Diario Vasco
img
¿Se recaudan en Euskadi más o menos impuestos que en la Unión Europea?
img
Iñaki Erauskin | 21-02-2017 | 09:30| 0

@InakiErauskin

 

Recientemente se han publicado los datos de cierre del año 2016 sobre las haciendas forales vascas. El mensaje general en los medios de comunicación es que se ha recaudado menos de lo esperado, pero no habrá ajustes adicionales, al contar con un cierto margen, a pesar de todo.

El Cuadro 1 recoge la recaudación de las haciendas forales vascas en el año 2016, por territorios históricos y por tipo de impuesto (pincha aquí para la nota de prensa). Se observa que el IVA es la mayor fuente de ingresos, seguido del IRPF. Ambas suman más de ¾ partes del total de la recaudación impositiva, con ciertas diferencias de unos territorios a otros. Por ejemplo, en Araba es donde mayor diferencia tiene lugar entre el porcentaje que supone el IVA respecto al IRPF en la recaudación total del territorio. Los impuestos especiales (sobre el petróleo, el tabaco, los seguros, la electricidad, …, por orden de magnitud) suponen una fracción bastante parecida en todos los territorios, ligeramente por encima del 10%. Después se halla el Impuesto de Sociedades, que es donde también hay ciertas diferencias entre territorios. Así, mientras en Bizkaia supone casi el 9% de los ingresos impositivos, en Gipuzkoa apenas llega al 6% (en Araba el 7,5%). Probablemente, el impacto de las grandes empresas jugará un papel importante en el caso de Bizkaia. Según señala El Economista, “Iberdrola y Petronor abonan 1.500 millones” a las haciendas forales vascas, lo que supondría algo más del 11% de los ingresos de las haciendas forales vascas (pincha aquí para la noticia). Aquí incluirían el IVA devengado por la actividad, el IRPF pagado por sus trabajadores, los impuestos especiales, el Impuesto de Sociedades, y otros. La noticia parece sugerir que recae sobre estas empresas la “carga” de todo ese importe al hablar de “Impuestos pagados a las Haciendas Forales Vascas por Iberdrola y Petronor”. Sin negar la gran importancia de estas dos empresas estratégicas (y quizás otras, tales como BBVA, por ejemplo), conviene recordar que la carga económica del IVA y los impuestos especiales, aunque recaudado legalmente por la empresa, recae en su mayor parte sobre los consumidores, porque su actividad económica corresponde a bienes muy inelásticos, esto es, aquellos en los que la demanda es muy poco sensible a variaciones en el precio, como nos señala acertadamente la microeconomía. Y el IRPF lo pagan los trabajadores, no la empresa. Y la misma noticia señala que Petronor tuvo pérdidas en 2013 y 2014 (no así en 2015), con lo que probablemente no pagaría el Impuesto de Sociedades durante esos ejercicios.     

 

Cuadro 1. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016.

Araba

%

Bizkaia

%

Gipuzkoa

%

TOTAL

%
IRPF

746.779.825

36,6%

2.531.121.379

37.7%

1.561.946.207

37,2%

4.839.847.411

37,4%

I. Sociedades

152.865.683

7,5%

600.730.121

8.9%

249.106.711

5,9%

1.002.702.515

7,7%

IVA

821.359.509

40,3%

2.539.294.601

37,8%

1.653.750.710

39.4%

5.014.404.820

38,7%

I. Especiales

228.689.321

11,2%

707.010.208

10,5%

460.450.171

11.0%

1.396.149.700

10,8%

Resto

88.253.438

4,3%

336.947.884

5,0%

272.420.472

6.5%

697.621.794

5,4%

TOTAL

2.037.947.776

100,0%

6.715.104.193

100,0%

4.197.674.271

100.0%

12.950.726.240

100,0%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 y elaboración propia.

 

Otra manera de ver la carga que supone la recaudación impositiva consiste en relativizar esos importes respecto al PIB, para poder compararlos directamente después con otros territorios o países. La Tabla 2 muestra ahora la recaudación impositiva de las Haciendas Forales Vascas respecto al PIB en 2016. El IVA se sitúa en torno al 7% en todos los territorios históricos, el IRPF cerca pero por debajo del 7% por lo general, mientras el Impuesto de Sociedades se sitúa en la franja del 1,1-1,7%.

 

Cuadro 2. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016 (%PIB).

 

Araba

%PIB

Bizkaia

%PIB

Gipuzkoa

%PIB

TOTAL

%PIB

IRPF

746.779.825

6,4%

2.531.121.379

7,0%

1.561.946.207

6,6%

4.839.847.411

6,8%

I. Sociedades

152.865.683

1,3%

600.730.121

1,7%

249.106.711

1,1%

1.002.702.515

1,4%

IVA

821.359.509

7,1%

2.539.294.601

7,0%

1.653.750.710

7,0%

5.014.404.820

7,0%

I. Especiales

228.689.321

2,0%

707.010.208

2,0%

460.450.171

2,0%

1.396.149.700

2,0%

Resto

88.253.438

0,8%

336.947.884

0,9%

272.420.472

1,2%

697.621.794

1,0%

TOTAL

2.037.947.776

17,5%

6.715.104.193

18,6%

4.197.674.271

17,8%

12.950.726.240

18,2%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 , Eustat y elaboración propia.

 

¿Cómo son estas cifras respecto a España y la UE? Recientemente, varios investigadores de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), como son José Ignacio Conde-Ruiz, Manuel Díaz, Carmen Marín y Juan Rubio Ramírez, ha publicado un estudio sobre “Los ingresos públicos en España” (pincha aquí). El Gráfico 1 recoge la recaudación por IVA, en términos del PIB. Se observa que en España la recaudación por IVA ha aumentado hasta el 6,5% (sobre el PIB), cuya media se sitúa en el 6,9% en la UE. El País Vasco estaría en la media europea.

 

Gráfico 1. Recaudación por IVA (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos fijamos en la recaudación por IRPF (en % sobre el PIB), el Gráfico 2 nos muestra los datos para la UE. España se sitúa unos 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea, y el País Vasco se halla ligeramente por debajo de las cifras para España, lo que supone estar unos 3 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 2. Recaudación por IRPF (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos centramos en la recaudación del Impuesto de Sociedades, el Gráfico 3 nos muestra los datos para la UE. En España la recaudación por el Impuesto de Sociedades se sitúa en el 2,3% del PIB, ligeramente por debajo de la media europea. El País Vasco estaría a algo menos de 1,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 3. Recaudación por Impuesto de Sociedades (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

En Impuestos Especiales, España se halla ligeramente por debajo de la media europea (2,3% del PIB) y Euskadi con una recaudación un poco menor aún, también. Finalmente, faltarían las cotizaciones sociales, pero éstas deberían ser muy parecidas en Euskadi que en España.

Todo lo anterior implica que Euskadi tiene una presión fiscal menor que España y, a su vez, España menos que la media europea (unos 5 puntos porcentuales menos), lo que fue señalado hace ya un tiempo en este mismo blog (pincha aquí). El propio consejero de Hacienda ha sugerido la posibilidad de elevar la presión fiscal. Quizás ha llegado la hora de reflexionar y dar un paso en esta dirección …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Las exportaciones españolas están concentradas en pocas empresas
img
Asier Minondo | 14-02-2017 | 06:38| 1

En España, casi 150.000 empresas realizaron ventas al exterior en el año 2015. Sin embargo, la mayor parte del valor exportado se debe a unas pocas empresas.

En un trabajo reciente, realizado en colaboración con Juan de Lucio, Raúl Mínguez y Francisco Requena, mostramos que la empresa que más exporta fue responsable del 3% del total del valor de las exportaciones de mercancías en España en el año 2015; las cinco empresas más exportadoras del 10%; las 50 más exportadoras de un tercio; las 200 más exportadoras de la mitad, y las 1.000 más exportadoras de dos tercios del total de las exportaciones españolas. Es decir, solamente el 0,68% de las empresas (1.000/147.378) fueron responsables de dos tercios de las exportaciones españolas en 2015.

Las empresas más exportadoras venden a más países y más productos que el resto de exportadores. En concreto, las empresas más exportadoras venden, en media, a 38 destinos internacionales y 57 productos diferentes, mientras que el resto de exportadores venden a 3 destinos y 5 productos. Los capítulos arancelarios más exportados por las primeras 1.000 empresas son equipo eléctrico y electrónico, maquinaria, automóviles, frutas y plástico.

El grado de concentración de las exportaciones por empresa es superior al que observamos en otras variables, como las ventas totales o el empleo. En concreto, mientras las 1.000 primeras empresas son responsables de dos tercios de las exportaciones, las 1.000 primeras empresas acumulan el 46% de las ventas, o el 29% del empleo.

Si unas pocas empresas dominan las exportaciones, éstas deben jugar un papel muy importante en la especialización comercial y en la dinámica de las exportaciones agregadas en España. Para analizar la especialización, calculamos la ventaja comparativa revelada de España en cada uno de los 96 capítulos arancelarios durante el periodo 2010-2012. Un país tiene ventaja comparativa revelada en un producto si la participación de ese producto en el total de las exportaciones del país es superior a la participación de ese producto en el total de las exportaciones mundiales. España tiene ventaja comparativa revelada en 45 de los 96 capítulos arancelarios. Destaca la especialización de España en corcho, alimentación, cerámica, automóviles, farmacia, prendas de vestir y productos siderúrgicos. Si eliminamos las 10 empresas más exportadoras de cada capítulo arancelario, España perdería ventaja comparativa revelada en 25 de ellos. Estos capítulos representan el 56% de los capítulos en los que España tiene ventaja comparativa revelada, y el 26% de las exportaciones españolas. Aunque no podemos determinar cuál sería el comportamiento del resto de exportadores si desaparecieran las 10 empresas más exportadoras en cada capítulo arancelario, los cálculos sugieren que, en muchas industrias, la especialización comercial puede estar determinada por unas pocas empresas. Ésto podría representar una debilidad, si dichas compañías deciden implantarse fuera de España, con la consecuente pérdida de la ventaja comparativa asociada.

 

Finalmente, analizamos la contribución de las empresas más exportadoras a la dinámica de las exportaciones agregadas de la economía española. La evolución de las ventas españolas de un producto en un destino se puede deber a factores específicos de ese producto y destino, como una reducción de aranceles, que afectan a todos los exportadores; o a factores específicos de cada una de las empresas exportadoras, como ganar una licitación. Nuestras estimaciones muestran que un tercio de la evolución de las exportaciones españolas durante el periodo 1997-2015 se explica por factores específicos de las 5 empresas más exportadoras en cada producto y destino. Este resultado pone de manifiesto que unas pocas empresas contribuyen de forma notable a la dinámica conjunta de las exportaciones españolas.

En definitiva, la concentración de las exportaciones en unas pocas empresas tiene importantes implicaciones sobre la competitividad exterior y las oscilaciones que a lo largo del tiempo se pueden observar en las exportaciones. En este sentido, cabe preguntarse sobre las consecuencias que la elevada concentración de las ventas al exterior tiene sobre la política comercial. Por ejemplo, si España quisiera impulsar las exportaciones, ¿debería concentrar su esfuerzo en las nuevas empresas exportadoras o en las empresas más exportadoras? ¿Con los instrumentos actuales, están atendidas las necesidades específicas de diplomacia comercial de los grandes exportadores? ¿Deberían centrarse las políticas de promoción exterior en la captación de inversiones de los grandes exportares mundiales? ¿Cómo podemos trasladar la capacidad competitiva de los grandes exportadores al resto de empresas del sector?

Ver Post >
Emprendimiento: ¿cuestión de formación o de sensación?
img
Jon Mikel Zabala | 06-02-2017 | 08:59| 1

@jonmizabala

En un post anterior, nos hacíamos eco de una pregunta que muchos de nosotros nos hemos formulado alguna vez (o muchas) a lo largo de nuestras vidas: y yo ¿qué voy a ser de mayor? En él nos preguntábamos cuáles podrían ser las profesiones que más y menos podrían crecer en los próximos años. Naturalmente, las profesiones del futuro dependerán en gran medida del desarrollo tecnológico, pero también de las oportunidades que los emprendedores sean capaces de identificar y de las ideas que éstos sean capaces de generar para poder satisfacer dichas oportunidades (o necesidades creadas). En este sentido, nuestro compañero Iñaki Erauskin se preguntaba en su post de la semana pasada, si la identificación de estas oportunidades resultaba cada vez más dificultosa o no.

El emprendimiento está en auge. Son varios los autores que apuestan por el emprendimiento como una de las soluciones al creciente desempleo que se está observando en la mayoría de las economías (puedes ver un ejemplo aquí, aquí y aquí). Incluso hay autores como Mariana Mazzucato que consideran que el primer actor que debería participar en el emprendimiento como vehículo para la identificación y generación de nuevas oportunidades debería ser el propio estado. En aras de poder dotar a las sociedades con una base de conocimientos que fomente el emprendimiento son numerosas las iniciativas que se han desarrollado en las últimas décadas sobre formación emprendedora. Probablemente, al decir estas palabras al lector se le vengan a la mente programas de emprendimiento como los del Media Lab del MIT, el Arthur Rock Center de la Universidad de Harvard, el Arthur M. Black Center for Entrepreneurship del Babson College, o el Technology Ventures Program de la Universidad de Stanford. Sin embargo, prácticamente la totalidad de las universidades del mundo tienen programas orientados a la formación emprendedora. Incluso la Comisión Europea ha elaborado una guía como ayuda al docente para favorecer la inclusión de elementos emprendedores en el currículum académico.

Uno de los elementos comunes a la práctica totalidad de todos estos programas radica en que además de dotar a los estudiantes universitarios de un aprendizaje sobre la parte técnica, financiera y organizativa asociadas a la actividad emprendedora, se espera que éstos generen una empresa durante su etapa formativa. Los resultados sobre la eficacia de este tipo de cursos muestran una clara dicotomía. Por un lado, los alumnos tienden a valorar de manera muy satisfactoria los contenidos ofrecidos en ellos. Sin embargo, y al mismo tiempo, tras dicha formación los estudiantes comprenden que muchos de ellos no tienen los valores (que no el valor) para seguir una carrera emprendedora. Ello conlleva que a pesar de que los alumnos se vean ‘forzados’ a generar sus empresas en dichos cursos, no sólo no son capaces de mantener la actividad de éstas en el tiempo, sino que además ese aprendizaje que debería fomentar las intenciones emprendedoras se ‘pierde’ en el tiempo.

¿Cuál debería ser entonces el propósito principal de la educación emprendedora? ¿Mejorar las intenciones emprendedoras de los estudiantes o ayudar a los estudiantes a entender qué es una carrera emprendedora? Si nos atenemos a la primera perspectiva, entonces deberíamos ayudar a los estudiantes a generar empresas, aun siendo conscientes de la elevada probabilidad de fracaso tanto organizativo como personal, ya que ni la nueva empresa se mantiene en el tiempo ni el alumno consigue ‘exportar’ su aprendizaje a organizaciones ya existentes. Si por el contrario nos atenemos a la segunda perspectiva, entonces deberíamos hacer más énfasis en los valores (personales y profesionales) y las necesidades (financieras, estructurales, organizativas) que están asociados al emprendimiento.

En nuestro caso, la Universidad de Deusto ha optado por la segunda vía. En el año 2005 la Universidad de Deusto en su campus de San Sebastián se propuso formar a jóvenes universitarios para que sean capaces de identificar y potenciar sus talentos, y generar y aprovechar oportunidades. Pero, sobre todo, que quieran y que se sientan capaces de emprender. iNNoVaNDiS constituye un programa de formación de tres años de duración, en el que han tomado parte más de 330 personas. Sin embargo, la generación de nuevas empresas no es un objetivo del programa, aunque son varias las start-ups que han surgido en el marco de iNNoVaNDiS. Por el contrario, la razón de ser del programa es que ser emprendedor radica en una manera de pensar, una forma de actuar y una identidad personal. El enfoque seguido en iNNoVaNDiS está orientado a la acción, de modo que los estudiantes adopten una voluntad hacia la acción y adquieran una sensación de capacidad para cambiar las cosas allá de donde estén trabajando, bien sea una organización establecida ajena o una nueva iniciativa propia. Por tanto, si surgen start-ups, será una consecuencia de que los alumnos han adquirido los fundamentos para el desarrollo de las intenciones emprendedoras y han identificado una oportunidad viable en el contexto en el que están, no un fin en sí mismo.

El próximo 18 de febrero de 2017, celebraremos el “X Aniversario” de iNNoVaNDiS, en el que juntaremos a estudiantes de diferentes cohortes, a los profesores que han participado en el programa en este tiempo, a los emprendedores que han identificado oportunidades y han lanzado sus ideas empresariales, a socios colaboradores, y demás personas que han apoyado el programa de alguna manera. Esperemos que dentro de 10 años, volvamos a estar aquí para contar que iNNoVaNDiS sigue ‘dejando huella’ y que ‘nuestra sociedad’, sigue beneficiándose de los valores que tratamos de inculcar a ‘sus estudiantes’.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Son las ideas cada vez más difíciles de encontrar?
img
Iñaki Erauskin | 31-01-2017 | 06:57| 2

@InakiErauskin

 

Este es el sugerente título de un reciente trabajo (si bien preliminar e incompleto) de varios economistas de renombre, Bloom, Jones, Van Reenen y Webb (pincha aquí para el artículo; tienes un post sobre este trabajo aquí). Su idea fundamental se basa en un hecho estilizado presente en los modelos de crecimiento económico basados en las ideas: el crecimiento económico (3%, por ejemplo) = Productividad Total de los Factores (o PTF) de las ideas (que va disminuyendo) × Número de investigadores (que va aumentando). Según este hecho, el crecimiento económico se produce porque la gente crea ideas y la tasa de crecimiento es el producto de dos términos: el número efectivo de investigadores y su productividad investigadora (o “PTF de las ideas”, según los autores). El mejor ejemplo para explicar lo anterior proviene de la Ley de Moore, que señala que el número de transistores en un microprocesador se duplica cada 2 años aproximadamente, que supone que la tasa de crecimiento es de un 35% al año, aproximadamente, lo que, de hecho, ha ocurrido durante este último medio siglo. Ello fue posible por el cada vez mayor número de investigadores trabajando y expandiendo la Ley de Moore. Concretamente, el número de investigadores que se requieren hoy para duplicar la densidad de chips es más de 75 veces mayor que la cifra que se requería a comienzos de los 70, un resultado que es similar en otros sectores.  

El Gráfico 1 muestra una de las principales conclusiones del trabajo. La línea azul muestra la tasa de crecimiento de la PTF de los factores (TFP en el gráfico) en Estados Unidos. La tasa de crecimiento de la PTF mide la tasa de crecimiento del PIB que no viene explicada ni por el aumento del empleo ni por una mayor cantidad de capital (maquinaria, infraestructuras, …), esto es, recoge grosso modo la tasa de crecimiento del progreso tecnológico, que se conoce también como “residuo de Solow” o como “una medida de nuestra ignorancia”. Se observa que, a partir de los años 40, tras alcanzar su máximo, la tasa de crecimiento de la PTF ha ido descendiendo en los Estados Unidos. En verde se muestra el factor de aumento del número efectivo de investigadores, que se obtiene dividiendo el gasto en inversión y desarrollo por el salario nominal de los trabajadores altamente cualificados. Ello quiere decir que hoy día el número efectivo de investigadores es casi 25 veces mayor que el de los años 30 del siglo pasado.  

 

Gráfico 1: Tasa de crecimiento y esfuerzo de investigación.

 

Fuente: Bloom, Jones, Van Reenen y Webb (2017).

 

Para medir cuán difícil es encontrar nuevas ideas estos autores se fijan en lo que denominan “PTF de las ideas”. Éste se obtiene dividiendo la tasa de crecimiento de la PTF (que, a su vez, trataría de aproximar la tasa a la que crecen las ideas) por el número efectivo de investigadores. Como muestra el Gráfico 2, se puede observar que la PTF de la ideas (línea azul) hoy día es una 1/64 parte de la de los años 30 del siglo pasado.  Y como tenemos un número 23 veces mayor de investigadores efectivos (línea verde) aproximadamente, la tasa de crecimiento de la PTF no llega ni a la mitad de lo que era en los 30. En suma, estos autores sugieren que las ideas son cada vez más difíciles de encontrar. Una conclusión más correcta sería, en mi opinión, decir que esos resultados muestran que, a pesar del aumento del esfuerzo investigador, la tasa de crecimiento de la PTF ha ido descendiendo.

 

Gráfico 2: PTF de la Ideas y esfuerzo investigador.

Fuente: Bloom, Jones, Van Reenen y Webb (2017).

 

Pero, ¿implica este hallazgo que el crecimiento económico tenderá a cero? No tiene por qué. “Sólo” requiere que haya un gran aumento en el esfuerzo investigador que contrapese la productividad decreciente de las “ideas” … pero esto, por supuesto, está por ver …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Putin debería haber impuesto aranceles a Trump
img
Asier Minondo | 24-01-2017 | 06:15| 1

Durante las últimas semanas Trump ha amenazado con fuertes sanciones y aranceles a empresas como Ford, General Motors o Toyota si trasladan la producción de Estados Unidos a México. La doctrina de Trump parece, a primera vista, de una lógica contundente: si Estados Unidos importa coches de México, en vez de comprar los coches fabricados en Estados Unidos, se reduce la producción de coches en Estados Unidos y con ello el empleo en este sector. Si no se permite el traslado de la producción a México, o si se establecen fuertes aranceles a los coches importados de México, los estadounidenses comprarán los coches fabricados en su país, favoreciendo el mantenimiento del empleo. Probablemente, estas medidas provocarán que los coches sean un poco más caros en Estados Unidos; sin embargo, parece razonable pagar un precio más alto por los automóviles si la recompensa es salvar empleos.

Sin embargo, esta doctrina pierde atractivo si el resto de países reacciona contra Estados Unidos introduciendo las mismas medidas que propone Trump. Por ejemplo, el pasado 12 de julio de 2016, la empresa estadounidense Boeing confirmó que la aerolínea de carga rusa Volga-Dnepr Group había firmado un acuerdo para adquirir 20 aviones de carga del modelo 747-800. Según la doctrina comercial de Trump, Rusia no debería haber permitido esta operación comercial, ya que Estados Unidos estaba robando empleos rusos. Si la empresa Volga-Dnepr Group hubiese comprado aviones de carga AN-124 fabricados por la empresa rusa Aviastar-SP, en vez de los Boeing estadounidenses, habría favorecido al mantenimiento del empleo manufacturero en Rusia. Por tanto, Putin debería haber impuesto fuertes aranceles a los aviones estadounidenses o debería haber amenazado a la empresa Volga-Dnepr Group con imponerle enormes sanciones si no compraba los aviones fabricados en Rusia. En este caso, la doctrina de Trump habría ido en contra de los empleos manufactureros en Estados Unidos.

Además, debido a que los procesos de producción se han fragmentado entre muchos países, imponer barreras a la importación puede provocar, paradójicamente, que se pierdan empleos en la industria de la exportación. Por ejemplo, muchas de las partes de los aviones de Boeing son fabricados por empresas extranjeras. Si estas partes no se pudieran importar, o si se tuvieran que importar a precios más caros, Boeing perdería parte de su competitividad, reduciéndose sus exportaciones y los empleos ligadas a ellas. Por ejemplo, según informa el semanario The Economist, de cada dólar que México exporta a Estados Unidos, 40 céntimos corresponden a productos intermedios estadounidenses que se han utilizado para fabricar los productos que se exportan.

Finalmente, si las empresas estadounidenses que fabrican productos intensivos en trabajo poco cualificado no trasladan el proceso de ensamblaje a países con costes salariales más bajos, cuando sus competidores sí lo hacen, dejarán de ser competitivas y no podrán mantener otros empleos de mayor valor añadido como los ligados a la tecnología, el diseño, o el marketing.

Estas reflexiones nos llevan a dos ideas importantes sobre el comercio internacional. El libre comercio provoca que los países se especialicen en aquello que saben hacer relativamente mejor: Estados Unidos aviones, México coches de gama media, y Rusia gas. Esta especialización mejora el nivel de vida de todos los países. Sin embargo, el comercio internacional también genera ganadores y perdedores dentro de cada país. Los perdedores son los trabajadores de las industrias que no pueden competir con las importaciones, y los vencedores son los trabajadores de las industrias que aumentan su producción por la exportación. El comercio internacional genera beneficios suficientes para que los ganadores compensen a los perdedores, y todavía sigan ganando. Sin embargo, no hay ninguna ley que asegure que los ganadores vayan a compensar a los perdedores.

Los perdedores en Estados Unidos son los trabajadores con una menor formación y los ganadores los trabajadores con una mayor formación. Por tanto, el comercio internacional ha ahondado las diferencias entre los trabajadores que partían de una situación peor y los que partían de una situación mejor. Trump ha sabido explotar esta brecha, culpando a los mexicanos y a los chinos de las desgracias de los trabajadores con menor formación, sin mencionar que los mexicanos y los chinos, con sus importaciones, también han favorecido a los trabajadores con mayor formación.

Aunque las medidas de Trump puedan frenar a corto plazo el traslado de algunos empleos, las diferencias en costes y la automatización harán que los empleos manufactureros menos cualificados y rutinarios vayan desapareciendo de los Estados Unidos. Que la doctrina de Trump sea errónea, no debería hacernos olvidar que muchos trabajadores se han visto perjudicados por el proceso de globalización. Sin embargo, la solución no es dejar sin empleo, temporalmente, al trabajador mexicano o chino. La solución es encontrar mecanismos para que los trabajadores perjudicados por la globalización o la automatización puedan tener un colchón de seguridad, y puedan acceder a las oportunidades en otros sectores. Que todavía no hayamos sido capaces de implantar estos mecanismos seguramente habrá contribuido a qué Donald Trump sea ya Presidente de los Estados Unidos.

Ver Post >
Ama, ¿y yo qué voy a ser de mayor?
img
Jon Mikel Zabala | 17-01-2017 | 08:09| 1

@jonmizabala

El pasado 10 de Enero de 2017 se cumplieron 10 años desde que la compañía fundada por Steve Jobs, Steve Wozniak y Ronald Wayne y con sede en Cupertino (California) lanzó su iPhone, ese dispositivo que no sólo nos ha cambiado la vida, sino que ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos hasta entonces. Para bien y para mal. El desarrollo tecnológico y la innovación son elementos fundamentales en la evolución humana y económica. Sin embargo, no podemos pasar por alto, que la tecnología y la innovación también están conllevando un incremento de la desigualdad, ya que automatizan muchos puestos de trabajo que se vuelven prescindibles, como apuntaba uno de nuestros lectores en un post anterior, y como han demostrado varios estudios.

Lo que hace que esta época sea distinta de otras como la Belle Époque, y que el desarrollo tecnológico se esté convirtiendo en un problema económico y social radica en la velocidad del mismo. Erik Brynjolfsson, profesor del MIT, argumenta que el desarrollo tecnológico se está acelerando de manera exponencial en las últimas décadas, principalmente como consecuencia de los grandes avances que se están produciendo en la computación (p.e. desarrollo de software, robótica, inteligencia artificial, big data). Brynjolfsson opina que existe el riesgo de que una creciente mayoría social vaya a perder sus puestos de trabajo en los próximos años como consecuencia de la automatización. Brynjolfsson defiende que lo que va a distinguir a aquellos perfiles que sobrevivirán este nuevo ciclo económico de aquellos que no lo harán es la capacidad de generar ideas que sean susceptibles de ser trasladadas a nuevos productos y servicios, y que den lugar a nuevos modelos de negocio en los que se puedan aprovechar aquellas ventajas que permite el desarrollo tecnológico, más que en la acumulación de capital.

Pero, ¿y qué perfiles profesionales van a crecer en los próximos años, y cuáles están en riesgo de desaparición? Son varios los posts en los que hemos tratado sobre esta temática aquí en Ekonomiaren Plaza (p.e. ‘Educar para el futuro’ (27/11/2012) y ‘Las máquinas y la destrucción del empleo’ (10/11/2015)). Según un estudio realizado por Jed Kolko, experto en el estudio de los mercados laborales y la demografía, las profesiones de mayor crecimiento futuro están relacionadas con la salud, principalmente como consecuencia de los avances que se han producido en relación a la fisioterapia, al tele-monitoreo de pacientes desde el hogar y a la enfermería. De igual modo, los técnicos de servicio de turbinas eólicas también tienen ‘condiciones atmosféricas’ (permítaseme la metáfora) favorables para los próximos años. Editores de contenidos, desarrolladores de software, matemáticos y estadísticos vinculados con la gestión e interpretación de bases de datos también se encontrarían entre las profesiones con mayor demanda.

Figura 1.- Profesiones con mayor tasa de crecimiento (2014-2024)

Fuente: http://jedkolko.com/wp-content/uploads/2015/12/fastest-growing-occupations.png

Por el contrario, ‘vientos huracanados’ soplan de cara para transportan aquellas profesiones que en mayor medida están siendo afectadas de manera directa por el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, como centrales de conmutación telefónica, secretariado, empleados de banca, correos, librerías, farmacéuticos, o mecanógrafos entre otros. Sectores como la agricultura, la silvicultura y la pesca también se encontrarían entre las ocupaciones en las que se esperan pérdidas de empleo.

Figura 2.- Profesiones con mayor riesgo de desaparición (2014-2024)

Fuente: http://jedkolko.com/wp-content/uploads/2015/12/fastest-declining-occupations.png

Por un lado, el problema que esta situación plantea no es otro que el de la conjunción de la oferta con la demanda. Mientras que la economía demanda de manera creciente ciertos tipos de perfiles con niveles de formación muy avanzados, no contamos con la misma proporción de mano de obra calificada. Como consecuencia de ello, en los países avanzados se observa que mientras que el porcentaje de empleo en las ocupaciones menos cualificadas y en las ocupaciones más cualificadas crece, las ocupaciones de cualificación intermedia (i.e. aquellas cuyo valor añadido está basado en actividades más rutinarias) se ven reducidas de manera significativa. Por otro lado, hay que destacar que las ocupaciones de mayor crecimiento se producen en sectores tradicionalmente dominados por mujeres. Según el estudio de Kolko, se prevé que las ocupaciones de mayoría femenina crezcan en un 7,7% en los próximos diez años, frente al 5,1% en las ocupaciones de mayoría masculina.

Figura 3.- Crecimiento del empleo por nivel educativo y género (2014-2024)

Fuente: http://jedkolko.com/wp-content/uploads/2015/12/job-growth-by-education-and-sex.png

Este pasado sábado, 14 de Enero de 2017, se celebró en nuestra Universidad la primera jornada de puertas abiertas para los alumn@s que estén interesad@s en completar su formación universitaria con nosotros, y una de las preguntas que se respiraban en el ambiente era precisamente la que da título a este post. Esperemos que este post les ayude a tomar alguna decisión.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
Los salarios … a la baja
img
Iñaki Erauskin | 10-01-2017 | 08:08| 2

@InakiErauskin

 

Recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado, por primera vez, el Índice de Precios del Trabajo (IPT), con base en el año 2008 y resultados para el período 2008-2014. Se trata de “un indicador cuyo objetivo es medir la evolución temporal del precio de la mano de obra, sin que dicha medida está afectada por los cambios en la calidad y cantidad del factor trabajo. De esta forma, se descuenta el efecto composición, que se debe, entre otros factores, tanto a los cambios en el número de horas trabajadas, en el tipo de contrato, en  las características de los trabajadores, como a los deslizamientos por antigüedad y promoción de los trabajadores” (pincha aquí para la referencia). Las fuentes utilizadas hasta la fecha, la Encuesta Trimestral de Coste Laboral, la Encuesta Anual de Coste Laboral y la Encuesta de Estructura Salarial (EES), proporcionan el coste laboral y salarial por trabajador, que capturan tanto las variaciones en el coste como en la composición del trabajo. Este nuevo índice mide, por tanto, sólo las variaciones del coste, suponiendo que la composición del trabajo no ha variado, lo que resulta muy útil. Complementa bien lo señalado en el post reciente sobre el peso decreciente de los salarios.

El Gráfico 1 muestra la evolución del IPT general anual en España, Euskadi y Navarra, que viene acompañado por la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC) español (de diciembre) para el mismo período. Un primer resultado importante es que ha descendido el precio del trabajo en España y Navarra desde 2008 a 2014, -0,7% y -2,4%, respectivamente, siendo el de Navarra uno de los mayores descensos. Por el contrario, en Euskadi subió de 2008 a 2010 y ha descendido muy ligeramente desde 2010 a 2014, lo que supone una variación  positiva de 3,6% para todo el período, que es la más alta de todas las comunidades autónomas. Junto a ello el IPC subió un 8,5% durante todo el período, muy por encima del IPT. La pérdida de poder adquisitivo de los salarios en este período es muy clara, por tanto, y supone aproximadamente 5 puntos porcentuales en Euskadi y más en el resto de las comunidades autónomas.

 

Fuente: INE y elaboración propia.

 

Los resultados sobre el IPT también se muestran por secciones de actividad económica, ocupación, tipo de contrato, tamaño del centro de trabajo, antigüedad, sexo, grupos de edad, y  nacionalidad. Por ejemplo, ha sido en la hostelería donde más ha subido el IPT durante 2008-2014, ¡un 14,8%! Y la administración pública (-7,1%), de información y comunicaciones (-4%), educación (-3,8%) y actividades profesionales (-3,8%) donde más ha bajado el índice. Sin embargo, no permite, por ahora, combinar estos criterios.

La EES es, como hemos señalado arriba, la base de datos más utilizada para capturar las variaciones salariales. Sin embargo, está “contaminada” por los cambios en la composición del trabajo. El IPT y la EES proporcionan resultados muy distintos sobre la evolución salarial, como muestra la Tabla 2. El IPT varía siempre por debajo de la EES, muy por debajo en 2008 y 2009, bastante en 2010 hasta 2013 y apenas por debajo en 2014.

 

Tabla 2. El IPT y la EES. Variaciones de los salarios.

Fuente: INE.

 

Estos resultados  sugieren un importante ajuste vía precios en este período. Sin embargo, el número de desempleados sigue siendo demasiado elevado. Veremos lo que nos depara el año 2017 …

¡Buen comienzo de año 2017!

 

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
¿Por qué los chinos regentan los “chinos”?
img
Asier Minondo | 20-12-2016 | 06:02| 0

Con las Navidades, muchas personas se habrán acercado a un “chino” para comprar algo barato para la típica comida/cena que finaliza con el reparto de regalos del “amigo invisible”. Al leer un trabajo de William Kerr y Martin Mandorff, he descubierto que, al igual que los “chinos”, en muchas actividades económicas la presencia de un grupo étnico es muy superior a la que tiene en la sociedad. Por ejemplo, en los Estados Unidos, muchos coreanos regentan lavanderías o muchos indios, originarios de la región de Gujarat, regentan moteles.

¿Por qué se da este fenómeno? Cuando una minoría étnica llega por primera vez a un país, puede tener dificultades para integrarse al mercado laboral, debido a que no habla bien el idioma o a la discriminación. En estas circunstancias, es más probable que las miembros de estas minorías decidan emprender una actividad para poder obtener ingresos. Por ejemplo, Kerr y Mandorff muestran que cuando más pequeña es una etnia con relación a la población de un país, mayor es el porcentaje de emprendedores en esa etnia. Para explicar la persistencia de la especialización en el tiempo debemos tener en cuenta que emprender una actividad no es tarea sencilla. Por ejemplo, en el campus de Donosti de la Universidad de Deusto, en el Título propio de especialización en innovación en innovación y emprendimiento, Innovandis, dedicamos tres años a formar a los alumnos en la identificación de oportunidades de negocio y su puesta en marcha. Incluso en actividades aparentemente sencillas, como un bazar, hay que tomar muchas decisiones, como qué productos se van a vender, a qué precio y dónde se van a obtener esos productos. Es poco probable que el emprendedor adopte las decisiones correctas desde el primer momento, ya que en muchos casos se aprende con la experiencia. Sin embargo, un nuevo emprendedor se puede beneficiar de los emprendedores que le han precedido en una actividad. Si la mayoría de las interacciones sociales de un grupo étnico se realizan con otras personas del mismo grupo étnico, y ese grupo étnico está especializado en una actividad, los nuevos emprendedores tendrán más oportunidades para obtener información sobre esta actividad y, por ello, tendrán incentivos para abrir su negocio en la misma actividad. Kerr y Mandorff confirman que cuanto menos integrado está un grupo étnico, medido por el número de matrimonios entre miembros del mismo grupo, mayor es el porcentaje de especialización de un grupo étnico en una actividad.

El estudio muestra que las interacciones sociales juegan un papel importante en el emprendimiento, ya que facilitan la transmisión de información de los emprendedores veteranos a los nuevos emprendedores. Es importante tener en cuenta este elemento a la hora de diseñar políticas para promocionar la actividad emprendedora.

 

PD: Este es el último post de este año 2016. Nos vemos de nuevo en Enero de 2017. Ordurarte, gabon zoriontsuak eta urte berri on guztioi!!!

 

Ver Post >
¿Pensamiento crítico o pensamiento en estado crítico?
img
Jon Mikel Zabala | 12-12-2016 | 09:49| 1

@jonmizabala

Como los lectores conocerán, desde la Declaración de Bolonia, en las Universidades, además de las competencias específicas asociadas a las diferentes asignaturas, también hay una serie de competencias generales que el alumnado debe adquirir. En este primer cuatrimestre, la competencia genérica que hemos tenido que trabajar con los alumnos de primero del grado en Administración y Dirección de Empresas es la de pensamiento crítico, entendiendo por ello aquel comportamiento mental que cuestiona las cosas y se interesa por los fundamentos en los que se asientan las ideas, acciones y juicios, tanto propios como ajenos.

Una de las actividades que los alumnos deben realizar para poder desarrollar esta competencia consiste en indicarnos tres páginas web (wikis, sites especializados, periódicos, revistas, sites de estudiantes, etc.) que hayan utilizado durante este semestre, en relación a los contenidos de la asignatura, y ordenarlas de mejor a peor, especificando y razonando los criterios utilizados para establecer ese orden. En nuestro caso, y en relación con la asignatura de microeconomía, hemos realizado esta actividad conjuntamente entre mi grupo y los grupos de Iñaki Erauskin. De entre los posibles criterios que se les proporcionan, los alumnos pueden elegir por ejemplo entre el orden en el que aparece el enlace en los motores de búsqueda, el prestigio de los autores, si los autores son famosos (aparecen en los medios de comunicación de masas), la sencillez con la que se explican los conceptos, etc. Naturalmente, los alumnos pueden incluir cualquier otro criterio que ellos consideren relevante.

De entre las respuestas que nos han dado los alumnos, ahora que este primer cuatrimestre toca su fin, destaca por una amplia mayoría YouTube, debido a la accesibilidad de dicha plataforma, tanto para el uso en ordenador como en cualquier otro dispositivo móvil, además de a la amplia variedad de idiomas en la que se encuentran los contenidos disponibles en ella. Además, los alumnos destacan que es posible “medir” el prestigio del autor de un vídeo por sus suscripciones, visitas y comentarios (likes y dislikes). La segunda fuente más consultada es la Wikipedia, aunque en menor medida que YouTube, ya que aunque aparezca normalmente entre los primeros resultados de los motores de búsqueda, la información que aparece publicada en la misma puede ser modificada por cualquier persona, por lo que su rigor es menor, a tenor de los alumnos, que YouTube. Finalmente, la tercera opción que destacan los alumnos es la de aquellas plataformas en las que se puede interactuar entre la persona que lanza una pregunta y aquellas que quieren darle una respuesta, así como otros materiales complementarios a los empleados en clase como otros libros o plataformas como Investopedia o Khan Academy.

Una de las cosas que llaman la atención al escuchar las opiniones de los alumnos es que sus búsquedas se limitan a los primeros resultados (primera pantalla como máximo) de los motores de búsqueda. Es decir, a pesar de que a menudo demos por sentado que los “millenials” son nativos digitales, en realidad no se comportan como tal, y como cantaría Amaral, “sin Google no soy nada”. En segundo lugar, destaca que a pesar de que no sean capaces de identificar la fidelidad o precisión de las webs que consultan, siguen empleándolas. Así, para poder contrastar la veracidad de las fuentes que han consultado, la solución que plantean los alumnos es la de consultar todavía más fuentes (p.e. vídeos), lo que nos llevaría a una espiral sin fin.

Este problema acerca de la capacidad para poder valorar de manera crítica la utilidad de ciertas fuentes de información no es exclusivo de mis alumnos. Un reciente estudio de la Universidad de Stanford, en el que se ha contado con una población de 7.804 estudiantes de secundaria, ha concluido que el 82% de éstos no era capaz de distinguir entre noticias falsas y noticias reales. Se trata del mayor estudio científico que ha estudiado la forma en la que los adolescentes evalúan la información que encuentran en línea, y sus resultados son sorprendentes… y desconsoladores. Por ejemplo, la mayoría de los estudiantes otorgaban una mayor credibilidad a los tweets en función de la cantidad de detalles, tales como fotos, en lugar de basarse en si se citaban o no fuentes. Así, casi cuatro de cada diez estudiantes creyeron, basándose en el titular, que una foto de margaritas deformadas constituía una fuerte evidencia de las condiciones tóxicas existentes cerca de la planta nuclear de Fukushima en Japón, a pesar de que en realidad no se ofreciera ninguna fuente acerca de la autoría ni del lugar en el que se había tomado la foto. Igualmente, más de dos tercios de los estudiantes no vieron ninguna razón por la que desconfiar de un supuesto escrito de un ejecutivo del sector bancario, escrito que venían esponsorizado por un determinado canal, en el que se argumentaba que los adultos que se acababan de independizar requerían de ciertos productos financieros.

Como delibera Enrique Dans, “en plena era Internet, seguimos educando… con el erróneo concepto de que “la verdad es lo que dice el libro”, en lugar de aprovechar la oportunidad para desarrollar el escepticismo y el pensamiento crítico” que otorgan las herramientas digitales. Estamos frente a un importante problema social, ya que la cantidad de información disponible crece a un ritmo muy superior al que somos capaces de asimilar. Como educadores, debemos dar tanta importancia al desarrollo de la capacidad crítica, también conocida como alfabetización mediática, como a las competencias específicas de cada una de nuestras asignaturas. Así pues, y de vez en cuando, seguiré haciendo mal los ejercicios en clase de manera voluntaria para tratar de despertar (en ocasiones literalmente) en los alumnos ese anhelado y necesario sentido crítico. Y es que ya lo decía Spiderman, “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Pesan los salarios cada vez menos en la renta nacional?
img
Iñaki Erauskin | 29-11-2016 | 12:31| 2

@InakiErauskin

 

La crisis ha transformado y alterado la “eterna” lucha entre los salarios y los beneficios empresariales. Hace ya un tiempo escribí un post sobre el peso decreciente de los salarios en la renta nacional tanto en nuestro entorno más cercano como en el mundo (ver aquí). La principal razón de ello se debía, según algunos autores, a la tecnología (disminución de los precios relativos de los bienes de inversión). Sin embargo, otros economistas señalan que el menor peso se debe a la manera en que se calcula la remuneración de los trabajadores por cuenta propia (se infravalora su contribución al proceso productivo) y/o por el proceso de “offshoring” de la parte del proceso productivo que tiene mayor intensidad del trabajo fuera del país. Otras razones mencionadas en la literatura suelen ser el menor poder relativo de los sindicatos, los mayores márgenes de beneficios de las empresas, los cambios en la composición del trabajo (entre cualificados y no cualificados), etc. De hecho, hace escasamente una semana el sindicato vasco ELA señalaba que “la participación destinada a las rentas asalariadas decrece” (pincha aquí). Efectivamente, es así, pero conviene ir más allá.

El Gráfico 1 muestra la evolución del peso de la remuneración de asalariados en la renta (PIB a precios de mercado a precios corrientes) de la Comunidad Autónoma de Euskadi (CAE) desde 1980 a 2015 y de España desde 2000 a 2015. Junto a ello, incluyo también en el Gráfico 1 la contribución (imputada por mí, teniendo en cuentas las horas trabajadas en total y por los asalariados) de los no asalariados (esto es, los que trabajan por cuenta propia o autónomos) en el PIB de la CAE, para no infravalorar el peso de los salarios en la renta. El comportamiento en el tiempo, como se observa, es muy parecido. Junto a ello, la Tabla 1 muestra los datos del PIB de la CAE desde el enfoque de las rentas. En los últimos años, que es donde me voy a centrar en este post, han ocurrido varios acontecimientos muy llamativos en la evolución del peso de la remuneración de los asalariados en la renta. Del año 2007 al año 2011 el peso de la remuneración de asalariados creció en la CAE casi unos 3 puntos porcentuales, esto es, unos 2.000 millones de euros aproximadamente con un máximo de 33.308 millones de euros en 2011. El momento de mayor remuneración de los asalariados tras 2007 (el año 2011) no coincide, por tanto, con el de mayor participación, que tiene lugar en 2009. Junto a un PIB prácticamente “similar” en ambos años (50 millones de euros más aproximadamente en 2011), los impuestos relacionados con la producción e importación (IVA por ejemplo) cayeron unos 1.600 millones de euros y el excedente neto de explotación (que no se refiere sólo a los beneficios de las empresas, sino que incluye también la renta de los trabajadores no asalariados, los intereses, etc.) se redujo casi 300 millones de euros. Sin embargo, de 2011 a 2015 la participación de la remuneración de asalariados en el PIB descendió en tres puntos porcentuales aproximadamente en la CAE. Detrás de ese cambio, podemos observar la caída de la remuneración de asalariados en 1.000 millones euros aproximadamente, mientras el PIB aumentó en 1.175 millones de euros. Junto a ello subieron el excedente neto de explotación y los impuestos relacionados con la producción e importación en prácticamente 1.000 millones cada uno. El ajuste de la economía vasca a la crisis es muy claro.

 

Fuente: Eustat y elaboración propia.

 

Tabla 1. PIB a precios de mercado en la CAE, en miles de euros. Enfoque de rentas.

 

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

2015

Remuneración de asalariados

31.313.297

33.118.771

32.664.556

33.285.183

33.308.319

32.119.282

31.551.348

31.619.106

32.292.372

Excedente neto de explotación

22.745.325

23.651.455

21.431.620

21.440.892

22.471.787

22.505.890

21.595.118

22.372.730

23.460.530

Consumo de capital fijo

6.339.187

6.510.139

6.253.502

6.628.712

6.397.327

6.350.276

6.609.809

6.458.184

6.603.493

Impuestos netos sobre prod. e import.

7.494.724

6.367.942

5.837.510

6.240.776

5.864.307

5.800.522

6.150.101

6.773.800

6.860.088

PIB a precios de mercado

67.892.533

69.648.307

66.187.188

67.595.563

68.041.740

66.775.970

65.906.376

67.223.820

69.216.483

 

 

 

 

Fuente: Eustat.

 

En España es el año 2009 el momento en el que, también, la participación de la remuneración de asalariados en el PIB es máximo, pero es en 2008 cuando el montante total de remuneración de asalariados es máximo, a diferencia de la CAE. A partir de 2009 caen ambos hasta 2013, a partir del cual han aumentado ambos ligeramente.

¿Qué factores hay detrás de estos movimientos? ¿Son los mismos factores que mencionaba al principio? Es difícil saberlo. Recientemente, se ha publicado un post de Luigi Zingales que dice que el culpable de la tendencia secular del menor peso de los salarios en la renta es de … Michael Porter, Catedrático en Harvard Business School y Presidente de Honor de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad. En un interesante documento de trabajoSimcha Barkai, estudiante de doctorado de University of Chicago Booth School of Business, concluye el menor peso de los salarios en la renta en los Estados Unidos se debe a los mayores márgenes empresariales en dicho país. El Gráfico 2 muestra la creciente participación de los beneficios en el valor añadido bruto (igual al PIB menos los impuestos netos sobre los productos). Barkai relaciona después el mayor peso de los beneficios con una mayor concentración industrial, esto es, mayor poder de mercado. De ahí la referencia de Zingales a la “Estrategia competitiva”  (1980) de Porter, que sugiere diferenciarse de los competidores y lograr así poder de mercado.

 

Gráfico 2. La participación de los beneficios en el valor añadido bruto.

 

Fuente: Simcha Barkai (2016), “Declining labor and capital shares”

 

Las implicaciones de este hallazgo pueden ser enormes y las “soluciones”, tales como fomentar la competencia, por ejemplo, complicadas.

Habrá que estar muy atento para ver si la evolución descendente del peso de los salarios en la renta seguirá en los próximos años o no …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor