Diario Vasco
img
Seven days: Una semana para arreglar entuertos del pasado
img
Lorenzo Mejino | 24-07-2017 | 08:40

En esta semana que estamos dedicando a los viajes en el tiempo, ha sido complicado elegir una serie del pasado que no hubiéramos tratado en nuestra sección porque las primeras y mas conocidas que nos vienen a la mente como “Quantum Leap” o “El túnel del tiempo” ya fueron objeto de nuestro análisis, pero rebuscando en la memoria hemos encontrado “Seven Days” una serie modesta pero que encaja perfectamente en nuestra temática semanal.

En esta ocasión la premisa se centraba en un viaje bastante inmediato al pasado de únicamente siete días para remediar un problema grave sucedido en ese escaso intervalo de tiempo, por parte del protagonista y único viajero temporal con el atractivo nombre de crononauta.

La serie se emitió integra en nuestro país, tanto en abierto como en canales de pago, pero dudo que muchos de ustedes la encontraran o la conocieran en su momento, por eso me parece una excelente oportunidad para recordársela o presentársela, elijan ustedes lo que prefieran.

Ficha:Siete Dias (Seven Days) 66 episodios Oct 1998-May 2001 UPN(USA) La 2/Syfy (E)

Sinopsis: Una sección secreta de la Agencia de Seguridad Nacional de los EEUU ha desarrollado una maquina para viajar en el tiempo, a partir de la tecnología alienígena que encontraron en Roswell a la que denominan Cronósfera.

Debido a las limitaciones de su conocimiento sobre los materiales que utilizan, en especial sobre el combustible necesario, el viaje no puede superar los siete días al pasado y solo puede viajar una persona. El elegido es el teniente Frank Parker, un ex Navy-Seal que estaba confinado en una institución mental de la CIA, debido a una gran crisis mental tras ser capturado y torturado en Somalia.

Precisamente esa inestabilidad mental, es la que le permite adaptarse mejor a ser el crononauta del proyecto ubicado en una nave secreta en medio del desierto de Nevada.

El inicio: Cristopher Crowe era un guionista y director que empezó a trabajar en televisión creando series tan estrafalarias como “Billy Joe y su mono”, que fue alternando con películas bastante taquilleras como “Saigón” y sobre todo su mayor éxito “El último de los mohicanos” que escribió y bajo la dirección de Michael Mann se convirtió en un gran éxito de toquilla ademas de lanzar la carrera de Daniel Day Lewis.

Curiosamente tras escribir su película de mayor éxito, fue contratado por la Paramount como creador de series televisivas, empezando con una nueva versión televisiva de “Los Intocables”, aprovechando el éxito de la película basada en la mítica serie de los sesenta, a la que siguió otra serie olvidable como “The Watcher”.

Debido a ese contrato con la productora Paramount, cuando ésta se decidió a crear su propio canal televisivo UPN, para competir con los canales generalistas, con un cierto énfasis en temas fantásticos y de ciencia-ficción como dejó bien a las claras al iniciar sus emisiones en 1995 con Star Trek: Voyager.

En ese momento se les encendió la bombilla y empezaron a desarrollar el concepto hasta definirlo en el marco de la seguridad nacional y con siete días para rehacer el problema, su idea recibió la luz verde de la UPN para el piloto y su posterior paso a serie para ser emitidas los miércoles por la noche en horario estelar de la cadena, pero con un presupuesto muy ajustado lo que les obligaba irse a Vancouver a rodar para abaratar costes.

En el primer vídeo pueden ver los primeros minutos del piloto en los que empiezan a lo grande con una primera misión que es intentar que no maten al presidente y al vicepresidente en la Casa Blanca

La trama:
“Siete Dias” sigue un esquema de procedimental científico con una misión semanal que debe resolver el viajero en el tiempo con escasos hilos de continuidad, exceptuando su relación con los componentes del equipo de tierra.

Cada episodio se inicia con una escena donde vemos el problema que se produce que siempre tiene graves implicaciones para la seguridad nacional lo que implica la movilización del equipo para realizar ese viaje al pasado de una semana, una vez se determina el ámbito de la misión y sus posibles soluciones, como pueden ver en este vídeo donde el problema se encuentra en el espacio.

El viaje se realiza a un elemento transuranico al que denominan Elemento 115 que encontraron en los restos de Rosswell, que permite crear una distorsión temporal alrededor de la nave, para que el piloto pueda establecer las coordenadas de tiempo y espacio de su nueva misión

En el viaje al pasado el yo del futuro sustituye al del pasado, por lo que el crononauta debe estar siempre confinado para evitar una posible desaparición inesperada en medio de la gente si se produce un viaje al pasado inesperado, como consecuencia de no poder coexistir ambas personas al mismo tiempo.

En ese plazo de una semana, deben viajar al lugar del conflicto, identificar al causante y evitar el problema, lo que no siempre es muy evidente, ya que suelen estar implicados gobiernos extranjeros, terroristas o malhechores, siempre presentados de forma maniquea, como villanos a ser eliminados de los que no necesitamos saber mucho mas.

El crononauta viaja solo, pero tiene un importante equipo de apoyo, formado por una doctora que es a encargada de controlar sus constantes, que es el objeto de las continuas insinuaciones y flirteos del crononauta en una especie de gag continuo de la serie, porque siempre que parece conquistarla, se ve obligado a viajar al pasado y ella se olvida de que empezaba a gustarle, en una especie de trabajos de Sisifo amoroso.

Como principal apoyo musculoso tenemos a un viejo amigo del ejercito que es su eterno suplente para los viajes temporales, pero que tiene mas cancha en cuanto conocen el problema y viajan para resolverlo.

El equipo lo completan el habitual científico brillante pero algo tocado del ala, el jefe de seguridad continuamente burlado por el protagonista que odia estar confinado y por último los jefes del proyecto que es el que tema las grandes decisiones.

La presentación del equipo se hace directamente en la cabecera de la serie muy frenética y rápida

La plantilla se iba repitiendo continuamente en cada episodio, convirtiéndose rápidamente en una serie de culto, que obsesionaba a todos los apasionados de los viajes y las paradojas temporales, porque en las tramas no era un aspecto muy cuidado y se le veían las costuras por todos los lados, de una forma parecida a la que comentamos en “Timeless”, en la última entrada del blog.

Su acierto mayor era presentar al protagonista lejos de la perfección, empezando por su trastorno mental y siguiendo por un comportamiento gamberrete con el jefe de seguridad como objetivo principal de sus bromas o sus intentos de zafarse del confinamiento al que estaba en mitad del desierto, por no comentar sus infructuosos intentos de ligarse a la doctora rusa del proyecto, lo que le quitaba solemnidad a las tramas, cosa que siempre es de agradecer.

Con el tiempo empezaron a crear alguna conspiración de mas alto nivel con los rusos y norcoreanos como sospechosos habituales del caso, pero que por lo menos cambiaban un poco la dinámica de deshacer entuertos, de los primeros episodios.

“Siete Dias” siempre me pareció una serie entretenida para pasar un rato distraído, si nos gusta ese genero y no rebuscamos mucho mas en esa mezcla de fantasía, acción, con toques de comedía e incluso romántico, porque la repetitividad de la formula era evidente y llegaba el momento que el principal interés era el desastre semanal que debían reparar, con la dificultad añadida de encontrar veintidós casos diferentes por temporada.

Personalmente la miraba con un cierto interés, mas por ser un genero que me gusta que por el nivel de ejecución de la misma, bastante limitado por el escaso presupuesto de que disponían y que se notaba mucho en los escenarios exteriores.
Nunca ha sido de las mejores series en el tiempo, pero era bastante digna y en un momento en el que no había ninguna otra servía para matar el mono que tenía, por lo que no le pedía nada mas.

Los actores:
La estrella absoluta de la serie y la principal razón de su éxito era el actor australiano Jonathan LaPaglia, que encarnaba muy bien al protagonista el teniente Frank Parker, dispuesto a hacer de todo para salvar las misiones pero con una rebeldía innata que le hacia desobedecer las ordenes en demasiadas ocasiones, poniendo al borde del ataque de nervios a sus superiores, que debían comulgar con ruedas de molino, por ser el mejor para ese puesto.

Jonathan es el hermano menor del gran Anthony LaPaglia (Sin rastro) pero tras graduarse en medicina y ejercer como médico en su Australia natal, decidió seguir los pasos de su hermano mayor en la actuación y nada mas llegar a los EEUU consiguió su primer papel en la serie “New York Undercover” al que siguió este papel que le dio algo de popularidad.

Al finalizar estuvo varios años en “The District” y como estrella invitada en muchas series, hasta que le ofrecieron volver a Australia para protagonizar una temporada de “Underbelly” y sobre todo en “The Slap” en su mejor papel hasta la fecha.

El resto de actores lo secundaban en todos sus aspectos como es el caso de Don Franklin ( izq) que era el capitán Craig Donovan que era su suplente eterno, un poco como el portero Pinto, en el centro tenemos a Justine Vail que era la doctora rusa Olga Vukavitch, objetivo amoroso del viajero, mientras que a la derecha teníamos al mas que venerable Norman Lloyd como el Dr Mentor, la mente detrás del concepto del viaje en el tiempo.

De todos ellos el mas destacado y de lejos es Norman Lloyd, debido a su gran amistad con Alfred Hitchcock, que le llevó a ser el productor de todas sus recordadas antologías televisivas, aunque curiosamente su mayor popularidad le vino como actor en los años ochenta en el papel del memorable Doctor Auschlander en la joya que fue “St Elsewhere”, al que le siguió este papel que interpretaba con ochenta y cinco años.
Lloyd es el actor mas viejo en activo de Hollywood a sus 102 años de edad, apareciendo en un episodio reciente de Modern Family o en la película “Trainwreck”, de Amy Schumer.

Don Franklin nunca ha pasado de ser un secundario en series modestas como esta, “Jóvenes Jinetes” o ¨SeaQuest DSV”, mientras que la pobre Justina Vail solo ha hecho este papel como algo digno de mención.

Mucho mejor le ha ido a Nick Searcy (izq) un actor que con su físico siempre le han tocado papeles de estirado servidor de la ley ya sea como policía, agente federal o como el jefe de seguridad Nathan Ramsey, el objeto de las bromas de Parker.

Su mejor papel le llegó como Art Mullen el jefe de los marshalls de Kentucky en la fabulosa “Justified”, el papel que va a marcar toda su vida porque es difícil que le salga algo mejor

Alan Scarfe es otro de esos secundarios ideales para papeles de director o responsable serio de cualquier cosa, como demostraba aquí como el director del proyecto Bradley Talmadge. Éste ha sido sin duda su papel mas conocido, debido a que gran parte de su carrera ha sido como actor de teatro clásico en su Canadá natal.

El final :
UPN siempre fue una cadena con audiencias minusculas muy alejadas de las grandes cadenas del pais, pero dentro de su modestia “Seven Days” era de las series que tenía mejores audiencias, debido a su caracter de nicho y que empezaba a generar cierto ruido en las incipientes comunidades que se creaban de forma espontanea en internet con foros de discusión sobre cada emisión, en especial cuando había cambios como el de la cabecera de la 3T

Por eso sorprendió bastante la decisión que tomó la cadena en el verano de 2001 de cancelar de forma inesperada la serie tras su 3T, debido principalmente al cambio de orientación demográfica de la cadena que decidió enfocar su programación a la población de color con la creación de muchas sitcoms dirigidas de forma especifica a ese nicho.

Si a eso le unimos los altos costes economicos que tenia para la cadena en comparación con otras series, que no compensaban sus audiencias ligeramente mayores al resto, los ejecutivos no dudaron en enviar al crononauta y la maquina del tiempo a su último viaje a la eternidad, a pesar del enfado de sus seguidores que organizaron alguna campaña, pero sin éxito alguno.

Final:
Nuestra segunda entrega de la semana viajero-temporal la hemos dedicado a “Seven Days” una serie recomendable para los amantes de genero, con una premisa sencilla de seguir y sin muchas complicaciones que daba para una hora distraída sin pedirle nada mas a cambio, porque tampoco lo tenía ni lo intentaba.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima
Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor