Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Perdida: Un buen thriller emocional a caballo entre Colombia y España

La ficción española está cambiando y adaptándose a las nuevas tendencias mundiales audiovisuales de una forma bastante encomiable, con productos exportables como ‘Perdida’, una serie de Atresmedia, que busca internacionalizar sus productos siguiendo la estela del bombazo inesperado que ha sido ‘La Casa de Papel’ que les ha obligado a reformular su estrategia de series de ficción.

Esta estrategia pasa claramente por mirar al mercado latinoamericano como una salida interesante y necesaria para compensar las menguantes audiencias de las series en nuestras cadenas generalistas.

‘Perdida’ es un thriller ambientado y rodado entre España y Colombia que busca entretener dignamente con una montaña de rusa de emociones y giros inesperados mezclando con bastante habilidad, géneros como el policíaco y  el carcelario con pequeños toques de culebrón puro y duro.

A pesar de ciertos desajustes, el resultado final es muy correcto y tiene el adecuado toque de exotismo para paladares inquietos y hartos de los sabores nacionales. Todo ello realizado e interpretado de forma muy profesional y que se devora fácilmente en momentos como el actual, en el que todos estamos consumiendo mucha televisión debido al confinamiento.

Ficha: Perdida 11 episodios. 50 min   Ene-Mar 2020 Antena 3 ( E)

Sinopsis: Antonio Santos es un empresario español que es detenido en el aeropuerto de Bogotá con una gran cantidad de bolas de cocaína en el interior de su estomago, por lo que acaba siendo enviado al penal más peligroso de Bogotá denominado ‘La Brecha’ a la espera de su juicio.

A todo el mundo le extraña que ese propietario de un taller en Valencia se haya convertido de la noche a la mañana en una mula, pero pronto veremos que todo forma parte de un plan urdido por el propio Antonio para averiguar el paradero de su hija Soledad desaparecida hace trece años, mientras estaba con sus padres en una playa de Valencia y que pasa por entrar en esa peligrosa prisión para recabar información.

El inicio: David Garcia y Ruth Oliva son dos guionistas de la productora Globomedia que hacia 2016 diseñaron un concepto de serie, basado en la detención de un español por tráfico de drogas en Colombia, para desarrollar toda la historia en flashback en España hasta llegar a ese momento.

La idea no acabó de convencer a Antena 3 que la rechazó en principio por no verla demasiado viable, pero el éxito de ‘La Casa de Papel’ le hizo recapacitar y darle ese concepto a otra productora Big Bang de ese mismo conglomerado  para ver si podía hacer algo diferente pero con esa base.

Para ello Big Bang contactó con el guionista navarro Natxo López, uno de los escritores más versátiles y currantes de nuestro panorama audiovisual donde lleva veinte años desde sus inicios en ‘Siete Vidas’ tocando todos los palos. Primero  en el terreno de la comedia en sus inicios, para ir haciendo una suave transición hacia historias más dramáticas o incluso guiones cinematográficos, como el de ‘Jefe’ nominado a los Goya.

Natxo López recogió el concepto inicial, pero girando completamente el eje de la historia, para responder al interrogante de lo que le iba a pasar al protagonista Antonio desde el momento que es detenido y entra en la cárcel, cambiando el foco de la acción de España a Colombia, buscando atraer a un público más internacional.

Empezó a trabajar en la serie en nuestro formato habitual de 70 minutos, pero con varios capítulos escritos recibió la orden de Antena 3 que había decidido reducir la duración de los episodios a 45 minutos para favorecer las ventas internacionales.

Ese cambio obligó a reescribir la serie para ese nuevo formato, con lo que implica de reestructuración de tramas y de cliffhangers parciales para adaptarlos a esa reducción que acabó derivando en una primera temporada de once capítulos de 45 min, en lugar de los ocho de setenta minutos iniciales, todo por seguir el cambio de formato de ‘La Casa de Papel’ que tan bien le sentó a esa serie.

El rodaje se desarrolló entre Colombia y España con bastante más peso para el país andino bajo la dirección como showrunner de Alberto Carullo el director de la productora Big Bang y  responsable de todas las decisiones finales de la serie, con el apoyo de Natxo López como coordinador del guión desde España.

Antena 3 estrenó la serie en Enero de este año, con una campaña promocional bastante tibia en comparación con otros estrenos anteriores del grupo Atresmedia y ‘Perdida’ tras el primer episodio se estabilizó en torno al millón de personas de audiencia, muy por debajo de lo que era habitual hace pocos años, con promociones como la siguiente.

Debo reconocer que me ha sorprendido negativamente la escasa producción de materiales promocionales o transmedia sobre ‘Perdida’ disponibles en las redes o Youtube.

Apenas se encuentran las escasas notas promocionales de Atresmedia, pero sin contenidos adicionales como ‘making off’ o comentarios de sus protagonistas y creadores, por lo que si no ven apenas vídeos en este artículo, ya se pueden imaginar el culpable, y más en unos tiempos donde se ha visto la necesidad de ampliar el espectro promocional en el universo  transmedia.

La trama: ‘Perdida’ inicia la historia en los momentos previos a la llegada al aeropuerto de Bogotá de Antonio Santos, el protagonista principal que  van a culminar en su detención, por tráfico de drogas.

En ese primer episodio se establecen los tres hilos principales que forman el esqueleto central de ‘Perdida’ todos ellos desdoblados en el tiempo actual y en el pasado, con el momento de la desaparición de su hija en Valencia como centro de los ‘flashbacks’.

La trama de Antonio se desarrolla principalmente en esa prisión hacinada colombiana donde debe empezar a sobrevivir entre todas las bandas carcelarias que se disputan el control del presidio a la vez que intenta localizar a Cruz,  un personaje que puede darle las claves de la desaparición de su hija.

Pronto va a encontrar un cierto cobijo en el numeroso grupo de españoles que están en la prisión por tráfico de drogas, para conocer y adaptarse a  todos los entresijos de ese mundo carcelario ajeno para él

El segundo hilo principal se desarrolla en Bogotá en el exterior de la prisión y se centra en dos personajes femeninos,  Angelita, la abogada de oficio que le asignan a Antonio, una persona que se mueve como una anguila por territorios muy peligrosos, que incluyen trabajar y defender a importantes y despiadados narcotraficantes.

El segundo personaje es Milena, una popular actriz de telenovelas de pasado muy turbio, con una hija adolescente. Milena mantiene una relación desde hace años con un peligroso narcotraficante, Quitombo, que ha sido una pieza clave en el despegue de su carrera televisiva.

El extraño triángulo que se construye entre esas dos mujeres y el capo mafioso Quitombo va a ser la pieza clave para ir descubriendo esa verdad que busca Antonio desde la cárcel.

Por último tenemos la trama española, protagonizada también por dos mujeres, Inma la desconsolada madre de la desaparecida Soledad, que trece años después, solo busca conocer el paradero de su hija perdida y que se ha divorciado de Antonio a causa de las tensiones matrimoniales que provocó esa desaparición. La última pieza del rompecabezas es la inspectora de policía Eva Aguirre   que dirigió la investigación en su momento y ahora como jefa de policía quiere reabrir el caso al descubrir nuevos indicios del caso.

El trailer de la serie nos muestra esos aspectos en detalle.

Las tres historias van desarrollándose en paralelo con la peculiaridad que el espectador tiene bastante más información que los propios protagonistas por lo que juegan hábilmente a dilatar el descubrimiento que el espectador ya conoce previamente gracias a las otras historias.

‘Perdida’ es un thriller con mucha componente emocional, que quema tramas a gran velocidad con muchas revelaciones inesperadas y giros sorpresa que en algunos casos se telegrafían desde hace tiempo, pero en otros son difíciles de verlos venir, por lo que es ese tipo de series ideal para los devoradores incontrolados de episodios uno tras otro, hasta conocer el desenlace sin ponerse muy delicados con la verosimilitud de lo que estamos viendo.

Personalmente me ha parecido una serie muy digna y entretenida, pero la trama carcelaria me ha parecido demasiado larga y redundante al seguir los caminos habituales de ese tipo de ficciones con sus personajes arquetípicos ( guardias corruptos, transexuales de buen corazón, malos malísimos, amigos incondicionales, etc) con el agravante que no aportaban mucho al avance de la historia que se producía principalmente en el exterior, despreciando el gran juego que Antonio podía hacer dado fuera de la prisión.

El panorama cambiaba cuando estábamos en el triangulo de poder y amor de Bogotá, lo mejor de la serie y de lejos, mientras que la trama española funcionaba muy bien en flashback, por su necesidad de establecer el contexto inicial de la historia, perdiendo algo de fuerza en sus historias actuales, alejadas del centro de la acción colombiana.

La serie esta plagada de espectaculares escenas de acción tanto en la prisión como en las calles de Bogotá, aunque no estaría de más que los sicarios colombianos hicieran algún curso de tiro, porque su puntería en determinados momentos es indigna hasta de los Juegos Paralímpicos para ciegos.

A pesar de estas observaciones ‘Perdida’ es una serie que cumple absolutamente sus objetivos de entretenimiento con una historia elaborada y muy bien construida tanto desde el punto de vista colombiano como español y que les va a permitir conocer en profundidad aspectos de la vida colombiana así como escuchar su precioso acento en una ficción poco habitual en nuestras pantallas.

Un factor diferencial muy reseñable es la enorme labor de su creador Natxo Lopez, muy activo en las redes sociales, para promocionar ‘Perdida’. Sobre todo por entender a la perfección la experiencia de explicar  mientras se emite el episodio, detalles técnicos de guión y producción que mejoraban y ampliaban mucho, la experiencia del espectador, marcando un ejemplo a seguir para otros profesionales en el terreno de las redes sociales para vender su producto.

Los actores: Interpretar a un preso encarcelado a propia voluntad es un caramelo muy jugoso para cualquier actor y el catalán Daniel Grao lo ha aprovechado a la perfección, luciéndose en un papel muy intenso y dramático como un padre desesperado dispuesto a todo para encontrar a su hija, incluso entrando en un ambiente tan hostil como el de una prisión colombiana, donde le va a pasar de todo y más, como suele ser habitual en estos casos.

Grao lleva casi veinte años en todo tipo de papeles televisivos desde sus inicios en el culebrón catalán ‘El Cor de la Ciutat’ hasta su reciente aparición como uno de los hermanos protagonistas de ‘Gigantes’ pasando por ficciones como ‘Sin Identidad’, ‘La Catedral del Mar’ o ‘Luna, el misterio de Calanda’, a la espera de su próximo papel protagonista en la serie ‘HIT’, lo que demuestra su enorme versatilidad en todo tipo de papeles dramáticos.

Carolina Lapausa es una actriz curtida en numerosos papeles secundarios en series como ‘La Señora’ , ‘Pulsaciones’ y ‘Estoy vivo’ ,  elegida para interpretar a Inma la desconsolada madre coraje de la niña desaparecida.

Lapausa transmite en todo momento la angustia de su personaje y su actuación como su rol va de menos a más mejorando mucho en cuanto se desplaza a Colombia y forma parte del centro de la acción del tramo final de la historia.

Ana María Orozco es una auténtica leyenda de la televisión colombiana y un gran acierto de casting al darle el papel de Milena, una popular actriz de telenovelas con una relación complicada con el capo mafioso Quitombo. Su nombre es un enorme gancho en toda Latinoamérica y si encima le hacen un papel a su medida como actriz de telenovelas, se la ve enormemente cómoda en su personaje.

Si el nombre de Ana María Orozco, no les dice nada, si les comento que fue la protagonista de ‘Betty la Fea’ una telenovela que arrasó en todo el mundo, seguramente que ya la han reconocido. Tras la serie se estableció en Buenos Aires donde ha rodado numerosas telenovelas hasta la fecha como ‘El Regreso de Lucas’

La mexicana Adriana Paz interpreta a la abogada mexicana Angelita, la principal valedora del encarcelado Antonio y una auténtica superviviente con una gran interpretación de la actriz mexicana, en la estela de su celebrado papel como Altagracia Guerrero en ‘Vis a vis’ pero en esta ocasión al otro lado de las rejas.

Adriana Paz ha tenido una carrera cinematográfica especializada en papeles de mujeres muy duros e intensos y en ‘Perdida’ se encuentra como pez en el agua en un personaje muy complicado, al que enriquece con muchos matices.

El final:

‘Perdida’ funciona perfectamente como una miniserie cerrada, ideal para ver de forma bastante rápida durante estos días de confinamiento obligatorio. Las historias concluyen de una forma muy pulcra y aseada dejando posibles hilos de continuidad en algunos personajes que pueden ser desarrollados en temporadas posteriores, siempre y cuando  su recorrido internacional en Latinoamérica funcione como se merece, por el riesgo y la ambición que han puesto en ella.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino