Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Dead to me : amistades femeninas peligrosas

La ventana de exposición de la gran mayoría de los estrenos se reduce cada vez más en especial en el caso de las series de Netflix, donde indefectiblemente a los siete días y coincidiendo con los estrenos de cada viernes, la nueva sensación estrenada se ve postergada tanto a nivel de promoción como de información por el nuevo bombazo en una interminable cadena de mejores series del año a nivel semanal. Este sistema perjudica mucho a series como ‘Dead to Me’ que a pesar de ser muy elogiada en esa primera semana, desaparece de forma fulminante de webs y conversaciones tras ser sepultada por el nuevo aluvión de estrenos.

En nuestro blog nos encanta ir contracorriente, en especial en los estrenos de Netflix, por lo que nada mejor que analizar y rescatar del recuerdo de hace escasamente unos meses, una comedia negra como ‘Dead to me’ que desarrolla de una manera muy original, los peculiares lazos de amistad que se forman entre dos mujeres que se conocen en un proceso de duelo por una grave tragedia personal.

‘Dead to me’ tiene una gran premisa inicial y dos grandes actrices protagonistas, que hacen que la serie esté bastante por encima de la media de muchos de los estrenos del gigante del streaming, por lo que si se les traspapeló en su momento, es una magnifica oportunidad para recuperarla del fondo del catalogo de Netflix. Si la vieron es una forma de  prepararse para el estreno de su 2T que ocurrirá en los próximos meses, con el siguiente análisis.

Ficha: Dead To Me 10+ 30 m   May 2019- Cadena: Netflix (USA/ E)

Sinopsis:  Jen Harding es una agente inmobiliaria que acude de forma regular a un grupo de terapia de duelo para poder sobrellevar la trágica muerte de su marido atropellado por un coche que se dio a la fuga para  poder sacar a sus dos hijos adelante. En dicho grupo conoce a Judy Hale, una aspirante a pintora, completamente traumatizada por la repentina muerte de su prometido con el que se iba a casar.

Ambas empiezan a hacer buenas migas al compartir su duelo y su tristeza, por lo que Jen no duda en ofrecerle la casa de invitados de su enorme mansión a su nueva mejor amiga, tras quedarse sin alojamiento por esas trágicas circunstancias.

‘Dead to me’ recorre la historia de esa amistad entre las dos mujeres, que va a ir evolucionando tanto para bien como para mal, al ir conociéndose mejor y sobre todo al revelar sus respectivos pasados.

El inicio: Liz Feldman es una guionista que desde sus tiempos universitarios ansiaba con escribir comedias del tipo que fueran, pero preferentemente multicámara. Tras conseguir un primer trabajo en la comedia de sketches ‘Blue Collar Tv’ pasó a convertirse en la persona de confianza y escritora principal de Ellen deGeneres, en su show diurno ‘The Ellen deGeneres Show’ de donde pasó a escribir para ‘ 2Broke Girls’ .

Su trabajo le valió firmar un contrato para desarrollar proyectos para CBS Studios. Un día recibió una llamada de unos ejecutivos de la cadena, para una reunión en la que se pensaba que le iban a ofrecer algunos proyectos para desarrollar.

Para su sorpresa, al llegar a la reunión, lo primero que hicieron era preguntarle si tenía alguna idea propia interesante. Feldman no llevaba nada preparado e improvisó en ese momento un ‘pitch’ sobre una viuda que conoce a otra viuda en un grupo de terapia de duelo, pero donde muchas cosas no son las que parecen.

Ante su estupefacción, esa idea que lanzo a la desesperada, inspirada en algunos sucesos recientes de su vida relacionados con el duelo, entusiasmó a los ejecutivos de tal manera que le dieron luz verde para desarrollar ese concepto en forma de serie, que vendieron posteriormente a Netflix sin muchas dificultades.

Tras un cierto momento de desconcierto por parte de los productores, al no conseguir las dos actrices que deseaban en principio para los dos papeles principales,  finalmente consiguieron fichar a dos buenas y populares actrices como Christina Applegate y Linda Cardellini, que le dieron un buen empujón promocional a la serie con un trailer donde presentaban sus respectivos personajes.

La serie se estrenó durante la primavera de 2019 y tuvo una buena aceptación inicial tanto de la crítica como del público, pero solo durante su primera semana como novedad, para desaparecer rápidamente de las conversaciones e incluso de la zona noble del algoritmo. De todas formas, su arranque fue tan prometedor que fue rápidamente renovada para una 2T.

La trama: ‘Dead to me’ se plantea desde el principio como una comedia bastante negra centrada de forma exclusiva en la relación entre esas dos mujeres, Jen y Judy, que se conocen en la primera escena de la serie en ese grupo de terapia de duelo.

Esa evolución  está llena de sorpresas y revelaciones inesperadas, que no voy a desvelarles para dejarles que la puedan disfrutar sin saber lo que va a ocurrir, por lo que en esta ocasión voy a ser muy discreto en la revelación de información.

La clave de la historia está en la forja de esa amistad a través del duelo compartido, como dos mujeres que se entienden a la perfección en su soledad sobrevenida y que deciden aliar fuerzas para apoyarse mutuamente como dos viudas jóvenes y en la plenitud de la vida.

‘Dead to me’ sigue el esquema de plantear los términos iniciales de esa relación, para proceder a dinamitarlos con cualquier revelación, que obliga a las dos mujeres a replantearse de nuevo los términos de su amistad, como cuando en el piloto Jen descubre por casualidad,  que  su nueva mejor amiga  no es viuda sino que solo ha sufrido una dura separación con su prometido.

Ambas tienen una forma diferente de enfrentarse a su duelo particular, Jen lo hace con rabia y furia, enfadándose por cualquier nimiedad o situación, entrando en un estado de perpetuo cabreo, que preocupa a sus dos hijos y a su socio en la empresa de ventas inmobiliarias. En especial cuando  cae en depresiones posteriores pasada esa fase visceral, que está muy bien resumida en el siguiente vídeo.

Por el contrario Judy intenta superar su duelo, dando y repartiendo amor a todo el mundo, como si haciendo felices a los demás ayudara al resto a superar  sus propios problemas, por lo que tiende a decir lo que su compañera necesita escuchar, como la primera mentira sobre su viudedad.

La relación entre ambas es compleja y llena de altibajos, donde juegan papeles importantes sus respectivos entornos familiares y laborales, que no entienden esa amistad tan fuerte como repentina.

‘Dead to me’ tiene un excelente arranque y unos primeros capítulos soberbios, donde la enorme química entre las dos protagonistas hace que la historia enganche y mucho. Su problema es el habitual de muchas series de Netflix, que es no medir la duración adecuada para esa premisa tan arriesgada, por lo que la serie se estanca mucho en el tercio central de la serie, con historias de relleno o sin apenas relevancia, viendo lo que habíamos visto con anterioridad, para volver a remontar el vuelo en el tercio final, cuando recupera su velocidad de crucero inicial.

No deja de ser una lastima porque la misma historia concentrada en seis u ocho episodios habría sido mucho más compacta y habría tenido mucha más fuerza, mientras que el letargo central actúa en su contra, así como la escasa relevancia de casi todos los personajes secundarios, desarrollados con pinceladas muy esquemáticas.

Por suerte la enorme compenetración entre Christina Applegate y Linda Cardellini es una razón mas que suficiente para ver una gran pareja artística, tanto dentro como fuera de la pantalla, como pueden ver en el siguiente vídeo promocional, donde ambas juegan a adivinar sonidos de los 90, cuando empezaron a ser actrices populares.

Los actores: Christina Applegate ha tenido una de las carreras más precoces y longevas de cualquier actriz, ya que su primera aparición televisiva fue a los tres meses de edad en los brazos de su madre actriz en el culebrón televisivo en el que actuaba, para continuar en diversos anuncios publicitarios. Tras ser una actriz infantil durante casi toda la década de los ochenta, su espaldarazo le llegó a los 16 años, cuando fue elegida para el papel de la rebelde y promiscua adolescente Kelly Bundy en la desmadrada ‘Matrimonio con Hijos’ que duró once años en pantalla.

Recuerdo muy pocos casos con una actriz joven que haga una transición tan fluida de un personaje tan arquetípico como Kelly Bundy a papeles adultos, pero Christina Applegate lo consiguió sin grandes problemas gracias a series como ‘Jesse’ o ‘Samantha Who’, o en apariciones estelares en series como ‘Friends’ como la hermana de Rachel, lo que le valió el Emmy a mejor estrella invitada.

Applegate está impresionante en un papel tan complicado como Jen Harding, alternando periodos de inmensa tristeza con erupciones volcánicas, muy cómoda en todo momento con su personaje, que le ha valido ser nominada este año al Emmy y a los Globos de Oro como mejor actriz de comedia, ademas de ser una de las productoras ejecutivas de la serie, con el control que eso representa sobre el producto final.

Gran parte de ese éxito se lo debe a su enorme compenetración con Linda Cardellini una actriz que saltó a la popularidad en su debut en ‘Freaks & Geeks’ a finales del siglo pasado, de donde pasó a ser Velma en ‘Scoobydoo’ y sus secuelas, pero sobre todo  para convertirse en uno de los pilares de las seis últimas temporadas de ‘Urgencias’.

Su buena racha ha seguido esta década, con un gran papel recurrente en ‘Mad Men’ y posteriormente como uno de los personajes principales de ‘Bloodline’

Cardellini es una actriz muy cálida que provoca una enorme empatía en el espectador, aunque su personaje sea tan poco agradable como esa Judy Hale, el factor desequilibrante de la amistad entre ambas mujeres, pero ella consigue que funcione a la perfección y sus escenas conjuntas con Christina Applegate, son una auténtica delicia.

Por último mencionar al tercero en discordia de la serie, pero en un plano muy inferior a las dos actrices, como es el caso de James Marsden, que encarna a Steve Wood, el antiguo prometido de Judy, del que pronto descubrimos que no está tan muerto como ella había confesado. Su personaje sirve sobre todo para introducir todo tipo de cuñas molestas entre las mujeres.

La carrera de James Marsden es de lo más curiosa, puesto que reconocemos su cara nada más verlo, por haberlo visto en multitud de lugares, pero sin poder recordar ningún papel de concreto de guaperas o galán que es donde siempre ha estado encasillado, saltando de estrella invitada en multitud de series y películas como en la saga de ‘X-Men’ su papel más conocido.

Solo lo recuerdo como fijo en la última temporada de Ally McBeal y ahora recientemente como un androide pistolero en ‘Westworld’ y en ‘Dead to me’ está como siempre, impecable luciendo su palmito pero cosa más .

Final : ‘Dead to Me’ me ha parecido una serie muy original al moverse en ese terreno de la comedia negra y el duelo, con dos actrices en estado de gracia, que solo por verlas ya vale la pena darle una oportunidad. Hay que dejarse llevar durante ese marasmo central hasta llegar al magnífico final de la serie, que abre completamente el campo para la 2T que se estrenará este año, por lo que nada mejor que finalizar el artículo con el vídeo del anuncio de esa renovación.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino