Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Relativity. Una buena serie maldita que fue el inicio de muchas carreras

El rincón del pasado de cada viernes lo utilizamos tanto para recordar grandes éxitos como joyas olvidadas que han tenido su pequeña importancia en la historia televisiva, como es el caso de la serie que les vamos a recordar hoy ‘Relativity’, que a pesar de durar menos de una temporada ha tenido bastante importancia por romper varias barreras televisivas y ser la primera oportunidad para ver en acción guionistas y actores que han llegado muy lejos en sus respectivas carreras.

Creada por el equipo que estuvo detrás de la fabulosa ‘My So-Called Life’ , su intención fue llevar a la década de los veinteañeros, las angustias existenciales evolucionadas que tienen las personas al finalizar sus carreras universitarias y enfrentarse a sus primeros compromisos personales  y a la vida laboral, en un formato y tono similar al de la serie de adolescentes que descubrió a Claire Danes.

Por desgracia, a pesar de tener grandes críticas, las audiencias no respondieron de la forma que esperaba la cadena ABC, por lo que no duró más que una temporada reducida, con una historia muy interesante que les vamos a explicar a continuación.

relativity_fzzuhjFicha: Relativity 17 episodios. 45m    Sep 1996- Abr 1997 . Cadena: ABC (USA) La 2 (E)

Sinopsis: Isabel Lukens acaba de finalizar sus estudios universitarios y se encuentra algo agobiada por su compromiso con su novio Everett, un diseñador informático . Para aclarar sus ideas decide emprender un viaje en solitario a Roma, donde conoce a Leo un pintor de brocha gorda que aspira a ser arquitecto y ambos se sienten fuertemente atraídos desde el momento en que se conocen.

Lo que en principio iba a ser una distracción veraniega, se alarga al volver a encontrarse ambos a su vuelta a Los Ángeles, donde descubren que lo que sienten ambos es algo más que un capricho pasajero, lo que obliga a Isabel a romper su compromiso, ante el desespero de su familia.

La serie desarrolla el devenir de la relación romántica desde el momento que se conocen, haciendo un énfasis especial en la forma en que sus familiares y amigos reaccionan ante la gran historia de amor que empiezan a vivir Leo e Isabel, de la que van a formar parte integrante.

El inicio: Jason Katims era un joven escritor de obras teatrales que fue contactado por los poderosos productores Ed Zwick y Marshall Herskovitz ( Treintay tantos). tras haber leído una de sus obras. Ambos tras haber creado la mulitpremiada ‘Treintaytantos’ estaban preparando un nuevo proyecto sobre la vida de unos adolescentes y pensaron que Katims podría ser una buena adición al equipo de guionistas de su nueva serie como mano derecha de su creadora Winnie Holzman.

katims

Katims se incorporó a ‘My So-called Life’ una de las series malditas más recordadas de la historia de la televisión, donde escribió varios guiones y aprendió el oficio de productor de la mano de esos grandes maestros.

Tras la cancelación de la serie, Herskowitz y Zwick le ofrecieron la oportunidad de crear su propia serie, indicándole que debía centrarse en los veinteañeros para estar a medio camino generacional de sus dos series anteriores, ubicadas en la adolescencia y en la treintena, bajo su propia responsabilidad pero protegido por ellos dos como productores.

Katims desarrolló el concepto de una especie de Romeo y Julieta modernos, con una historia  de amor aparentemente muy complicada por las diferencias sociales y de clase entre ambos y la manera que se iban sobreponiendo a las dificultades que les llegaban principalmente de sus respectivos entornos familiares.

La serie recibió la luz verde de la cadena ABC que  estaba encantada del prestigio que les daban las series de Zwick y Herskovitz, para una primera temporada de trece episodios que posteriormente fue alargada en cuatro más hasta llegar a los diecisiete finales, para estrenar en la temporada otoñal de 1996, pero los sábados por la noche, la noche más tranquila para este tipo de estrenos, promocionándola con avances como el siguiente.

A pesar de que la serie no duró mucho, Katims aprovechó muy bien la experiencia que trasladó primero a ‘Roswell’ que fue su primer éxito modesto, para crear posteriormente la fabulosa ‘Friday Night Lights’ con la que se ha ganado mi gratitud eterna. Más adelante ha seguido creando series pero de forma mucho más irregular alternando buenas como ‘Parenthood’, con su mala racha actual donde ha enlazado cosas como ‘Pure Genius’ , ‘The Path’ o más recientemente la mediocre ‘Rise’, pero en mi caso el creador del entrenador Taylor siempre tendrá el beneficio de la duda inicial haga lo que haga.

La trama: La historia de amor entre Leo e Isabel narrada de forma cronológica es el hilo conductor de la serie, desde el momento de su encuentro fortuito en Roma, pasando por  la consolidación de esa atracción mutua que le va a obligar a Isabel a romper su compromiso y enfrentarse a algunos miembros de su familia.

El tono subyacente es el de la angustia existencial de los veinteañeros que finalizan la universidad y deben enfrentarse a la vida afrontando decisiones importantes con consecuencias no siempre deseadas, sin tener la red familiar de apoyo de forma incondicional. ‘Relativity’ utiliza  un tono costumbrista que se establece desde los melancólicos títulos de crédito con la inconfundible música del compositor habitual de esos creadores, W.G Snuffy Walden

Esas dudas de si han tomado la decisión correcta o no, empiezan con la propia Isabel ante su escasa convicción para comprometerse con su novio de toda la vida y siguen con Leo, que se ve atrapado por su falta de ambición profesional y la necesidad de  tomar riesgos en su vida para alcanzar sus sueños laborales. En el episodio piloto que pueden ver a continuación  se establecen las bases de la relación con ese primer encuentro en Roma.

La diferencia de clases sociales no ayuda precisamente, en especial cuando se empiezan a producir las interacciones entre los respectivos núcleos familiares, bastantes numerosos en ambos bandos, destacando el de Isabel, hija de un reputado arquitecto y con dos hermanas que son sus mejores confidentes, en los primeros papeles importantes de dos conocidas actrices como Amy Adams y Poppy Montgomery que pueden reconocer en la parte trasera de la foto.

familiaLeo tiene muchos más problemas familiares empezando por la reciente muerte de su madre que ha dejado totalmente desconcertado a su padre, Barry ( en el primer papel regular del gran Richard Schiff) un emprendedor de todo tipo de negocios de dudosa viabilidad y que no consiguen sacarle de su penuria económica y con la carga de  un hermano pequeño de lo más problemático.

El único apoyo de Leo es su mejor amigo Doug ( interpretado por el siempre pintoresco Adam Goldberg), pero cuya amistad empieza a tambalearse cuando empieza a salir con una de las hermanas de su novia, como pueden ver en el vídeo

La serie va evolucionando poco a poco de la relación central de la pareja a una coralidad mucho mayor al extender las historias a los numerosos miembros de ambos grupos familiares que tenían sus propias tramas  sin depender directamente de la pareja central, siempre en un tono de explicar las cosas de la vida sin edulcorarla pero tampoco sin cargar demasiado las tintas siguiendo el modelo de ‘Treintaytantos’.

No dudaron en tomar riesgos para la época, como la orientación sexual de Rhonda la hermana de Leo, cuyo lesbianismo apenas se insinuaba en los capítulos iniciales, para irse desarrollando con mucha más profundidad a partir del tramo central, gracias al buen hacer de Lisa Edelstein ( House) otra actriz que tuvo su primer espaldarazo en esta serie y les recuerdo que ya llevamos unas cuantas.

edelsteinEl gran acierto de la serie fue mostrar a Rhonda por primera vez como una persona absolutamente normal y empatizable para todo el público con una orientación sexual diferente a la heterosexual, rompiendo incluso el tabú del primer beso entre lesbianas en una cadena generalista que pueden ver en el siguiente vídeo y que levantó en armas a muchos sectores reaccionarios y conservadores por esa barrera rota por primera vez en ‘Relativity’

En mi caso, siempre me han gustado las series producidas por la marca Zwick-Herskovitz por ese tono de mostrarnos cosas de la vida como son en realidad sin hacer un drama ni una comedia de todas las cosas, dejando la vida fluir con sus altibajos entre grupos de personas unidos por vínculos familiares o profesionales.

Hecha esta salvedad, con ‘Relativity’ tenía el problema que me interesaban mucho más todos los personajes secundarios que la pareja central cuya relación siempre me pareció algo forzada por la escasa naturalidad de los encuentros iniciales y las dudas existenciales de Isabel que no eran fáciles de tragarse.

Por eso a medida que el resto de personajes iban tomando mayor importancia, la serie me iba gustando cada vez más porque el microcosmos que formaban era un lugar al que no me importaba volver cada semana para seguir sus historias y tribulaciones, con la relación romántica central como el eslabón débil de la serie.

Tampoco jugaba en su favor las altísimas expectativas que habían generado sus dos series prevías  ‘Treintaytantos’ y ‘My So-Called Life’ porque a pesar de estar por encima de la media, se quedaba algo lejos de la excelencia de ambas, lo que enfrió bastante el entusiasmo de las audiencias que nunca llegaron a obsesionarse con la pareja de Leo e Isabel, a imagen y semejanza de mi caso particular

Los actores: Kimberly Williams y David Conrad fueron los dos actores elegidos para dar vida a la pareja central de la serie, Isabel y Leo, una elección que vista con la perspectiva actual y sus carreras posteriores no se puede decir que haya sido redonda, como ya me pareció en su momento en la pantalla. Ambos cumplían pero ni destacaban ni me entusiasmaban como si estuvieran viviendo una  historia de amor acomodaticia  con una química entre ambos aceptable pero poca cosa más.

Kimberly Williams representaba la apuesta por la popularidad que tenía al hacer participado en películas tan taquilleras como ‘El Padre de la Novia’ y su secuela y de esta forma tener un rostro conocido como cabeza de cartel, pero no acabó de cuajar en el papel , al que no ayudaba su interpretación blanda y sin demasiado carisma.

Su carrera posterior no ha sido para tirar cohetes, en especial si la comparamos con otras compañeras de reparto o con protagonistas de otras series de la factoría Herskovitz-Zwick . Tuvo una presencia regular durante muchos años en una comedia tan mediocre como ‘According to Jim’ cuyo mayor merito fue llegar a las ocho temporadas sin entender jamas como lo consiguió. Tras su matrimonio con la estrella del country Brad Paisley, su última aparición importante ha sido curiosamente en ‘Nashville’ en las primeras temporadas.

parejaDavid Conrad prácticamente debutó en esta serie donde fue una elección personal de su creador Jason Katims que vio a su Leo ideal en las audiciones. Conrad es un actor que nunca destaca pero tampoco desentona, lo que le ha ido proporcionando trabajo durante muchos años pero sin llegar nunca a la primera división. En ‘Relativity’ estaba algo mejor que su compañera de reparto, pero funcionaba mucho mejor en sus tramas familiares que en las de pareja, como prueba de la descompensación de la serie.

Tras la cancelación siguió trabajando primero en las series donde trabajaba su descubridor Jason Katims, como ‘Roswell’ o ‘Boston Public’, para pasar a su personaje más conocido como la pareja abnegada de la estrella Jennifer Love Hewitt en ‘Ghost Whisperer’, una serie que nunca he soportado. Recientemente le he visto luchando contra los Agentes de Shield y como estrella invitada en otras series.

El final:
‘Relativity’ siempre tuvo mucho más éxito entre la crítica que entre las audiencias, pero en principio al estar programada los sábados sus expectativas eran más bajas. Los problemas fueron más bien externos puesto que la trama del lesbianismo la puso en el punto de mira de determinadas asociaciones ultraconservadoras que se indignaban con esas cosas en su televisor el sábado por la noche, con niños por la casa.

Finalmente la cadena ABC optó por la solución sencilla que eran cancelar la serie para evitarse problemas y no quemarse en una batalla que no le iba a reportar muchos beneficios por las escasas audiencias de la serie, de esta forma se desvaneció tranquilamente al finalizar su primera y única temporada.

Supongo que si vieron la serie en su momento, se acordaran de las historias de Isabel y Leo, así como de sus respectivos grupos familiares en una serie como ‘Relativity’ que es más importante por toda la gente que trabajó y se formó en ella, y por el pequeño lugar que ocupa en la historia del audiovisual LGTB, que por el poso que acabó dejando por su historia romántica.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

Adam Goldberg, Amy Adams, David Conrad, Edward Zwick, Jason Katims, Kimberly Williams, Lisa Edelstein, Marshall Herskowitz, Poppy Montgomery, Relativity