Diario Vasco
img
Autor: inakierauskin
Bitcoin, ¿el dinero de los “criminales”?
img
Iñaki Erauskin | 06-06-2017 | 6:54| 0

@InakiErauskin

 

Recientemente se ha hablado más de lo habitual de los Bitcoin, la moneda electrónica más conocida del mundo. Los pagos de los rescates del virus WannaCry (que tuvieron lugar el 12 de mayo pasado) debían realizarse en Bitcoin, aparentemente para mantener el anonimato de la transacción ilegal, de modo que la aparente relación entre bitcoin y crimen ha ido ganando peso para el público en general (pincha aquí). A los pocos días (24 de mayo), el bitcoin llegó a valer el doble de una onza de oro (cuyo precio se sitúa ligeramente por encima de 1.260$), tal como lo han recogido los titulares de los medios hace escasos días. El Gráfico 1 muestra la evolución del precio del bitcoin desde 2010 hasta la fecha.

 

Gráfico 1: Precio del bitcoin en dólares

Fuente: http://www.coindesk.com/price/

 

Según su propia página web, “Bitcoin usa tecnología peer-to-peer o entre pares para operar sin una autoridad central o bancos; la gestión de las transacciones y la emisión de bitcoins es llevada a cabo de forma colectiva por la red. Bitcoin es de código abierto; su diseño es público, nadie es dueño o controla Bitcoin y todo el mundo puede participar. Por medio de sus muchas propiedades únicas, Bitcoin permite usos interesantes no contemplados por ningún sistema de pagos anterior.”

El objetivo último de Bitcoin, según sus partidarios, es que sirva como alternativa a los sistemas de pago existentes y proporcionar la posibilidad de realizar transacciones  a lo largo y ancho de los distintos países y monedas sin la interferencia de países o bancos centrales, y sin la participación de las entidades financieras tradicionales. Además, según esos mismos partidarios, los gobiernos establecen demasiados controles y los bancos centrales pueden emitir demasiado dinero (lo que podría crear hiperinflación). Además, los bancos cobran demasiadas comisiones. Las principales ventajas de una moneda virtual serían tres: sistema descentralizado sin interferencias de nadie, cuentas pseudoanónimas (nadie puede saber la identidad de una cuenta hasta que ésta es revelada) y la no existencia de costes directos asociados a las transacción (menos comisiones, por tanto).

La unidad de cuenta de Bitcoin se denomina bitcoin (se suele llamar Bitcoin, con mayúscula, al sistema de pago y bitcoin, con minúscula, a la unidad de cuenta, para evitar confusión), que es la criptomoneda o moneda virtual o electrónica o digital más conocida del mundo, pero no la única. De hecho, ha ido perdiendo peso con el paso del tiempo. A día de hoy su peso relativo se halla en torno al 45% del volumen total del valor de las monedas virtuales, que es de unos 86 mil millones de dólares. Hasta hace pocos meses el bitcoin llegaba hasta un 85%. Ahora le siguen Ethereum (25% del valor total), Ripple (12,5%), NEM (2,6%), Ethereum Classic (1,9%), Litecoin, Dash, Monero, … y la lista tiene hasta 100 monedas virtuales (pincha aquí), pero hay más. Lo que ha atraído el interés del público es que el precio de bitcoin ha aumentado enormemente desde sus comienzos con un valor de 0$ (allá por 2009) hasta situarse ahora en torno a los 2.300$ (pincha aquí), si bien ha llegado a valer más. Parece que Ethereum le pisa los talones muy de cerca (pincha aquí).

El bitcoin cumple las tres funciones clásicas del dinero, servir como medio de pago, unidad de cuenta y depósito de valor, en distintos grados. La primera función de servir como medio de pago universalmente aceptado no está totalmente lograda, a pesar de poder pagar con bitcoin en algunos lugares, que ganan por los menores costes asociados a esta moneda virtual aunque pueden verse perjudicados respecto a otros sistemas por la excesiva volatilidad del bitcoin. Las transacciones en bitcoin no se pueden cancelar, lo que puede ocasionar problemas con las devoluciones de productos, dada la volatilidad del bitcoin. La segunda función de servir de unidad de cuenta también se observa para el bitcoin, pero normalmente el precio también aparece expresado en las monedas habituales, por la volatilidad (incluso la diaria es enorme), lo que reduce la utilidad del bitcoin para este fin. La tercera y última función del dinero de servir como depósito de valor depende de que otros estén dispuestos a aceptar el bitcoin en el futuro con valor mayor. Ello implica que el bitcoin está más cerca de sufrir especulación y, por tanto, de sufrir burbujas (esto es, precios distintos de los fundamentos). El alza del bitcoin ha alimentado esta función.

Los detalles de cómo funciona el Bitcoin tienen cierta dificultad (pincha aquí para más detalles). Bitcoin tiene 4 elementos: una red descentralizada de nodos (con un protocolo de comunicación), un libro mayor de transacciones público (con estructura de cadena de bloques; se conoce como public ledger), emisión de moneda prefijada (según un algoritmo y a través de la “minería”, como detallamos más abajo) y un sistema de verificación de transacciones descentralizado. Primero, la red descentralizada está compuesta por aquellos que se han instalado el protocolo de comunicación, donde hay distintos grados de sofisticación, dependiendo de lo experto que sea cada uno. Para conseguir bitcoin a partir de un saldo inicial de cero en el monedero, debes recibir pagos en bitcoin, “minar” bitcoin o comprarlos en el mercado. Cada monedero crea y guarda claves públicas y privadas. La clave pública es una dirección de Bitcoin que sirve para recibir o realizar pagos. La clave privada sirve para la firma electrónica de la transacción y el miembro de la red la debe mantener en secreto. Cada dirección de Bitcoin tiene un balance en bitcoin, que es la unidad de cuenta del sistema. Lo único que se graba en el sistema es la dirección de Bitcoin, que no requiere documentación. Por ello la anonimidad es casi total, tanto para cuando alguien roba la clave privada de otro, como para cualquier otra actividad criminal, etc. Segundo, es una cadena de bloques (blockchain) la que recoge todas las transacciones de la red Bitcoin, evitando así duplicidades, etc. Tercero, existe un algoritmo que fija la oferta de bitcoins, que será de 21 millones de unidades (para el año 2140, por las limitaciones técnicas asociadas al blockchain, según parece) y actualmente existen más de 16 millones de bitcoin en circulación. El ritmo de crecimiento irá decreciendo con el tiempo (para asemejarse al ritmo al que los bienes como el oro se extraen de las minas, según parece). Ello implica, por un lado, que no habrá inflación, pero, por otro lado, una mayor actividad y un límite en la cantidad de dinero emitida puede conllevar deflación. Cuarto, cada transacción, que es pública, tiene que ser verificada por el sistema y una vez realizada se añade a la cadena de bloques. Para ello los detalles de cada transacción se comunican a la red. Los que quieran verificarla deben realizar una “prueba de trabajo” (“proof of work”), que es una operación compleja, pero fácil de comprobar (debe suponer unos 10 minutos). Como los ordenadores son cada vez mejores, para mantener la prueba en unos 10 minutos, la complejidad ha ido aumentando. Cuando se finaliza la prueba de trabajo se envía al resto de los nodos, que comprueban que las operaciones son correctas. El primer nodo que ha acabado la prueba de trabajo y ha sido aceptado por el resto, añade un nuevo bloque de transacción generado con la prueba, que se añade a la cadena de bloques. Éste recibe un pago en bitcoin por ello, que es el incentivo para que los miembros verifiquen las transacciones. A esta actividad se le conoce como “minado” (“mining”). Si bien al principio se pensó que todos serían “mineros”, en la práctica hay “mineros” profesionales con redes de ordenadores muy potentes y enorme gasto eléctrico cuya actividad se dedica a ser los primeros en realizar la prueba de trabajo y conseguir el pago. Más de la mitad de los centros “mineros” se hallan en China hoy día, seguido de los Estados Unidos (26%) (pincha aquí).  

Algunos ven el bitcoin como sustituto de nuestro efectivo. El efectivo puede tener, a su vez, los días contados (pincha aquí). No parece que el bitcoin vaya a sustituir el efectivo, según Kenneth Rogoff (pincha aquí). Por un lado, no es fácil estar siempre por delante del gobierno en este mundo de innovaciones monetarias, teniendo en cuenta que el gobierno puede adaptar y alterar las leyes hasta acabar “ganando”. Por otro lado, se halla un tema esencial, como es la capacidad de la política monetaria para, principalmente, estabilizar la actividad económica, actuar como prestamista de última instancia cuando el país está sumido o a punto de sumirse en una crisis financiera, o crear inflación para cuando un país no pueda pagar su deuda pública. Es fundamental que estos instrumentos se encuentren en manos de las autoridades públicas para cuando les resulte necesario utilizarlo. Existe, también, un tema importante relacionado que tiene que ver con las limitaciones que supone no poder fijar un tipo de interés nominal inferior a 0 cuando un país se halla en recesión, que el bitcoin podría empeorarlo (pincha aquí).

Un último tema de este post concierne a la privacidad y anonimato de las criptomonedas y su relación con las actividades delictivas. Como hemos dicho arriba, las criptomonedas son pseudoanónimas. La cadena de bloques es pública y aunque en las transacciones no figuran nombres, etc.,  existe la posibilidad de que, si el gobierno se lo propusiera y si se contara con información adicional a través de investigaciones, etc., reconstruir con información adicional las verdaderas identidades y perseguir las actividades delictivas. Los mercados anónimos Silk Road 1.0 y Silk Road 2.0 son buenos ejemplos de ello, pero no los únicos. No parece, por tanto, que el bitcoin sea el paraíso de los criminales (pincha aquí).

En suma, se avecinan cambios, pero no parece que el sistema monetario vaya a sufrir un cambio fundamental por el momento. El tiempo, como tantas otras veces, lo dirá …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
El peso decreciente de los salarios y la evolución de la desigualdad
img
Iñaki Erauskin | 16-05-2017 | 7:07| 0

@InakiErauskin

 

En post anteriores hemos tratado el peso decreciente de los salarios (aquí y aquí) y la evolución de la desigualdad (aquí y aquí), pero no habíamos relacionado ambos fenómenos.

Recientemente tanto la OCDE como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han sugerido que ambos fenómenos pueden estar estrechamente relacionados. Por un lado, la OCDE sugiere que hay un patrón bastante generalizable entre ambos fenómenos para muchos países: un menor peso de los salarios parece estar asociado a una mayor desigualdad. El Gráfico 1 muestra en qué dirección se mueven distintos países en relación al peso de los salarios (eje de abscisas) y a la desigualdad, medido por el coeficiente de Gini (eje de ordenadas). La mayor parte de los países, como se puede observar, sigue el patrón general, pero hay países en los que no se cumple dicho patrón.

 

Gráfico 1. Evolución de la participación del trabajo y del coeficiente de Gini.

 

 

Fuente: OCDE.

 

Por otro lado, el FMI recuerda que el menor peso de los salarios ha caído sobre los hombros de los trabajadores menos cualificados, teniendo en cuenta la pérdida de empleos de cualificaciones medias y de renta entre los trabajadores de cualificaciones medias en los países avanzados. Además, los propietarios del capital tienden a concentrarse en la parte alta de la distribución de la renta, por lo que una mayor participación del capital en la renta tiende a aumentar la desigualdad. El Gráfico 2 muestra evidencia en esta dirección. La evidencia parece cumplirse generalmente en muchos países y a lo largo del tiempo.

 

Gráfico 2. Relación entre la participación del trabajo y el coeficiente de Gini.

Fuente: FMI

 

Todo ello lleva, por supuesto, a preguntarse qué debe hacer la política pública al respecto. El FMI sugiere que una mayor formación para ayudar a los trabajadores que puedan verse perjudicados por la pérdida de trabajos o renta, y una mayor redistribución de renta son clave para minimizar el impacto negativo del menor peso de los salarios y la mayor desigualdad. Sin embargo, no parece que ello sea suficiente. El factor trabajo también parece hacer perdido poder frente al capital, como dijimos en un post anterior, por los mayores márgenes empresariales. Ello sugiere que hay que fomentar, también, una mayor competencia en los mercados de bienes y servicios.

Hay trabajo por delante …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Desberdintasun ekonomikoa Euskadin
img
Iñaki Erauskin | 11-04-2017 | 6:42| 0

Gizartean dauden desberdintasun ekonomikoek ardura handia sortzen dute jendearengan, krisia gertatu zenetik batik bat. Lehengo asteko postean Asierrek azpimarratu zuen horren inguruan munduan izan diren aldakuntzak, jende askoren errenta hobetu da azken urteotan, baina hainbat talderena ere okerragotu da.

Baina, zer diote datuek gure inguru hurbilean daukagun desberdintasunari buruz? Horretarako Eustatek Euskal Autonomi Erkidegorako ematen dituen eta sarritan erabiltzen den Gini koefizientea erabiliko dut. Gini koefizientea gizarteko desberdintasunen adierazle bat da eta 0 (guztiek errenta berdina jasotzen dute) eta 1 (pertsona bakar batek errenta osoa jasotzen du) artean mugitzen da. 1.go Taulak Europako Batasuneko herrialdeen Gini koefizienteak erakusten ditu. Euskal Autonomi Erkidegoak 25,1eko koefizientea dauka azken datuen arabera. Beste herrialdeekin konparatuz zenbaki txikia da, herrialde aurreratuenen mailan. Espainian handiagoa da. Taula horretan bertan herrialde bakoitzaren  biztanleko errenta ipintzen dut. Simon Kuznets ekonomista eta Nobel sariaren (1971) ustez, alderantzizko “U” baten itxura du desberdintasunak. Hasieran, biztanleko errenta txikia denean, desberdintasun txikia izan ohi da. Biztanleko errenta handitzen doan heinean, aldiz, desberdintasuna areagotzen doa, baina maila jakin batetik aurrera, desberdintasuna murrizten da berriro. 1.go Irudiak erakusten ditu datu horiek. Joera ez da oso garbia, baina biztanleko errenta handiagoa duten herrialdeetan desberdintasunak txikiagoak dira orokorrean, salbuespenak salbuespen.

 

1.go Taula. Biztanleko BPG eta Gini indizea Europako Batasunean, 2015.

Biztanleko BPG

Gini indizea

Alemania

125

30.1

Austria

127

27.2

Belgika

117

26.2

Euskadi

119

25.8

Zipre

81

33.6

Danimarka

124

27.4

Espainia

92

34.6

Finlandia

108

25.2

Frantzia

106

29.2

Grezia

71

34.2

Hungaria

68

28.2

Irlanda

145

30.8

Italia

95

32.4

Luxenburgo

271

28.5

Herbehereak

129

26.7

Polonia

69

30.6

Portugal

77

34.0

Erresuma Batua

110

32.4

Suedia

123

25.2

EB-28

100

31.0

Iturria: Eustat (ikus hemen eta hemen).

 

Iturria: Eustat (ikus hemen eta hemen).

 

Eta zein izan da azken urteetan desberdintasunak Euskal Autonomi Erkidegoan izan duen bilakaera? Eusko Jaurlaritzak duela urte gutxi honi buruzko ikerketa argitaratu zuen (ikus hemen). 1986 eta 2008 urte bitartean desberdintasuna murriztu zen Euskadin, Europako Batasuneko herrialde aurreratuenen antzera, eta krisiaren lehenengo urteetan badirudi hau ez dela asko aldatu. Hala ere, emaitza horren zati handi gizarte-transferentzien (pentsioak eta gizarte-prestazioak nagusiki) ondorio dira. Euskadin, adibidez, Gini koefizientea 45 (20 puntu gehiago; 15 pentsioekin eta 5 gizarte-prestazioekin) izango litzateke, transferentzia hauek kontuan hartuko ez balira. 2. Irudiak erakusten du transferentziek (pentsioek eta gizarte-prestazioek) pertsonen sarreretan duten eragina Lorenz-en kurbaren bitartez. Lorenz-en kurbak abzisa-ardatzean biztanleriaren ehuneko metatua eta ordenatu-ardatzean errentaren ehuneko metatua erlazionatzen ditu: lerro zuzen batek errentaren banaketa oso berdina dela esan nahiko luke eta, alderantziz, erlazioak kurba “handia” badu errentaren banaketa oso desberdina izango litzateke. EAEren kasuan 2. Irudiak dio, transferentziak ez balego, errenta txikieneko biztanleriaren %30ak bakarrik errenta osoaren %2,5 jasoko luke (kurba berdearen ezkerraldean) eta errenta handieneko biztanleriaren %10ak errenta osoaren %25 baino gehiago lortuko luke (kurba berdearen eskuinaldean). Pentsioek eragiten dute ehuneko hauek %12,5 (lerro laranjaren ezkerraldean) eta %21 (lerro laranjaren eskuinaldean) izatea, hurrenez hurren, eta gainerako transferentziak kontuan hartzerakoan, % 15,8 (lerro urdinaren ezkerraldean) eta %19,7 (lerro urdinaren eskuinaldean).  

 

2. Irudia. Lorenz-en kurba pertsonen sarreren arabera, transferentziak baino lehenago eta ondoren. Euskadi, 2012.

   

Iturria: Antón, Colinas eta Iruarrizaga (Eusko Jaurlaritza).

 

Zerk sortzen ditu desberdintasunaren aldakuntzak? Hainbat faktore daude, Pikettyren lan oparoak dioen bezala (ikus honi buruzko posta), baina faktore horiek ere ez dira bakarrak. Beste egun baterako utzi beharko ditugu …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
¿Deben pagar impuestos los robots?
img
Iñaki Erauskin | 14-03-2017 | 7:48| 0

@InakiErauskin

 

En mi último post analizaba la presión fiscal en el País Vasco. Ahora que la automatización y la robotización son fuerzas inexorables de las sociedades modernas más que nunca existe el miedo de que el empleo disminuya para siempre (véase el post de mi compañero Asier), lo que ha hecho que algunas personas hayan sugerido que hay que crear nuevas vías para gravar las rentas y contrarrestar así el menor peso que los salarios pudieran tener en la renta.

Probablemente la propuesta que más eco ha tenido es la de Bill Gates, el co-fundador de Microsoft, multibillionario y uno de los mayores filántropos del mundo a través de su fundación: los robots que “roben” trabajos deben pagar impuestos (pincha aquí).  Con ello se lograría ralentizar temporalmente la robotización y obtener fondos que o bien irían destinados a la formación de las personas que hubieran perdido sus trabajos por los robots, o a nuevos nichos de empleo. Quizás a algún lector le pueda parecer una broma, pero recientemente el Parlamento Europeo ha rechazado una propuesta para establecer alguna forma de gravamen a los robots (pincha aquí para la noticia y aquí para el informe del Parlamento Europeo).

Las reacciones no se han hecho esperar. Larry Summers, profesor de economía de la Universidad de Harvard, ha dicho que la propuesta es ilógica (pincha aquí). Summers dice, en primer lugar, que hay muchas formas de innovación y no entiende porqué la propuesta de Gates se centra sólo en los robots. ¿Sobre qué actividades se gravaría el impuesto? No sería nada fácil para las Haciendas. Segundo, muchas innovaciones suponen mejores productos, no sólo lograr más con menos (innovaciones de proceso). Y dado que los innovadores “atrapan” sólo una parte de esos beneficios, habría que subsidiarlos, no gravarlos. Por último, su argumento más importante es que el impuesto reduciría el tamaño de la tarta económica que luego se redistribuye. Por ello, sugiere mayor formación y mayor inversión en infrastructuras, y no impuestos sobre los robots. Yanis Varoufakis, el conocido antiguo ministro de economía griego, también ha entrado en este asunto (pincha aquí). Cree que la propuesta no es realizable porque no sería fácil determinar qué se considera “robot” (y estaría gravado, por tanto) y qué no (y no tendría impuesto, por tanto). Es por ello que Varoufakis sugiere un Dividendo Básico Universal financiado con los impuestos obtenidos por las rentas del capital. Mayor robotización iría asociado a mayores rentas del capital, según su propuesta, que, gravadas, darían lugar a mayores recaudaciones impositivas.   

Detrás de todo este debate subyace el hecho de que la robotización reducirá la cantidad de trabajo disponible. Sin embargo, la robotización no sólo destruye empleos, sino que también los crea. Por tanto, no está claro que la base del trabajo vaya a disminuir. Los economistas denominan a este fenómeno según el cual el progreso tecnológico destruye empleo (en términos netos) falacia “ludita”.

Quizás, las propuestas realizadas hasta el momento alrededor de la recaudación impositiva a medida que la robotización se acelera, exageren el verdadero alcance de la robotización. Sin embargo, no estaría de más pensar en los cambios profundos que la robotización lleva consigo. Veremos lo que nos depara …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
¿Se recaudan en Euskadi más o menos impuestos que en la Unión Europea?
img
Iñaki Erauskin | 21-02-2017 | 8:39| 0

@InakiErauskin

 

Recientemente se han publicado los datos de cierre del año 2016 sobre las haciendas forales vascas. El mensaje general en los medios de comunicación es que se ha recaudado menos de lo esperado, pero no habrá ajustes adicionales, al contar con un cierto margen, a pesar de todo.

El Cuadro 1 recoge la recaudación de las haciendas forales vascas en el año 2016, por territorios históricos y por tipo de impuesto (pincha aquí para la nota de prensa). Se observa que el IVA es la mayor fuente de ingresos, seguido del IRPF. Ambas suman más de ¾ partes del total de la recaudación impositiva, con ciertas diferencias de unos territorios a otros. Por ejemplo, en Araba es donde mayor diferencia tiene lugar entre el porcentaje que supone el IVA respecto al IRPF en la recaudación total del territorio. Los impuestos especiales (sobre el petróleo, el tabaco, los seguros, la electricidad, …, por orden de magnitud) suponen una fracción bastante parecida en todos los territorios, ligeramente por encima del 10%. Después se halla el Impuesto de Sociedades, que es donde también hay ciertas diferencias entre territorios. Así, mientras en Bizkaia supone casi el 9% de los ingresos impositivos, en Gipuzkoa apenas llega al 6% (en Araba el 7,5%). Probablemente, el impacto de las grandes empresas jugará un papel importante en el caso de Bizkaia. Según señala El Economista, “Iberdrola y Petronor abonan 1.500 millones” a las haciendas forales vascas, lo que supondría algo más del 11% de los ingresos de las haciendas forales vascas (pincha aquí para la noticia). Aquí incluirían el IVA devengado por la actividad, el IRPF pagado por sus trabajadores, los impuestos especiales, el Impuesto de Sociedades, y otros. La noticia parece sugerir que recae sobre estas empresas la “carga” de todo ese importe al hablar de “Impuestos pagados a las Haciendas Forales Vascas por Iberdrola y Petronor”. Sin negar la gran importancia de estas dos empresas estratégicas (y quizás otras, tales como BBVA, por ejemplo), conviene recordar que la carga económica del IVA y los impuestos especiales, aunque recaudado legalmente por la empresa, recae en su mayor parte sobre los consumidores, porque su actividad económica corresponde a bienes muy inelásticos, esto es, aquellos en los que la demanda es muy poco sensible a variaciones en el precio, como nos señala acertadamente la microeconomía. Y el IRPF lo pagan los trabajadores, no la empresa. Y la misma noticia señala que Petronor tuvo pérdidas en 2013 y 2014 (no así en 2015), con lo que probablemente no pagaría el Impuesto de Sociedades durante esos ejercicios.     

 

Cuadro 1. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016.

Araba

%

Bizkaia

%

Gipuzkoa

%

TOTAL

%
IRPF

746.779.825

36,6%

2.531.121.379

37.7%

1.561.946.207

37,2%

4.839.847.411

37,4%

I. Sociedades

152.865.683

7,5%

600.730.121

8.9%

249.106.711

5,9%

1.002.702.515

7,7%

IVA

821.359.509

40,3%

2.539.294.601

37,8%

1.653.750.710

39.4%

5.014.404.820

38,7%

I. Especiales

228.689.321

11,2%

707.010.208

10,5%

460.450.171

11.0%

1.396.149.700

10,8%

Resto

88.253.438

4,3%

336.947.884

5,0%

272.420.472

6.5%

697.621.794

5,4%

TOTAL

2.037.947.776

100,0%

6.715.104.193

100,0%

4.197.674.271

100.0%

12.950.726.240

100,0%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 y elaboración propia.

 

Otra manera de ver la carga que supone la recaudación impositiva consiste en relativizar esos importes respecto al PIB, para poder compararlos directamente después con otros territorios o países. La Tabla 2 muestra ahora la recaudación impositiva de las Haciendas Forales Vascas respecto al PIB en 2016. El IVA se sitúa en torno al 7% en todos los territorios históricos, el IRPF cerca pero por debajo del 7% por lo general, mientras el Impuesto de Sociedades se sitúa en la franja del 1,1-1,7%.

 

Cuadro 2. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016 (%PIB).

 

Araba

%PIB

Bizkaia

%PIB

Gipuzkoa

%PIB

TOTAL

%PIB

IRPF

746.779.825

6,4%

2.531.121.379

7,0%

1.561.946.207

6,6%

4.839.847.411

6,8%

I. Sociedades

152.865.683

1,3%

600.730.121

1,7%

249.106.711

1,1%

1.002.702.515

1,4%

IVA

821.359.509

7,1%

2.539.294.601

7,0%

1.653.750.710

7,0%

5.014.404.820

7,0%

I. Especiales

228.689.321

2,0%

707.010.208

2,0%

460.450.171

2,0%

1.396.149.700

2,0%

Resto

88.253.438

0,8%

336.947.884

0,9%

272.420.472

1,2%

697.621.794

1,0%

TOTAL

2.037.947.776

17,5%

6.715.104.193

18,6%

4.197.674.271

17,8%

12.950.726.240

18,2%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 , Eustat y elaboración propia.

 

¿Cómo son estas cifras respecto a España y la UE? Recientemente, varios investigadores de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), como son José Ignacio Conde-Ruiz, Manuel Díaz, Carmen Marín y Juan Rubio Ramírez, ha publicado un estudio sobre “Los ingresos públicos en España” (pincha aquí). El Gráfico 1 recoge la recaudación por IVA, en términos del PIB. Se observa que en España la recaudación por IVA ha aumentado hasta el 6,5% (sobre el PIB), cuya media se sitúa en el 6,9% en la UE. El País Vasco estaría en la media europea.

 

Gráfico 1. Recaudación por IVA (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos fijamos en la recaudación por IRPF (en % sobre el PIB), el Gráfico 2 nos muestra los datos para la UE. España se sitúa unos 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea, y el País Vasco se halla ligeramente por debajo de las cifras para España, lo que supone estar unos 3 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 2. Recaudación por IRPF (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos centramos en la recaudación del Impuesto de Sociedades, el Gráfico 3 nos muestra los datos para la UE. En España la recaudación por el Impuesto de Sociedades se sitúa en el 2,3% del PIB, ligeramente por debajo de la media europea. El País Vasco estaría a algo menos de 1,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 3. Recaudación por Impuesto de Sociedades (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

En Impuestos Especiales, España se halla ligeramente por debajo de la media europea (2,3% del PIB) y Euskadi con una recaudación un poco menor aún, también. Finalmente, faltarían las cotizaciones sociales, pero éstas deberían ser muy parecidas en Euskadi que en España.

Todo lo anterior implica que Euskadi tiene una presión fiscal menor que España y, a su vez, España menos que la media europea (unos 5 puntos porcentuales menos), lo que fue señalado hace ya un tiempo en este mismo blog (pincha aquí). El propio consejero de Hacienda ha sugerido la posibilidad de elevar la presión fiscal. Quizás ha llegado la hora de reflexionar y dar un paso en esta dirección …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor