencionada. Sin embargo, este potencial lleva asociado un cierto riesgo. Por un lado, las investigaciones de carácter básico o fundamental abordan temas que apenas han sido estudiados y para los cuales existe una evidencia empírica limitada, por lo que es muy posible que muchos de los nuevos caminos que la ciencia nos lleva a recorrer no dirijan a ningún puerto. Por otro lado, estos retornos se obtienen con un lapso de tiempo de entre 20-30 años según numerosos estudios.

Una de las investigadoras que más ha trabajado en la evaluación de programas científicos en los Estados Unidos, Susan Cozzens, se preguntaba hace poco si las agencias de investigación habían evaluado los efectos que tiene el hecho de que se financien principalmente proyectos “seguros” frente a la opción de financiar proyectos más pluridisciplinares, y por ende, más arriesgados. Lógicamente, las nuevas generaciones de investigadores, al observar este comportamiento por parte de las agencias de financiación de I+D, se adaptan al medio, adoptando unos perfiles más conservadores, y definiendo proyectos de investigación menos ambiciosos. Pero, dado que los investigadores jóvenes de hoy serán también los referentes científicos en unos años (aquellos de quienes se espera el avance en la frontera del conocimiento), ¿será legítimo pedirles que planteen proyectos de investigación más transformacionales en un futuro, cuando precisamente han sido “educados” siguiendo la lógica opuesta?

Crecientemente se están definiendo programas orientados a garantizar la financiación de investigaciones básicas, con un importante componente de riesgo y con un horizonte más amplio (5 años en lugar de los 3 habituales). El programa Research Fellows de la fundación Ikerbasque, o los programas de excelencia promovidos desde el European Research Council serían dos ejemplos de programas orientados a mitigar en cierto modo los anteriores riesgos derivados de la evaluación de proyectos de investigación.

Como ya hemos indicado, los riesgos de este tipo de ciencia son formidables, pero sus beneficios potenciales son si cabe mayores. Por ejemplo, la patente relativa a la proteína DNA polimerasa φ29, patentada en 1989 por Luis Blanco, Antonio Bernad, José María Lázaro y Margarita Salas ha representado, desde 2003 a 2009, por sí misma, más de los ingresos derivados de royalties del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en su totalidad. Lógicamente, no toda la investigación puede ser de carácter fundamental, por lo que se requiere de un cierto equilibrio entre la investigación básica y la directamente aplicada. Sin embargo, si se quiere que se generen nuevos productos que a su vez generen nuevas empresas, el apoyo a la ciencia básica se antoja fundamental.

Sígueme en twitter: @jonmizabala

Las consecuencias económicas de que haya más hombres que mujeres

2014 febrero 11
por Asier Minondo

Los chinos son de las personas que más ahorran en el mundo. Como media, un chino ahorra el 30% de su ingreso disponible. Por ejemplo, los españoles ahorran el 9% de su ingreso disponible y los estadounidenses apenas alcanzan el 4%.

Esta alta tasa de ahorro tiene consecuencias importantes, tanto para la economía china, como para la economía mundial. China ha basado gran parte de su crecimiento en las últimas tres décadas en la inversión y en las exportaciones. Sin embargo, esta vía de crecimiento está encontrando sus límites. Por una parte, cada vez es más difícil encontrar inversiones rentables; por otra parte, una vez que han conquistado una gran cuota del mercado mundial, las exportaciones chinas tenderán a crecer al mismo ritmo que la media mundial. Por tanto, para seguir creciendo, los chinos tendrán que apoyarse más en el consumo privado; sin embargo, esta vía será poco efectiva si los chinos siguen ahorrando gran parte de sus ingresos. Desde el punto de vista internacional, algunos analistas han señalado que el enorme ahorro chino fue uno de los factores que provocó la crisis financiera internacional: la mayor disponibilidad de fondos incentivó la búsqueda de nuevos clientes, caracterizados por un mayor riesgo, bajo nuevas fórmulas financieras que, supuestamente, neutralizaban ese riesgo.  Por tanto, es importante saber por qué los chinos ahorran tanto.

Un dato importante a tener en cuenta es que los chinos no ahorraban tanto hace treinta años. En 1990 la tasa de ahorro se situaba en el 16%. Este dato sugiere que parte de la explicación de la alta tasa de ahorro debe estar en algo que haya sucedido durante las últimas décadas. Y ese algo puede ser el enorme aumento del desequilibrio entre sexos. Las leyes biológicas establecen que, por término medio, nacen 1,06 niños por cada niña. Pues bien, en China esta ratio es de 1,2, es decir nacen alrededor de 120 niños por cada 100 niñas. La razón de este gran desequilibrio se encuentra en la política del hijo único. Por razones culturales, si los chinos solamente pueden tener un hijo, prefieren que este sea niño. Por ello, muchas parejas deciden practicar un aborto si esperan una niña.

En términos absolutos, en China hay alrededor de 30 millones más de hombres que de mujeres en la población de 25 o menos años. Una de las consecuencias de este desequilibrio es que los hombres afrontan una gran competencia para casarse. Una de las formas para mejorar el atractivo de un hombre es tener una mayor riqueza antes del matrimonio. Esto obliga a los futuros novios, y a sus familias, a ahorrar más. Al sumar las decisiones de todos los novios y sus familias el ahorro neto sube. Uno podría pensar que las mujeres y sus familias pueden decidir ahorrar menos, ya que se aprovechan de todo lo que ha ahorrado su futuro marido. Sin embargo hay dos factores que compensan esta situación. En primer lugar, los futuros maridos pueden descontar que sus futuras mujeres van a ahorrar menos, y lo compensan ahorrando todavía más, con el fin de alcanzar un nivel de riqueza que permita a la futura pareja comprar una casa y todo lo necesario para equiparla. En segundo lugar, quizá las mujeres no reduzcan su ahorro, ya que si ahorran tendrán una mayor capacidad de decisión una vez que se hayan casado, o porque teniendo un mayor ahorro también pueden elegir un novio más rico.

El trabajo realizado por los profesores Wei y Zhang, publicado en la prestigiosa revista Journal of Political Economy, confirma que, efectivamente, hay una estrecha relación positiva entre el desequilibrio entre sexos y la tasa de ahorro. Estos autores estiman, además, que el 50% del aumento de la tasa de ahorro puede explicarse por dicho desequilibrio.

El pasado mes de diciembre, los dirigentes del Partido Comunista chino decidieron relajar la política del hijo único, permitiendo a las familias en que ambos padres son hijos únicos tener dos hijos. Esta medida ayudará a corregir el desequilibrio entre sexos, aunque la competencia en el mercado del matrimonio no aflojará hasta dentro de un par de décadas. Mientras tanto, ya lo sabe: si quiere que su futura mujer sea china, ya puede empezar a ahorrar.

Zer egin beharko litzateke osasun-sistema hobetzeko? (II)

2014 febrero 4
por Iñaki Erauskin

Nire aurreko postean, osasun-sistema publikoari buruzko datu batzuk eskaini nituen eta horietatik ondorioztatu nuen osasun-sistema publikoa nahiko ondo dabilela, baina hobekuntzak egiteko marjina badagoela baita ere. Post honetan osasun-sistemaren erronkak eta erronka horiei aurre egiteko ekimenak aipatuko ditut. Horretarako, duela gutxi argitaratutako lanetan oinarrituko naiz. Berriki, Osasunaren Ekonomiaren Elkarteak oso txosten interesgarria argitaratu du (ikus hemen). “Nada es gratis” blogak ere hori tratatu du hainbatetan (ikus hemen azkena). José María Abellánek zuzendutako eta ildo bereko txostena argitaratu zen ere 2013ko maiatzean, BBVA Fundazioak lagunduta (ikus hemen).

Adituek diote osasun-gastu publikoaren determinante nagusiak, garrantzi gehiagotik gutxiagora ordenatuta, ondorengoak direla: ospitaletan erabiltzen diren bitarteko kontsumoaren hazkundea biztanleko, ospitaletako langileen batez besteko soldataren hazkundea, langile-kopuruaren hazkundea ospitaletan eta lehen-harrerako zentroetan, eta lehen-harrerako zentroetako langileen soldataren hazkundea. Aldagai horien guztien elastikotasuna 0,1 baino handiagoa da, hau da, osasun-gastu publikoa %1 jaitsi daiteke gutxienez, baldin eta determinante nagusien balioa %10 jaitsiko balitz.

Aurreko postean esan nuen bezala, Erkidego Autonomoen eskuetan dago nagusiki Espainiako osasun-sistemaren kudeaketa. Osasun-sistemak, jatorritik, ekitate arazoak dauzka, ez baitaukate antzeko biztanleko finantzaketa. Batetik, Euskal Autonomi Erkidegoak (EAE) eta Nafarroak erregimen berezia dute Kontzertu Ekonomikoa eta Itunaren bitartez. Bestetik gainerako Erkidegoek finantza-erregimen komuna dute, eta hauetan biztanleko finantzaketan dauden desberdintasunak ez dira gutxitu. Baina egungo sistema sostengarria al da? Adituek kalkulatu dute Espainiako ekonomiako Barne Produktu Gordinak (BPG) zenbat hazi beharko lukeen osasun-gastuak izan dezakeen igoerari aurre egiteko baliabide nahikoak izateko. Elastikotasun txikiena Galiziak dauka: Espainiako hazkundea %0,8 bada bere osasun-sistema sostengarria izango litzateke. Aldiz, EAE, Nafarroa, Balear Irlak eta Extremadurak %3ko hazkundea eskatzen dute. Hau, noski, ez da albiste ona, eta erreformak eskatzen ditu.

Zer egin beharko litzateke? Hiru gai garrantzitsu aipatuko ditut. Lehenik, osasun-sistemaren ereduaren aldaketa egongo litzateke. Finantzaketak eta estaldura publikoak, nolakoa izan behar du? Adituek proposatzen dute sistema aldatzea, hasierako “statu quo”-ak aldatuz, osasun-sistema desberdinak koordinatzeko funts berezia sortu, eta Erkidegoen Likidezia Funtsa osasun-sistema guztien kalitate minimoak bermatzeko erabili. Bestetik, kontuan izan behar da osasun-gastua hiru estaldurek determinatzen dutela:

  • Biztanleria: Osasun-laguntza jasotzeko eskubidea. 2012ko erreforma baino lehenago, Espainian egoiliar erregularra izateagatik eskubide hau zuzenean bermatzen zen. 2012ko erreformaren ondoren aseguratuak eta onuradunak dira estaldura dutenak bakarrik (landunak, langabeak, euren familiak, …), egoiliar irregularrak kanpoan utziz, adibidez. Horretarako, adituek proposatzen dute, besteak beste, sistema unibertsalagoa izatea. Horretaz gainera,  Europako Erkidegoko biztanleei aplikatzen zaien sistema hobetu beharko litzateke, “osasun-turismoa” ekiditeko.
  • Prestazioak: Osasun-sistemaren zerbitzuen zorroa, hau da, lehen arreta, arreta espezializatua, botika-prestazioa, prestazio osagarriak eta osasunaren informazio- eta dokumentazio-zerbitzuak. Zorroa homogenoa da Espainian, baina Erkidego Autonomoek hori zabal dezakete (baina ez gutxiago eskaini). Nahiz eta kostu-eraginkortasun printzipioa aipatu, praktikan apenas erabiltzen da zerbitzuen zorroa ordenatzeko. Eta hau errotik aldatu behar da eraginkorragoa izateko.
  • Gastua: Erabiltzailearen ekarpena. Hau beherago landuko dut (koordainketa).

 

Bigarrenik, nola antolatu eta kudeatu behar da osasun-laguntza? Publikoa edo pribatua? Erreformak egitearen beharra ez du krisi ekonomikoak sortu, areagotu baizik. Erreformen helburua bai efizientzia gehiago eta bai kostu txikiagoa lortzea da zerbitzu publikoak ematerakoan. Osasun-zerbitzuak emateko moduak oso desberdinak dira (ikus hemen):

  • Zuzeneko kudeaketa. “Betikoa”. Honekin batera sartu dira, batetik, kudeaketa teknika berriak erabiltzen dituzten institutu klinikoak (gerentzialismoa bezala ezagutzen dena) eta, bestetik, pertsonalitate juridikoa duten erakunde autonomoak, eta abar (pribatizazio “formala”).
  • Zeharkako kudeaketa (pribatizazio “funtzionala”). Honen barnean daude:
    • Langile autonomoen kontratazioa, bai independenteki, baita sozietate kooperatiboen bitartez (“Elkartasun-Oinarriko Erakundeak” Kataluñan).
    • Kontzertu eta hitzarmenak.
    • Publiko-Pribatuko Lankidetzak (PPP, Public Private Partnership), zerbitzu-kontratu baten bitartez:
      • Obra publikoko kontzesioak (PFI, Private Finance Iniciative). Erakunde pribatuek eraikitzen dute eraikina eta bertako zerbitzu osagarriak kudeatzen ditu (garbiketa, janaria, …), baina osasun-zerbitzuak ez.
      • Kontzesio administratiboak (Alzira eredua). Erakunde pribatuek eraikitzen dute eraikina eta  zerbitzu guztiak ematen dituzte, osasun zerbitzuak barne.

Azken urteotan formula oso desberdinak erabili dira osasun-zerbitzuak emateko. Sarritan aipatu da pribatizazioa “soluzioa” dela, antzeko zerbitzua kostu txikiagoan ahalbidetuko lukeelako. Xehetasun tekniko handitan sartu gabe, zer dio ebidentzia enpirikoak? Zoritxarrez informazio egoki oso gutxi dago Espainiarako. Teknika berriak badirudi eraginkorrak eta efizienteak direla. Beste formulei buruz apenas dago ebaluazio zehatzik Espainiarako: ez du garbi adierazten formula berriak hobeagoak (edo okerragoak) direnik. Beste herrialdeetan, nahiz eta ikerketa gehiago egon, ez dago emaitza oso garbirik ere. Eta gardentasun gehiago eskatzen da emaitzak emateko. Ebaluazioak egitea eta hauek zorrotzak izatea behar dira. Beraz, oso zuhurrak izan behar dugu egiten diren proposamenekin.

 

Hirugarrenik eta azkenik, osasun-koordainketari buruz zer esan daiteke? Bai edo ez? Koordainketa, erabiltzaileak (“gaixoak”) prestazioaren kostuan egiten duen parte hartzea litzateke. Berez, koordainketa ez da kontributiboa, hau da, gastu publikoa estaltzeko, baizik eta “arrisku morala” ekiditeko. Arrisku moralak pizgarriekin zerikusia du. Gaixoak ordaindutako prezioa 0 bada eta medikuak ez baditu sufritzen jartzen dituen tratamendu kostua, orduan pizgarriak daude osasun-laguntzako gehiegizko kontsumoa egiteko. Zenbat eta ziurtasun falta handiagoa izan tratamenduan, gaixoaren egoeran eta kostu-eraginkortasunaren artean, orduan eta zentzu gehiago du koordainketak. Zer dio ebidentziak? Ia ikerketa gehienak Estatu Batuetakoak dira. Normalean botikei aplikatzen zaio, baina beste herrialdeetan baita lehen arretan, anbulategiko arreta espezializatuan, ospitaletan edo urgentziatan. Ebidentziak koordainketak zentzua duela dio botiken kasuan, baina ez lineala eta derrigorrezkoa, gaur egun bezala. Kostu-eraginkortasunean oinarritu beharko luke koordainketak. Botikak dohain (edo koordainketa txikiarekin) izan beharko lirateke kostu-etekin balantza eraginkorrena duten kasutan. Ez lukete aktiboen eta pentsiodunen artean bereizi behar, gaur egun bezala, baizik eta errenta-maila eta osasun-egoeraren arabera. Errentaren araberako ordainketa maximoa ere aktiboei aplikatu beharko litzaieke. Errentaren arabera ordaintzeak arazoak dakar, Pertsona Fisikoen Gaineko Errentan gertatzen den iruzurra dela eta. Sistemak sinplea izan behar du. Adibidez, dirua bueltatzearena ez da erraza izaten normalean.

Bestetik, txostenak osasunaren inguruko politikak aztertzen ditu. Hor daude, besteak beste, obesitatea, tabakoa eta alkohola. Zergek hor zeregin garrantzitsua izan dezakete. Horrekin batera dago ingurukoen eta parekoek daukaten eragina eta egoera soziala kontuan hartu beharra. Pobreagoak direnek aukera gutxiago izaten dute eta osasun okerragoa. Hezkuntza-sistema oinarrizkoa da.

Azkenik, osasunaren “gobernu ona” dago. Ez du bakarrik legeak betetzea, kudeaketa txarrik ez egotea, emaitza onak lortzea, eta abar esan nahi, baizik eta erabakiak guztiok adostutako arauekin hartu direla, parte hartze demokratiko eta gardentasunarekin,  kontuak emanez. Horrek, azkenean, emaitza hobeagoak ahalbidetzen ditu. Hemen oso garrantzitsua da pizgarriak beste modu batera diseinatzea, berriro ere, gardentasunarekin, kontuak ematen, eta abar.

Osasun-sistema egungo ongizate-gizartearen oinarrizko euskarria da. Konturatuko zinen gaia oso konplexua dela eta bere eragina oso atal desberdinetan sumatzen dela. Erreformak behar dira osasun-sistema sostengarria izateko. Lan dezente dago aurretik.