Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Seis años después del crimen perfecto

Alberto Moyano

María Eraunzetamurgil nació en 1939, justo cuando terminaba la Guerra
Civil y se iniciaba la II Guerra Mundial. No sabemos cuáles fueron los
avatares de su vida, pero es fácil suponer que conoció en su infancia
las cartillas de racionamiento, que se casó a finales de los cincuenta
o principios de los sesenta en la Euskadi del desarrollismo, vivió de
alguna forma la crisis económica de los ochenta y atravesó los noventa,
fueran estos años lo que fueran, que aún no se sabe. Tuvo hijos y
nietos.
Uno de estos últimos resultó gravemente herido, cuando contaba con
diecisiete meses de edad, a consecuencia de la explosión de un juguete
bomba que acabó con la vida de la propia María. En el momento de su
ingreso –trasladado por el fotógrafo de DV Fernando Postigo–, el
pequeño Jokin presentaba estallido de ambos globos oculares, fractura
de hueso frontal izquierdo con salida de masa encefálica y hemorragia
cerebral, múltiples lesiones post-traumáticas, presencia de cuerpos
extraños en los tejidos blandos de la cara y de objetos metálicos, así
como heridas traumáticas importantes en la mano derecha.
En su momento, unos atribuyeron el siniestro juguete a la kale borroka,
otros a la ‘guerra sucia’  y otros, a un juego de rol, pero a día
de hoy las hipótesis se han desvanecido: el pasado lunes se cumplieron
seis años del crimen perfecto y los autores no han sido ni
identificados ni detenidos, las asociaciones que se ocupan de las
víctimas del terrorismo no han dicho ni mú, y los colectivos ‘populares
antirrepresivos’ tampoco. De hecho, todos hacemos como si nunca hubiera
sucedido, así que vayan estas líneas en refresco de nuestras frágiles y
selectivas memorias.


agosto 2007
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031