Diario Vasco
img
Algunos consejos para alumnos universitarios
img
Iñaki Erauskin | 20-09-2016 | 06:13| 0

@InakiErauskin

 

Todos los años comienzo la primera clase de microeconomía con la siguiente pregunta “¿Qué variables o factores que SÍ están en tu mano pueden influir para conseguir un buen trabajo?”. Los alumnos típicamente responden mucho y bien. Ahí van unos cuantos consejos.

La formación es fundamental. En este blog hemos insistido muchas veces en este punto: menor tasa de paro, mejores condiciones laborales, etc. Me gustaría destacar, en este sentido, que las calificaciones de las asignaturas importan. Siempre alguien me dice que no todas las empresas las tienen en cuenta, y es verdad. Pero ¿y si la empresa en la que quieres trabajar te las pide y las tiene en cuenta? Si no cuidas las notas, no tendrás oportunidad en esa empresa. Evidentemente, las notas no lo son todo, pero importan … y mucho, porque señala que esa persona ha trabajado mucho.

Deberías aprovechar las oportunidades que presenta el programa de intercambio Erasmus o equivalente para estudiar un semestre o más en el extranjero. Es toda una experiencia vital. Es muy recomendable y muy positivamente valorada por las empresas.

Moverse por el extranjero requiere idiomas. Hace ya muchos años acuñé la frase de “English is a must” (creo que me puedo atribuir la originalidad de la frase). Muchos alumnos aún la recuerdan  … y sonríen en la mayor parte de los casos. El inglés tiene que ser perfecto. Si no, que casi lo sea; si no, que casi casi lo sea; si no casi casi casi, … . Además de castellano y euskera, hay que aprender un cuarto idioma, lo antes posible. Ahí, las recomendaciones no están tan claras como el inglés. El francés es una buena alternativa por su cercanía y relativa facilidad. El alemán tiene su atractivo en el enorme empuje de la economía y empresas alemanas. Y el chino, claro, teniendo en cuenta la fuerza creciente de Asia. ¿Árabe? Puede ser. Lo importante es ponerte a ello y aprender un cuarto idioma, o quinto, o …

Debes prestar atención también a las nuevas tecnologías e ir adaptándote a ellas. No me refiero sólo a los smartphones, sino a todas aquellas utilidades sin las que hoy no podríamos hacer casi nada (bases de datos, hojas de cálculo, procesador de textos, …).

Las prácticas en empresas son fundamentales y, de hecho, obligatorias en muchos grados. Hoy día se pueden realizar prácticas desde el primer día de clase. Los veranos hay que aprovecharlos YA para empezar a ganar experiencia en el mercado laboral, además de otras actividades más típicas y lúdicas (idiomas, playa, fiestas, …).

Además, hay un buen número de otras actividades que enriquecen a las personas, y que las empresas también valoran, y mucho. Aquí estarían las actividades en las que los alumnos se han comprometido en su vida: música, deportes, actividades en asociaciones y ONGs, concursos específicos que organizan las empresas para alumnos universitarios, participación en empresas junior, otros trabajos (dar clases particulares, trabajos de fin de semana o veraniegos), etc.

Finalmente, aprende también a trabajar en equipo, a ser proactivo, a tener iniciativa, a ser flexible y capaz de adaptarte a los cambios, … Dichas habilidades “soft” te serán muy útiles en la vida y las empresas también lo valoran mucho también.  

Y, por supuesto, estate atento a las redes sociales: amigos, familia, conocidos, antiguos compañeros, asociaciones de antiguos alumnos, LinkedIn, … Nunca sabes dónde puede aparecer tu oportunidad para trabajar. ¡Estate alerta!

Todo lo anterior, por supuesto, debe estar en el currículum vítae, con tus datos y una foto. Todo perfectamente presentado.

¿A qué esperas a redactarlo? Ya estás tardando …

 

@InakiErauskin

 

 

Ver Post >
Comienza el curso en la universidad: ¿He elegido bien?
img
Asier Minondo | 13-09-2016 | 05:32| 1

La semana pasada más de 200.000 alumnos comenzaron sus estudios universitarios en España. Muchos de ellos lo habrán hecho convencidos de que el grado que van a cursar les permitirá desarrollar en el futuro la carrera profesional deseada. Otros, sin embargo, todavía no tendrán claro qué carrera profesional quieren desempeñar en el futuro, y habrán elegido sus estudios más por descarte que por convencimiento.

Según la economía debemos elegir la ocupación que maximice nuestro bienestar durante nuestra vida laboral. Nuestro bienestar va a depender, básicamente, de dos cosas. La primera es lo feliz que nos hace la tarea que vamos a desarrollar. Aunque no es fácil, los alumnos deben preguntarse qué tipo de actividades les hacen felices y cuáles les hacen infelices. La segunda es las oportunidades de empleo y el salario que puedo percibir en el futuro. El peso que tenga cada elemento en la ecuación dependerá de cada uno. Algunas personas valoran muchísimo más realizar una tarea que les haga felices, aunque cobren poco (por ejemplo, trabajar en una ONG), y otros prefieren ganar mucho dinero realizando una tarea que quizá no les haga muy felices (por ejemplo, trabajar en una plataforma petrolera en el Mar del Norte).

Si ya tenemos dificultades para decidir qué tareas nos hacen más felices, todavía resulta más complicado determinar en qué tarea podré maximizar mis oportunidades de empleo y mi salario. Normalmente, tenemos más oportunidades de maximizar nuestro salario si nos especializamos en aquella actividad en la que tengamos alguna ventaja comparativa, en la que nuestras habilidades sean relativamente mejores que las de los demás. Y ¿cómo saben los alumnos en qué habilidades son relativamente mejores? Normalmente la vía principal para recoger esta información son los estudios obligatorios y de bachillerato que han realizado antes de llegar a la universidad. Desde una edad temprana nos enfrentamos con asignaturas que nos permiten identificar en qué somos buenos y en qué no somos tan buenos. Si las matemáticas nos cuestan, pero disfrutamos con lengua y literatura, seguramente iremos gravitando hacia actividades en donde las habilidades matemáticas sean menos importantes. Si observamos que tenemos una escasa habilidad manual, tendremos una mayor preferencia por actividades donde la parte cognitiva sea más importante. Además, la escuela nos permite observar nuestras ventajas en términos relativos, ya que constantemente nos estamos comparando con el resto de compañeros. La educación, por tanto, no solamente es importante para adquirir conocimientos y habilidades sociales. Lo es también porque nos permite comenzar a identificar en qué actividades somos relativamente buenos. Por ello, una de las cuestiones que se deberían tener en cuenta al diseñar el curriculum educativo es que exista una amplia variedad de áreas de estudio/habilidades para que los alumnos puedan identificar su ventaja comparativa. Por otro lado, antes de llegar a la universidad, los alumnos deberían estar expuestos a situaciones que les permita identificar mejor sus habilidades. Estas situaciones pueden estar ligadas a actividades extra-curriculares tan diversas como la participación en grupos sociales, trabajos de fin de semana o campos de trabajo.

La falta de sintonía entre habilidades y ocupaciones tiene costes muy importantes. Un reciente estudio, que utiliza datos de Estados Unidos, ha analizado la sintonía entre las habilidades de los trabajadores y las competencias requeridas para desempeñar las tareas que realizan dichos trabajadores. El estudio identifica los trabajadores que habían conseguido una buena sintonía entre sus habilidades y las competencias requeridas para el trabajo, y los trabajadores donde la sintonía era muy pequeña. Los autores muestran que, por término medio, los trabajadores con una buena sintonía entre habilidades y competencias, durante un periodo de 15 años, logran un salario acumulado 121,000 dólares superior.

Nuestra vida está en gran parte marcada por el trabajo que realizamos. Por tanto, es importante que dediquemos tiempo a reflexionar sobre qué tareas nos hacen felices y cuáles nos permiten maximizar nuestras oportunidades de empleo y salario.

Ver Post >
Cuidado con el selfie
img
Jon Mikel Zabala | 09-06-2016 | 15:32| 0

@jonmizabala

Ya está aquí el verano. Los niños ya han terminado el colegio, comienzan los campamentos de verano, las excursiones familiares los fines de semana, los viajes a la Manga del Mar Menor, las noches de insomnio debido al “caloret” reinante, las horas de sobremesa… y los “selfies”. Sin duda alguna, el verano es una de las épocas del año en la que más fotos nos hacemos, por aquello de ir a sitios que deseábamos visitar, o simplemente por aquello del “postureo”. El “selfie” (o autofoto) es simplemente ineludible para muchos… pero ojo.

Como cualquier otra actividad socialmente generalizada y aceptada, el selfie no es inmune a la tragedia. En la búsqueda de una nueva foto de perfil, a menudo corremos ciertos riesgos que nos llevan a extremos que ponen en riesgo nuestras vidas: hay jóvenes que se posan en laderas, acantilados o fachadas de edificios, que se fotografían junto a animales salvajes, juegan con los trenes que vienen de frente, etc.

El “blogero” Zachary Crockett compiló entre los años 2014 y 2015 todas aquellas defunciones precipitadas como consecuencia de tomar un selfie. Tal y como indica el autor, no se trata de un estudio científico ni concluyente, dado que hay muchas defunciones vinculadas con selfies que no son reveladas, pero aun así, su análisis sí ofrece una imagen bastante certera del tipo de personas que se ven afectadas por esta causa. Su análisis revela que desde 2014, son 49 las personas que fallecieron al intentar fotografiarse a sí mismos. La edad promedio era de 21 años de edad y el 75% eran hombres.

La evidencia existente (puedes consultar los datos ofrecidos por el portal selfiecity) demuestra que el 30% de todas las fotografías tomadas por los jóvenes comprendidos entre los 18 y los 24 años son selfies (el porcentaje más alto de cualquier grupo de edad). Por lo tanto, parece que tiene sentido que el grupo demográfico que toma la mayor parte de los selfies sea también el que perece en mayor medida durante el proceso. Aunque las mujeres toman significativamente más selfies que los hombres, 36 de las 49 víctimas eran varones. Esto se debe a que los hombres son dos veces más propensos a tomar riesgos en sus actividades recreativas que las mujeres (puedes leer las conclusiones de un estudio aquí), inclusive en lo que respecta a las autofotos. Un tercio de las personas que fallecieron como consecuencia de un selfie cayeron desde una altura considerable, principalmente acantilados y edificios. Ocho víctimas murieron al ser o bien atropellados por trenes o como consecuencia de una electrocución.

Fuente: http://priceonomics.com/the-tragic-data-behind-selfie-fatalities/

Parece que en todos los países hay personas propensas a tomarse selfies en los momentos menos oportunos. Sin embargo, India muestra un grado alarmante de este tipo de muertes (un total de 19 personas, el 40% de todas las muertes relacionadas con los selfies en el mundo). Esto no es atribuible únicamente a la gran población del país, ya que China por ejemplo solo cuenta con una muerte reportada. En general, la mayor parte de las muertes en la India está relacionada con el ahogamiento. Cada año 86.000 personas se ahogan en el país, aproximadamente el 20% de todas las muertes por ahogamiento en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud la mayor parte de estas muertes son jóvenes entre los 15 y los 25 años, muchos de los cuales nunca tuvieron los recursos necesarios para aprender a nadar. Ello ha llevado al gobierno Indio a declarar 16 “zonas de no autofoto” en el país.

Fuente: http://priceonomics.com/the-tragic-data-behind-selfie-fatalities/

India no es el único país en tomar estas medidas. Rusia, que ocupa el segundo lugar a nivel global con 7 muertes por autofoto, lanzó una campaña de marketing a gran escala en el verano de 2015 en la que se muestran mediante iconos malas ideas para tomarse un selfie. Del mismo modo, hay otra serie de organizaciones que también han impedido el uso de los palos selfie en sus instalaciones. Puedes leer más información sobre ello aquí y aquí.

Fuente: http://priceonomics.com/the-tragic-data-behind-selfie-fatalities/

El análisis de Crockett nos pueden llevar a una pregunta: ¿son los selfies arriesgados por naturaleza, o es el comportamiento que subyace a los mismos (léase postureo) el único componente peligroso? Los resultados no dejan lugar a dudas. En los 49 casos examinados el selfie parece servir como un distractor en situaciones en las que el tomador de la imagen debería centrarse en su propia seguridad más que en la foto en sí. Aún así, siguen habiendo personas que toman selfies exclusivamente impulsadas por la necesidad de validación en las redes sociales. Con este post cerramos el blog de Ekonomiaren Plaza hasta Septiembre. Deseamos a tod@s nuestr@s lector@s que disfruten de estas merecidas vacaciones (aquell@s que las tengan), y que estemos aquí para verlo.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
“Ekoizkortasuna, ergela”
img
Iñaki Erauskin | 07-06-2016 | 06:02| 0

(“Ekonomia, ergela” izan zen Estatu Batuetan 1992ko hauteskundeetako kanpainan Bill Clintonek erabilitako esaldia George H.W. Bush-en (Aita) aurka. Nahiz eta 1988-1992 agintaldian Bushek aldeko emaitza politiko asko lortu, galdu egin zuen hauteskundeetan ekonomiaren martxa kaskarra zela eta .)

 

@InakiErauskin

Duela gutxi Ekonomi Lankidetzako eta Garapeneko Erakundeak (ELGE, OCDE) atera berri du hazkunde ekonomikoaren inguruko erreferentzi interesgarria (ikus hemen) eta berriro ere azpimarratzen du aldagai makroekonomiko garrantzitsuena zein den: ekoizkortasuna, hau da, langileko/orduko ekoizpena. 1.go Irudiak erakusten duen bezala, langileko ekoizkortasunaren hazkundea jaisten joan da azken 50 urteetan G7ko 4 herrialde esanguratsuenetan (besteetan ere), nahiz eta berrikuntza teknologikoak eta heziketa mailak aurrera egin, tarte honetan. Espainian ere antzeko joera eman da, 2. Irudiak azaltzen duen bezala.

 

1.go Irudia: Langileko ekoizkortasunaren hazkundea 4 herrialdetan (urteko ehunekotan)

Iturria: ELGE.

 

2. Irudia: Langileko ekoizkortasunaren hazkundea Espainian (urteko ehunekotan)

Iturria: ELGE eta neronek landua.

 

Horregatik azkenaldi honetan egin ohi den galdera ondorengoa da: ekoizkortasunaren hazkundearen moteltzea iragankorra al da? “Betirako” al da? Edo makromagnitudeak gaizki neurtzearen ondorioa al da, ekonomiaren digitalizazioa (Big Data, AirBnb, Uber, …) dela eta? Digitalizazioak bi arrazoirengatik azpibaloratu dezake Barne Produktu Gordinaren (BPG) hazkundea. Batetik kontsumitzailearen soberakina dago: ondasun bat erosteagatik zenbat ordaintzeko prest zauden eta ordaintzen duzunaren arteko diferentziari deritzaio, hau da, soberakinak kontsumitzeagatik lortutako etekina neurtzen du. Teknologia berrien kasuan hainbat ondasun “dohainikakoak” dira eta, beraz, BPGn egiten duten ekarpena txikia da, baina soberakina, aldiz, “handia”. Beraz, BPGk “benetako balioaren” ekarpena azpibaloratu dezake ondasun teknologikoen kasuan. Bestetik, BPGren deflaktatzailea dago, BPGko batez besteko prezioen indizea: teknologia berrien kasuan ohiko prezioen indizeak ez du hain ondo jasotzen ondasun teknologikoen prezioen bilakaera, prezioak merkatzen doazelako eta teknologiaren kalitatea hobetzen doalako: deflaktatzaileak gainbaloratu egiten du prezioen gorakada eta, beraz, BPGren igoera azpibaloratu egiten da baita ere. Beraz, BPGren ekarpena datuek diotena baino handiagoa litzateke, berriro ere.

Garbi dago, Irudiak begiratuta, ekoizkortasunaren hazkundearen moteltzea “aspaldiko” gauza dela, hau da, krisia eta digitalizazioa iritsi aurretiko fenomenoa dela.  Baina zer esan digitalizazioaren eraginari buruz?

Azken ikerketek diote digitalizazioaren eragina txikia izan dela eta, beraz, ekoizkortasunaren hazkundearen moteltzean ez duela zeregin handirik izan. 3. Irudiak erakusten du eragin horren kuantifikazioa Byrne, Fernald eta Reinsdorf ekonomilariek berriki egindako lanean (ikus hemen lana), 3. Irudian erakusten duen bezala: doikuntzak txikiak dira eta ekoizkortasunaren hazkundearen moteltzeak hor darrai. Antzeko emaitzak lortu ditu beste lan batean beste ekonomilari batek (Syverson).

 

3. Irudia: Orduko ekoizpenean egindako doikuntzak (urteko ehunekotan)

Iturria: Byrne, Fernald eta Reinsdorf

 

Ekoizkortasunaren hazkundea moteldu da, beraz, baina zer egin ekoizkortasunaren hazkundea hobetzeko? Hortxe dago koska …

 

@InakiErauskin

 

 

Ver Post >
El impacto de Embarazada a los 16
img
Asier Minondo | 31-05-2016 | 05:17| 0

Si me pidieran nombrar algún programa de televisión cutre, seguramente elegiría Gandia Shore de la cadena MTV. Para estar seguro de mi elección antes de escribir este post he seguido durante un par de episodios de reposición, las andanzas de Ylenia, Cristina “Core”, Alberto “Clavelitos”, y compañía, y he disipado todas mis dudas. Con estos precedentes, resulta difícil creer que otro docu-reality de esta cadena, Embarazada a los 16, pueda tener algún efecto positivo en el comportamiento de los jóvenes. Sin embargo, según un estudio realizado por los profesores Kearney y Levine, y publicado en el American Economic Review, sí lo ha tenido.

Como su título sugiere, Embarazada a los 16 es una serie que en cada capítulo cuenta las vicisitudes de una adolescente que se ha quedado embarazada. La serie quiere subrayar las dificultades a las que se enfrentan las jóvenes durante el embarazo y los primeros meses de vida del bebé. Los estudios señalan que las madres adolescentes no son más pobres por haber sido madres a una edad temprana; más bien, ser madres adolescentes es una consecuencia de las peores condiciones de vida en que vivían estas adolescentes. Sin embargo, dichos estudios concluyen que los hijos de las madres adolescentes tienen desventajas sociales y económicas frente a los hijos de mujeres más maduras, especialmente si estas tienen un mayor nivel educativo y están casadas. Por estas razones, se considera que reducir el número de madres adolescentes es positivo.

Embarazada a los 16 se estrenó en Junio de 2009 en Estados Unidos. Gracias a sus buenos índices de audiencia, la serie ha tenido cinco temporadas y ha generado dos spin-offs: Teen Mom I y Teen Mom II, donde se sigue documentando la vida de algunas de las jóvenes que aparecieron en la primera y segunda temporada de Embarazada a los 16.

Para analizar el impacto de la serie, Kearney y Levine utilizan los datos de audiencia de la serie entre las jóvenes de 12 a 24 años en los Estados Unidos, y analizan si los cambios en la audiencia están relacionados con variaciones en la tasa de fertilidad de las chicas de 15 a 19 años. Los autores utilizan diferentes técnicas para asegurar que están capturando una relación causal. Su conclusión es que un aumento de la audiencia en un 1% provoca una reducción de la tasa de fertilidad entre las adolescentes de un 2,3%. Los análisis muestran también que el programa habría contribuido en un 25% a la reducción total en la tasa de fertilidad de las adolescentes durante el periodo analizado.

Tras estimar el impacto de Embarazada a los 16, los autores se preguntan por qué las jóvenes que ven este programa reducen la probabilidad de ser madres adolescentes. Los autores argumentan que el programa, al subrayar las dificultades que tienen las madres adolescentes, provoca que los jóvenes quieran recabar más información sobre métodos anticonceptivos y sobre el aborto. De hecho, los autores muestran que tras la emisión de un episodio aumentan de forma notable las búsquedas en Internet y las menciones en Twitter de estos términos. Aunque el estudio no tiene datos para probarlo, teniendo en cuenta la reducción en el número de abortos entre las jóvenes estadounidenses, los autores señalan que el mecanismo más probable haya sido un mayor uso de métodos anticonceptivos.

El trabajo de Kearny y Levine pone de manifiesto que los programas de televisión pueden influir de forma notable sobre los comportamientos de las personas. Embarazada a los 16, a pesar de utilizar elementos de lo que se conoce como telebasura, ha tenido una influencia positiva al reducir el número de embarazos entre las adolescentes. ¿Tendrá también Gandia Shore algún efecto positivo entre los jóvenes que yo no soy capaz de ver?

Ver Post >
Eurovisión: ¿estamos abocados al fracaso?
img
Jon Mikel Zabala | 18-05-2016 | 10:30| 0

@jonmizabala

El pasado 14 de Mayo se celebró una nueva edición del certamen de Eurovisión, en el que un total de 44 países competían por erigir a sus respectivas canciones candidatas en ganadoras, y así, poder aspirar a organizar el evento del año que viene. Este año, España (representada por Bárbara Reyzábal y su canción “Say Yay”) quedó en vigesimosegunda posición con un total de 77 puntos. La canción había levantado unas grandes expectativas entre los Eurofans, y la expectación era máxima, como revelan los datos de audiencia, según los cuales 4.292.000 personas (29,8 % de la cuota de pantalla) siguieron en directo el certamen. Sin embargo, la sensación de amargura volvió a inundar las ilusiones de aquellos que hasta altas horas de la madrugada seguimos con estupor el resultado de las votaciones.

Para poder participar en Eurovisión, Televisión Española ha (hemos) tenido que desembolsar un total de 350.000 euros a la Unión Europea de Radiodifusión, ente encargado de organizar el festival. España es considerada uno de los “Big 5” (Francia, Italia, Alemania, España y Reino Unido), que son los países que más aportan a la Unión Europea de Radiodifusión, lo que a cambio les otorga directamente una plaza en la gran final. El concepto de Eurovisión nace en el año 1956, en la Europa de posguerra, con el objeto de organizar un festival de la canción que pudiera ser retransmitido simultáneamente en todos los países miembro, lo que entonces constituía todo un desafío tecnológico. A priori, Eurovisión constituye pues una plataforma en la que todos los ciudadanos europeos se unen con un mismo fin, alzar sus voces conjuntamente y cantar.

Pero como en toda competición, no es oro todo lo que reluce, y en ocasiones emergen dudas sobre la transparencia de los votos, sobre la “política” que está detrás del certamen y sobre las puntuaciones que unos países dan a unos u otros en función de sus preferencias históricas, principalmente desde la introducción del televoto en el año 1997. Ello ha dado lugar en múltiples ocasiones a especulaciones de voto táctico y de sesgo en los resultados finales.

En este sentido, Marta Bangliardo y Gianluca Baio, expertos en estadística de la University College London han investigado la potencial presencia de sesgo positivo o negativo en los votos (lo que indicaría un cierto favoritismo o una discriminación) en base a factores como la proximidad geográfica (si dos países comparten frontera o no), los flujos de migración de unos países a otros y la existencia de características culturales, religiosas y lingüísticas similares entre países. Para ello, han cogido las puntuaciones finales obtenidas por los países participantes en el certamen entre los años 1998-2012. Puedes encontrar las normas por las cuales se rige el voto en el festival aquí. El estudio no incluye los años anteriores a 1998 debido al cambio estructural que se produjo en la forma de emitir el voto en 1997.

Sus resultados sugieren que a pesar de que no existe un sesgo negativo en las votaciones, en algunos casos (y de acuerdo con los hallazgos previos en la literatura) sí se observa un sesgo positivo sustancial que podría ser explicado por las fuertes similitudes culturales, históricas, y de lenguaje, y en menor medida por la proximidad geográfica y los flujos migratorios. Los anteriores resultados parecen ser útiles a la hora de poder explicar la escasa puntuación recibida por la canción española en el certamen de este año, principalmente en lo que respecta al televoto. A través del televoto, España obtuvo solamente 10 puntos que procedieron de Australia (2), Francia (1), Suecia (1), Suiza (2) y Reino Unido (4). Puedes encontrar todos los resultados de la votación aquí.

Dado que la proximidad geográfica es algo difícil de cambiar, si queremos obtener un mejor resultado en Eurovisión el año que viene, parece que a corto plazo las únicas variables sobre las que se podría incidir serían la emigración y el establecimiento de lazos culturales. En los últimos años ya se ha experimentado un flujo migratorio importante de españoles hacia otros países, tanto en Europa como fuera de ella, sin que ello parezca que tenga incidencia directa, al menos en lo que respecta a los resultados obtenidos en Eurovisión. Así pues, ahora que llega “el caloret”, tal vez sea el momento de establecer lazos con aquellos ciudadanos que el año que vienen puedan votarnos en Eurovisión, para así, y al menos una vez al año, no sentirnos en el vagón de cola.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
Los paraísos fiscales y la riqueza oculta de los países (y II)
img
Iñaki Erauskin | 17-05-2016 | 07:07| 0

@InakiErauskin

 

En el post anterior hablé sobre el enorme volumen de riqueza oculta de los países y la evasión fiscal asociada a ella, y acababa preguntándome sobre si se puede hacer algo al respecto.

Gabriel Zucman, en su libro “La riqueza oculta de las naciones” se pregunta, antes de proponer soluciones, por las lecciones del pasado, por los errores que se han cometido hasta ahora. Según Zucman las iniciativas para luchar contra la evasión fiscal han fallado por dos razones: la ausencia de restricciones y la falta de verificación.

El primer tipo de políticas, para luchar contra la falta de restricciones, se centró en el intercambio automático (obligatorio) de información. Ese intercambio de información ya existía entre los bancos y las autoridades fiscales cuando fallecía una persona y había que repartir su herencia. Sin embargo, a pesar de la obligatoriedad, el cumplimiento no estaba garantizado. Fue el “automatismo” el que logró que se hiciera cumplir la ley. Francia (a través de su entonces Ministro de Finanzas, Joseph Caillaux) fue una de las precursoras en esta dirección, a comienzos del siglo XX. No obstante, se encontró con un problema enseguida: el intercambio de información sólo era aplicable a Francia y no a otros países. Así, en 1908 Francia firma el primer tratado de intercambio automático de información con el Reino Unido. Sin embargo, se avanzó poco en esta dirección.

No es hasta 2009 que la OCDE crea un sistema de ayuda mutua y de intercambio de información bajo petición. Para ello el país tiene que tener una fundada sospecha de fraude sobre un residente de dicho país, pero en la práctica es casi imposible de probar. Hoy día hay multitud de tratados pero su utilización y alcance es muy limitado, con lo que existe un alto grado de impunidad. Incluso puede ser contraproducente, porque una lucha contra sólo una parte de los refugios fiscales aumenta los incentivos del resto de los refugios para no cooperar. Otra estrategia, más efectiva, es el intercambio automático de información entre los bancos extranjeros y las autoridades fiscales. Por ejemplo, Estados Unidos aprobó en 2010 una ley, “Foreign Account Tax Compliance Act” (FATCA), que obliga a los bancos extranjeros a informar a la Hacienda estadounidense (Internal Revenue Service o IRS) sobre fondos de ciudadanos estadounidenses. Ello ha supuesto algunos problemas (poder de su gobierno sobre empresas extranjeras, invasión de privacidad, incentivos para no cumplir el FATCA, …). La clave de la ley radica en que los bancos extranjeros se ven amenazados por una sanción del 30% de los dividendos e intereses que reciban de residentes de los Estados Unidos. La simple amenaza parece haber surtido efecto. Ello ha hecho que más países hayan avanzado en esa dirección, pero no es suficiente: los clientes de los bancos esconden los fondos en sociedades pantalla o instrumentales (“shell corporations”), “trusts”, fundaciones, … La propia directiva europea sobre la fiscalidad al ahorro tampoco ha resultado ser un éxito por su falta de ambición. La Figura 1 muestra cómo tras la aplicación de la directiva (que obligaba a los bancos a que las rentas que se obtenían de cuentas que pertenecían a ciudadanos físicos de otros países europeos fueran gravadas) se ha incentivado la transferencia de riqueza en Suiza a sociedades pantalla, …, que escapan a la directiva.

 

Figura 1. ¿Quién posee cuentas en Suiza? El efecto de la directiva sobre la fiscalidad al ahorro.

Fuente: Gabriel Zucman (2015). “La riqueza oculta de las naciones”.

 

Por todo ello, Zucman propone imponer sanciones concretas proporcionales a los costes que los refugios fiscales no cooperantes imponen a otros países  y crear un registro financiero internacional. En el primer caso (sanciones a los refugios fiscales no cooperantes) sugiere generalizar la iniciativa estadounidense a través de FATCA. A veces, la amenaza es suficiente para obligar a cooperar a los refugios fiscales. Sin embargo, las sanciones también pueden ser evitadas. Alternativamente, se podría gravar a través del comercio (aranceles) sobre los refugios fiscales no cooperantes. De esta manera recaería sobre estos refugios una parte de la carga que supone para los demás países debido a unos ingresos impositivos menores, si bien es difícil estimar este coste. Por un lado, sugiere fijar unos aranceles del 30% sobre los productos suizos. Por otro lado, critica duramente el papel de Luxemburgo como facilitador de todo este fraude y sugiere obligarle a cooperar o que sufra el coste de una sanción.

En segundo lugar, Zucman propone crear un registro financiero internacional, que vaya más allá de la buena voluntad de los banqueros. Hoy día existen algunos registros, algunos privados, otros públicos, y se trataría de agrupar todos ellos. Junto a ello se hallaría el impuesto sobre el capital (riqueza).

Un caso aparte lo forman las multinacionales. Como ya dijimos en otro post, las multinacionales suelen aprovechar las lagunas legislativas para pagar menos. Las empresas utilizan dos técnicas para pagar en los refugios fiscales: pagar donde los impuestos son más bajos y manipular los precios de transferencia (precios fijados entre las empresas del mismo grupo). Es en las nuevas compañías donde esto último es más fácil hacerlo porque el valor de sus activos es más difícil de valorar. En este sentido, Zucman sugiere que habría que crear una especie de beneficio de empresas consolidado, mundial, que fuera prorrateado entre los países siguiendo algún criterio razonable de ventas, empleo, …  

Recientemente la OCDE ha fijado un estándar (AEOI, Automatic Exchange of Information) para que, a partir de 2017, se fije un mecanismo de intercambio automático de información para aquellos países que así lo acuerden. La cifra mágica es 250.000$. Las entidades tienen que comunicar las posiciones (de depósitos, fondos, …) que se hallen por encima de esta cifra. Son 55 países los que se han acogido a este estándar para 2017 y se prevé que otros 46 lo hagan en 2018. Y la lista va aumentando. Este estándar complementa la FATCA estadounidense y la directiva europea. Por algún lado hay que empezar (o continuar, según se vea). Sin embargo, tiene importantes lagunas, tales como el papel de los “trusts” o fundaciones, la no inclusión de cajas de seguridad y similares, los cambios de residencia, la lista incompleta de países que han firmado (no están los Estados Unidos, por ejemplo), …

¿Es una utopía la desaparición de los refugios fiscales? Probablemente sí, aunque Zucman no lo cree. El tiempo lo dirá …

Por cierto, los papeles de Panamá se pueden encontrar aquí

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
El impacto de los refugiados y la inmigración sobre los salarios
img
Asier Minondo | 10-05-2016 | 05:18| 0

La llegada masiva de refugiados de zonas de conflicto como Siria es uno de los desafíos más importantes a los que se enfrenta Europa. Este fenómeno se une al proceso estructural de inmigración por razones económicas que se viene produciendo desde países más pobres hacia nuestro continente desde hace varias décadas.

Una de las preocupaciones que genera la llegada de refugiados e inmigrantes es su efecto sobre el mercado laboral europeo. Normalmente, los refugiados e inmigrantes, debido a su formación académica, y a las dificultades que tienen para hablar el idioma local, suelen ocupar tareas poco cualificadas, como la construcción o el servicio doméstico. La teoría económica nos dice que si se produce un aumento de la oferta de trabajadores para realizar tareas poco cualificadas se puede producir una reducción de los salarios y de las oportunidades de empleo de los trabajadores poco cualificados nativos. Este efecto negativo es uno de los factores que alimentan el rechazo de una parte de la población a la llegada de refugiados e inmigrantes.

Sin embargo, diversos economistas han apuntado que la inmigración puede tener consecuencias positivas para los trabajadores poco cualificados nativos. El argumento es que la mayor competencia en tareas poco cualificadas, debido a la llegada de refugiados e inmigrantes, incentiva a los trabajadores poco cualificados nativos a buscar empleos que requieren una mayor complejidad y formación, y que pagan mejores salarios. Este movimiento hacia actividades más complejas contribuiría, además, a mantener las condiciones laborales de los trabajadores poco cualificados que no cambian de empleo, al reducir la oferta de este tipo de trabajadores.

Para analizar la validez empírica de este argumento, los profesores Foged y Peri, de la Universidad de Copenhague y UC Davis respectivamente, han analizado el efecto de la llegada masiva de refugiados a Dinamarca durante la década de 1990. Como muestran los autores, durante este periodo, Dinamarca acogió a muchos refugiados de zonas de conflicto como Yugoslavia, Somalia, Afganistán e Iraq. La mayoría de estos refugiados se integraron posteriormente en el mercado laboral danés realizando tareas poco cualificadas. El gobierno danés repartió a los refugiados en función de la disposición de vivienda temporal en los municipios. Asimismo, para que los refugiados se ayudasen entre sí, trató de concentrar los refugiados de cada nacionalidad en zonas concretas.

El estudio analiza si los trabajadores poco cualificados nativos que trabajaban en los municipios que recibieron más refugiados e inmigrantes sufrieron una mayor caída de los salarios o unas peores perspectivas de empleo que los trabajadores poco cualificados nativos que trabajaban en municipios que recibieron un menor número de refugiados e inmigrantes. Para realizar el análisis los autores cuentan con la vida laboral de todos los trabajadores daneses antes y después de la llegada de refugiados. Estos datos identifican en qué municipio trabajaban los nativos en cada momento, si realizaban tareas cualificadas o poco cualificadas, y el salario que percibían.

El estudio muestra que no hay una correlación negativa entre el número de refugiados recibidos por un municipio danés y el salario y las oportunidades de empleo de los trabajadores poco cualificados que trabajaban en dicho municipio. La ausencia de un efecto negativo se explica porque un número importante de trabajadores poco cualificados nativos, ante la mayor competencia en el mercado laboral por la llegada de refugiados, cambiaron su ocupación hacia actividades más complejas, que requerían una mayor formación. Al trasladarse a actividades de mayor complejidad, además, estos trabajadores mejoraron sus condiciones salariales. Los autores muestran también que los trabajadores que se trasladaron hacia actividades más complejas eran jóvenes y con una menor experiencia en la empresa.

¿Son los resultados de Dinamarca trasladables a otros países? Dinamarca se caracteriza por tener un mercado laboral flexible y por realizar una gran inversión en políticas activas de empleo. En países donde el mercado laboral es menos flexible, que tienen mayores tasas de desempleo y que invierten menos en políticas activas, la transición de los trabajadores menos cualificados a actividades más complejas puede ser más lenta. En este contexto parece lógico esperar que la llegada de refugiados e inmigrantes tuviera un efecto negativo sobre los salarios y oportunidades de empleo de los trabajadores menos cualificados. Sin embargo, otros estudios que han utilizado datos para un conjunto de países europeos no encuentran tampoco un efecto negativo sobre el mercado laboral.

La literatura económica ha mostrado que la inmigración tiene efectos positivos para un país en su conjunto. El estudio que hemos analizado muestra que la inmigración puede tener efectos positivos incluso sobre aquellos segmentos del mercado laboral, como la de los trabajadores menos cualificados, que más temor podían tener a la llegada de refugiados e inmigrantes.

Ver Post >
Orgullo y prejuicio en las aulas
img
Jon Mikel Zabala | 04-05-2016 | 17:49| 0

@jonmizabala

Este pasado Domingo, 1 de Mayo, además del día del trabajo, también se celebró el día de la Madre, por lo que se podría decir que era el día perfecto para reconocer la labor que realizan las madres trabajadoras en particular, y las mujeres trabajadoras en general. Sin embargo, cuando se quiere reconocer la labor profesional de una mujer, a menudo, se obvian sus características profesionales, y se termina por poner el énfasis en su género. Una de las últimas viñetas de “Modernadepueblo”, ilustra claramente las diferencias en la percepción profesional entre hombres y mujeres.

Es bien sabido que las diferencias de género, aún firmes en nuestras sociedades, conllevan que haya pocas mujeres en las carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Según los datos del Ministerio de Educación sobre el sistema universitario español para el curso académico 2014-2015, a pesar de que las mujeres sean mayoría en las universidades españolas (un 54%), sólo representan el 25% de los estudiantes de la rama de Ingeniería y Arquitectura. Pero no se vayan todavía, aún hay más. Daniel Grunspan y su equipo de investigación en la Universidad de Washington han demostrado que las mujeres que comienzan la universidad en carreras de ciencias abandonan sus estudios en mayores proporciones que sus pares masculinos. Los investigadores se centran en la biología, ya que los ratios de matriculación de mujeres y hombres en la licenciatura de biología en la Universidad de Washington son muy similares. Su estudio revela que los estudiantes varones consideran que sus compañeros de clase no sólo tienen un mayor conocimiento sobre los contenidos de sus estudios, sino que también presentan un mejor rendimiento que las estudiantes de género femenino, a pesar de que no haya diferencias significativas en las notas si se atiende al género de los alumnos.

En el estudio participaron 1.700 estudiantes de la licenciatura de biología de la Universidad de Washington (el 56% de la muestra eran mujeres). Se pidió a los estudiantes que nombraran, en tres momentos temporales a lo largo de un año académico, a aquellas personas que consideraban que eran más fuertes en la comprensión de los materiales de clase, y a aquellas que consideraban que iban a obtener una mejor nota. Además, los profesores de estos estudiantes fueron encuestados para poder identificar ex-ante a aquellos estudiantes que más participan en clase, ya que consideraban que éstos podrían ser potencialmente identificados como más visibles para los demás.

En primer lugar, el estudio muestra que los profesores consideraron que los varones eran más activos que las mujeres en clase. También encontraron que las estudiantes de género femenino se sienten menos cómodas a la hora de participar en clase. En segundo lugar, y atendiendo a las opiniones de los estudiantes en su conjunto, los chicos obtenían un mayor reconocimiento que las chicas, tanto en lo que respecta a la percepción de su grado de conocimiento, como en relación a la nota que se cree que van a obtener. Para que una mujer fuera “nominada” al mismo nivel que un estudiante masculino, sus notas tenían que ser aproximadamente dos puntos más altas (en una escala de 0-10) que las de los varones.

Por su parte, si se analizan las opiniones de las mujeres exclusivamente, se observa cómo las mujeres consideran a los estudiantes masculinos y femeninos casi equitativamente. Por contra, el sesgo de género entre los estudiantes varones era 19 veces más fuerte que entre las mujeres. Los tres mejores estudiantes (aquellos que más nominaciones recibieron) eran de sexo masculino en todas las clases en las que se hizo el estudio (un total de 11 clases), a pesar de que también había estudiantes de género femenino que participaban activamente en clase y obtuvieron las mismas notas e incluso mejores que las de sus compañeros masculinos.

Dado que la biología, al menos en el contexto nacional, es una disciplina en la que no se observa una importante presencia de mujeres (en España, en ciencias de la salud las mujeres representan un 70,1% del total), es posible imaginar que el sesgo observado por Grunspan y sus colegas tiene un efecto mucho mayor en otros campos como la física, las matemáticas o la ingeniería, que numéricamente son muy dominadas por los hombres.

Debemos tener en cuenta que los estudiantes de hoy son los futuros responsables de las políticas de nuestro país. Algún día, nuestros estudiantes serán los encargados de la contratación de personal en las empresas, otros estarán en la administración pública y deberán tomar otras decisiones igualmente importantes para nuestra sociedad. Debemos por tanto ser conscientes de que la ausencia de igualdad género no va a desaparecer simplemente porque vayamos a tener una nueva generación a cargo de las decisiones del país.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
Los paraísos fiscales y la riqueza oculta de los países (I)
img
Iñaki Erauskin | 27-04-2016 | 11:55| 0

@InakiErauskin

 

Últimamente no hay día en que no se hable de “Los papeles de Panamá” y los  llamados “paraísos fiscales”, que ha coincidido en el tiempo con el comienzo de la declaración de la renta del año 2015.

Pero, ¿cuánto dinero se mueve realmente en los paraísos fiscales?

Comencemos primero con una mala traducción. El término utilizado en inglés es “tax haven” o refugio fiscal, pero se suele traducir erróneamente al español como “paraíso fiscal”, que sería “tax heaven” en inglés. Me inclino por utilizar el término de refugio fiscal.

Gabriel Zucman, profesor de la prestigiosa Universidad de California en Berkeley y coautor en varios trabajos de Thomas Piketty (de quien hemos hablado en este blog aquí y aquí), ha estimado el volumen de activos que se mueven en los refugios fiscales en varios trabajos científicos. Ahora los ha actualizado y los ha dado a conocer en su nuevo libro “La riqueza oculta de las naciones”.

Los refugios fiscales tienen su origen en el período entreguerras del siglo pasado y  Suiza es el lugar originario. Fue después de la I Guerra Mundial cuando la banca suiza adquiere una importancia notablemente mayor y se dice que fue debido al dinero que intentaba evitar caer en manos de los regímenes totalitarios. La leyenda dice que el secreto bancario se crea en los años 30 del siglo pasado para ayudar a los judíos perseguidos, pero la realidad es que, como señala Zucman, sólo el 1,5% de las cuentas pertenecían a las víctimas del Holocausto. Hoy día más de la mitad de los fondos depositados en Suiza pertenece a residentes de la Unión Europea (UE) y, curiosamente, no se utiliza para invertir en Suiza sino en el resto del mundo, lo que sugiere que se pueden estar utilizando para la evasión fiscal.

Lo llamativo de Suiza es que su banco nacional ofrece datos estadísticos únicos sobre la riqueza financiera existente en su país. Según sus datos, como muestra la Figura 1, hay más de 2,3 billones de euros (billones de 12 ceros, no los americanos de 9 ceros) en fondos que pertenecen a residentes extranjeros en Suiza. El 60% de esa riqueza que pertenece a los extranjeros está atribuida a sociedades, fundaciones, fondos, etc., domiciliados en las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, y otros países. De esos 2,3 billones de euros algo más de la mitad es de residentes europeos. De todos los fondos una tercera parte se invierte en fondos de Luxemburgo. África, los países del Golfo Pérsico y Rusia cuentan con importantes fondos en Suiza, lo que supone una cifra relativamente alta respecto al PIB de dichos países.

  

Figura 1. Cuentas en bancos suizos en manos de no residentes.

Fuente: Gabriel Zucman (2015). “La riqueza oculta de las naciones”.

 

Para estimar cuál es la riqueza oculta mundial Zucman parte de la existencia de un desajuste entre los activos y pasivos financieros en el mundo. Un ejemplo servirá para saber cómo estima la riqueza global. Pensemos, siguiendo su propio ejemplo, en un ciudadano inglés que posee acciones de Google y las deposita en Suiza. Para Estados Unidos es un pasivo (deuda), para Suiza nada (no implica a un residente suyo) y para el Reino Unido nada, porque aunque sería un activo no hay forma de conocer que un ciudadano británico posee una acción de Google. Hay, por tanto, un gran “agujero” proveniente de la diferencia entre pasivos y activos en el mundo. Hay muchos más pasivos que activos en el mundo, y esto es cierto principalmente en Suiza, Luxemburgo, Irlanda y las Islas Cayman. Y es a partir de estas cifras, bajo ciertos supuestos, que estima, como muestra la Figura 2, que la riqueza oculta sería de 8,3 billones de euros, 2,3 de los cuales estarían depositados en Suiza. Por tanto, el 8% de la riqueza mundial, como mínimo, se ocultaría en refugios fiscales. En África esta cifra se situaría en el 30% y en Rusia y en los países del Golfo Pérsico en torno al 50%.

 

Figura 2. Riqueza financiera en refugios fiscales.

Fuente: Gabriel Zucman (2015). “La riqueza oculta de las naciones”.

 

Una parte de los fondos “offshore”, el 20% aproximadamente, se declara, pero la parte restante, el 80% aproximadamente, no se declara, lo que implica una menor recaudación de impuestos. Las estimaciones del propio Zucman están en la Tabla 1. 78.000 millones de dólares sería el importe estimado de la evasión fiscal en Europa. Teniendo en cuenta que el PIB español fue de 1,058 billones de euros en 2014, que representaba un 10,5% del PIB de la zona del euro (10,111 billones de euros) y que un euro se intercambia por aproximadamente 1,12 dólares, nos lleva a una estimación aproximada de 9.173 millones de euros, lo que supone algo menos que el 1% del PIB español. Tenga en cuenta el lector que actualmente los ingresos fiscales no llegan al 35% del PIB en España, por debajo de la media europea (40% del PIB aproximadamente).

 

Tabla 1. Riqueza offshore y evasión fiscal.

Fuente: Gabriel Zucman (2015). “La riqueza oculta de las naciones”.

 

En suma, queda claro el volumen de riqueza oculta en refugios fiscales es enorme, pero ¿se puede hacer algo?

Abordaré este asunto en mi siguiente post.

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor