Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Harry O: cuando los detectives privados gobernaban la televisión

El mayor problema para cualquier actor que ha arrasado con una serie de gran éxito es elegir de forma cuidadosa sus próximos papeles, con dos opciones a considerar, seguir en la estela de ese mismo personaje, encasillándose en papeles similares o intentar cambiar de registro para mostrar que es capaz de hacer otras cosas. Esta segunda opción fue la elegida por David Janssen al protagonizar ‘Harry O.’ para intentar reeditar la fama sideral que alcanzó con ‘El Fugitivo’ .

Nada mejor que un detective privado con una vitola de perdedor y desastrado para sacudirse el personaje del fugitivo Richard Kimble, con una clara inspiración en detectives de novela negra como Sam Spade o Lew Archer. El resultado, a pesar de tener buenas críticas y audiencias, no pasó de las dos temporadas, por las continuas injerencias de la cadena ABC, como les voy a analizar en este rincón del recuerdo de cada viernes.

Ficha: Harry O. 44 ep + 2 películas piloto .    Cadena: Mar 1973- Abr 1976 ABC (USA) La 1 (E)

Sinopsis: Harry Orwell ( Harry O. para todo el mundo) es un antiguo detective de policía de la ciudad de San Diego que se vio obligado a retirarse tras las secuelas producidas en un tiroteo en acto de servicio que le dejó alojada una bala cerca de su columna vertebral.

En esas condiciones decide convertirse en detective privado para poder tirar adelante y se encuentra en muchas ocasiones colaborando con sus antiguos compañeros del departamento de policía de San Diego para resolver sus casos semanales.

El inicio: Jerry Thorpe era un veterano productor televisivo, que se había convertido en unos de los personajes más poderosos de los sesenta y setenta, tras hacer de productor ejecutivo en series como ‘Los Intocables’ y  ‘Kung Fu’.

Al ser una de las personas de confianza de la productora Warner Brothers, no dudaba en proponer historias para convertir en pilotos y posteriormente en películas televisivas. A principios de los años 70 recibió un encargo directo de su productora para crear alguna serie para la ABC para el lucimiento exclusivo de David Janssen, la estrella del mayor éxito televisivo de la ABC como fue ‘El Fugitivo’.

Thorpe ( foto)  recogió el guante y le encargó a un veterano y  curtido guionista Howard Rodman, la creación de una serie con esa premisa de tener a David Janssen como protagonista y a ser posible en el molde de ‘Harry el Sucio’ con ese Clint Eastwood que había arrasado en las taquillas a principios de los setenta.

Rodman había creado una serie de policías bastante sucia ‘Naked City’ y en esa búsqueda del antiheroe protagonista se inspiró en la imagen que vio en una película de un vendedor desastrado y derrengado tras subir por unas escaleras con cierta celeridad.

Con esa idea, Rodman diseñó el pasado de Harry con esa herida de bala para escribir un piloto en forma de película televisiva que investigaba precisamente a los miembros de la banda callejera que le dispararon cuatro años antes, con actores como un joven Martin Sheen, Sal Mineo o Margot Kidder, dándole la réplica.

El piloto funcionó muy bien pero como la cadena seguía teniendo dudas, hicieron una nueva película televisiva para ver el desarrollo de la serie más allá de establecer la premisa inicial, con la presencia en esta ocasión de una imberbe Jodie Foster como pueden ver en el vídeo.


Finalmente, la cadena ABC decidió hacer el encargo a serie televisiva para ser estrenada en la temporada otoñal de 1974 en horario de máxima audiencia, pero cambiando a todo el elenco secundario de las dos películas iniciales, para hacer un reset completo, con la siguiente promoción de la nueva serie.

La trama: ‘Harry O.’ estaba planteada desde el principio como un procedimental de manual con un detective privado algo baqueteado y de vuelta de todo que investigaba casos complicados. Tenía  una cierta complicidad con el  colega que no puede faltar en el departamento de policía, que en este caso era su viejo amigo el teniente Manny Quinlan (Henry Darrow)  de la policía de San Diego.

Sus señas de identidad eran su casa en la playa situada  en la preciosa península de Coronado en San Diego y como no podía ser de otra manera, su coche, que era todo un clásico deportivo, el Austin-Healey Sprite Mark III, pero que pasaba tanto tiempo averiado que su mecánico era un personaje secundario de la serie.

La introducción de esta primera temporada nos muestra incluso la escena inspiradora de la serie con un David Janssen jadeando subiendo escaleras.

Los casos solían ser los habituales para los detectives privados, desaparición de familiares, infidelidades, espionaje industrial, protección personal, corrupción política y todo esa amalgama de historias de las que no se encarga la policía si no hay un delito por delante.

El estado físico del protagonista no era ideal, pero no podían evitar meterle en una o dos persecuciones al final del episodio para que las aguas volvieran a su cauce, para repetir la formula en el siguiente episodio. Todo ello , intercalado,  con alguna mujer que caía rendida frente a sus encantos no demasiado evidentes por su vestuario y apariencia física.

La formula se mantuvo inalterada durante la primera parte de esa temporada inicial, hasta que  la productora tomó la decisión de reducir los enormes gastos que representaba el rodaje en San Diego, para trasladar la producción y al detective a Los Ángeles, haciendo un absoluto reset de la serie, dejando únicamente a su protagonista inalterado.

Esta segunda mitad de la 1T, nos presenta a Harry O, en otra casa playera, pero en esta ocasión en Malibú, para seguir investigando casos en el entorno angelino, con otro colega en el cuerpo en esta ocasión el teniente Trench, pero cambiando hasta al mecánico del coche, con otro secundario fijo.

Los cambios se reflejaron lógicamente en la introducción de la serie, con una nueva música y otras imágenes.

La serie mejoró con los cambios gracias a la presencia del gran Anthony Zerbe como el nuevo amigo policía de Harry O, con mucha mejor química que con el inicial Henry Darrow y que permitía alejar el foco de vez en cuando del exclusivo protagonismo de David Janssen. Una pequeña muestra del gran hacer de Zerbe lo tienen en estos escasos seis segundos, suficientes para ver su clase como actor.

Cuando la serie parecía estabilizada y renovada para una 2T, no pudieron evitar hacer cambios de nuevo, sustituyendo a casi todos los secundarios, incluyendo a otro nuevo mecánico, pero manteniendo a una joven actriz que interpretaba a la vecinita de al lado de Harry O.  Ella destacaba principalmente por su innegable atractivo en todo tipo de escuetos atuendos como bañadores o de tenista en una serie sin personajes femeninos fijos. Se trataba de una joven Farrah Fawcett-Majors, como pueden comprobar en el siguiente vídeo de su primer papel recurrente.

La ausencia de mujeres fijas en el reparto la suplían con montarle ligues en cada episodio con alguna de sus clientas o  sospechosas, pero no dejaba de ser un reflejo de la mentalidad televisiva de los años setenta, donde todo era blanco y masculino, en casi todas las series de acción y dramáticas,

El cambio radical de la cabecera, por tercera vez en apenas dos temporadas lo pueden ver en el siguiente corte, con la nueva música y logotipo.

‘Harry O.’ pertenece a ese grupo de series que veía en las veladas familiares, cuando no teníamos otra opción y nunca acabó de convencerme ni por aquel entonces, aunque recuerdo perfectamente que a mis padres les encantaba, sobre todo por su gran admiración por David Janssen, desde ‘El Fugitivo”.

Me entretenía, pero ni el personaje ni los casos me entusiasmaban, sobre todo cuando empezabas a adivinar todo lo que iba a pasar algunas escenas antes, aunque debo reconocer que con la entrada del personaje de Anthony Zerbe, mi interés subió algunos puntos.

No me parece que haya sido una serie especialmente añorada por mucha gente, a pesar de tener una cierta popularidad durante su emisión en nuestro país, pero eso ya dependerá de la memoria selectiva de cada uno.

Los actores:
David Janssen fue elegido a sus 32 años, para el papel del doctor Richard Kimble después de aparecer en innumerables series y películas como era habitual en los actores de su época, pero su papel como el fugitivo marcó su carrera para siempre y le dio fama mundial.

Tras finalizar la serie, intentó capitalizar su fama en el terreno cinematográfico apareciendo en películas como ‘Las Sandalias del Pescador’ o protagonizando cosas como ‘Macho Callahan’, para volver a recluirse en la televisión con una serie ‘O’Hara U.S: Treasury’ donde interpretaba a un agente del Tesoro federal que investigaba fraudes monetarios por el país.

Tras ser cancelada, aceptó entrar en el piloto de ‘Harry O.’, donde le permitieron adaptar bastante el personaje a sus gustos personales y siempre declaró que fue el mejor personaje que había interpretado, aunque como explicaremos en el apartado siguiente su cancelación le afectó demasiado.

Su carrera siguió con otras películas de segunda fila, sin  sacudirse de encima la fama de su papel definitorio, que le persiguió hasta su prematura muerte por infarto en 1980 a los 48 años de edad.

Las probabilidades de que nunca haya visto a Anthony Zerbe en una serie o en una película, son casi nulas, puesto que aparecido en numerosos sitios, casi siempre en papeles secundarios con dos tipos de papeles, como el villano necesario como estrella invitada del episodio de turno o  en el papel del colega o mentor de turno ,como hizo en el western ‘Jóvenes Jinetes’ y sobre todo con su teniente Trench en ‘Harry O.’

La especialidad de Zerbe eran este tipo de personajes descreídos y con mucho desapego, a los que le daba un cierto distanciamiento satírico y su trabajo como el teniente Trench era tan enorme, que le valió el Emmy al mejor actor secundario, el mayor reconocimiento de una carrera que sigue en activo en la actualidad a los 84 años, allí donde le llamen.

El final:

‘Harry O.’ tuvo un éxito bastante importante, que en circunstancias normales le debía haber asegurado una renovación para una 3T, pero el presidente de la cadena ABC decidió cambiar el rumbo de su programación rejuveneciendo la parrilla e introduciendo más personajes femeninos para diversificar la base de su público y salir del último lugar de las audiencias de las tres cadenas generalistas.

En esa nueva dirección ‘Harry O.’ fue una de las primeras victimas, con un gran disgusto para David Janssen que estaba encantado con ese personaje creado a su medida. El actor intentó por todos los medios convencer al ejecutivo para salvar la serie, pero ante esa rotunda cancelación, decidió abandonar la televisión para siempre y volver al cine, aunque rompió su promesa con la miniserie ‘Centennial’ poco antes de morir.

Curiosamente su sustituta en la parrilla televisiva fue una serie con tres chicas detectives ‘Los Ángeles de Charlie’ donde encontró rápidamente acomodo Farrah Fawcett-Majors y que fue su trampolín para la fama.

Consideraciones finales:

El predominio casi absoluto de los detectives privados de todo tipo y  de todo pelaje en la década de los setenta tuvo un gran ejemplo en ‘Harry O.’ que de hecho no era ni mejor ni peor que la mayoría de series de este tipo, como les hemos recordado en el presente artículo, que vamos a cerrar con un clip de la promoción de su 2T.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino