Diario Vasco
img
'El corredor del laberinto: Las pruebas', menos original y falto de chispa
img
Asier Manrique | 02-10-2015 | 08:29

EL CORREDOR DEL LABERINTO: LAS PRUEBAS

Título original: Maze Runner: The Scorch Trials

Año: 2015

Duración: 131 minutos

País: Estados Unidos

Director: Wes Ball

Guion: T.S. Nowlin (basado en la novela de James Dashner)

Música: John Paesano

Fotografía: Gyulla Pados

Reparto: Dylan O’Brien, Thomas Brodie-Sangster, Kaya Scodelario, Ki Hong Lee, Giancarlo Esposito, Aidan Gillen, Patricia Clarkson, Rosa Salazar, Nathalie Emmanuel, Jacob Lofland, Dexter Darden, Alan Tudyk, Alexander Flores, Gary Hood, Lili Taylor y Barry Pepper

Productora: 20th Century Fox / Gotham Group / TSG Entertainment / Temple Hill Entertainment

Género: Acción / Ciencia ficción

Puedes leer también la reseña sobre ‘El corredor del laberinto’.

Thomas y el resto de clarianos tendrán que enfrentarse a su mayor desafío hasta el momento: buscar pistas sobre la misteriosa y poderosa organización conocida como CRUEL. Este viaje les llevará a “La Quemadura”, un apocalíptico lugar repleto de inimaginables obstáculos. Formando equipo con miembros de la resistencia, los clarianos deberán desenmascarar a las fuerzas superiores de CRUEL y averiguar qué planes tienen para todos. (FilmAffinity)

Tras una primera parte en la que Wes Ball sorprendía con una propuesta de ciencia ficción potente y atractiva, llegamos a una secuela que no cumple igual, resultando algo decepcionante. Aquí ya no encontramos la frescura de un material literario apasionante, el segundo libro de la saga es bastante inferior al primero, pero tampoco lo solucionan los múltiples cambios que Ball añade al guion. El material de James Dashner queda como mera guía de la historia, pero tampoco es el grueso del argumento, que se dirime en favor de un tono más cinematográfico y menos literario.

El potencial de la obra sigue en manos de su reparto, un casting jovencísimo pero lleno de actores con un futuro y potencial enormes. Thomas Brodie-Sangster (‘Love Actually’) o Kaya Scodelario (‘Skins’) llevan tiempo demostrando su capacidad, lo mismo que el protagonista, Dylan O’Brien, sosteniendo sobre sus hombros el peso de la cinta y dotando al trabajo de su enorme carisma, él es la película. O’Brien no es un robaescenas, como sí ocurre en ‘Teen Wolf’ la serie que co-protagoniza desde hace 5 años, puesto que todas las escenas son para él. Sumamos a un peso pesado como Aidan Gillen (‘Juego de tronos’) en el papel del villano.

La primera mitad de la película resulta muy potente, inteligente, veloz, pero después la historia deriva en un continuo ir y venir repetitivo y poco novedoso. Una verdadera lástima. En 2017 tendremos la última entrega de la saga en nuestros cines, veremos si se parece más a la primera parte o a la segunda, esperemos que tengamos un final más parecido al inicio de la saga y no a la continuación.

Lo mejor: El enorme carisma y capacidad actoral del reparto.

Lo peor: La segunda mitad de la película resulta lenta y repetitiva.

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor