Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Succession: El lanzamiento de cuchillos como apasionante deporte familiar

Las luchas intestinas en el seno de familias poderosas y ricas casi siempre relacionadas con el tema de la sucesión y la herencia son una fuente inagotable de series y proyectos desde que la mítica ‘Dallas’ marcó el canon por el que se mide el subgénero.

Por eso nos ha parecido conveniente dedicar una semana temática a las problemáticas dinastías familiares con la magnífica excusa del reciente estreno de la  adicitiva ‘Succession’ que va a abrir la trilogía de esta semana temática que cerraremos el próximo lunes con una dinastía  familiar remota.

Este tipo de serie tiene como característica principal, la presencia de un patriarca con una numerosa prole de varios hijos e hijas generalmente de diferentes parejas que se dedican a despellejarse mutuamente para asegurarse el favor del padre y la ‘pole position’ en el testamento y en el reparto de bienes, con la influencia maquiavélica de la actual esposa del ‘capo familia’, que lógicamente influye para lo que a ella le interesa.

Ese esquema a grandes rasgos es el que sigue ‘Succession’ en el entorno de una poderosa familia propietaria del mayor imperio mundial de medios de comunicación, donde el deporte favorito que practican en sus reuniones familiares es el lanzamiento de cuchillos envenenados entre ellos en una pugna sin cuartel para hacerse con el control de la megacorporación, con algunos personajes realmente memorables que les vamos a presentar en el siguiente artículo.

destacadaFicha: Succession 10+ episodios. 60 m Jun 2018-  Cadena: HBO (USA)- HBO (E)

Sinopsis:
Logan Roy es un emigrante irlandés que ha construido un gigantesco imperio de medios de comunicación partiendo de la nada más absoluta dedicando toda su vida a ello, con la acumulación de poder y riqueza como su principal objetivo, gracias a  unas prácticas económicas salvajes y despiadadas en sus transacciones comerciales.

Cercano a los ochenta años y con la salud cada vez más deteriorada, Logan no acaba de ver nada claro el asunto de la sucesión ya que ninguno de sus cuatro hijos le acaba de convencer por diferentes razones, sea por el nulo interés de algunos como por la incompetencia de otros.

El inestable equilibrio familiar estalla por los aires cuando una dolencia grave deja al patriarca en un  gravísimo estado y postrado en un lecho, desatando toda una serie de luchas internas que son la base de las historias de ‘Succession’ .

El inicio: Jesse Armstrong es un magnífico guionista británico que ha estado relacionado con algunas de las mejores series del Reino Unido, creando con su compañero de fatigas Sam Bain grandes series como ‘Peep Show’ o ‘Fresh Meat’ además de formar parte del equipo de confianza del fabuloso Armando Ianucci en ‘The Thick of It’ o ‘Veep’, para acabar creando junto a Danny Boyle, otra gran serie como ‘Babylon’ con Brit Marling como protagonista.

jesse-armstrongEn paralelo, Armstrong empezó a escribir en solitario diversos guiones cinematográficos entre los que  destacó una especie de biografía no autorizada del magnate australiano de medios de comunicación Robert Murdoch y las conocidas peleas entre sus hijos para conseguir el favor de su padre.

El guión nunca pasó de ser un proyecto, aunque pasó a englobar la denominada ‘Black List’ que es la lista de los mejores guiones que no se han realizado. Tras dejar aparcado el proyecto unos cuantos años, Armstrong decidió retomarlo pero evitando centrarse en la persona de Robert Murdoch, diseñando una familia donde cogía elementos de diversas dinastías familiares de conglomerados de medios de comunicación, como los propios Murdoch ( Fox), los Redstone ( Viacom), los Bloomberg o los Newhouse.

Armstrong escribió el piloto en solitario que vendió con cierta celeridad a HBO, con un encargo de una 1T de diez episodios, para lo que recurrió a viejos amigos ingleses como Simon Blackwell o Tony Roche con los que había colaborado en ‘The Thick Of It’ y ‘Veep’ para incorporarlos a su sala de guionistas, además de  tener como director del piloto a Adam McKay ( Anchorman, The Big Short) con el que había empezado varios proyectos que nunca habían fructificado.

La serie se estrenó el mes de Junio, con escasa promoción y una tibia acogida por parte de la prensa que veía posibilidades en la premisa, pero encontraba a todos los personajes bastante despreciables, lo que despertaba las dudas de la recepción a esa galería de personajes, como pueden comprobar en el trailer de la serie

No tuvo buenas audiencias iniciales, pero poco a poco su prestigio fue creciendo y se fue consolidando como una apuesta interesante que finalmente fue renovada por una 2T, ante el boca a oreja que iba creciendo a cada episodio.

La trama: ‘Succession’ desarrolla con todo lujo de detalles las pugnas familiares por controlar el conglomerado industrial Waystar Royco, entre el padre, sus cuatro hijos y los tiburones externos siempre prestos a clavar el diente a cualquier oportunidad que se les ofrezca de hacer negocio en cualquier momento de debilidad.

La bonita cabecera de la serie con una evocadora música de Nicholas Britell ( Moonlight) incide precisamente en la nostalgia del grupo familiar en el momento que los niños eran pequeños y todo era mucho más plácido, como si fuera un tiempo que nunca más volverá.

La estructura de la serie se centra en dos elementos poco habituales en este tipo de series. El principal en la parte inicial y el piloto es la llegada al grupo familiar de un elemento externo, en este caso un primo llamado Greg, que desconoce todo acerca de sus familiares, por lo que es utilizado para que a través de sus ojos, los espectadores vayamos conociendo a todos los miembros de la familia Roy, tanto en una primera impresión como en su evolución posterior.

En primer lugar tenemos al patriarca Logan ( Brian Cox), un enfermo del poder en todas sus facetas controlando hasta el más mínimo detalle todas las decisiones empresariales de su megacorporación, con la interesada colaboración de su tercera y actual mujer , la controladora Marcia (Hiam Abbass)

Sus cuatro hijos son todo un abanico, el primogénito Connor ( Alan Ruck, seg der) , hijo de su primera mujer, es una persona que ha decidido desconectar de toda presión e interés por la empresa, renunciando a la sucesión y se dedica a la filantropía y cosas futiles, huyendo como alma en pena de las decisiones importantes familiares, pero sin despreciar ese mullido colchón económico.

cuatro-hijosLa única  hija Siobhan ( Sarah Snook, der) es la más lista de la familia, pero al ser la tercera en orden de nacimiento, siendo su madre una aristócrata inglesa, ha decidido hacer su carrera como consultora política alejada de la empresa familiar, aunque no duda en implicarse personalmente en las luchas intestinas.

El benjamín de la familia es Roman ( Kieran Culkin, izq)  el típico personaje escaqueado, vicioso, malcriado y mujeriego pero que considera que por su apellido tiene derecho a tener un alto cargo directivo en la empresa a pesar de que su incompetencia se empeña en demostrarle lo contrario, aunque no duda en tapar o cubrir cualquiera de sus múltiples cagadas echando la culpa a los demás.

Por último tenemos al  mejor personaje de toda la serie y uno de los mejores del año, Kendall ( Jeremy Strong, seg izq) el segundo hijo de Logan y primero de su segundo matrimonio, que está llamado a ser el heredero in pectore del conglomerado y hace todo lo posible por demostrar su valía frente a su padre. En cambio,  no deja de ser humillado por Logan en todas y cada una de las ocasiones que hace algo, como si fuera una especie de pagafantas financiero, como los propios hijos explican en el siguiente vídeo

El patetismo del pobre Kendall se manifiesta a la perfección en esta escena que es la mejor definición de toda la serie, cuando se acerca orgulloso a explicarle una atrevida operación financiera que ha realizado al lecho donde se encuentra postrado su padre, que apenas puede hablar pero que todavía tiene fuerzas para soltarle un epíteto fuerte para destrozar el esfuerzo de su vástago.

El segundo elemento para hacer avanzar la serie es centrar cada episodio en algún evento importante que permite reunir a todo el grupo familiar para que exploten los conflictos que han estado larvando en los días previos a ese evento, con reacciones inusitadas por parte de todos ellos cuando se ven obligados a tomar partido en la trifulca familiar de la semana, todo de una manera muy coral y colectiva.

Fiestas, bodas, reuniones del consejo,  inauguraciones, cenas de Acción de Gracias, son algunos de los acontecimientos que son utilizados como campo de batalla entre las diferentes facciones familiares para conseguir sus objetivos particulares, lo que da lugar a extrañas alianzas e interesados  compañeros de cama siempre que les sirvan para su propósito, con la mirada externa de Greg como esa mosca en la pared, que nos permite observar la dinámica grupal familiar, como la reunión del siguiente corte.

El piloto de ‘Succession’ es el momento más flojo de toda la serie, puesto que se limita a una presentación larga y prolija de todos los personajes, a través del recién llegado Greg, por lo que la primera impresión de ver a tanto personaje abofeteable suele ser de rechazo inmediato, debido a que muchas personas necesitan empatizar con alguien para tener un punto de anclaje en una serie. Por suerte todo cambia al llegar al final de ese primer episodio, donde se produce el verdadero punto de inflexión de ‘Succession’.

A partir de ese momento las historias y los personajes van creciendo y creciendo, aunque siguen siendo tan despreciables como al principio, pero nos van mostrando matices a medida que los vamos conociendo mejor, que nos permiten entender las motivaciones de esos comportamientos familiares  tan autodestructivos.

Es una historia con una gran continuidad que va claramente de menos a más, gracias al fabuloso personaje de Kendall, que salvando las distancias es una especie de Pierre Nodoyuna financiero, tan patético que se le acaba cogiendo hasta cariño y personalmente debo reconocer que me ha sorprendido mucho lo que he acabado disfrutando con una serie que no me llamaba mucho la atención a priori.

Es importante hacer notar que a diferencia de otras sagas familiares, el sexo tiene bastante menos importancia en esa dinámica grupal que el aspecto de poder y control que es la verdadera motivación de casi todos los Roy, una familia con la que no aguantaría ni diez minutos en una reunión, pero que no me cansaría de verla desde la butaca de mi sofá

Los actores: El escocés Brian Cox es un verdadero actor pura sangre capaz de trabajar en todos los países de habla inglesa, con el acento correcto en todas las ocasiones, tanto en cine como en televisión, con su gran formación teatral que le permite ir del drama a a la comedia y volver sin ningún problema.

Su elección como el despótico patriarca de los Roy fue un enorme acierto, como ya había demostrado anteriormente en la gran serie australiana ‘The Straits’ donde hacía un personaje muy similar en todos los sentidos, pero en plena selva tropical

brian-coxCox está majestuoso como el patriarca que ha construido un imperio para sus hijos y que su mayor temor es que estos lo destruyan en cuanto les deje hacerlo, por lo que toda su estricta disciplina y escaso amor paternal, se le va a acabar volviendo en contra.

La gran revelación de la serie y del año ha sido Jeremy Strong, impresionante como el posible heredero Kendall, que solo desea complacer y hacer sentir orgulloso a su padre desde su más tierna infancia, siendo rechazado en todos y cada uno de sus intentos. La capacidad de Strong de mostrar ese pánico contenido que le consume por dentro cada vez que va a hablar de algo con su padre, es lo mejor de toda la serie, en un personaje muy complicado que Strong borda a la perfección

strongStrong ha desarrollado casi toda su carrera en el cine, por lo que apenas le conocía por sus escasas apariciones televisivas de la que solo recuerdo su paso por ‘Masters of Sex’ pero no es nada sencillo mostrar esa indefensión y terror escénico cuando se tiene todo en la vida y Strong se sale del mapa con esta actuación.

Alan Ruck ( izq) es un actor ideal para personajes excéntricos como el del hijo mayor Connor, que pasa directamente de la herencia familiar en cuanto a responsabilidad pero no en cuanto a dinero. Aparentemente tranquilo, tiene unos prontos de rabia desconcertantes con Ruck dándole el punto justo, como ha hecho en toda su carrera en series como ‘Spin City’ o en ‘el Exorcista’.

tres-hijosEl peor del reparto es Kieran Culkin como el benjamín Roman, un ser despreciable en todos los sentidos y al que Culkin interpreta de forma algo displicente sin transmitir mucha energía, como si con él no fuera la cosa. Kieran empezó su carrera como actor infantil a la sombra de su hermano mayor el hiperfamoso Macauley, pero con el tiempo se ha revelado bastante mejor actor y con una mejor carrera que su hermano, al centrarse en el cine independiente y en secundarios en series como  ‘Fargo’ .

Mejor está la australiana Sarah Snook, en el papel de la única hija de la familia Siobhan, aunque su personaje está mejor al principio que al final tras tomar algunas decisiones cuestionables que deslucen su desarrollo. Snook me había gustado en la miniserie ‘The Secret River’ y aquí confirma esas buenas sensaciones.

Por último tenemos a los dos personajes externos al núcleo familiar que sirven para proporcionar el punto de vista externo necesario para entender mejor la dinámica familiar.

No conocía de nada a Nicholas Braun( izq) , que da vida a Greg el sobrino-nieto de Logan que es enviado por su madre para ver si pilla algo de la riqueza de la familia y la verdad es que su ingenuidad es una buena baza para presentarnos a todos los Roy, aunque luego sus interacciones son la de un chico atribulado y desbordado por su nueva familia

mcfayden-braunPor último tenemos a otro solvente actor británico Matthew Macfadyen en el papel de Tom, la pareja de la hija Siobhan, que está ascendiendo en el conglomerado familiar como alto ejecutivo. Su personaje nos muestra la impotencia de las personas que no pertenecen al núcleo duro familiar, en su caso siempre supeditado a la conducta de su pareja, cercano al poder pero sin ninguna capacidad de influencia.

Macfayden me encantó en ‘Spooks’ y más adelante en ‘Ripper Street’ y en esta ocasión se luce en un papel por debajo de su nivel protagonista habitual, pero que defiende con gran profesionalidad.

Final : Renovada por una 2T, ideal para resolver el cliffhanger con el que finaliza la 1T , ‘Succession’ me ha convencido plenamente a pesar de mis reticencias iniciales tras ver el piloto, por lo que si tienen paciencia y se dejan llevar por las historias de la familia Roy, se pueden ver recompensados con una de las mejores miniseries de este verano y por añadidura de 2018.

Les dejo con este vídeo que muestra una visita al set de rodaje con explicaciones de los máximos responsables de la serie, emplazándoles al próximo viernes donde recordaremos una gran dinastía familiar del pasado, que seguro que vieron y conocieron en su momento.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Propuestas para su menú televisivo

Sobre el autor

Series para gourmets nace con la pretensión de ayudar a personalizar su menú televisivo con el panorama mundial de series. Cada lunes hablaremos de series remotas ni estadounidenses ni británicas, no estrenadas en nuestro país. Cada miércoles de series actuales estrenadas aquí y los viernes recordamos series del pasado de la televisión

Entradas recientes


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado