Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Calor tropical (Tropical Heat): El primer personaje televisivo candidato a la presidencia de un país

Nuestro segundo capitulo dedicado a las series tropicales, lo vamos a dedicar a una modesta serie canadiense, Tropical Heat, que consiguió su mayor reconocimiento en un lugar tan remoto como Serbia, donde se convirtió en un verdadero fenómeno de masas e instrumental para la oposición del entonces presidente del país, el controvertido Slobodan Milosevic.

Calor Tropical que es el nombre como se estreno la serie en nuestro país, era una copia barata y descafeinada del estilo desenfadado de Magnum P.I, pero el rodaje en escenarios naturales y soleados en México, Israel o Sudáfrica, unido al hecho de que fue la única serie adquirida  durante el embargo mundial a Serbia, les hacia soñar a sus habitantes  con una vida luminosa y mejor que los bombardeos que sufrían con cierta regularidad.

Por ello, nada mejor que dedicar el espacio del recuerdo en nuestra semana de series tropicales, al fenómeno cultural que supuso en Serbia, una serie mediocre y casposa como Calor Tropical.


Ficha:
Calor Tropical (Tropical Heat/ Sweating Bullets) 66 episodios.   Abr 1991- Oct 1993 CBS (USA) –la 1 (E)

Sinopsis: Nick Slaughter es un ex-agente de la DEA, caído en desgracia y expulsado de su trabajo,  que decide huir de su vida anterior e instalarse en un pueblo costero de Florida, Key Mariah, donde abre una agencia de detectives y conoce a una agente de viajes local Sylvie que le ayuda en sus investigaciones de casos de poca monta con los que sobrevive como puede.

El inicio: La cadena canadiense IO, encargó una serie de bajísimo presupuesto a un oscuro guionista canadiense llamado Sam Egan, con la condición de que debía ser rodada en Puerto Vallarta en México, para aprovecharse de las exenciones fiscales del acuerdo de la NAFTA entre los países de América de Norte. Egan diseñó una copia barata de la cancelada en esa época Magnum PI, aunque con un detective mas desastrado y en un entorno mas cutre, con la idea posterior de venderla muy barata al mayor numero de mercados posibles por el sistema de sindicación que hizo de oro a los Vigilantes de la Playa.

Aunque parezca incomprensible, vista la serie, Egan fue fichado por David Chase para trabajar como guionista en Doctor en Alaska, y posteriormente ha trabajado principalmente en series de ciencia-ficción de su Canadá natal como Jeremiah, Continuum o The Listener, vamos un jornalero de la escritura.

La CBS, compró la serie para emitirla dentro de un contenedor nocturno llamado Crimetime after Primetime, lleno de subproductos de ínfima calidad como Dark Justice, de la que ya les hablamos en su momento. Como curiosidad la serie se llamó originalmente y en Canadá Sweating Bullets ( Sudando balas),pero la CBS le cambio el nombre y decidieron exportarla como Tropical Heat, que es como es conocida en casi todo el mundo

El precio tan barato de la serie, la hacia muy asequible para su compra, siendo emitida en nuestro país, durante varios años en un bucle continuo para amenizar las tardes soporíferas de verano.

Su larguisima cabecera dejaba muy claras lo que nos iba a ofrecer la serie, sol, playa y chicas con un misterio muy ligero para resolver

La trama:
Calor Tropical era un procedimental suave y amable en el que cada semana el protagonista no era precisamente un héroe, sino un personaje con muchos problemas que recibía mas palos que una estera, para levantarse siempre y conseguir resolver sus problemas.

Cada episodio se iniciaba, con la llegada de alguien al bar tropical , donde Nick tenía establecida su oficina mas o menos permanente que requería de sus servicios detectivescos para resolver algún asuntillo personal, ( estafas ,engaños matrimoniales, extorsiones,etc). Una vez aceptado el caso, Nick y su ayudante Sylvie empezaban a investigar, lo que le llevaba de forma indefectible a ser vapuleado en diferentes ocasiones, por meter las narices donde no le llamaban, para finalizar arreglando las cosas como buenamente puede.

El tono amable, ligero e intrascendente dominaba la serie en todo momento, con un protagonista simpático y atractivo y una guapa ayudante con la que tenía todos los equívocos sexuales habituales en este tipo de parejas, como pueden ver en este vídeo en el que hacen una apuesta a ver quien resuelve antes el caso.

Los episodios eran autoconclusivos, y las únicas variaciones que podíamos tener son la ayuda de diferentes amigos como el barman, el policía o algún ex-colega, que aparecía para echarle una mano.

Lo mas soportable de la serie era su aspecto visual con mucha luminosidad, playas, aguas azules y chicas como las del siguiente vídeo.

Los precarios medios económicos con los que se hacía la serie, hacían que cada temporada se mudaran de lugar de rodaje, buscando los mejores acuerdos económicos con compañías de producción locales, de esta manera, el primer año se rodó en Puerto Vallarta, el segundo en Eliat en Israel, y el tercero en Pretoria y en la isla Mauricio, aunque el emplazamiento ficticio de Key Mariah en Florida nunca variaba.

Los secundarios eran reemplazados, por actores locales del lugar donde rodaban para abaratar costes y excepto la pareja protagonista todo era sujeto a desaparecer, un ejemplo de los cambios lo tienen en la caratula de la tercera temporada

En mi opinión, la serie era espantosa, escrita, realizada y actuada con desgana, con unos guiones reciclados y vistos de mil y una series, pero que era agradable a la vista y poca cosa mas, con una cierta química entre los dos protagonistas, pero con unos casos semanales mas previsibles que el pronostico del tiempo en el desierto del Sahara. Me consta que por aquí tuvo un cierto predicamento, pero por razones parecidas a bodrios como Acapulco HEAT, VIP o similares ‘joyas’ televisivas, al ser  distraídas y agradables a los ojos, pero producían vergüenza ajena al profundizar lo mas mínimo en ellas.

Los actores:
Rob Stewart tuvo sus quince minutos de fama ( aunque fuera en Serbia), como el desenfadado detective Nick Slaughter, con un estilo muy definido, con su cola de caballo y camisas hawaianas. Stewart consiguió su primer papel importante en la serie y la verdad es que era de lo poco salvable de la misma, simpático, pícaro y atractivo, ideal para el tono liviano de la serie.

Su carrera posterior ha ido dando tumbos, haciendo de actor invitado en miles de series, en especial las que se rodaban en Canadá, destacando su protagonista en Painkiller Jane y un papel recurrente como asesino despiadado en la versión USA de Nikita, y últimamente le hemos podido ver en Suits.

Otra desconocida actriz canadiense Carolyn Dunn era Sylvie la agente de viajes que hacia de ayudante de Nick, Dunn era una actriz muy limitada, que hacia poca cosa mas que lucir el palmito y cambiarse de trajes en cada escena y poner cara de sorprendida ante las andanzas de Nick, ademas de suspirar por él.

Dunn, no levantó cabeza después de la serie, dejo la interpretación y en la actualidad trabaja en su pueblo costero natal canadiense, como encargada de un centro de wellness, ya que por lo que parece no la querían ver ni en Serbia

El veterano y curtido actor mexicano Pedro Armendariz Jr, era la cuota mexicana de la primera temporada como el jefe de policía local, y desapareció de la serie en cuanto se mudo del país

Armendariz ha salido en multitud de westerns, como el típico mexicano malvado y en la serie se ganaba un sueldo de forma mas o menos digna.

En la segunda temporada entró en la serie Ian Tracey otro joven actor canadiense, para hacer de amigo y colega de Nick, pero de los que le metían mas en problemas que le salvaban.

Tracey ha seguido la carrera de los actores canadienses como Stewart, saliendo en todas las series que ha podido y últimamente le hemos visto en Motel Bates, pero seguro que le han visto en multitud de series.

El fenómeno de masas en Serbia
Lo mas curioso de esta serie se lo he avanzado en el prólogo, y no es otra cosa que la enorme popularidad que tiene todavía en Serbia, los razones fueron coyunturales, ya que durante el embargo de la ONU, en el año 1992, una cadena local de televisión TV Politika, quería emitir alguna serie ligera y atractiva para subir la alicaida moral del pueblo serbio, y su primera elección que era lógicamente Los Vigilantes de la Playa,no pudieron comprarla por su elevado precio, y por el embargo.

Por eso cuando a través de los coproductores israelís, consiguieron comprar la serie, saltándose el embargo, se convirtió en la única serie occidental que daban en la televisión serbia, trufada de culebrones sudamericanos y su estatus entre la población empezó a crecer con sus playas soleadas y aguas transparentes.

La oposición al dictador Slobodan Milosevic, utilizó esa popularidad de la serie para convertir a su protagonista Nick Slaughter en un símbolo de la lucha por la libertad y para derrocar a Milosevic, apareciendo grafitis y pancartas en todo el país con el slogan ‘Nick Slaughter por president’ que en serbio rimaba perfectamente como “Slotera Nika, za predsednika”.

Una vez derrocado el tirano, la serie quedó grabada a fuego en el imaginario colectivo serbio pero desconocido para el resto del mundo, hasta que en el año 2009, el actor principal Rob Stewart, buscando en Internet, en que países se emitía todavía la serie, para ver si le podía llegar algún dinero de los royalties, y poder paliar su precaria economía, descubrió un grupo serbio en Facebook sobre la serie con mas de 20000 seguidores.

Stewart contactó con ellos y su sorpresa fue mayúscula, al ver la admiración que tenían hacia su personaje y hacia él como actor, por lo que decidió liarse la manta la cabeza e irse con un amigo a Serbia a descubrir su status como ídolo popular y de paso grabar un documental del fenómeno.

Su llegada y visita a Serbia, fue la autentica sensación del año 2009, con todo el país encantado de conocer por fin a su ídolo, que no era mas que un mediocre actor canadiense en paro, en el siguiente vídeo pueden ver el trailer de su documental ‘Nick Slaughter for president’, donde podrán ver los auténticos baños de masas que se dio en todo el país balcánico

No me negaran que la historia tiene su interés, aunque solo sea para comprobar el poder de la televisión en la sociedad actual, con manifestaciones como ésta en los lugares mas insospechados y con las series mas inesperadas.

Calor Tropical es una serie que les puede traer recuerdos a algunos de ustedes de unas somnolientas tardes estivales, con un entretenimiento sin apenas pretensiones, que si este articulo ha servido para traerles una sonrisa a la boca, para rememorar esos tiempos pretéritos, ya nos daremos por mas que satisfechos, aunque me niego a recomendar la serie a nadie, excepto que tenga una novia o un novio serbio al que quiera impresionar.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino