Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

The Commish: El comisario más joven con el debut de Michael Chiklis

El éxito de una serie viene determinado por muchos factores, siendo uno de los más importantes la calidad del actor protagonista como demostró claramente Michael Chiklis en la increíble ‘The Shield’. Por eso en este rincón de los viernes nos gusta echar la vista atrás, para conocer sus orígenes y en especial su debut como protagonista en la serie ‘The Commish’ que se mantuvo durante cinco años en las pantallas televisivas y que le abrió el camino que culminaría con su papel de Vic McKay.

‘The Commish’ era una serie extraña al tratarse de un procedimental policial costumbrista, donde la vida familiar del comisionado tenía una importancia similar a los casos que se encontraba en su trabajo, con una máxima poco habitual como es preferir dialogar a disparar, todo ello aderezado con bastantes momentos cómicos y ligeros que se iban introduciendo entre las partes más dramáticas, un poco a imagen y semejanza del éxito actual que es ‘Blue Bloods’ con una premisa bastante similar pero con un tono más dramático.

A pesar de no contarse entre mis favoritas en el momento de su emisión al no conectar jamás con ese tono híbrido que me sacaba de las historias, con el tiempo le he empezado a tener un cierto respeto solo por ser el lugar donde aprendió el oficio Michael Chicklis como les voy a analizar a continuación.

destacadaFicha: The Commish (El comisario) 94 episodios .   Sep 1991- Ene 1996  Cadena: ABC (USA) Autonómicas (E)

Sinopsis: Tony Sciali es el comisionado más joven de policía de todos los EEUU ejerciendo su cargo en la ciudad ficticia de Eastbridge en el estado de Nueva York. La serie nos muestra el día a día de la vida de un alto mando policial en los suburbios de Nueva York, tanto desde su vertiente profesional como en su vida privada con su mujer y sus dos hijos ( uno al empezar la serie)

El inicio: El prolífico escritor y creador Stephen J. Cannell (foto inf, Los casos de Rockford, El equipo A, Wiseguy, etc) estaba en el máximo apogeo de su fama a principios de los años noventa donde colocaba sin problemas cada año cuatro o cinco pilotos a las cadenas generalistas de la época.

021553.CA.1221.cannell.1.pr Stephen J. Cannell, the prolific and legendary tv writer/producer, photographed in his Hollywood office. Photo by Perry C. Riddle/LAT, December 21, 2000.

Para mantener ese ritmo de producción, empezó a delegar el trabajo de creación entre sus escritores de confianza, para que le trajeran ideas que pudieran ser susceptibles de ser desarrolladas como una serie televisiva.

Entre esas personas se encontraba Stephen Kronish ( foto) con el que empezó a trabajar en la gran ‘Wiseguy’ para crear a continuación junto a su mentor, ‘Unsub’ una serie sobre un forense investigador de crímenes protagonizada por David Soul, que apenas duró ocho episodios.

kronishEn esa serie trabajaba como asesor policial, Tony Schiembri un personaje bastante peculiar que era el comisionado de policía mas joven del país desde su puesto en una pequeña ciudad a las afueras de Nueva York.

Bajito, rechoncho, muy profesional, pero tremendamente divertido cautivó desde el principio a Stephen Kronish que pensó en escribir algo sobre esa persona como base de una serie, con el beneplácito de su mentor Stephen J. Cannell.

La idea entusiasmó a la cadena CBS que le dio luz a la serie de forma casi inmediata, pero los problemas empezaron con la elección del reparto, ya que los creadores pensaban en algún actor de características físicas similares al del personaje real en el que estaba basada, para reforzar el efecto cómico, mientras que la cadena CBS prefería un guaperas alto y con el pelo rizado de origen italiano.

Tras diversas pruebas Kronish y Cannell eligieron a un joven actor desconocido Michael Chiklis, al que conocían de un pequeño papel en ‘Wiseguy’ porque tenía el aspecto y las cualidades para interpretar a Tony Sciali, pero se encontraron con la negativa rotunda de la CBS, que quería a alguien más guapo y conocido.

El problema se enquistó de tal manera que estuvieron un año y medio de toma y daca, hasta que la CBS renunció a la serie, faltándole tiempo a la ABC para hacer el encargo de la serie sin tocar al protagonista, como explica el propio creador Stephen J. Cannell en la siguiente entrevista.

Su estreno el sábado por la noche fue ignorado por la crítica pero desde el principio tuvo unas enormes audiencias que le hacían ganar cómodamente esa noche para la ABC, lo que le iba asegurando renovaciones sin mayores problemas.

En cuanto a la carrera posterior de Stephen Kronish, ha sido durante muchos años unos de los guionistas principales de ’24’ y posteriormente de la miniserie ‘Los Kennedy’.

La trama:

‘The Commish’ es un procedimental policial que reparte sus tramas a partes iguales entre las investigaciones policiales que tienen un habitual cariz dramático para dejar su vida familiar para los momentos de asueto y más ligeros, con el recurso de ver al marido que manda a muchas personas en la comisaria, convertirse en un corderito obediente y cariñoso a las ordenes de su mujer.

La extraña cabecera de la serie con un gag continuo, más propio de una sitcom que de una serie policial, dejaba bien a las claras sus intenciones híbridas con una sintonía que era lo mejor de la misma, gracias a estar compuesta por el gran Mike Post.

‘The Commish’ no tenía muchas tramas de continuidad, aunque siempre desarrollaba pequeños hilos tanto en la parte familiar como la dramática para dar más recorrido a las tramas más importantes. Cada episodio solía empezar con una escena impactante que servía para mostrar el caso de la semana antes de dar paso a los títulos de crédito.

Uno de los mejores ejemplos lo tenemos en el siguiente vídeo, que empieza con el protagonista cantando a grito pelado en el coche hasta que presencia un accidente múltiple que tiene unas inesperadas consecuencias para las personas que acuden al lugar de los hechos, lo que muestra ese cambio de comedia a drama en pocos segundos.

El carácter dialogante del protagonista se imponía en todo momento a la fuerza de las armas o la necesidad de escenas de acción, por lo que ‘The Commish’ nunca intentó buscar la espectacularidad con persecuciones de vehículos o grandes tiroteos  y solo  veíamos investigaciones concienzudas con grandes interrogatorios como el que pueden ver a continuación, donde van a reconocer a un jovencísimo Donal Logue ( Gotham).

Su vida familiar estaba plagada de equívocos y malentendidos que siempre acababa resolviendo su amantísima y diligente esposa Rachel, con su hijo adolescente Eric que muestra de vez en cuando algún conato de rebeldía. La principal fuente de conflictos familiares era con su cuñado Arnie que se había apalancado en su casa y que era todo un precursor del manual del cuñado que ahora se ha puesto tan en boga .

El tono de la serie era generalmente amable, aunque de vez en cuando daban un enorme golpe en la mesa matando a alguno de los actores secundarios que hacían de agentes para sacudir un poco los cimientos de la serie y poder jugar con ese duelo durante varios episodios, como mostraban en alguna de sus promociones.

La continuidad nunca fue su fuerte y de esta forma veíamos personajes que desaparecían de repente durante episodios o temporadas sin dar ninguna explicación, para aparecer de nuevo en la historia sin previo aviso, lo que ponía de los nervios a los espectadores más puntillosos en estos aspectos.

Ya he comentado en el prólogo que es una serie que nunca me acabó de convencer cuando se emitía por las tardes en TV3. Por un lado me parecía un procedimental ligero policial y bastante previsible en la parte criminal, pero la mezcla con todos los ingredientes de una sitcom familiar en cuanto volvía a su casa, me desconcertaba por completo, porque sencillamente al no entrar en ese juego, no le encontraba ningún aliciente, al quedarse en ese limbo indeterminado.

De todas formas esa ligereza y facilidad de consumo era muy valorada por personas de mi entorno más cercano que solo buscaban una distracción al acabar el día, por lo que por solidaridad acabé viendo más episodios de los que hubiera deseado y sin la posibilidad que tenemos ahora de jugar con el móvil, mientras la tenemos de fondo.

Los actores:
Nacido en Boston, los inicios de la carrera de Michael Chiklis fueron complicados debido al condicionante de su físico que le abocaba a pequeños papeles de mafiosos en series como ‘Miami Vice’ o ‘Wiseguy’ donde coincidió con Stephen Kronish que le dio el guión de la serie ya que le consideraba ideal por su aspecto para ese personaje.

Tras las dificultades para que no le echaran por las presiones de la cadena, con solo veintisiete años, Chiklis se reveló como un actor muy solvente y versátil, con mucha intensidad en las partes dramáticas y muy achuchable en las familiares y cómicas.

chiklisTras finalizar la serie, lo cierto es que le costó bastante a Chiklis quitarse esa imagen bonachona de Tony Sciali, por lo que decidió reinventarse físicamente por completo, rapándose el pelo, perdiendo peso y ganando músculo para conseguir el papel de Vic McKay por el que se ha ganado su lugar en la historia televisiva por los siglos de los siglos.

Tras ‘The Shield’ ha seguido trabajando pero en un nivel inferior en series como ‘No Ordinary Family’, ‘Vegas’ o ‘Gotham’, pero sigue manteniendo su prestigio intacto.

Teresa Saldana ha sido una de las actrices con más mala suerte de la historia de Hollywood, tras un inicio fulgurante con papeles importantes en películas de 1980 como ‘Toro Salvaje’ o a un menor nivel ‘Defiance’.

La tragedia le llegó poco después en 1982 cuando su carrera empezaba a despuntar, al ser atacada por un acosador escocés que estaba tan obsesionado con ella que viajo hasta Los Ángeles y la apuñaló salvájemente una decena de veces en el torso, hasta que fue reducido por un vecino, tras dejarla al borde de la muerte. La durísima recuperación del incidente le llevó toda la década de los ochenta, donde solo podía hacer pequeños papeles televisivos, incluyendo una película televisiva basada en su propia tragedia.

saldanaSu suerte cambió al ser elegida para ser la abnegada e inteligente mujer del comisario, donde volvió a demostrar lo buena actriz que era, a pesar de que le tocaban los aspectos más ligeros de la serie, pero tenía una buena química con Chiklis y eso se notaba.

Tras la cancelación, empezó a trabajar cada vez más esporádicamente, hasta que las secuelas del ataque le obligaron a retirarse en 2004, donde no se supo más de ella hasta su muerte en 2016 a causa de una neumonía.

El resto de reparto estaba a un nivel inferior en protagonismo e importancia, destacando principalmente el actor juvenil Kaj-Erik Ericksen (centro) que encarnaba al rebelde hijo adolescente que la serie necesitaba. Nacido en Vancouver, facilitaba mucho tener un niño local para el rodaje de la serie en Canadá, donde luego ha seguido trabajando como adulto en series como ‘Los 4400’  o ‘Boston Public’ pero está inmerso en el pozo del actor secundario canadiense de donde le va a ser muy difícil salir.

the-commishMás interesante ha sido la carrera de Geoffrey Nauffts ( der) que encarnaba a Jack Kelly, el agente de confianza del comisionado, encargado de las escasas escenas de acción de la serie. Tras empezar en pequeños papeles en grandes películas como ‘Arde Mississipi’ o ‘Algunos Hombres Buenos’ entró en esta serie como su primer papel importante que dejó al cabo de tres temporadas, para ver como su declive como actor empezaba a ser inexorable, incapaz de salir del bucle de estrella invitada para un episodio.

Este siglo decidió probar suerte como guionista en la serie ‘Cinco Hermanos’ de donde pasó a estar escribiendo muchas temporadas en ‘Nashville’ hasta su final esta temporada, por lo que queda claro que su futuro pasa por la escritura.

El final:

Una de las principales causas de muchas cancelaciones son los cambios en la cúpula directiva de las cadenas, ya que los nuevos dirigentes buscan marcar su impronta lo más rápidamente posible, deshaciéndose de los lastres del pasado, en este caso series que llevan cierto tiempo en antena y que empiezan a estar estancadas.

‘The Commish’ sufrió esa suerte, ya que tras cuatro cómodas temporadas los sábados por la noche, donde dominaba tranquilamente, la nueva dirección de la ABC en lugar de cancelarla por las grandes audiencias y seguidores que tenía, decidió algo más sibilino, como es moverla en la programación para ponerla en un horario asesino, como era el jueves a las 21:00 enfrentada a ‘Seinfeld’ , con seis episodios de prueba en ese nuevo horario.

Ante las protestas de los productores, el nuevo presidente de la ABC les dijo que no se preocuparan tanto porque si eran capaces de sacar un modesto, por aquel entonces, 15% de share, se ganarían la renovación para el resto de la temporada.

Lo cierto es que sacaron un 17% pero la cancelaron igualmente, porque no les gustaba y querían formulas más arriesgadas, lo que soliviantó a los fans y seguidores que se quedaron compuestos y sin su serie preferida, aunque debo comentar que no dejaron ningún gran cliffhanger ni tramas abiertas, al final del último episodio emitido.

Consideraciones finales:

He comentado algunas veces que no todas las series que analizamos los viernes, me tienen que haber gustado  como me sucede en este caso con ‘The Commish’ que para mí siempre será la serie que me dio a conocer a Michael Chiklis y con eso ya tengo suficiente.

De todas formas, seguramente a aquellos de ustedes que la vieron en su momento les ha traído mejores recuerdos,por eso he intentado recordarla con el máximo de respeto hacia sus preferencias nostálgicas, por lo que nada mejor que dejarles este clip promocional para finalizar el artículo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino