Diario Vasco
img
¿Influye la religión sobre el emprendimiento?
img
Jon Mikel Zabala | 24-04-2017 | 13:33

@jonmizabala

Esperamos que nuestros lectores hayan disfrutado de una bonita Semana Santa, que les haya ayudado a desconectar de sus quehaceres habituales, a visitar a amigos y familiares, y a disfrutar de alguna buena lectura o de actividades al aire libre… como las procesiones. Y es que si hay un elemento característico de la Semana Santa, ese es la religión.

Crecientemente, la literatura sobre emprendimiento está abordando el estudio de la influencia que las instituciones sociales y culturales (i.e. creencias, valores, cultura, historia) tienen sobre la actividad empresarial. En este sentido, la religión constituye un elemento central entre estos factores institucionales. La literatura sobre la nueva teoría institucional (i.e. new institutional theory) ha teorizado recientemente sobre los medios a través de los cuales la expresión religiosa y las instituciones religiosas podrían apoyar el espíritu empresarial. Esta literatura se remonta a la obra de Max Weber y sus contribuciones sobre la ética del trabajo, en las que cuestionaba si ciertas formas de religión (en el caso de Weber, el protestantismo calvinista) promovían una ética de trabajo basada en el emprendimiento o en el capitalismo. Dignos de mención son también los trabajos de Robert Barro sobre religión y crecimiento. En este caso vamos a hacer referencia a Andrew Henley, catedrático de economía y emprendimiento de la Universidad de Cardiff, quien ha continuado esta línea de investigación, realizando recientemente un interesante estudio en el que evalúa la posibilidad de que exista un nuevo nexo entre la religión y el emprendimiento.

Para ello, el autor emplea una amplia diversidad de datos, a escala nacional, provenientes de diversas fuentes como la World Values Survey, la World Christian Database, la Association of Religion Data Archives, y el Global Entrepreneurship Monitor, en las que trata de evaluar la existencia de dicho nexo entre religión y emprendimiento para varias religiones (Cristianismo, Hinduísmo, Musulmán, Budismo, Judaísmo, etc.). Desde un punto de vista institucionalista, dicho estudio tiene una clara racionalidad, ya que la religión juega un papel central como transmisora de valores y normas sociales. Las identidades religiosas son socialmente construidas, abarcando consideraciones culturales y sociales más amplias, y por lo tanto no pueden limitarse al individuo. La conclusión a la que llega Henley consiste en que la religión no tiene por qué promover ni inhibir necesariamente el emprendimiento, sino que influye en el hecho de que pueda promover la transmisión de ciertos valores culturales en ciertos contextos sociales, que a su vez influyan sobre el espíritu emprendedor.

Figura 1.- Influencia de la religión sobre el emprendimiento

Fuente: Henley (2016)

Como se puede observar en la Figura anterior, el autor concluye que la relación entre religión y emprendimiento queda determinada por una serie de factores mediadores. Estos pueden abarcar factores psicológicos individuales como la motivación para emprender, o la disponibilidad de redes profesionales en el sector en el que se desea iniciar una nueva actividad. A su vez, estos factores individuales podrían estar influidos por otros determinantes institucionales (culturales, normativos y cognitivos) que podrían influir por ejemplo en el capital social y en el acceso a redes empresariales (contactos) a través de grupos afines que comparten valores religiosos comunes y construyen una misma identidad social.

Esta conclusión acerca del papel que desempeñan la pertenencia a ciertos grupos sociales, o la posesión de ciertos valores me ha hecho recordar el viaje que en verano de 2016 hicimos a la India con los alumnos de la Universidad de Deusto, en el marco de la asignatura de Intercultural Immersion Programme, y donde tuvimos la gran suerte de poder visitar a la Fundación Vicente Ferrer y conocer su labor de primera mano, tanto que nos la contó la misma Anna Ferrer. Durante dicho viaje pudimos conocer cómo la misión de la fundación consiste en erradicar la pobreza extrema a través del desarrollo de proyectos, promoviendo la creación y difusión de valores como el compromiso, transparencia, proximidad, humanismo, independencia económica, política y religiosa, acción, positivismo, excelencia, dinamismo o la creatividad. Para concluir este post, y para extender nuestro agradecimiento a las personas que nos acompañaron durante dicha visita, por el aprendizaje y la lección de vida que nos ofrecieron, quisiera hacer referencia a una de las frases que caracterizaron la vida de Vicente Ferrer:

“Estamos aquí para remediar el sufrimiento, la pobreza y las injusticias. Éste es el sentido de nuestras vidas, la respuesta a qué somos, por qué, y para qué estamos aquí”.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor