En el caso de ‘Rocketman’ el tono buscado es el de una película musical, con su lado fantasioso y de cuento de hadas. Salpica la película de realismo, y es mucho más cruda que la cinta de Queen, pero es autoconsciente de que es un musical de colorinchis, purpurina y plumas, que es con lo que nos quedamos al final

'Rocketman': las comparaciones son odiosas | El fotograma

Blogs

Asier Manrique

El fotograma

‘Rocketman’: las comparaciones son odiosas

RocketmanROCKETMAN

Título original: Rocketman

Año: 2019

Duración: 121 minutos

País: Reino Unido

DirecciónDexter Fletcher

GuionLee Hall

MúsicaElton John, Matthew Margeson

FotografíaGeorge Richmond

RepartoTaron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard,Steven Mackintosh, Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Stephen Graham,Matthew Illesley, Ophelia Lovibond, Charlotte Sharland, Layton Williams,Bern Collaco, Ziad Abaza, Jamie Bacon, Kamil Lemieszewski, Israel Ruiz y Graham Fletcher-Cook

ProductoraMarv Films / Rocket Pictures / Marv Studios / New Republic Pictures / Pixoloid Studios. Distribuida por Paramount Pictures

Género: Musical / Drama / Biográfico

Sinopsis: ‘Rocketman’ es la historia de Elton John, desde sus años como niño prodigio del piano en la Royal Academy of Music hasta llegar a ser una superestrella de fama mundial gracias a su influyente y duradera asociación con su colaborador y letrista Bernie Taupin. (FilmAffinity)

Es inevitable comparar Bohemian Rhapsody con ‘Rocketman’. Lo han hecho todos los espectadores que han ido a ver el biopic de Elton John al cine, y lo hacemos los que nos dedicamos a la crítica de películas. La coincidencia en cuestión de unos pocos meses de sendas películas sobre una de las bandas más importantes de la historia y uno de los músicos más importantes nos pone en la situación de comparar. Y hay una que sale perdiendo por goleada.

Mientras Bohemian Rhapsody tiene miedo de manchar el legado de Freddie Mercury y se vuelve una película tremendamente complaciente y blanqueadora de su historia, ‘Rocketman’ toma el camino opuesto y no tiene miedo de pintarnos un Elton John cayendo a las profundidades. Es quizá la diferencia más importante entre una película y otra. Mientras la primera tiene miedo y trata, por todos los medios, de dejar bien a todo el mundo, esta va directa a lo que tiene que ir, que es a decirnos que no todo lo que brilla es purpurina, que detrás hay mucha oscuridad. Aquí vemos a Elton John tener relaciones sexuales (en Rusia han censurado 5 minutos de la película, sin comentarios) y drogarse. En Bohemian Rhapsody nos lo cuentan, pero poco más.

Rocketman

Segundo punto a comparar, los actores principales. Rami Malek hizo una impresionante actuación, no lo pongo en cuestión, ya aplaudí en su momento su trabajo, pero Taron Egerton le ha adelantado. Me explico. Malek hizo un trabajo de imitación, sin cantar las canciones y dedicándose a ser un Mercury 2.0. En el caso de Egerton también está esa parte de imitación, imprescindible en una película así, pero lleva el trabajo más allá. El actor de Kingsman canta él mismo las canciones. No escuchamos a Elton, pero al menos se agradece este trabajo tan completo del actor. Interpretativamente no tiene nada que envidiar a Rami Malek‘Rocketman’ se convierte así en el mejor papel de su carrera, merecedor de muchos premios.

Tercer punto: el género. Bohemian Rhapsody es un drama que incluye canciones puntualmente. La música no es en ningún caso un elemento conductor de la película, es algo circunstancial que tienen los personajes. En el caso de ‘Rocketman’ estamos hablando de una película musical, aquí la música conduce las situaciones, sirve de nexo de diferentes secuencias y vertebra la película de principio a final. En ‘Rocketman’ las canciones y las letras de Elton John tienen sentido con la historia, sirven para que los personajes evolucionen y se fundan en secuencias musicales llenas de brillo y color.

Cuarto punto: el tono. Bohemian Rhapsody optó por un tono más dramático, pero dramático luminoso, no profundizó apenas en la parte oscura de Mercury. Conscientes de que profundizar más en esa historia les podría acarrear una calificación para mayores de 18 años, Queen optó por hablar de los agujeros negros de la historia de Mercury, pero superficialmente. Por eso Bohemian Rhapsody flojea, porque busca un tono realista y no lo consigue. En el caso de ‘Rocketman’ el tono buscado es el de una película musical, con su lado fantasioso y de cuento de hadas. Salpica la película de realismo, y es mucho más cruda que la cinta de Queen, pero es autoconsciente de que es un musical de colorinchis, purpurina y plumas, que es con lo que nos quedamos al final.

Quinto punto: el final. No en todo gana ‘Rocketman’. El final de la película sobre Elton John funciona, y queda muy bien, aunque también deja un poso de que le falta una media hora extra donde buscar un final mucho más potente. En este sentido Bohemian Rhapsody tiene uno de los finales más redondos de la historia del cine. Esos 20 minutos finales en Wembley merecen las dos horas previas. De la película sobre Queen sales eufórico, con las pilas cargadas y pidiendo los bises, en la de Elton John sales satisfecho.

Lo mejor: Es un musical, homenajea a la música de Elton John sobre todas las cosas y no es nada autocomplaciente con el personaje. Pero, con letras de oro: Taron Egerton.

Lo peor: Pincha en el final, que si bien es bueno, no le llega a la altura al final en Wembley de Bohemian Rhapsody.

Rocketman

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Sobre el autor

Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930