Diario Vasco
img
Kolchak: The Night Stalker: La gran inspiración de Expediente X
img
Lorenzo Mejino | 20-04-2017 | 23:39

La historia de la televisión reserva un rincón muy especial para aquellas series que no tuvieron una trayectoria muy destacada en el momento de su emisión inicial, pero que con el paso de los años se han convertido en grandes influencias para muchos creadores modernos que citan a esas series como su principal fuente de inspiración.

Uno de los mejores ejemplos es la serie que les vamos a recordar hoy “Kolchak: The Night Stalker”, una serie de terror sobrenatural de principios de los setenta que es la mayor influencia que tuvo Chris Carter para la creación de su Expediente X, incluyendo un homenaje descarado a la misma en su reciente resurrección.

Si a esto le añadimos que representó el debut como productor de un imberbe David Chase así como de Robert Zemeckis, en sus primeros trabajos importantes y alguna que otra curiosidad que les tengo reservada para mas adelante, creo que va a quedar mas que evidente el más que merecido estatus de serie de culto que tienen las aventuras de ese periodista tan desarrapado como es Kolchak en la historia televisiva.

Ficha: Kolchak: The Night Stalker 20 ep+ 2 peliculas. 50 min   Sep 1974- Mar 1975 Cadena: ABC (USA) – TVE (E)

Sinopsis: Carl Kolchak es un periodista de investigación que trabaja en una agencia de noticias de Chicago, que muy a su pesar se ha especializado en resolver crímenes que presentan componentes fantásticas o sobrenaturales, que escapan a la comprensión de la policía y que solo una mente abierta como la suya y de vuelta de todo, puede ayudar a desenmascarar a los culpables.

El inicio: La génesis de la serie fue una novela escrita por Jeff Rice (foto), “The Kolchak Papers” que antes de publicarse llegó a las manos de Barry Diller un ejecutivo de la ABC, desesperado por sacar a su cadena del último lugar de las audiencias y dispuesto a probar cosas nuevas en televisión.

La ABC compró los derechos del libro y echó el resto encargando el guión de una película televisiva a Richard Mathison, uno de los mas reputados escritores de ciencia-ficción de la época, dejando la producción en manos de Dan Curtis, creador de la gran fantasía gótica que era “Dark Shadows”.

Ambos eligieron personalmente a Darren McGavin como protagonista por ser el que que mejor se adecuaba a su visión del periodista desencantado de la vieja escuela, que querían transmitir con el personaje literario.

El estreno de la película arrasó en las audiencias, con un 54 % de share, convirtiéndose en lo mas visto del año 1972, descubriendo el apetito del público televisivo por el genero del terror, que parecía limitado a las pantallas cinematográficas. El primer vídeo es precisamente el de la primera película, donde Kolchak cazaba a un vampiro en Las Vegas,

El éxito provocó el encargo inmediato de una segunda película, con nuestro héroe por Seattle, estrenada con otro gran éxito, pero cuando el dúo Mathison-Curtis estaba preparando la tercera película, la cadena ABC decidió pasarla al formato de serie para ver si podía ayudarle en sus audiencias de una forma mas regular.

En ese momento tanto Mathison como Curtis dejaron el proyecto, porque no les interesaba el compromiso tan fuerte de producir una serie semanal, entrando el propio McGavin como productor de la serie, por lo que obligaron a la cadena ABC a encargar los episodios a guionistas “freelancers” para evitar tener que pagar una nomina fija, fichando a David Chase, como una especie de coordinador de guiones, encargándose de la reescritura y el toque final de todos ellos.

La serie se estreno en el prime-time de la temporada otoñal del año 1974 con una promoción tan curiosa como la siguiente

La trama: Kolchak era un periodista que parecía extraído de una película de serie negra de los años cincuenta cambiando el oficio de detective por el de su trabajo en una agencia de noticias.

Perdedor de manual, desarrapado en el vestir con un traje arrugado de color claro y un sombrero de paja como señas principales de identidad, Kolchak se enfrentaba en cada episodio a una especie de monstruo de la semana que aterrorizaba las calles de Chicago ante el escepticismo no solo de la policía sino de sus propios editores y compañeros en la agencia periodística.

El esquema era evidente, la serie era narrada por la propia omnipresente voz en off de Kolchak que con un tono bastante caústico iba narrando los hechos desde el final de la historia ( esos diálogos interiores eran escritos casi de forma exclusiva por David Chase, en la fase final de producción).

Primero empezaba por el crimen perpetrado por algún ente extraño y desconocido, mas adelante Kolchak entra en acción buscando un angulo diferente al oficial para explicar lo sucedido para ir escarbando hasta descubrir al causante, aunque no siempre conseguía acabar con el peligro semanal y éste acababa escapando, al estar muy por encima de sus posibilidades.

El propio desencanto existencial de Kolchak se muestra desde los títulos de crédito que empiezan con un silbido muy característico

El problema principal de la serie eran las limitaciones que la censura televisiva de la época imponía sobre lo que se podía visionar en la televisión en términos de violencia y sangre, lo que cercenaba las posibilidades de mostrar el terror de forma directa en la pantalla, lo que junto con las limitaciones presupuestarias, les obligaba a mostrar la violencia de forma muy indirecta, de noche y muy mal iluminada, para insinuar mas que enseñar y evitar el veto de los puritanos censores de la época.

En las dos fotos siguientes tienen dos magníficos ejemplos del tipo de monstruo que veíamos cada semana, hechos con cuatro duros y una mano delante y otra detrás

Precisamente estos limites, les obligaron a estrujarse la imaginación para trasladar el desasosegamiento y terror a los espectadores de forma indirecta sin hacerlo de forma explicita, mostrando un camino seguido por muchas series empezando por la propia “Expediente X”.

Para sacarse el monstruo semanal no tenían ataduras, y recuerdo especialmente con cariño el primer episodio escrito por David Chase, donde el pobre Kolchak, se ve inmerso en la lucha entre un joven zombie negro y la mafia italo-americana que lo había matado, en su primer guión mafioso y algo premonitorio de lo que iba a crear décadas mas tarde.

Mis recuerdos de Kolchak son de mi adolescencia, y se quedaron grabados como la primera serie con la  que pasé mucho miedo los sábados por la noche que es cuando la emitían y de sorprenderme lo que la mera insinuación del terror podía realizar en una mente joven como la mía.

La veía de forma religiosa con mi padre, al que le encantaba también el genero del terror, mientras que el resto de mi familia, huía como alma en pena cuando escuchaban el silbidito de la cabecera de la serie, para no tener pesadillas durante esa noche.

Hace cuarenta años, no se veía nada parecido en la televisión con una cierta continuidad, ya que las series de terror,eran antológicas y con capítulos independientes, por lo que el hecho de tener a Kolchak, un antiheroe desastrado de manual cada semana era todo un lujo para esa época.

Los actores:
Darren McGavin era un actor intuitivo que empezó en Hollywood como carpintero, pero en cuanto había un pequeño hueco en una película, se ofrecía para cubrirlo y de esta forma poco a poco fue teniendo papeles cada vez mas mayores, hasta que llegó a protagonizar a finales de los cincuenta el original “Mike Hammer” y “Riverboat”.

La imagen que los dos creadores de la primera película tenían de McGavin haciendo de Mike Hammer, fue lo que les convenció para darle el que ha sido el papel de su vida, el perdedor Kolchak, capaz de luchar contra todos los bichos y monstruos inimaginables menos contra su propia inercia existencial.

Tras este papel se hizo todavía mas famoso al protagonizar un clásico navideño como “A Christmas Story” de esos que se repiten cada año por esas fechas, para seguir viéndolo con mucha regularidad como estrella invitada en todo tipo de series de cine y televisión, hasta su muerte en 2006 ,con papeles recordados como el del padre de Murphy Brown o como un desencantado agente del FBI en “Expediente X” ante la insistencia de Chris Carter que quería contar con su ídolo en su serie.

Simon Oakland ( der) era un fabuloso secundario que ha aparecido en papeles pequeños pero importantes en muchos clásicos de Hollywood como “Psicosis”, “Bullit” o “West Side Story”, casi siempre en papeles de hombre duro por fuera pero de buen corazón.

Su personaje en esta serie respondía a ese molde, como Tony Vincenzo el editor y jefe de la agencia de noticias donde trabajaba Kolchak, siempre incrédulo y escéptico ante las teorías fantásticas que le traía su subordinado, pero que jamás podía probar de forma fehaciente, a pesar de ser verdad. Oakland siguió trabajando en todo tipo de papeles hasta su muerte en 1983

Jack Grinnage ( izq) era un actor terciario que en su carrera apenas tuvo papeles de mas de dos o tres frases, hasta que le dieron el papel de Ron Updyke, el rival y antagonista principal de Kolchak en la agencia de noticias, que era objeto continuo de sus burlas y bromas, al ser una persona muy estirada y remilgada, pero sin existencia propia mas allá de recibir las pullas de su compañero.

Por último y como una nota divertida al margen, mencionarles la presencia continuada en la serie de Carol Ann Susi, que aunque lo desconozcan es la actriz mas conocida para ustedes en la actualidad, a pesar de no haberla visto casi nunca en pantalla. En la serie hacía de Monique, una joven becaria enchufada por su poderoso padre que sacaba de sus casillas a Kolchak en muchas ocasiones con su ímpetu y desobediencia.

Su popularidad actual se debe a dar la voz a la madre de Howard Wolowicz en la megapopular comedia “The Big Bang Theory”, que nunca salió en pantalla, pero que siempre hablaba a grito pelado con su hijo en un gran gag recurrente, que por lo menos le ha permitido entrar en las enciclopedias televisivas a pesar de no ver nunca su cara.

Su prematura muerte a los 62 años, fue introducida en la serie, haciendo morir también a su personaje dentro de la trama, perdiéndose para siempre esos geniales berridos entre ambos, una de las señas de identidad de la serie.

Final y remake:
La serie sufrió mucho desde el principio, al ser programada los viernes por la noche, que no era precisamente el mejor día para que la vieran los jóvenes que era el público ideal para la serie.

La producción de la serie era un completo caos, al no tener ningún showrunner, por lo que el propio Darren McGavin acababa tomando muchas decisiones que no le pertocaban, porque era el único que tenía una cierta idea de lo que debía hacer el personaje, ante el carrusel de directores que pasaban cada semana y con el pobre David Chase desbordado por el tema de guiones.

El descontento del actor fue creciendo, hasta que decidió rescindir de forma unilateral el contrato tras la emisión del episodio 20, con varios episodios escritos y por rodar. McGavin acabó quemado al tener que hacer de productor ejecutivo pero sin ser reconocido ni pagado por ello, por lo que la cadena ABC acabó pactando su salida amistosa y la cancelación de la serie, para no verse obligada a pagarle por las tareas que se había ahorrado.

Tras su emisión su leyenda fue creciendo, con las reposiciones y sus pases en cadenas de cable, lo que fue aumentando su mito hasta que el éxito de Expediente X, volvió a llamar la atención sobre ella.

Tanto es así que uno de los productores de la serie de Chris Carter, Frank Spotnitz consiguió el encargo de la ABC de resucitar la serie original con el título de “NightStalker”, de la que solo con ver la foto, se van a hacer una idea de los cambios de enfoque de la serie.

La serie fue un fracaso estruendoso, por el error de plantearlo con gente guapa y atractiva en una evidente traición al espíritu del original, lo que derivó en su cancelación tras unicamente seis episodios, de los que pueden ver una muestra en el siguiente vídeo con la cabecera.

En cambio mucho mejor fue el gran homenaje que le rindieron al gran personaje de Kolchak en el tercer ( y mejor) episodio de la resurrección de “Expediente X” emitida el año pasado, con un periodista ataviado exactamente como Kolchak y con un comportamiento similar, como pueden comprobar en el vídeo a partir del minuto 2:30

Epílogo:
Kolchak se ha convertido en todo un ídolo de la cultura popular setentera que se mantiene bastante popular gracias a los guiños y homenajes en muchas series actuales, que no tienen ningún problema en reconocer la influencia del personaje interpretado por Darren McGavin en sus series.

Para finalizar nada mejor que una recopilación de las promociones y mejores momentos del gran Kolchak

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor