Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

El Lobi$ta ( Argentina). El tráfico de influencias es un negocio peligroso

Las series argentinas están teniendo una evolución interesante estos últimos años que nos han dado un poco de todo, desde joyas como ‘El Jardin de Bronce’ o ‘Un Gallo para Esculapio’ a propuestas muy ambiciosas con grandes actores al frente pero que por diversas razones no acaban de cuajar como fue el caso de ‘El Maestro’ o claramente ‘El Lobi$ta’ que va a ocupar nuestro espacio remoto de cada lunes.

La idea de centrar la historia en un personaje sin escrúpulos como Matías Franco era muy atractiva de entrada. Una anguila que se dedica al tráfico de influencias haciendo de intermediario o conseguidor de todo tipo de negocios gracias a sus contactos en las altas instancias argentinas, con esa corrupción rampante convenientemente alimentada por gente como él o su amiga/rival Natalia Ocampo.

Por desgracia esta ambición no se traduce en resultados, quedando una serie muy deslavazada e irregular que funciona de forma intermitente, pero con grandes fallos de estructuración de algunos personajes que hacen que el conjunto se resienta mucho de esos problemas como les vamos a analizar a continuación.

Ficha: El Lobi$ta 10 ep 45 m.   May-Ago 2018 Cadena: TNT/ La Trece ( Argentina)-

principalLa trama: Matías Franco es un personaje especializado en engrasar los engranajes de la alta política argentina, con el objetivo de conseguir para sus clientes lo que necesitan de los diferentes estamentos del gobierno argentino, sea en forma de legislación favorable para sus intereses, adjudicaciones de contratos, o cualquier cosa que sea susceptible de ser objeto de tráfico de influencias, siempre rozando o incluso traspasando el límite de la legalidad

Todo va a cambiar cuando entra en contacto con un misterioso personaje Elián Ospina, líder de una poderosa secta religiosa que requiere de sus servicios para unos negocios bastante turbios que van a acabar arrastrándole a un terreno en el que debe luchar por su mera supervivencia, perseguido por sus enemigos y la justicia.

La historia así presentada tiene su atractivo y la presencia de dos grandes actores como Rodrigo de la Serna y Dario Grandinetti en esos dos personajes parece garantizar una historia de gran nivel como se puede deducir de la siguiente escena del primer episodio.

Pero en este vídeo ya hemos podido ver al principal problema de la serie, un personaje que es un estorbo absoluto utilizado de una forma bastante chapucera y que se convierte en insoportable con el paso de los episodios, en especial al tener que soportarlo de forma hierática el gran Dario Grandinetti, que se merece algo mejor por toda su trayectoria audiovisual.

grandinettiOtro problema son los bandazos que  ‘El Lobi$ta’ da entre diferentes géneros con mayor o menor fortuna, pero sin encontrar su propia voz en ningún momento.

Mezclar elementos como minuciosos planes estilo Ocean’s Eleven, con momentos de comedía romántica, otros de denuncia periodística, una pizca de drama familiar, toques de corrupción política, con un poco de incompetencia judicial y policial es demasiado para un tinglado tan endeble, a pesar de todos los esfuerzos del gran actor que es Rodrigo de la Serna (Diarios de Motocicleta, Okupas, Llámame Francisco) por salvar esa imposible papeleta.

rodrigo-de-la-sernaEl panorama no mejora en los secundarios, desaprovechando a la gran Leticia Brédice ( Nueve Reinas, Kamchatka, arriba der) en un personaje unidimensional que podía haber dado mucho más juego que estando limitada a su relación profesional de amor/odio con Matías Franco.

 

secundarios

 

El segundo personaje femenino en importancia de la serie es el del interés amoroso de Matías, la fotógrafa Lourdes ( Julieta Nair Calvo, abajo izq) que va dando tumbos por la miniserie, apareciendo en los lugares mas insospechados en las tareas que más les interesa para avanzar las tramas, pero sin la menor coherencia argumental.

Las cosas se ponen más negras con el peor personaje real de la miniserie, un juez de opereta encargado de la investigación policial, interpretado de forma muy poco creíble por Alberto Ajaka ( abajo izq). Un problema más personal lo tuve con la propia cabecera de la serie inspirada claramente ( por no decir copiada) de la serie danesa ‘Bedrag’ que también versaba sobre escándalos económicos, a continuación pueden ver el vídeo de la acuática cabecera.

Estrenada con mucha promoción a comienzos del invierno austral, no tengo mucha información de como ha funcionado a nivel de crítica o público, a pesar de que  la popularidad de los actores y el atractivo de la premisa invitan a probarla, pero no me ha parecido que vaya a englobar el panteón de las mejores series argentinas, al cual aspiraba.

‘El Lobi$ta’ es una miniserie que desespera más por lo que podía haber llegado a ser con esos elementos con los que contaba, que por su resultado final ‘sensu estricto’, que se deja ver siempre y cuando no nos pongamos a controlar las costuras, porque van a saltar con solo mirarlas.

Les dejo con el trailer de presentación de la serie, que se encuentra disponible en plataformas de vídeos como Youtube o Dailymotion

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

Dario Grandinetti, El Lobista, Leticia Brédice, Rodrigo de la Serna