Diario Vasco
img
'Ocho apellidos vascos', cuando la película importa poco
img
Asier Manrique | 02-12-2015 | 13:09

OCHO APELLIDOS VASCOS

Título original: Ocho apellidos vascos

Año: 2014

Duración: 98 minutos

País: España

Director: Emilio Martínez-Lázaro

Guion: Borja Cobeaga y Diego San José

Música: Fernando Velázquez

Fotografía: Gonzalo F. Berridi y Juan Molina

Reparto: Dani Rovira, Clara Lago, Carmen Machi, Karra Elejalde, Alfonso Sánchez, Alberto López, Aitor Mazo y Lander Otaola

Productora: TeleCinco Cinema

Género: Comedia / Romántico

Puedes leer también el post sobre Ocho apellidos catalanes.

Rafa es un joven señorito andaluz que no ha tenido que salir jamás de su Sevilla natal para conseguir lo único que le importa en la vida: el fino, la gomina, el Betis y las mujeres. Todo cambia cuando conoce una mujer que se resiste a sus encantos: es Amaia, una chica vasca. Decidido a conquistarla, se traslada a un pueblo de las Vascongadas, donde se hace pasar por vasco para vencer su resistencia. Adopta el nombre de Antxon y varios apellidos vascos: Arguiñano, Igartiburu, Erentxun, Gabilondo, Urdangarín, Otegi, Zubizarreta… y Clemente. (FilmAffinity)

‘Ocho apellidos vascos’ llegó el 14 de marzo de 2014 a nuestros cines y fue llegar y hacerse con el corazón de millones de espectadores. Una brillante campaña de promoción de TeleCinco y, sobre todo, el boca a boca hicieron de esta versión de hora y media de ‘Vaya semanita’, pero llevada al cine, la película española más taquillera de la historia en España. A finales de 2014 había sido vista por más de 10 millones de espectadores y recaudó más de 60 millones de euros, más de 20 veces el presupuesto del filme.

La idea de ‘Ocho apellidos vascos’ es simple, historia de amor de dos personas de procedencia diferente. Todo rociado de chistes, gags, sketchs y comentarios hilarantes. Cobeaga y San José llevaron al cine la fórmula de ‘Vaya semanita’, y cautivó a todos. No necesita más, ni una cuidada fotografía, ni personajes profundos, ni diálogos sesudos, es el triunfo de la sencillez, de una película en la que lo que menos importa es la película.

En este festival del humor destaca sobre todo Karra Elejalde, brillante en su papel de padre vasco de pura cepa. Tampoco se queda lejos Dani Rovira, en su primera experiencia como actor, tanto que se llevó el Goya al mejor actor revelación. Elejalde se llevó el Goya al mejor actor de reparto, y en la versión femenina de este premio triunfó Carmen Machi, Anne Igartiburu para los amigos. La única que se fue con las manos vacías fue Clara Lago, que en la película queda eclipsada por el gran trabajo de sus compañeros de reparto.

‘Ocho apellidos vascos’ es una brillante forma de desconectar, de reír y de disfrutar. Un continuo ir y venir de chistes que repetirás una y otra vez. Y funciona igual de bien conociendo o no la situación de, y las diferencias entre, andaluces y vascos.

Especialmente memorable resulta la escena del bar. No es de extrañar que esta sea la escena que todos recuerdan, y quedó patente el pasado 11 de noviembre cuando logró ser el minuto de oro del día, el minuto más visto del día, cuando TeleCinco y Cuatro emitieron por primera vez en televisión ‘Ocho apellidos vascos’.

Lo mejor: la escena del bar y Karra Elejalde.

Lo peor: no aporta nada nuevo, aunque tampoco le hace falta.

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor