Diario Vasco
img
Menudos monstruillos
img
Alberto Moyano | 08-02-2006 | 17:48

Alberto Moyano


Comenzó al parecer el martes por la noche un programa televisivo que bajo el rocambolesco nombre de ‘Cantas o qué’ muestra el aprendizaje cantor de un comando de famosos dispuesto a hacer a suicidarse catódicamente por cualquier buena causa, ya sea convivir con otros animales en una granja de cerdos, atiborrarse de gusanos en la más frondosa de las selvas o rascarse la zona cero, en el sofá de alguna de las múltiples reality-casas que, por lo visto, conforman el pueblo de Guadalix de la Sierra. El caso es que como era de esperar los críticos se han lanzado a degüello contra el nuevo concurso y seguro que razón no les falta. Lo que sí que me extraña es que esos mismos críticos han mantenido actitudes que iban de la pasividad al aplauso con las orejas durante los duros años en los que Bertín Osborno conducía un programa en el que algunos de los niños más abyectos del estado desfilaban por el escenario destrozando al conciencia repertorios horteras. Y nadie decía ni mú. Ni el defensor del Menor (hubiera sido comprensible), ni el defensor del Mayor (hubiera sido necesario), ni el defensor del Pueblo, en general (hubiera sido obligatorio). Si Iñaki Perurena no tiene reparo en hacer el ridi en TV, lo máximo que se puede decir es que bueno, vaya gusto tan lamentable, pero al fin y al cabo el hombre es mayor de edad. Pero aquellos niños iban espoleados por sus padres que, cegados de amor, los encontraban adorables cuando, objetivamente, no lo eran. Y es que son un peligro. Me refiero a los padres. Un director de cine donostiarra admite que el casting infantil que realizó hace unas semana ha sido una de las experiencia más duras de su vida profesional. Más que nada, porque las madres de los/as candidatos/as no concebían que el director no hubiera optado claramente por su querubín. ¡Con lo rico que es!, decían esas temibles mujeres.

Otros Blogs de Autor