Diario Vasco

img
Kung Fu. La leyenda del pequeño saltamontes Kwai Chang Caine
img
Lorenzo Mejino | 01-08-2013 | 06:41

En la década de los setenta Kung Fu con su mezcla original de artes marciales y western, fue una serie que tuvo un enorme éxito en nuestro país y sigue siendo recordada por mucha gente que incluso la veneran como una obra maestra.

Utilizando el éxito de las películas de Bruce Lee como plataforma de base, Kung Fu consiguió combinar de forma hábil las enseñanzas de las filosofías orientales con la acción propia de un western, creando una amalgama muy diferente a lo habitual de la época, contribuyendo a formar su propia leyenda.

Por ello y aprovechando la llegada del mes de Agosto, en plena época vacacional para muchos de ustedes, creemos que es el momento ideal pero rememorar en nuestro apartado nostálgico de los viernes la leyenda del pequeño saltamontes que protagonizaba el monje shaolin Kwai Chang Caine.

Ficha: Kung Fu 63 episodios. Oct 1972-Abr 1975. ABC (USA)- TVE 1 (E)

Sinopsis: Kwai Chang Caine hijo de padre americano y madre china es criado en un monasterio Shaolin chino, como monje budista aprendiendo tanto su filosofía de vida como el dominio del arte marcial del Kung Fu. Al vengar la muerte de su maestro a manos de un familiar del emperador, se ve obligado a huir a los EUA, donde debe vagar por el Oeste en busca de su hermanastro Danny. Los larguisimos títulos de crédito iniciales condensaban en su primera temporada esta historia, como pueden ver en el siguiente video


El inicio: Ed Spielman era un personaje bastante pintoresco, que había aprendido chino y Kung Fu en el barrio chino de Nueva York y sin ninguna experiencia cinematográfica se propuso hacer algún proyecto basado en su conocimiento del mundo oriental, siguiendo la estela de las películas de Bruce Lee que causaban furor por aquella época.

Spielman escribió un guión cinematográfico que fue rechazado por Warner Brothers, pero en cambio la cadena ABC le vio viabilidad como una película de Estrenos TV y le encargó ajustar el guión al formato y presupuesto televisivo.

El piloto fue estrenado en otoño de 1972 con un gran éxito de crítica y publico lo que le ganó el encargo de la serie de forma inmediata.

Spielman ha continuado haciendo series del Oeste como la brillante Jóvenes Jinetes sobre personajes legendarios del Oeste (Bill Hickox, Billy el niño) en su juventud haciendo de correos del Pony Express o la no estrenada en nuestro país Dead Man’s Gun, un antología sobre una pistola que pasa de mano en mano en cada episodio con la narración de Kris Kristofferson.

La trama: Las aventuras de Kwai Chang Caine en busca de su hermanastro en el salvaje Oeste de la segunda mitad del siglo XIX son el eje central de la trama. La influencia de su aprendizaje en un monasterio budista Shaolin es evidente tanto en su filosofía de vida como en su mentalidad, y por ello en cada episodio se nos muestra de forma paralela a sus aventuras en el Oeste, diferentes etapas de su aprendizaje como joven monje a cargo de los venerables maestros del Monasterio.

Aunque intenta evitar en la medida de lo posible el uso de la violencia, la verdad es que casi siempre se ve obligado a utilizarla, en defensa de algún débil u oprimido o para corregir alguna injusticia que no puede dejar de pasar por alto.

El esquema de cada episodio era parecido y empezaba por Caine vagando por el Oeste, con la única compañía de su escueta mochila, llegando a algún lugar donde indefectiblemente hay algún poderoso que domina y controla el lugar. El episodio va construyendo la historia que nos tiene que llevar al clímax final, aderezado por flashbacks de su juventud en el monasterio, que nos muestran diferentes aspectos de sus enseñanzas, que deberán ser aplicados en este caso concreto, como primer ejemplo tienen sus pensamientos sobre la ambición

Lo habitual era ver al pobre Caine, aguantar los desplantes y provocaciones del malo de turno y sus sicarios, durante la primera media hora hasta llegar al punto, donde se ve obligado a utilizar sus habilidades de Kung Fu, para desarmar y derrotar a sus enemigos. La pelea final solía ser larga y detallada, con una utilización frecuente de la cámara lenta y primeros planos para mostrar las técnicas de Kung Fu, en el siguiente video tienen un magnifico ejemplo de lo explicado


A pesar de ser un consumado maestro de Kung Fu, estaba educado para intentar rehuir la pelea, siempre que no fuera absolutamente imprescindible, como se le enseña en el siguiente video.

http://www.youtube.com/watch?v=2t_UTExt-1Q

En aquella época las filosofías orientales eran poco conocidas aún fuera de su espacio natural y por ello las ideas que presentaba la serie eran novedosas y con unos razonamientos originales para lo que estábamos habituados, como en esta digresión entre fuerza y debilidad.

http://www.youtube.com/watch?v=AW6-pKRKgF0

O esta otra sobre la soledad

La serie tenía un esquema muy parecido semana tras semana, y no evolucionaba mucho, con el cambio principal de acortar en la segunda temporada, los inacabables títulos iniciales, a una cabecera mas corta, como pueden ver en el siguiente video

Curiosamente la serie no fue ningún gran éxito en los Estados Unidos, donde su fama se fue desvaneciendo de forma muy rápida, en cambio en países como el nuestro, las historias del pequeño saltamontes se convirtieron en un verdadero fenómeno de masas y fue la causante del inicio del interés de muchas personas por las filosofías orientales y las artes marciales.

Personalmente, nunca fue una serie que me entusiasmó en su momento, a diferencia de la mayoría de mis amigos que la veneraban, no me convencían ni el ritmo excesivamente parsimonioso de la serie, ni muchas de sus enseñanzas orientales que parecían extraídas del interior de una galleta china de la suerte.

No obstante reconozco que era una serie entretenida y muy original por esa mezcolanza de géneros totalmente innovadora en aquellos tiempos y tengo que admirar el gran recuerdo que guarda mucha gente de la misma. Es una de las series mas recordadas de la historia, y además algunos de los pensamientos expresados eran interesantes y se hacían con la intención de hacernos reflexionar y hacernos mejores personas lo que siempre es encomiable en la pantalla tonta como se la llamaba por aquel entonces.

Los actores: David Carradine, después de una carrera irregular en películas de series B, consiguió su espaldarazo a la fama como el hierático Kwai Chang Caine. Miembro de una saga de actores como su padre John y sus hermanos Robert y Keith o su sobrina Martha Plimpton, se ganaba la vida haciendo todo tipo de películas muchas de ellas con el productor Roger Corman.

Carradine era muy bien actor y capaz de hacer todo tipo de papeles, y su interpretación de Caine es el mejor ejemplo de esto, su carrera posterior ha sido mas distinguida, siguiendo con su amigo Roger Corman en ‘Death Race 2000’, una delirante serie B, hasta protagonizar películas de Ingmar Bergman o Quentin Tarantino, pasando por joyas como ‘Forajidos de Leyenda’ de Walter Hill.

David no tenía ni idea de artes marciales al iniciarse la serie, pero se aficionó rápidamente, y consiguió un cierto nivel al finalizar la misma, para seguir practicandolas durante toda su vida.

Su vida personal fue muy turbulenta, con cinco matrimonios y bastantes arrestos por alcohol y drogas, hasta finalizar sus días en un hotel de Bangkok en 2009 , donde fue encontrado muerto realizando un ejercicio de asfixia autoerotica a la que era muy aficionado.

Para las escenas de su juventud se eligieron dos actores para representarlo a sus diferentes edades, para el Caine adolescente, el elegido fue su hermano Keith Carradine.

Keith solo salió en algunos capítulos de la primera temporada, pero le sirvió para iniciar otra prolífica carrera cinematográfica, siendo uno de los actores favoritos de Robert Altman, hasta finalizar apareciendo en otro memorable papel en Deadwood, además era un buen cantante y compositor, ganando el Oscar a la mejor canción con ‘I’m Easy’ de la película Nashville.

En cambio el que salió durante toda la serie como el pequeño saltamontes o Caine joven era Radames Pera, un joven actor que alcanzó su máxima fama en esta serie.

Pera, escuchaba las enseñanzas de su maestro con atención y cara embobada y posteriormente a la serie lo único que ha hecho digno de mención fue salir de noviete de una de las hijas de ‘La Casa de la Pradera’ retirándose en 1984 de la escena de la farandula.

Por ultimo como el maestro ciego Po, tenemos a Keye Luke, que ha aparecido haciendo todo tipo de chinos arquetípicos en cine y televisión.

Suyas eran las frases lapidarias que marcaban la adolescencia de Caine y el pozo de sabiduría de la que emanaban.

El Final y las secuelas:
El éxito inicial de la serie se desvaneció rápidamente y fue cancelada al final de su tercera temporada, por sus bajas audiencias y en parte por el interés de David Carradine de relanzar su carrera cinematográfica, pero en sus continuas reemisiones su leyenda fue aumentando.

Por ello en 1987 se hizo un primer intento de revivir la serie con un piloto llamado Kung Fu. The Next Generation con el malogrado Brandon Lee, el hijo de Bruce de protagonista, pero la CBS no le dio el visto bueno y no pasó a ser serie.

En 1993 se estrenó otra secuela llamada Kung Fu: la Leyenda Continua, por el sistema de sindicación, de venta directa a las emisoras sin pasar por las cadenas. Aquí la serie estaba ambientada en la época actual, con el nieto de Caine interpretado por el propio David Carradine, ayudando a su hijo que es detective de policía, a resolver casos en la época actual, sin ninguna otra relación con el original.

El video les muestra la sintonía y los títulos de crédito


La serie era pura serie B y bastante penosilla, pero el éxito de la original y la presencia de David Carradine, la hizo durar más que el original con cuatro temporadas y 88 episodios, que reportaron dinero pero no prestigio a la figura de Caine.

Kung Fu, una serie que me consta sigue siendo la favorita de algún lector, a pesar de todos los años pasados y que fue un planteamiento original que ha tenido mucha influencia en la vida de muchas personas, atraídas tanto por el carisma de las artes marciales como por la introducción a las filosofías orientales de la serie.

Por ello seguro que cuando en sus paseos veraniegos vespertinos vean un saltamontes por el campo, se acordaran del joven Caine y de lo que representó en su juventud.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino

Sobre el autor Mikel Madinabeitia
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor