Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Devs: El poder hipnotizador de la física cuántica

Recuerdo cuando era pequeño que en cierta ocasión mi padre me llevo a ver el espectáculo de un hipnotizador que hacía sus trucos utilizando a personas de la platea a las que hipnotizaba y hacia realizar todo tipo de cosas en el escenario. Mis recuerdos son de perplejidad al no entender las razones por las que todas esas personas caían hipnotizadas mientras que ni mi padre ni yo sentíamos nada, una sensación olvidada hasta que el visionado de ‘Devs’ me la ha vuelto a traer fresca a la memoria.

‘Devs’ es una historia de ciencia-ficción filosófica con un estilo ‘high-concept’ que a través de una estructura visual intensa y potente ha despertado verdaderas pasiones entre muchos espectadores, mientras que el resto, entre los que me pueden incluir, nos hemos quedado como mi yo infantil, perplejos en esa platea del espectáculo del hipnotizador, como les voy a analizar a continuación.

Ficha: Devs 8 ep 50 m   Mar-Abr 2020 Cadena: FX (USA) / HBO (E)

Sinopsis:  Lili Chan es una brillante ingeniera informática que trabaja en Amaya, una empresa tecnológica puntera, ubicada en los alrededores de San Francisco, fundada y dirigida por Forest un visionario y enigmático emprendedor.

Lili tiene una relación con Sergei, un compañero de trabajo de origen ruso. Su vida se ve perturbada cuando Sergei es ascendido internamente para trabajar en Devs la división ultrasecreta de Amaya y de forma casi inmediata desaparece de la faz de la tierra sin dejar rastro.

Ese suceso provoca que Lili inicie una cruzada para descubrir el paradero de Sergei, enfrentándose a la poderosa cúpula directiva de Amaya y sus tentáculos que llegan a todos los rincones de la vida de Lili, totalmente convencida que las respuestas se encuentran en el interior de Devs.

El inicio: Alex Garland ha realizado el trayecto completo del creador tras sus inicios  como un novelista de éxito desde su estreno con ‘La Playa’ llevada al cine con Leonardo di Caprio de protagonista, estableciendo una buena relación con su director Danny Boyle, que le llevó a convertirse en guionista de cine.

Su primer guión fue para la película ’28 días después’ del propio Danny Boyle al que siguieron otros, casi siempre en el campo de la ciencia-ficción que era el preferido por el autor para explorar comportamientos humanos en situaciones limites como en  ‘Sunshine’ o ‘Dredd’.

Su siguiente paso fue el control completo de sus ideas, escribiendo y dirigiendo sus propias películas como ‘Ex-Machina’ y ‘Aniquilación’, que levantaron pasiones encendidas entre los amantes de la ciencia-ficción dura y pura, un colectivo muy entusiasta con sus reacciones favorables.

A pesar del éxito de sus películas, Garland no se sentía muy cómodo con las injerencias de las productoras en su proceso creativo y buscando una mayor libertad decidió probar suerte en el terreno televisivo.

El concepto que deseaba desarrollar era el determinismo, una teoría filosófica que le tenía obsesionado desde su juventud, al preconizar que nuestro destino y futuro está determinado sin que el libre albedrío o la voluntad puedan hacer nada para cambiarlo.

Tras investigar a fondo ese concepto filosófico, empezó a relacionarlo con las teorías de la física cuántica para intentar explicarlo mediante elementos como los multiversos, la superposición de partículas en espacio y tiempo o la influencia del observador en el objeto observado, escribiendo primero un piloto para presentarlo a la cadena FX, que no dudó en hacerle el encargo completo de la miniserie tras ver sus ideas iniciales.

Garland diseñó la historia a partir de un concepto visual muy potente que iba a servir como vehículo para desarrollar esa miniserie cerrada de 8 episodios, encontrando su casa ideal en la cadena  FX, el mejor lugar para este tipo de series arriesgadas como demostró con Legion o incluso Fargo.

Su estreno el pasado mes de Marzo, vino precedido de este largo adelanto para despertar el interés de los apasionados seguidores de su obra cinematográfica

La trama: ‘Devs’ tiene una historia bastante sencilla de resumir como  la enésima lucha del David individual contra un Goliath corporativo, en este caso con la protagonista Lili que intenta encontrar  las respuestas a la desaparición de su novio Sergei.

Ese viaje está trufado de todo tipo de obstáculos, desde temas de espionaje industrial a tragedias personales del pasado de los personajes, pasando por practicas corporativas deplorables tanto desde el punto legal como ético.

La incógnita principal para Lili, queda despejada de forma bastante rápida tras conocer el proyecto ultrasecreto que se desarrolla en esa unidad secreta que es Devs y que parece ser la razón de la desaparición de Sergei, convencida de que si conoce lo primero, sabrá lo segundo.

Rápidamente me percaté de que el envoltorio visual iba a tener mucha más importancia que un contenido que desde el punto de vista narrativo se puede resumir en pocas lineas.

La creación de ese mundo visual atractivo con formas y colores muy trabajados por el equipo de diseño de producción es una magnífica forma de tenernos pegados inicialmente a la pantalla, ante el despliegue exuberante de efectos especiales y de formas arquitectónicas donde destaca por encima de todo el brutalismo exterior del edificio de DEVS, que contrasta con la atmósfera interior súper high-tech del lugar de trabajo de DEVS, que muestra en el trailer de la serie.

Todo ese torrente visual no puede evitar que poco a poco su parsimonioso ritmo narrativo y las teorías científicas escogidas al gusto del autor para justificar lo que le interesa, hace que los espectadores que no hayamos ca¡do hipnotizados ante el aspecto visual, empecemos a preguntarnos sobre el resultado final de lo que estamos viendo.

La utilización de algunos principios de la física cuántica para justificar los derroteros narrativos de la historia, en especial en todo lo referente a la justificación del determinismo en nuestras vidas son de una endeblez aplastante y por lo menos en mi caso, ni la excelente factura visual era suficiente para poder imaginarme las cosas que proponían desde el punto de vista científico.

No he visto ninguna de las dos películas anteriores de Alex Garland, por lo que carecía de ideas previas sobre sus universos y su manera de enfocar la ciencia-ficción, esperando que me sorprendiera como fan que me considero del género, en especial tras ver promociones como la siguiente.

Por estas razones me es complicado valorar una cosa que visualmente es excelente, pero cuyo contenido no me ha acabado de convencer, tanto por la solemnidad y lentitud de su desarrollo, como por el escaso nivel de algunas interpretaciones, recordándome en algunos momentos algunas fantasías estéticas del director Peter Greenaway, como en el siguiente corte donde vemos un detalle del proyecto principal de ‘Devs’.

‘Devs’ es una serie estimulante en determinados aspectos y desesperante en otros, por lo que es de esos casos que va a depender mucho de la capacidad que tenga para entrar en esa historia y ver el vaso medio lleno o medio vacío, por eso recomiendo su visionado porque no descarto que la considere la mejor serie del año o la deje en el segundo episodio. En mi caso espero haber dejado mi postura de perplejidad bastante clara.

Los actores: Uno de mis principales problemas con ‘Devs’ ha sido la interpretación de la actriz Sonoya Mizuno, como la protagonista Lili Chan, fría y glacial hasta límites exasperantes. Inexpresiva en muchas ocasiones que pedían algo mas que sangre de horchata por las venas, incluso en los momentos románticos.

Mizuno es una actriz fija para Alex Garland, tras aparecer en sus dos películas, creando el personaje de Lili con esta actriz en la cabeza, tras comentarle la escasez de mujeres asiáticas protagonistas de películas, pero en esta ocasión habría preferido un trabajo de casting más fino.

Mizuno fue bailarina profesional de ballet clásico en varias compañías, hasta pasarse a hacer de modelo y a aparecer en las películas de su mentor Alex Garland,. Yo solo lo conocía de haberla visto en el desastre que fue la presuntuosa adaptación estadounidense de la serie noruega ‘Maniac’ y ahora no ha mejorado ni mucho menos esa impresión.

Esas carencias de Mizuno eran evidentes cuando tenía que interactuar con otros actores mas bregados como el caso del genial Nick Offerman, que interpreta a Forest el megalómano dueño de Amaya y propulsor del proyecto DEVS para cerrar heridas personales.

Offerman  consigue trasmitir la angustia de su personaje tanto a través de sus gestos, como sobre todo por su profunda voz que siempre ha sido una de sus principales señas de identidad, además de mostrar un registro dramático que apenas había mostrado hasta ahora.

Nick Offerman empezó como cómico, improvisador y monologuista, para pasar a hacer de estrella invitada en muchas comedias, hasta que en 2009 se consagró como el memorable funcionario libertario Ron Swanson, que se convirtió en lo mejor de ‘Parks & Recreation‘ durante los ocho años de la serie, gracias a sus frases cortantes y su anarquismo de derechas como seña de identidad.

Allison Pill interpreta a Katie, la mano derecha de Forest el fundador de la empresa y la  responsable del diseño técnico del proyecto ultrasecreto, con todo el equipo trabajando a sus ordenes. Pill me ha demostrado ser buena actriz en series como ‘En Terapia’ o ‘The Newsroom’, pero en este caso su personaje hierático no le permite desarrollar muchas emociones ni sentimientos, aunque por lo menos lo defiende con gran profesionalidad.

Tras numerosos papeles infantiles y juveniles en series y películas de su Canadá natal, Pill se consagró como una de las mejores pacientes de Gabriel Byrne de ‘En Terapia’ y ha seguido trabajando sin interrupción hasta la fecha con gente importante como Woody Allen o Aaron Sorkin.

Zach Grenier es un gran secundario que lleva más de veinte años, haciendo grande cualquier papel que le toque en suerte, casi siempre de villano o de malo de la historia. En esta ocasión interpreta a Kenton, el implacable jefe de seguridad de Amaya, el personaje con más sangre e ímpetu de todo el reparto, con el que Grenier disfruta como un cerdo en una charca

Grenier tiene esa rara cualidad de ser recordado por  sus personajes gruñones y resabiados en cualquier serie que salga como en ’24’ o ‘Deadwood’ , pero sobre todo ha destacado por su memorable abogado David Lee en ‘The Good Wife’ y ahora en ‘The Good Fight’ , empezando como un recurso para un capítulo para acabar siendo fijo y de los mas queridos por el público.

Final : ‘Devs’ es una miniserie cerrada y el final deja más o menos claro el destino de casi todos los personajes, otra cosa es que les convenza lo que  han sobreexplicado en  ese final que vendrá bastante mediatizado por su inversión anterior en las teorías deterministas-cuánticas de Alex Garland. En nuestro país la pueden ver en la rama española de HBO que la estrenó con la siguiente promoción.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino