Diario Vasco
img
Días de Festival 6: ‘Un monstruo viene a verme’, ‘Snowden’, ‘Jesús’ y ‘I, Daniel Blake’
img
Asier Manrique | 21-09-2016 | 21:08

El sexto día del Festival de San Sebastián deja la curiosa paradoja de presentar la mejor y la peor películas de la Sección Oficial. Juan Antonio Bayona ha conseguido emocionar a todo el Kursaal con su mágino ‘Un monstruo viene a verme’, pero la chilena ‘Jesús’ ha fracasado en su pase en el Zinemaldia. En este día también se han presentado ‘Snowden’ y se ha recibido con grandes aplausos a una de las cintas británicas del año, ‘I, Daniel Blake’.

UN MONSTRUO VIENE A VERME (Sección Oficial – Fuera de concurso)

Título original: A Monster Calls

Director: Juan Antonio Bayona

Duración: 108 minutos

Reparto: Sigourney Weaver, Felicity Jones, Lewis MacDougall, Liam Neeson, Toby Kebbell, Geraldine Chaplin, James Melville, Garry Marriott, Joe Curtis, Kai Arnthal y Max Gabbay

País: España

Género: Fantástico / Drama

Sinopsis: Conor sólo tiene trece años, pero sabe perfectamente qué va a pasar poco después de la medianoche. Va a tener la misma pesadilla otra vez, esa “pesadilla llena de oscuridad, de viento y de gritos”. Ha sido así desde que su madre cayó enferma. Aunque esa noche parece diferente. Conor escucha una voz que le llama desde el jardín. Frente a la casa hay una antigua iglesia, con su cementerio… y un viejo árbol, un tejo que se ha transformado en un monstruo ante los ojos de Conor. De la mano de esa criatura, Conor emprende noche tras noche una nueva aventura para huir de sus propios miedos… hasta que reúna el valor suficiente para enfrentarse a su peor pesadilla, a su propia historia: la verdad.

Me pasaré en la nota, tal vez, pero Juan Antonio Bayona (Lo imposible) ha conseguido que me emocione como hacía tiempo que no me emocionaba en una sala de cine. Su historia, toda una fábula, viaja a través de un niño en su proceso de aceptación de la enfermedad de su madre y la tensa relación que vive con su abuela.

Bayona está hábil manejando el ritmo y el lenguaje del filme. Consigue que el espectador empatice desde el minuto 1 con la historia. Mediante una serie de 4 historias relatadas por Liam Neeson, en el papel de monstruo, el joven Conor, Lewis MacDougall, va madurando hasta entender cómo funciona el mundo. Se enfrentará al bullying, a la enfermedad de su madre, a la difícil relación con su abuela y padre y a todos sus fantasmas interiores.

Con una bellísima forma de narrar las historia, Bayona nos sumerge en un lienzo pintado con buen hacer y gran maestría. Un trabajo que denota la madurez en la que se encuentra este cineasta, uno de los grandes nombres de nuestra industria.

Sigourney Weaver y Felicity Jones están en forma. Pero si hay alguien que despunta es el niño, Lewis MacDougall, todo un descubrimiento. MacDougall consigue robar el corazón a todos con una interpretación desgarradora, llegando a eclipsar a los pesos pesados de los que se rodea.

Gracias Bayona por emocionarme como hacía mucho que no me emocionaba. Ayuda, también oír a todo el Kursaal, abarrotado a primera hora, moquear de la emoción. En Toronto ha sido ovacionada, en San Sebastián la acogida ha sido más floja, ya sabemos cómo somos con los artistas patrios, ni caso, ‘Un Monstruo Viene a Verme‘ es la gran película española del año.

SNOWDEN (Sección Oficial – Fuera de concurso)

Título original: Snowden

Director: Oliver Stone

Duración: 132 minutos

Reparto: Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melissa Leo, Zachary Quinto, Tom Wilkinson, Rhys Ifans, Nicolas Cage, Timothy Olyphant, Scott Eastwood, Joely Richardson, Jaymes Butler y Ben Schnetzer

País: Estados Unidos

Género: Thriller / Drama

Sinopsis: Cuando Edward J. Snowden desveló los documentos del programa de vigilancia mundial secreto de la NSA, abrió los ojos del mundo y cerró las puertas de su propio futuro, renunciando a su carrera, a su novia de toda la vida y a su patria. ¿Qué le llevo a perpetrar el mayor caso de divulgación de documentos clasificados de la historia?

Hay personajes que de partida ofrecen una historia e interés adicional a una película. Negar la importancia de Snowden en la historia reciente y su magnetismo como personaje de película es estar muy ciego. Tampoco se puede negar la fascinación y admiración que Oliver Stone tiene hacia el personaje. Pero en ‘Snowden’ falla algo.

Estamos ante una película que tendría que ser apoteósica, potente, impactante y desgarradora. Estamos ante uno de los mayores escándalos de la historia reciente de la humanidad. ‘Snowden’ simboliza la lucha contra aquello que se nos oculta. Pero la película fracasa en introducirnos en ese mundo y generarnos interés.

Se trata de una película correcta, sin más. El personaje principal podría dar para una serie de numerosos capítulos, pero en poco más de 2 horas Stone no consigue exprimirlo hasta sacar de él todo el jugo. No interesa lo más mínimo, y la actuación de Joseph Gordon-Levitt termina siendo plana, como la del resto del reparto.

Es la historia que se repite una y otra vez, punto de partida de gran potencial y expectativas tiradas a la basura por no saber sacarle el suficiente rendimiento. ‘Snowden’ está en Donostia a modo de película fuera de concurso, pero si compitiera podría olvidarse de llevarse premios. Si les interesa la historia adelante, véanla, pero en caso contrario tampoco se pierden una obra maestra.

JESÚS

Título original: Jesús

Director: Fernando Guzzoni

Duración: 87 minutos

Reparto: Nicolás Durán y Alejandro Goïc

País: Chile

Género: Drama

Sinopsis: Santiago, Chile. Jesús, de 18 años, vive con su padre Héctor en un apartamento donde la televisión compensa su incapacidad para comunicarse. El resto del tiempo baila en un grupo de K-pop, sale con sus amigos y toma drogas, mira clips cutres y practica sexo en lugares públicos, buscando emociones fuertes. Una noche, las encuentra con sus amigos, cuando se ve envuelto en un incidente irreversible. Este acontecimiento unirá más que nunca a Jesús y a Héctor, pero también los separará para siempre.

Defiendo la violencia en el cine cuando tiene razón de ser. He defendido películas como ‘Funny Games‘ o ‘Playground‘ porque tras ellos hay un motivo, una razón de ser. En ‘Jesús‘ la violencia es totalmente gratuita e innecesaria. No voy a entrar en si es porno o no, es explícita cuanto menos. ¿Tiene necesidad el director de mostrar esas escenas de sexo donde no se deja nada a la imaginación? Pienso que no.

Los recursos empleados en una película deben añadir. Deben ser recursos empleados para dotar de carga dramática a las cintas. Deben ser empleadas para provocar en el público un sentimiento relativo a la historia. Aquí no hay nada de eso.

Entonces ¿qué nos queda de ‘Jesus‘ que merezca la pena? Pues realmente nada. Es un filme que podría resumirse en un corto. Es una película que no aporta absolutamente nada novedoso, ni reinventa nada.

La Sección Oficial suma en el mismo día la mejor y la peor películas de su oferta, curioso. No partía con muchas opciones de destacar la cinta chilena, este miércoles es uno de esos días potentes en el Zinemaldia, pero si tampoco pone de su parte el resultado es nefasto.

I, DANIEL BLAKE (Perlas)

Título original: I, Daniel Blake

Director: Ken Loach

Duración: 100 minutos

Reparto: Hayley Squires, Natalie Ann Jamieson, Dave Johns, Micky McGregor, Colin Coombs, Bryn Jones, Mick Laffey, Dylan McKiernan, John Sumner, Briana Shann, Rob Kirtley

País: Reino Unido

Género: Drama

Sinopsis: Por primera vez en su vida, y víctima de problemas cardíacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a las ayudas sociales. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo si no desea recibir una sanción. En el transcurso de sus citas en el centro de trabajo, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera de dos niños que tuvo que aceptar un alojamiento a 450 kilómetros de su ciudad para evitar que la envíen a un hogar de acogida. Prisioneros de la maraña de aberraciones administrativas actuales de Gran Bretaña, Daniel y Katie intentarán ayudarse mutuamente.

El cine británico tiene la enorme capacidad de tratar con exquisito sentido del respeto casos tan duros como el que relata este filme de Ken Loach. La cinta, encuadrada dentro de la sección Perlas, es una denuncia social a la situación de exclusión y absurdo de la burocracia en cuanto a temas de paro y subsidios.

Entremezcla perfectamente el sutil humor británico con el drama más encarnizado creando una cinta sencilla de consumir y dura de asimilar. Aunque para estas cosas el Festival de San Sebastián 2016 nos tiene serviditos. Una más de las muestras del cine social y de denuncia que abarrotan el Zinemaldia en su 64 edición. Rebordimos y su equipo han querido hacernos reflexionar, y lo han conseguido.

Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor