Diario Vasco
img
'Pequeña Miss Sunshine', sencillamente brillante y brillantemente sencilla
img
Asier Manrique | 05-12-2014 | 13:13

PEQUEÑA MISS SUNSHINE

Título original: Little Miss Sunshine

Año: 2006

Duración: 101 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Jonathan Dayton y Valerie Faris

Guion:  Michael Arndt

Música: Mychael Danna y Devotchka

Fotografía: Tim Suhrstedt

Reparto: Abigail Breslin, Steve Carell, Toni Collette, Greg Kinnear, Alan Arkin, Paul Dano,Beth Grant, Bryan Cranston, Jill Talley, Brenda Canela, Justin Shilton y Gordon Thomson

Productora: Fox Searchlight Pictures y Big Beach

Género: Comedia / Drama

Las ideas complejas no siempre son las mejores. Basta con que la idea sea buena, por muy simple que pueda ser. La premisa de la película de esta semana es básica, una niña quiere ser miss y su familia hace lo imposible por cumplir su sueño. Hasta aquí todo en orden, pero maquillada bajo una historia cómica encontramos una ácida crítica a la sociedad y su ansia por ser los número 1 en todo.

Los Hoover son una familia muy peculiar: el abuelo esnifa cocaína y suelta palabrotas, el padre fracasa estrepitosamente dando cursos para alcanzar el éxito, la madre no da abasto, el tío se está recuperando de un suicidio frustrado tras ser abandonado por su novio, el hijo adolescente lee a Nietzsche y guarda un mutismo absoluto. Y Olive, la hija pequeña, una niña gafotas y más bien gordita, quiere ser una reina de la belleza. Cuando, gracias a un golpe de suerte, le invitan a participar en el concurso de ‘Pequeña Miss Sunshine’, en California, le acompaña toda la familia. Hacinados en una destartalada furgoneta Volkswagen, se dirigen hacia el Oeste en un tragicómico periplo de tres días lleno de inesperadas sorpresas. El debut de Olive será el detonante de un cambio profundo en esta familia de inadaptados. (FilmAffinity)

Nos encontramos ante una película muy coral, donde todos sus participantes cuentan con momentos realmente brillantes, algo complejo cuando se reparte el protagonismo entre 6 actores. La madre de la familia es Toni Collette (‘El sexto sentido’), una mujer que trata de mantener unida a su familia ante todo, pero que ansía un momento de evasión del entorno decadente donde vive. Su marido es Greg Kinnear (‘Mejor… imposible‘), un hombre fracasado y empeñado en convertirse en el nuevo gurú de la motivación empresarial.

Steve Carell (‘The Office’) interpreta a un homosexual depresivo, obligado a vivir con su hermana y su familia, siendo el agente externo que entra dentro del hogar y nos sirve de guía al inicio del film. El abuelo de la familia es Alan Arkin (‘Argo’), único actor del filme en llevarse un Óscar, al mejor actor de reparto, su afilada lengua, la capacidad de dramatizar y levantar una sonrisa, además de sus luces y sombras como el abuelo entrañable y el drogadicto, lo convierten en uno de los personajes más recordados por los espectadores de ‘Pequeña Miss Sunshine’.

El hijo de la familia es Paul Dano (‘Prisioneros’), es reservado y misterioso. Ha decidido ser piloto del ejército y hasta conseguirlo mantiene voto de silencio. La niña, Olive, está interpretada por Abigail Breslin (‘Señales’). La niña es la razón por la que la familia emprende el viaje y el elemento más inocente y puro de esta desdibujada familia.

Los directores son el matrimonio de Jonathan Dayton y Valerie Faris. Iniciaron su trabajo principalmente como directores de spots publicitarios (IKEA, Apple, Sony o Volkswagen) y vídeos musicales (Janet Jackson, Red Hot Chili Peppers o The Smashing Pumpkins). Con este filme debutaron a lo grande, logrando recibir premios por doquier. Posteriormente dirigieron ‘Ruby Sparks’ con Zoe Kazan y Paul Dano, que repetía a sus órdenes.

La película, como comenté anteriormente, es una ácida crítica a la decadencia de la sociedad. Se basa, en principio, en el deseo de una niña por ser la próxima reina de la belleza, pero esconde el oscuro trasfondo de los padres que empujan a los hijos a ser lo que ellos no lograron ser. Sátira de esos padres que llevan a sus hijos al fútbol para ser el siguiente Messi, son reconocibles por su lamentable actitud durante los partidos, seguro que se hacen a la idea de lo que hablo.

El abuelo, el hijo y el tío ponen, en ciertos momentos, algo de cordura. Son los que escapan de la vorágine de decadencia en la que está sumida la familia y aportan las situaciones más hilarantes del filme. Aunque únicamente Arkin se llevó un premio por su actuación, todo el reparto brilla con luz propia y a un altísimo nivel en una comedia bien planteada y que consigue su mayor objetivo, hacernos reír. Es de agradecer ver comedias inteligentes y que consiguen que termines con una sonrisa de oreja a oreja tras su visionado.

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor