Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Boardwalk Empire: la visión de Martin Scorsese de la Ley Seca de los años veinte

Boardwalk Empire es una de las series más prestigiosas que se emiten en la actualidad, con su retrato primoroso de los gangsters que operaban durante la Ley Seca de los años 20 en el epicentro de la meca del juego que es Atlantic City. Las constantes luchas por el poder y el dominio del contrabando del alcohol y de sus rutas de distribución, así como las relaciones entre gangsters y políticos forman las tramas de una producción de autentico lujo.

La presencia de Martin Scorsese, como productor ejecutivo y director del episodio piloto, le dio ese plus de celebridad y solvencia necesarios para crear grandes expectativas, que se han visto en gran parte cumplidas con las tres temporadas que llevamos de esta serie, de la que vamos a tener el placer de analizar como un autentico plato sibarita.

 

Ficha: Boardwalk Empire 36+episodios. Sep 2010-. HBO (USA) Canal +.(E).

Sinopsis:  Los inicios de Atlantic City como la meca del juego de la costa Este de los Usa, durante los felices  años veinte, son el hilo conductor de la serie con la figura del tesorero de la ciudad ‘Nucky’ Thompson, como pieza central del entramado de contrabando, mafia y poder por controlar el floreciente negocio del alcohol y del juego.

El inicio: En 2009 la cadena HBO, recién finalizada su serie estrella ‘Los Soprano’, buscaba una nueva serie de prestigio y encargó a Terence Winter, la mano derecha de David Chase en los Soprano, la adaptación televisiva de un libro histórico llamado Boardwalk Empire, para recrear ese periodo histórico entre guerras  y con la Ley Seca que estuvo en vigor en la década de los veinte y principios de los treinta.

Esta época de los años veinte apenas había sido tratada en la televisión, si exceptuamos una mítica serie de principios de los 60, llamada ‘Los Intocables’, que posteriormente dio pie a una famosa película con el mismo nombre.

El libro, básicamente, describía la vida de un personaje histórico Enoch Thompson, conocido como ‘Nucky’, que fue uno de los pilares históricos del desarrollo de Atlantic City.

El gran paso adelante de la cadena HBO lo consiguió cuando fichó al gran Martin Scorsese (izquierda) para dirigir el piloto y como productor ejecutivo de la serie junto con Terence Winter (derecha).

 

El tándem se puso a trabajar y realizaron el piloto de la serie gracias al generoso presupuesto de la HBO. El título de la serie viene del famoso paseo marítimo de madera o malecón (Boardwalk), que es el centro de la vida de Atlantic City desde hace casi cien años.

Por ello, decidieron recrear la construcción de un Boardwalk artificial de casi 100 mts, para darle la mayor veracidad posible a la serie, y con Winter a cargo de los guiones y Scorsese diseñando y creando la estética de la serie, consiguieron uno de los mejores pilotos de la historia de la televisión, a un nivel parejo a cualquier película de alto presupuesto. En el vídeo pueden ver el tráiler de la serie:

La apuesta de la HBO tuvo su recompensa inmediata y tanto la crítica como el público respondió de la mejor manera a la propuesta, lo que le valió una renovación casi inmediata para la siguiente temporada.

El papel de Scorsese se ha ido reduciendo con el paso del tiempo, aunque sigue supervisando los guiones y viendo los episodios antes de su pase final, mientras que Winter sigue controlando todos los aspectos narrativos.

Los títulos de crédito, no especialmente brillantes según mi entender, con una gran canción del grupo de Brian Jonestown Massacre ‘Straight Up and Down’, los pueden ver en el siguiente vídeo:

La trama: El personaje central de la serie es el tesorero de la ciudad de Atlantic City, un irlandés de segunda generación llamado Enoch Thompson, al que todos llaman ‘Nucky’, que desde su puesto de tesorero hace y deshace a su antojo, controlando absolutamente todos los negocios turbios y limpios de su ciudad, cobrando comisiones por todos ellos.

Ha colocado a su hermano en el puesto de sheriff y el alcalde es un títere a su servicio al que puede destituir cuando le venga en gana. Su mujer está gravemente enferma y postrada en una cama, y mantiene múltiples relaciones extraconyugales hasta conocer a una irlandesa casada con un maltratador, de la que se enamora y libera de su yugo conyugal de forma expeditiva.

La primera temporada plantea básicamente la pugna entre Thompson por mantener y hacer florecer sus actividades mafiosas, y un agente especial del FBI, decidido a acabar con el reinado de Thompson en Atlantic City.

En paralelo, Nucky tiene que lidiar con algunos problemas internos que representan pequeños grupos mafiosos que intentan establecerse en la ciudad y de los que debe defenderse de forma brutal ayudado por sus sicarios, entre los que destaca la presencia de su mano derecha, Jimmy Darmody, un exsoldado que resuelve los problemas de su jefe sin dejar huella.

Las series de las cadenas de cable tienen la ventaja de tener pocos episodios por temporada, en este caso doce, lo que les permite desarrollar las historias de forma más rápida, sin tener que estirarlas para llegar a los 22 episodios de las cadenas generalistas.

En este sentido, en las tres temporadas la trama ha ido evolucionando aunque siempre con una constante: la lucha de Nucky Thompson contra alguien. En la primera temporada el centro de la trama es la lucha contra el FBI; en la segunda las luchas intestinas con su mano derecha Jimmy, centran la atención principal. En la tercera, la lucha pasa a desarrollarse en el exterior de la ciudad contra un ambicioso capo italiano recién llegado que pasa a controlar las rutas de distribución y con una lucha sin cuartel para el control de la ciudad.

La serie está plagada de escenas violentas y como corresponde a la HBO con abundantes escenas de desnudos, en este caso protagonizadas por las muchas meretrices que están en la ciudad, encabezadas por la madame de la ciudad, Gillian, amiga de Nucky y madre de su mano derecha Jimmy.

Además de estas ideas generales de cada temporada, existen multitud de tramas secundarias para alimentar al extensísimo reparto, tanto de actores principales como secundarios, en los que se produce una gran rotación debido a la extrema violencia y muertos con los que se resuelven los problemas.

El racismo está muy presente, con la presentación de una comunidad de color, que vive en una especie de universo paralelo, segregada casi totalmente de la raza blanca, pero en la que también hay sus clanes y luchas por el poder.

El  machismo domina en una serie donde casi todas las mujeres son amas de casa o de vida alegre y sin apenas contar para nada en las decisiones importantes, siendo tratadas como ciudadanas de segunda clase.

Como muestra de la intensidad visual de la serie, les muestro esta escena del capítulo final de la tercera temporada (no se revela nada esencial), donde en tres minutos se condensa la violencia digna del mejor Scorsese supervisando como productor:

Desde mi punto de vista, Boardwalk Empire es una serie muy interesante pero que nunca me ha llegado a entusiasmar por sus altibajos al desarrollar las historias, lo que me ha decepcionado en parte.

Analizando con perspectiva las tres temporadas emitidas, siempre he tenido la sensación de que habría sido mucho mas redonda si se hubiera planteado como una miniserie cerrada de trece capítulos, que no como serie abierta al uso.

A mi entender, la principal pega que le encuentro es que mientras la trama principal en la que interviene Nucky Thompson sigue siendo increíblemente interesante y merecedora de los mayores elogios, a medida que los personajes salen de la trama principal y siguen por la serie, su aportación es casi nula y lastra completamente el ritmo.

Por esta razón personajes importantes y básicos en las dos primeras temporadas, como la segunda mujer de Nucky y sobre todo el agente del FBI, siguen deambulando por la serie con unas historias independientes y sin ningún interés que perjudican mucho a la trama, y que ha hecho que vaya perdiendo telespectadores por la premiosidad en que se mueve en varios capítulos.

En la segunda y tercera temporada, la serie ha seguido un patrón similar: un inicio fulgurante y prometedor, una parte central premiosa y sin muchos acontecimientos para finalizar en unos episodios finales realmente excepcionales, en especial los dos últimos de la tercera temporada, que muestran de lo que es capaz la serie cuando se concentra en los aspectos esenciales.

A falta de ver cómo va a evolucionar la serie, si los productores hubieran decidido acabarla al final de la tercera temporada, el final habría sido perfecto con una gran resolución después de un clímax narrativo. Ahora tendrán que volver a empezar desde cero, con el peligro que eso supone.

Los actores:

Uno de los mayores aciertos de la serie fue la elección de Steve Buscemi como Nucky Thompson. Buscemi siempre había sido uno de esos maravillosos secundarios en multitud de películas prestigiosas de los hermanos Coen o Quentin Tarantino, un consumado robaescenas que con el papel del mafioso tesorero que mueve los hilos de Atlantic City ha conseguido su papel mas importante.

Buscemi le da muchos matices a un personaje que, analizado fríamente, es un ser abyecto y despreciable, mafioso, asesino, corrupto y mujeriego, todo en una persona, pero Buscemi nos lo presenta como un ser en cierto modo entrañable y hasta con un cierto sentido del humor algo socarrón.

El hecho de que semejante personaje tenga la simpatía del espectador en sus querellas públicas es el mejor elogio para el guionista y para el actor, ya que nos lo muestran con aspectos positivos para contrarrestar su cara más despiadada que debería prevalecer en manos más torpes.

Uno de los puntales para mostrarnos el lado mas amable de Nucky es la relación con Margaret, una irlandesa casada con un inmigrante alemán que pasa a ser su amante y posteriormente su mujer al enviudar. Margaret es interpretada por Kelly McDonald, una actriz escocesa que había aparecido en ‘Trainspotting’ y en pequeños papeles cinematográficos.

 

McDonald nos muestra perfectamente la evolución de una mujer que pasa de ser un ama de casa sometida a un marido tiránico a una de las damas más importantes de la sociedad de Atlantic City, sin olvidar sus pobres orígenes irlandeses. Su problema es que en la tercera temporada su papel ha ido cayendo en temas mas insustanciales al alejarse de la trama principal, de la que formaba parte los primeros años, pero el paso de ser la amante a la esposa de un mujeriego, supone que la aparición de ‘otras’ la degrada en el escalafón.

En las dos primeras temporadas, la relación peculiar madre-hijo que tenían los Darmody, interpretados por Gretchen Mol (izquierda) y Michael Pitt (derecha), fue una de las piedras angulares del inicio de la serie.

 

Gretchen Mol está muy bien en su papel como la madame principal de Atlantic City, conociendo a todos los poderosos y sus secretos de alcoba, de los que forma parte. Su principal aspiración, como la de toda madre, es colocar a su hijo lo más arriba posible en la escala social y para ello hace todo lo posible por conseguirlo.

Michael Pitt es un poco mas limitado como actor, lo que se nota en sus escenas con mejores actores como Buscemi o su madre. Su carrera anterior a su aparición en Boardwalk Empire no había sido estelar, y vista su actuación, tenemos serias dudas de que consiga llegar muy lejos.

Uno de los casos más extraños de personajes televisivos que recuerdo es el del agente del FBI Nelson Van Alden, interpretado por Michael Shannon. Shannon es un buen actor poco reconocido, pero que entre sus logros tiene una nominación para el Oscar al mejor secundario por ‘Revolutionary Road’ (Solo un sueño), de Sam Mendes.

El problema es que su papel ha evolucionado peor que la cara de Belén Esteban. De ser un agente especial del FBI, concienzudo y honesto, entró en una espiral negativa completamente desmadrada y alejada del centro de acción principal cuando habría sido mucho más sencillo acabar con el personaje, como ha pasado con tantos en la serie.

 

Shannon hace lo que buenamente puede con semejante material, pero no deja de ser una pena ver a alguien de su talento tener que lidiar con tan poca sustancia.

En cambio, en la parte positiva tenemos la presencia de Michael Kenneth Williams como ‘Chalky’ White, que en español sería ‘Tiza’ Blanco, como líder de la comunidad negra de Atlantic City. M.K. Williams ya se ha ganado su lugar en la historia televisiva como el majestuoso Omar de ‘The Wire’, pero en esta serie hace otra soberbia interpretación.

 

Su papel, aunque secundario, es muy importante en la trama y Williams recrea a la perfección a un personaje que sabe que es de segunda fila frente a los blancos, consciente de la segregación, pero que intenta sacarle partido de la mejor manera posible, manteniendo la cabeza alta y el orgullo siempre intacto, para su mayor beneficio. Como ejemplo de lo gran actor que es, pueden ver esta escena en la que se enfrenta a un miembro de Ku Klux Klan al que han capturado, después de que asesinaran a uno de los suyos. Sencillamente genial con su voz original:

 

Epilogo: Como anécdota final les voy a invitar a ver el vídeo donde el grupo Brian Jonestown Massacre, interpreta en vivo la sintonía de la serie, porque no tiene absolutamente nada que ver con el espíritu de la misma.

Boardwalk Empire es uno de esos productos inmaculados y prestigiosos que produce la cadena HBO y que está diseñado para contentar a un segmento específico, que es la clase culturalmente alta del público americano y que cumple a la perfección con su objetivo.

Esto le permite tener una gran difusión internacional donde la serie es reverenciada en muchos países, como muestra de lo que puede llegar a ser una televisión de calidad. Aunque, como en mi caso, no lleguemos a compartir ese entusiasmo exacerbado, sí que es justo reconocer su gran calidad y por supuesto recomendarla a todos aquellos de ustedes que no la conozcan, para que se puedan formar su opinión personal al respecto, que al final es lo que cuenta.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestras cuentas de Twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima.

 

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino