Diario Vasco
img
Autor: inakierauskin
¿Cómo será el mundo en 2060? (o “Las posibilidades económicas de nuestros nietos”)
img
Iñaki Erauskin | 08-01-2013 | 12:35| 0

Para empezar, queremos desearos desde este blog un Feliz Año Nuevo 2013 para todos, de todo corazón.

Los comienzos de año vienen acompañados habitualmente de nuevos (y ambiciosos) deseos y objetivos para el año entrante.

Yo aprovecho para preguntarme: ¿Cómo será el mundo en 2060?, que también podría subtitularse como “Las posibilidades económicas de nuestros nietos”.

Yo tendré …  47 años más que ahora y mi edad será entonces … ¿? años … , si sigo vivo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha realizado recientemente una proyección de crecimiento hacia el futuro con vistas al año 2060: ”Looking to 2060: Long-term global growth prospects. A going for growth report”. Pincha aquí para el informe. Pincha aquí para una nota relacionada que sirve de base para el informe. O aquí para un breve video. Todos los documentos están en inglés.

He acompañado el título de este post con otro que recuerda el sugerente título del ensayo que John Maynard Keynes, probablemente el economista más importante del siglo XX, publicó en octubre de 1930 (fue presentando desde 1928 en diversos actos hasta que en junio de 1930 se presentó en una conferencia en Madrid). En él escribe, siendo excesivamente optimista, como mencioné en un post anterior, “Llego a la conclusión de que, suponiendo que no haya guerras importantes y cambios importantes en la población, el problema económico puede estar resuelto, o al menos en el camino de solucionarlo, dentro de cien años. Esto significa que el problema económico no lo es -si miramos al futuro- el problema permanente de la raza humana”. Pincha aquí para el ensayo, en inglés.

¿Qué dice el informe? La Tabla 1 recoge las proyecciones para una muestra de paises:

 

Tabla 1. Tasas medias de crecimiento

PIB en dólares 2005 (PPC)

PIB per cápita en dólares 2005 (PPC)

1995-2011

2011-2060

2030-2060

1995-2011

2011-2060

2030-2060

Alemania

1,4

1,1

1,0

1,4

1,5

1,5

España

2,9

1,7

1,4

1,9

1,4

1,3

Francia

1,7

1,6

1,4

1,1

1,3

1,2

Estados Unidos

2,5

2,1

2,0

1,5

1,5

1,5

Brasil

3,3

2,8

2,0

2,1

2,6

2,1

China

10,0

4,0

2,3

9,3

4,2

2,8

Indonesia

4,4

4,1

3,4

3,1

3,8

3,3

India

7,5

5,1

4,0

5,8

4,4

3,6

Rusia

5,1

1,9

1,3

5,4

2,3

1,7

OCDE (ponder.)

2,2

2,0

1,8

1,5

1,7

1,7

MUNDO (ponder.)

3,5

2,9

2,3

2,5

2,6

2,3

Fuente: OCDE.

 

De ella se derivan algunas conclusiones principales:

  • Se prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) mundial, que contabiliza el valor de los bienes y servicios finales producidos en el mundo durante un año, crecerá a un ritmo anual del 3%.
  • Las tasas de crecimiento de los países que no forman parte de la OCDE (China, India, Brasil, e Indonesia, por ejemplo) serán mayores que las de los países de la OCDE (que son, grosso modo, los países avanzados industrializados, entre los que se encuentra España).
  • El tamaño relativo de las economías variará en los próximos 50 años. El PIB conjunto de China e India será pronto superior al PIB de los G-7 (en términos de paridad de poder de compra, que realiza un ajuste para tener en cuenta que los precios son más altos en los países más avanzados que en los que no lo son). Para 2060 el PIB conjunto de China e India será superior al de toda la OCDE, como se muestra en la Tabla 2:

 

Tabla 2. Porcentaje de PIB global (dólares de 2005, paridad de poder de compra)

2011

2030

2060

Área Euro

17

12

9

Estados Unidos

23

18

16

Japón

7

4

3

Otros países OCDE

18

15

14

China

17

28

28

India

7

11

18

Otros países no-OCDE

11

12

12

Fuente: OCDE

 

Además:

  • Seguirán persistiendo importantes diferencias en los niveles de vida. La renta per cápita de los países más pobres se multiplicará por más de 4. La de China e India se multiplicará por más de 7, mientras en nuestro entorno lo hará por 2, aproximadamente. No obstante, los niveles de vida seguirán siendo entre un  1/3 y el 60% del nivel de vida de los países líderes en 2060.
  • Las mejoras de la eficiencia (lo que en jerga de los economistas se denomina productividad total de los factores o PTF) serán el principal motor propulsor del crecimiento económico. Esto es fundamental. Se refiere, en buena parte, al progreso tecnológico y a la innovación. En los países menos avanzados éste crecerá más que en los avanzados, de modo que los primeros irán alcanzando a los segundos, lo que se conoce como “catching up”.
  • El envejecimiento de la población debido a los menores ratios de fertilidad y a una mayor longevidad (excepto en unos pocos países, tales como la India o Suráfrica), reducirá la proporción de población en edad de trabajar, lo que tenderá a reducir el crecimiento tendencial. La migración neta de personas puede alterar este efecto, pero éste será limitado, en cualquier caso.
  • Sin embargo, los cambios estructurales, tales como el logro de mayores niveles educativos (capital humano) o de una mayor edad de jubilación, pueden mitigar un tanto dicho impacto.
  • Se prevé que la tasa de ahorro global disminuirá (por el envejecimiento principalmente) y dependerá en mayor medida del comportamiento de China e India, y puede originar desequilibrios importantes de la cuenta corriente, que recoge fundamentalmente el saldo exterior (exportaciones menos importaciones) de un país.

Para todo ello la OCDE sugiere una agenda general de reformas estructurales, tales como una mayor liberalización en los mercados de bienes y servicios, las reformas en el mercado de trabajo y la consolidación fiscal.

¿Para qué nos puede servir este estudio para el País Vasco? A mí me sugiere algunos temas fundamentales, sin ser exhaustivo, que se han ido mencionando en posts anteriores y otros que no todavía no, pero espero que tratemos más adelante, para fomentar el progreso tecnológico y la innovación (aquí y aquí):

  • Mejoras sustanciales en el sistema educativo. En nuestro blog aquí, aquí y aquí sobre el sistema universitario y la educación.
  • Mejor funcionamiento del mercado de trabajo. Estos días el blog de “Nada Es Gratis” ha “posteado” al respecto: un contrato laboral europeo y la negociación colectiva. Aquí y aquí.
  • Afrontar el reto del envejecimiento poblacional.
  • Mayor competencia en los mercados de bienes y servicios.
  • Mayor internacionalización de nuestras empresas, teniendo en cuenta las dinámicas económicas globales actuales y futuras.

Antes de simplemente dejar pasar el tiempo, es la hora de poner los cimientos duraderos para lograr un futuro mejor. O lo hacemos o lo tendremos muy negro.

 

Ver Post >
Quo Vadis independentzia ekonomikoa?
img
Iñaki Erauskin | 04-12-2012 | 7:34| 0

Kataluniako (eta Eskoziako) gatazkak pil-pilean jarri du independentzia ekonomikoaren gaia gure inguruan. Bertako hauteskundeak inoiz baino gatazkatsuagoak izan dira eta irabazleak ba … ¿? izan dira.

Duela gutxi, hori dela eta, Kataluniako 6 ekonomialari oso ospetsuk web-orri bat sustatu dute Col-lectiu Wilson izenarekin, Woodrow Wilson Amerikako Estatu Batuetako presidentearen ohorez, bera izan baitzen autodeterminazio eskubidearen defendatzaileetako bat XX. mendearen hasieran. Ekonomialari horietako batzuk Katalunian lan egiten dute, gehienak munduan zehar, eta guztiak munduko “top” unibertsitateetan ikasi dute eta haietan irakasten ari dira.

Ondorengo galdera  aztertzen dute: bideragarria al da independentzia ekonomikoa? Bi atal aipatuko ditut gaur gai horren inguruan, nazioen tamainaren eta oparotasunaren arteko erlazioa, batetik, eta independentziaren merkataritza-ondorioak, bestetik. Badira beste gai batzuk, hala nola, pentsioak, kupoa eta Kontzertu Ekonomikoa, Europako Batasuna eta euroa, enpresak lekuz aldatzea, baina horietan ez naiz arituko gaur.

Lehenengoz, Alberto Alesina eta Enrico Spolaore ekonomialariek lan garrantzitsua idatzi zuten nazioen tamainari buruz, “The size of nations” (laburpena hemen, ingelesez). Bi indar nagusi leudeke nazioen tamaina hoberena aztertzeko momentuan. Alde batetik, etekinak daude: nazio handi batek hobeto aprobetxatzen ditu zerbitzu publikoetatik sortzen diren eskala-ekonomiak (adibidez, atzerrian enbaxada bat jartzea berdina kostatzen zaio nazio handi edo txiki bati, baina handiarentzat merkeagoa da biztanleko). Beste aldetik, kostuak daude: nazio handi batean nazio barneko desberdintasunak handiagoak izan daitezkeenez gatazka gehiago sor daitezke. Kostu-etekinen ikuspegiak laguntzen du tamaina hoberena zein den aztertzen. Eurek egindako ikerketa enpirikoak garbi erakusten du nazioen tamaina eta oparotasuna (biztanleko barne produktu gordina) ez doazela batera. Aldiz, merkatuaren tamaina eta  merkataritzako errejimen-mota funtsezkoak lirateke: nazio irekiagoek bereziki errazagoa lukete tamainaren  “arazoa” gainditzea. Hori baino lehenago, Robert Barro ekonomialariak jardun zuen ere (ikus hemen): lehen esandakoaz gainera, ez dirudi tamainaren eta hazkunde ekonomikoaren tasaren artean erlaziorik dagoenik. Literatura guzti horrek argi eta garbi uzten du, beraz, EAE independentea balitz, bere tamaina txikiak ez lukeela eragozpenik sortu behar ez EAEren errenta mailan ezta ere errenta-mailaren hazkunde-tasan, epe ertain eta luzera, baldin eta EAEk aurrean duen merkatua zabala balitz (eta ez gure herrira mugatuta soilik).

Bigarrenik, zein eragin izan dezake independentziak merkataritza eragiketetan? Duela gutxi hori aztertu du Kataluniarako Col-lectiu Wilsonek (ikus hemen). Euskal Autonomi Erkidegorako (EAE) datuak ondorengo taulan daude:

 

TAULA. Merkataritza-eragiketak, Euskal Autonomi Erkidegoa (balio korrontea, mila €).

 

1980

2010

Esportazioak

6.011.176

40.040.031

Estatuaren enparatua

4.458.444

19.802.274

Atzerria

1.552.732

20.237.757

Inportazioak

5.723.203

42.834.562

Estatuaren enparatua

4.019.192

26.205.943

Atzerria

1.704.012

16.628.619

BPG merkatu preziotan

6.695.207

65.419.243

Iturria: Eustat

 

Lehendabizi, argi eta garbi ikusten da esportazioen eta inportazioen garrantzia barne produktuarekin alderatuta, eta baita ere pisu hori murriztu egin dela 1980tik aurrera: esportazioak BPGren %60 ziren gutxi gorabehera 2010ean. Gainera, 1980an guk eginiko esportazio eta inportazioetatik hiru laurden gutxi gorabehera Estatuko gainerako herrialdeekin ziren (“Estatuaren enparatua” deitzen dena estatistiketan) eta gainerakoa atzerriarekin. Aldiz, 2010ean egiten diren esportazioetatik erdia baino gehiago atzerrira egin ziren, baina inportazioetan %40 “bakarrik” etorri ziren atzerritik.  Horrek esan nahi du Espainiako merkatutik daukagun menpekotasuna, nahiz eta txikitzen joan, oraindik ere badagoela. Herrialde bateko erregioak merkataritza gehiago egiten dute euren artean Estatu desberdinetako erregioen artean baino. Ondorio horri “muga ondorioa” deitzen zaio. Asier Minondo blogkideak aztertu zuen hau EAErentzat duela urte batzuk (ikus hemen): EAEk 20 eta 26 aldiz merkataritza gehiago dauka Espainiarekin beste herrialde batekin baino. Ondorio hori %70-85 hizkuntza bera izateak, bata bestearen ondoan izateak eta merkataritza-gune berean izateak sortzen du. Baina, noski, hori guztia ez da aldaezina: joerak dio atzerriak gero eta garrantzi gehiago duela.

Eta horrek guztiak zer dakar? Goazen kalkulu batzuk egitera (lehen aipatutako Col-lectiu Wilsonek egindako lanaren ildoari jarraituz), adibide erraz batekin. EAEk makina-erreminta sektoreko 100 makina ekoizten ditu, bakoitzak 1€ balio duelarik. BPG guztira 100€ da:

  • Demagun gainerako Estatura egiten ditugun esportazioen %80 ez dugula saltzen. Zergatik? Boikotagatik izan daiteke, lehen zeuden erlazioak hautsi direlako, eta abar. BPG 100€ denez, esportazioak 60€ dira (%60, goian aipatu bezala), 30€ (aurrekoaren %50, goian aipatu bezala) dira Estatuko gainerako herrialdeetara esportatzen dena eta, gainera, %80 saltzen ez bada, 24€-ko balioa duten makinak ez ditugu salduko: “galera” daukagu BPGn, makina gutxiago saltzen direlako. Beraz, BPGn izango lukeen eragina = 0,8 gutxiago saltzeagatik × 0,5 EAEko esportazioak gainerako Estatura × %60 esportazioen ekarpena = %24 BPGren galera … baina
  • Esportazioek ez dute zuzenean gure balio erantsia kontuan hartzen, hau da, esportatzen dena ez da guztia EAEn sortu (bitarteko ondasunak erosi behar izan dira), eta doitu egin behar da. Adibidez, makina horiek ekoizteko burdina behar izan dugu eta burdina Hego Afrikatik ekarri dugu. Horrek esan nahi du makina guztia ez dela EAEn ekoitzi, zati bat bakarrik, eta hori kontuan hartu behar da. Demagun, Katalunian bezala, EAEk gainerako Estatura egindako esportazioetan daukan benetako BPGko edukina %22,5 dela: 22,5€ da esportazioek BPGn daukaten eragin erreala. Gainerako Estatura egiten esportazioen %80 saltzen ez bada, orduan BPGn duen eragina 18€ da. Beraz, BPGn izango lukeen eragina = 0,8 gutxiago saltzeagatik × %22,5 = %18 BPGn galera … baina
  • Gainerako Estatura egiten ez ditugun esportazioak, beste leku batera egin beharko ditugu, prezioak jaitsita ziurrenik. Demagun gainerako Estatuan orain saltzen ez den erdia “errekuperatzen” dugula: atzerrira esportatzen da. Alde batetik, 18€ gutxiago ekoizten dugu gainerako Estatuan gutxiago saltzen duelako. Bestetik, 9€ gehiago ekoizten du atzerrian saltzen duelako. Beraz, BPGn izango lukeen eragina = 0,5 errekuperatzen dugun salmenta × %18 lehengo galera = %9 BPGn galera … baina

Pentsa ondorengo beste alternatiba hau:

  • Gainerako Estatura egindako esportazioak %18 jaisten dira (lehen %80).
  • Prezioak %40 jaisten dira gainerako Estatuan saldu ez den hori atzerrian saltzeko. Gainera, litekeena da ondasunak urrunago bidali behar direnez horrek marjina txikiagoa sortzea enpresarentzat. Demagun horren eragina %10 dela. Beraz, prezioen jaitsiera guztira %50 izango da.

Gure makinen salmentak, alde batetik, 18€ jaitsiko dira (%18). Horrek gure BPGn duen eragina kopuru horren %22,5 izango da: 4,05€. Bestetik, saldu ez dena atzerrian salduko da prezio txikiagoarekin (%50): 2,025€. Beraz, BPGn galera = 0,18 salmentak jaisteagatik × %22,5 × 0,5 = %2 izango da.

Eta bi zenbakien artean zein hautatu behar da? Noski, beste hamaika aukera dago, baina ziurrenik errealitatea bigarrengotik gertuago dago (ikus zergatik aipatutako lanean). Gainera, beste zenbait xehetasunek (prezioen jaitsiera txikiagoa, adibidez) zifra hori murriz dezakete. Beraz, gerta liteke galerak aurkeztu diren bezain handiak ez izatea, baina alderantzizkoa ere posiblea da. Adibidez, duela gutxi argitaraturako lan batek dio Katalunian bere errenta %8,9 eror daitekeela independentziaren ondoren (ikus hemen eta hemen); beste batek ekoizpena eta balio erantsia %16-18 eroriko litzatekeela (ikus hemen). Duela urte batzuk Mikel Buesa ekonomialariak kalkulatu zuen EAEn independentziak merkataritzan izango lukeen eragina BPGn %4-13,4 bitartean egongo litzatekeela (ikus hemen).

Garrantzitsua da kontuan hartzea:

  • Kostuak eta etekinak neurtzea zaila izateaz gain, ez direla guztiz ziurrak. Horrek esan nahi du kostuak eta etekinak txikiagoak edo handiagoak izan daitezkeela.
  • Inplizituki egin dudan suposizioa EAE, independentzia eta gero, Europako Batasunaren barnean dagoela izan da. Hori egia ez bada, kostuak handiagoak izango lirateke.
  • Egungo egoera ez da aldaezina. Aipatzen diren ondorioak epe laburrekoak (eta ertainekoak?) lirateke. Agian independentziak kanpora gehiago esportatzera eraman dezake, horrela esportazioen norakoak dibertsifikatuz eta kostuak txikituz, baina hori ezin daiteke jakin.

Noski, orain arte aipatutako bi gaiak, tamaina eta merkataritza, ez dira guztiak: pentsioak, Kontzertu Ekonomikoa eta kupoa, Europako Batasuna eta euroa, agian enpresak lekuz aldatzea, … Horiek ere kontuan hartu beharrekoak dira.

Bukatzeko, aipatzekoa da duela gutxi The Economist aldizkari ezagunak esaten zuena Espainiak bere nazioei askatasun gehiago ematearen alde (ikus hemen). Garbi daukat emozioek funtsezko papera dutela hemen aipatutako gaian, baina ekonomialarion betebeharra azterketa analitikoak eta enpirikoak egitea da kostuak eta etekinak neurtzeko. Horrek guztiak erabaki egokiak hartzeko egoeran uzten gaitu: aurrerakuntzak eztabaida serioa eskatzen du. Datozen belaunaldiek eskertuko digute.

 

Ver Post >
¿Cuán ricos somos?
img
Iñaki Erauskin | 13-11-2012 | 8:15| 0

Esta es una pregunta clásica en economía, desde que hace ya más de 200 años Adam Smith escribió su “magnum opus”, “Una investigación acerca de la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones” (1776). Creo que desde entonces nunca ha dejado de estar de moda.

Recientemente se ha dado un paso importante para la medición de la riqueza de los países. En efecto, se ha buscado ir más allá de la magnitud “reina” de la macroeconomía, el Producto Interior Bruto (PIB), porque este último no captura la dimensión de la sostenibilidad. Ello supone, también, un cambio de enfoque importante, como se verá a continuación.

El PIB mide el valor de los bienes y servicios finales producidos por un país en un período determinado. Contabiliza, básicamente, aquello que pasa por el mercado a precios de mercado (producción de coches, por ejemplo), así como los bienes y servicios que provee el sector público para el disfrute individual y colectivo de la sociedad (educación y sanidad, por ejemplo). Así, recibe constantemente muchas críticas (las “clásicas”) por lo que no mide: las actividades que no pasan por el mercado, tales como, las labores domésticas, la degradación del medio ambiente, etc. Tampoco recoge importantes aspectos de la calidad de vida, relacionadas, entre otras, con la satisfacción vital, etc. Para mayor detalle sobre todo ello, te remito al Informe Stiglitz-Sen-Fitoussi (los dos primeros son premios Nobel de Economía) de la Comisión sobre la Medición del Desempeño Económico  y el Progreso Social (publicado en 2010).

Otro de los ámbitos que el PIB no tiene en cuenta es la sostenibilidad de un país. Para cubrir esta laguna las Naciones Unidas publicaron recientemente el Informe sobre la Riqueza Inclusiva (en inglés, Inclusive Wealth Report, que consta de 336 páginas, pero cuenta con un interesante resumen ejecutivo), que busca medir el progreso inclusivo de una economía desde una perspectiva más amplia y comprehensiva (es decir, “inclusiva”), centrada en la sostenibilidad. Como señala el propio informe, “El marco de riqueza inclusiva propuesto en este informe es un marco teórico basado en la teoría del bienestar social que busca tener en cuenta los múltiples asuntos que el desarrollo sostenible pretende abordar” (p. 6). Una referencia básica de cómo se mide la riqueza puede encontrarla el lector (muy muy) interesado (y muy muy familiarizado con las matemáticas) en el artículo “Sustainibility and the measurement of wealth”, escrita por Kenneth J. Arrow, premio Nobel de Economía de 1972, y otros autores importantes, tales como Partha Dasgupta, Lawrence H. Goulder, Kevin J. Mumford y Kirsten Oleson.

¿Qué tipos de riqueza recoge el Informe?

  • Los activos de capital, tales como el capital producido o manufacturado (es decir, máquinas, infraestructuras, edificios, etc.; no incluye, por ejemplo, el capital social),
  • El capital humano, que mide los niveles educativos logrados y la mayor remuneración que los acompaña, y
  • El capital natural, representado por los bosques, pesquerías, combustibles fósiles, minerales y la tierra que se utiliza para la agricultura.

Además, se cuantifica también el capital de salud, que mediría el valor descontado esperado de los años que restan de vida, teniendo en cuenta la esperanza de vida de la población. Es una cifra muy alta: supone el 90% del capital de un país. Por ello, el Índice de Riqueza Inclusiva, que se indica un poco más abajo, no engloba al capital de salud, pero también lo mide.

Vamos con los resultados. El informe analiza los cambios en el Índice de Riqueza Inclusiva (IRI) y sus componentes para 20 países (España no está entre ellos) para el período 1990-2008.  La Tabla siguiente muestra los IRI de todos los países, en la columna (1) ordenados de mayor a menor. Las columnas (2), (3) y (4) recogen, respectivamente, la tasa de crecimiento media anual del IRI, el valor del IRI per cápita y la tasa de crecimiento media anual del IRI per cápita, para el período 1990-2008.

 

Tabla. Índice de Riqueza Inclusiva, en millones de dólares EE.UU. constantes (base 2000). Período 1990-2008.

 

(1)

IRI 2008

(2)

∆% medio anual IRI

(3)

IRI per cápita

2008

(4)

∆% medio anual IRI per cápita

Estados Unidos

117.832.867

1.74

386.351

0.69

Japón

55.105.917

1.10

435.466

0.91

Alemania

19.473.621

2.06

236.115

1.83

China

19.960.009

2.92

15.027

2.07

Reino Unido

13.432.672

1.26

219.089

0.88

Francia

12.955.131

1.95

208.623

1.44

Canadá

11.062.192

1.41

331.919

0.37

Rusia

10.327.366

-0.50

72.137

-0.31

Brasil

7.413.777

2.30

38.706

0.91

India

6.163.964

2.66

5.176

0.91

Australia

6.105.381

1.41

283.810

0.12

Arabia Saudita

4.946.619

1.57

189.043

-1.12

Venezuela

3.093.738

1.70

110.264

-0.29

Noruega

1.565.688

1.33

327.621

0.66

Suráfrica

1.846.068

1.57

37.431

-0.07

Chile

1.018.637

2.56

60.649

1.19

Colombia

1.205.200

1.62

26.779

-0.08

Nigeria

892.512

0.53

5.924

-1.87

Ecuador

360.032

2.14

25.613

0.37

Kenia

122.812

2.85

3.194

0.06

Fuente: ONU (2012).

 

En primer lugar, se observan importantes diferencias de unos países a otros. EE.UU. es el país que cuenta con un IRI mayor en 2008 (también en 1990). A bastante distancia va Japón, con un IRI que es, aproximadamente, la mitad del de los EE.UU, y, más abajo, más lejos aún, los países avanzados y, mucho más lejos aún, los países emergentes y en vías de desarrollo. Kenia es el país con el IRI más bajo. Por comparar magnitudes, ten en cuenta que la riqueza inclusiva (en econojerga, es un fondo o “stock”) de los EE.UU. es, aproximadamente, 10 veces mayor que su PIB (en econojerga, es un flujo).

En segundo lugar, todos los países, salvo Rusia (principalmente por la reducción del capital producido y del capital natural), han mostrado crecimientos medios positivos en el período, como exhibe la columna (2).

En tercer lugar, el país con mayor IRI per cápita es Japón, seguido de los EE.UU., como muestra la columna (3). Kenia es, otra vez, el último de la lista. Los países avanzados cuentan un IRI per cápita que se sitúa por encima de los 200.000 dólares por persona.  En el resto se aprecian diferencias importantes de unos países a otros: los países petroleros se sitúan en la franja de 100.000-200.000 dólares, los países suramericanos como Chile, Brasil, Colombia y Ecuador, y Suráfrica en la franja de 20.000-100.000 dólares y el resto de los países asiáticos y africanos por debajo de los 20.000 dólares.

En cuarto lugar, en la columna (4) se observa que en 6 de los 20 países estudiados, el crecimiento medio del IRI per cápita en el período 1990-2008 ha sido negativo, debido a una población rápidamente creciente y a un descenso del capital natural disponible, principalmente. En el resto (70% de los países), los datos sugieren que la senda mantenida es, generalmente, sostenible.

Finalmente, el informe señala que el capital natural per cápita ha ido reduciéndose de forma regular. Podría ser compensado por otros tipos de capital, pero mientras el capital humano y el capital manufacturado son reproducibles, el capital natural tiene una sustituibilidad limitada por otro tipo de capitales.

España no se encuentra en la muestra piloto del Informe, como he dicho anteriormente. Mi conjetura es que, viendo las cifras y posiciones que ocupan nuestros vecinos, Francia, Alemania y Reino Unido, probablemente, España ocupará una posición un tanto más retrasada que dichos países en términos de IRI per cápita, y la Comunidad Autónoma del País Vasco y Navarra se situarán un poco por delante de dichos países, en términos de IRI per cápita, teniendo en cuenta principalmente sus posibles niveles de capital natural y de PIB per cápita actual.

En suma, no parece que la sostenibilidad de los países, en general, tenga mala pinta, lo cual es una buena noticia, pero el informe señala también que existe un grupo importante de países en el que la senda que se ha seguido ha sido insostenible. Y ello requerirá de cambios sustanciales, más pronto que tarde en esos países… y en el nuestro probablemente.

 

Ver Post >
¿Se ha acabado el crecimiento económico?
img
Iñaki Erauskin | 23-10-2012 | 12:13| 0

Pensemos en el siguiente “experimento”:

“Puedes elegir entre la opción A y la opción B. Con la opción A puedes disponer la tecnología electrónica existente hasta 2002, que incluye tu ordenador portátil con un sistema operativo Windows 98 y con acceso a Amazon, y puedes disponer de agua corriente y cuarto de baño dentro de la vivienda, pero no puedes utilizar nada que se haya inventado desde 2002.

La opción B es que tienes todo lo que se ha inventado en la década pasada, incluyendo Facebook, Twitter, y un iPad, pero no tienes acceso ni al agua corriente ni al cuarto de baño dentro de la vivienda. Tienes que transportar el agua hasta tu vivienda y cargar con los residuos que generas. Incluso a las 3 de la madrugada de una noche lluviosa, tu única opción para utilizar el cuarto de baño es tener que dar un paseo sobre un terreno húmedo, y quizás embarrado, hasta llegar al cuarto de baño que se halla fuera de la vivienda. ¿Qué opción eliges?”

La pregunta da que pensar, ¿a que sí? Yo tengo clara mi respuesta. ¿Y tú?

El “experimento” está tomado literalmente del reciente trabajo del experto economista estadounidense Robert J. Gordon, “Is U.S. economic growth over? Faltering innovation confronts the six headwinds” (¿Ha acabado el crecimiento económico de los Estados Unidos? Una innovación titubeante se enfrenta a  6 vientos en contra). Una versión breve del artículo (también en inglés) está aquí. La pregunta sobre si se ha acabado el crecimiento económico no se trata, desde luego, de una pregunta referida a la crisis actual, importante como es ésta, sino al futuro a mucho más largo plazo, centrándose en la economía estadounidense.

Robert J. Gordon sugiere que, desde la aportación del apóstol del crecimiento económico y premio Nobel de Economía en 1986, Robert M. Solow, se cree que el crecimiento económico es un proceso continuo y duradero en el tiempo. Distingue tres grandes revoluciones industriales (RI) en el período reciente desde 1750. La primera RI (RI1) se refiere a los grandes inventos que tienen lugar entre 1750 y 1830, tales como la máquina de vapor, la desmotadora y la hiladora de algodón, y las vías férreas y marítimas (barcos de vapor). Su impacto se siente fundamentalmente durante el período que va desde 1850 a 1900, lo que significa que hicieron falta unos 150 años para que su efecto se notata completamente. La segunda RI (RI2) es la más importante, y es donde tienen lugar los tres inventos principales del período 1870-1900: la electricidad, el motor de combustión interna, y el agua corriente dentro de las viviendas, durante el período 1870-1900. Estaríamos hablando del teléfono, el fonógrafo y las películas; los ascensores, la maquinaria eléctrica, y los aparatos de consumo; coches, camiones, y aviones; autopistas, barrios, y supermercados; alcantarillado; todo lo relacionado con las moléculas (petróleo, químicas, plásticos, y farmaceúticas y antibióticos), etc. Para 1970 las consecuencias derivadas de las dos revoluciones habían surtido ya efecto.

Un aspecto fundamental de la RI2 es que el crecimiento ha estado basado en inventos que han tenido lugar una vez, pero que no volverán a ocurrir de nuevo. El ejemplo más gráfico sea probablemente el de la velocidad del transporte. Según Robert J. Gordon, en 1860 con los omnibuses a caballo se viajaba a unos 5 km/h. En 1904 los trenes del metro de Nueva York iban a unos 60 km/h. En 1958 con el primer Boeing 707 se podía viajar a unos 900 km/h. Hoy, 54 años después, la velocidad de los aviones, en general, es igual, aunque quizás algo menos por aquello de ahorrar combustible. Eventos de este período que han tenido lugar y no volverán a ocurrir son, también por ejemplo, el agua corriente dentro de las viviendas, la urbanización de nuestro entorno, el sistema de carreteras nacionales, etc.

La tercera revolución industrial (RI3),  la de los ordenadores e internet, es decir, las tecnologías de la información y comunicación (TIC), comenzó en 1960 pero fue a finales de los 90 cuando se dio una auténtica transformación. Muchos trabajos repetitivos ya han sido sustituidos por ordenadores. Desde 2000 los aparatos de entretenimiento y comunicación son cada vez más pequeños, más bonitos, y más capaces, PERO no alteran la productividad del trabajo del mismo modo en que lo hicieron la electricidad, los motores de combustión interna o el agua corriente dentro de las viviendas.

El resultado de todo lo relatado hasta ahora es que, desde 1970, el crecimiento de la productividad del trabajo se ha ralentizado en los Estados Unidos, probablemente debido a que el impacto de la RI2 ha surtido ya todo su efecto.

¿Y qué se puede decir de nuestro entorno más cercano?

El cuadro de abajo muestra, a modo de ilustración, la profunda transformación sufrida en el parque de viviendas de España durante el período 1950-1991. Como se puede apreciar en el cuadro, si bien la energía eléctrica estaba presente en la mayor parte de los hogares españoles ya en 1950, no lo estaban el agua o los retretes, y bastante menos el baño o ducha, el teléfono o la calefacción. Ya de paso, ¿por qué no les preguntas, por curiosidad, a tus padres o abuelos en qué casa vivían, y qué comodidades tenían en casa cuando eran más jóvenes?

 

Instalaciones y características de las viviendas (miles)

 

1950

1991

Agua corriente

2.150,0

11.659,1

Retrete

3.330,4

11.402,9

Baño o ducha

576,3

11.206,6

Energía eléctrica

5.061,7

11.696,9

Teléfono

257,6

8.827,6

Calefacción (instalación fija)

166,1

9.809,8

Refrigeración

621,6

Gas distribuido por tubería

334,7

2.576,4

Total de viviendas familiares

6.370,3

11.736,4

Fuente: Albert Carreras y Xavier Tafunell (Coords.) (2005). “Estadísticas históricas de España. Siglos XIX-XX”. Fundación BBVA (p. 493)

 

Por otra parte, si nos fijamos en la productividad del trabajo, esto es, lo que un trabajador es capaz de producir, por término medio, en un período determinado, se aprecia también una ralentización en el crecimiento de la productividad del trabajo en el País Vasco, Navarra, y España, la Unión Europea y, en menor medida, en los Estados Unidos (que está referido sólo al período 1980-2007, pero se sabe que los años anteriores también creció con fuerza), como muestra el cuadro de abajo. ¿Es porque se ha notado el impacto de la RI2 completamente? Es muy difícil de saber, pero bien podría ser.

 

Crecimiento de la productividad del trabajo (por hora)

 

1965-2008

1965-1975

1995-2008

País Vasco

2,39%

4,87%

1,25%

Navarra

2,27%

5,20%

0,11%

España

2,40%

4,90%

0,37%

Unión Europea

1,89% (1980-2007)

1,34% (hasta 2007)

Estados Unidos

1,61% (1980-2007)

1,95% (hasta 2007)

Fuente: Iñaki Erauskin (2011). “Accounting for growth in the Basque Country (and its three historic territories), Navarre, and Madrid since 1965”, Ekonomiaz. Revista Vasca de Economía, nº 78.

 

Dicho todo esto, ¿qué nos deparará el futuro? Algunas frases ingeniosas nos dan alguna pista:

  • “Predecir es difícil, especialmente sobre el futuro”, Niels Böhr (físico danés).
  • “A largo plazo, todos estamos muertos”, John Maynard Keynes (economista británico).
  • “Sólo hay dos cosas ciertas en la vida, la muerte y los impuestos”, Benjamin Franklin (político, científico e inventor estadounidense).

En este sentido, son conocidas las predicciones sobre el futuro que han sido excesivamente pesimistas (véanse más aquí) y no se han cumplido, por tanto:

  • “Es imposible que las máquinas que son más pesadas que el aire vuelen”. Lord Kelvin (presidente de la Royal Society, 1895).
  • “Cuando acabe la Exhibición de Paris, la luz eléctrica se acabará también y nunca más se oirá hablar de ella”. Sir Erasmus Wilson (médico inglés, 1878).
  • “Este ‘telefono’ tiene demasiadas desventajas como para que sea considerado seriamente como un medio de comunicación. El aparato no tiene un valor inherente para nosotros”. Memorandum interno de Western Union.
  • “Considerando aceptados mis postulados, afirmo que la capacidad de crecimiento de la población es infinitamente mayor que la capacidad de la tierra para producir alimentos para el hombre. La Población, si no encuentra obstáculos, aumenta en progresión geométrica. Los alimentos tan sólo aumentan en progresión aritmética. Basta con poseer las más elementales nociones de números para poder apreciar la inmensa diferencia a favor de la primera de estas dos fuerzas. No veo manera por la que el hombre pueda eludir el peso de esta ley, que abarca y penetra toda la naturaleza animada. Ninguna pretendida igualdad, ninguna reglamentación agraria, por radical que sea, podrá eliminar, durante un siglo siquiera, la presión de esta ley, que aparece, pues, como decididamente opuesta a la posible existencia de una sociedad cuyos miembros puedan todos tener una vida de reposo, felicidad y relativa holganza y no sientan ansiedad ante la dificultad de proveerse de los medios de subsistencia que necesitan ellos y sus familias.” Thomas Robert Malthus (economista y reverendo inglés, 1798).

Por supuesto, la innovación no para, y ello permitirá una mejora en el nivel de vida en el futuro próximo, sin duda ninguna. Los ejemplos son numerosos: el coche sin conductor de Google, las manufacturas 3D, las biociencias, la nanotecnología, y las investigaciones sobre el proyecto del genoma humano son sólo un botón de muestra de proyectos que son muy prometedores.

No obstante, la innovación puede encontrarse, también, con rendimientos decrecientes. También, podemos señalar alguna predicción excesivamente optimista, como por ejemplo:

  • “Llego a la conclusión de que, suponiendo que no haya guerras importantes y cambios importantes en la población, el problema económico puede estar resuelto, o al menos en el camino de solucionarlo, dentro de cien años. Esto significa que el problema económico no lo es-si miramos al futuro-el problema permanente de la raza humana”. John Maynard Keynes (economista británico, 1930).

¿Qué es lo que se puede concluir de todo ello? ¿El crecimiento económico a largo plazo se reducirá en el futuro próximo? ¿El período de dos siglos y medio en el que se ha disfrutado de una renta per cápita creciente ha podido ser un episodio único en la historia de la humanidad y dicho período ha podido llegar a su fin? Yo no creo que el crecimiento económico se haya acabado, pero sí creo que la época de un  crecimiento económico elevado puede que, a diferencia de los diamantes, no sea para siempre.

 

 

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor