Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

La niña del pañuelo

Alberto Moyano


El caso de Shaima, la niña musulmana de ocho años rechazada inicialmente en una escuela de Girona por llevar el pañuelo tradicional islámico, y admitida después por orden de la Generalitat, vuelve a desafiar la coherencia de los discursos.


Ahí tenemos el caso de la derecha, la misma que reclama la enseñanza de la religición -católica, por supuesto-, como asignatura computable, disfrazándose de liberalismo para criticar la permisividad en el uso de atuendos religiosos. En ocasiones así se echa mano de eso que unos llaman ‘compañeros de viaje’ y otros, ‘tontos útiles’. Hoy, Mario Vargas Llosa ejerce ese papel en las páginas de ‘El País’, apuntándose a un sano laicismo para abogar por esa mano dura que, en su opinión y con el tiempo, terminará por secularizar el Islam. La teoría, preciosa en su formulación, hace aguas ante la proliferación de aspirantes a suicidas yihadistas entre los hijos de los emigrantes, nacidos, crecidos y educados en países como Gran Bretaña o Alemania, por poner un par de ejemplos. 


Sin embargo, se pasa de puntillas ante el hecho de que, más allá de lo discriminatorio o no que resulte el uso del ‘hiyab’, lo cierto es que la prenda de marras evidencia nuestra escasa capacidad de encaje frente al diferente, cuya marginación siempre aparece asistida por sospechosas justificaciones: ayer, los gitanos; hoy, los musulmanes; mañana, los hijos de parejas del mismo sexo.


De hecho, el principal problema que hasta el momento ha afrontado la niña Shaima ha sido el cotidiano ensañamiento sufrido a manos de algunos de sus compañeros de colegio, ejemplos vivientes por otra parte del fracaso de la educación, laica o religiosa, a la que han accedido desde la infancia.


Hasta que vuelva a instaurarse el infame uniforme escolar, llevar falda larga, minifalda, pañuelo a la cabeza o crucifijo al cuello debería ser cuestión de cada cuál y aunque quizás sea pertinente cuestionar la capacidad de decisión al respecto de una niña de ocho años, aún más curioso resulta que lo hagan los mismos que defienden la cualificación de un señor que ha bebido para decidir si está en condiciones o no de ponerse al volante.


octubre 2007
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031