Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Devils / Diavoli (Italia). El primer spaghetti-western financiero

Durante los años sesenta los italianos se dedicaron a adaptar los westerns clásicos a su propio estilo creando el spaghetti-western donde no dudaban en traer a grandes actores estadounidenses como Clint Eastwood, Eli Wallach o Lee Van Cleef para darles una patina internacional a unas historias que se rodaban en Almeria.  Al ver ‘Devils’ el nuevo estreno de Sky Atlantic, me vino a la cabeza esa misma sensación cambiando los desiertos de Almeria por los centros de control financieros y fichando a una estrella televisiva como Patrick Dempsey para facilitar la tarea de los buscadores de titulares sencillos.

Pero en cuanto empiezas a rascar, descubres una serie como aquellos spaghettis-western de antaño, donde el origen italiano de casi todo el mundo se camufla en una estudiada patena de modernidad con un reparto multinacional que parece diseñado por un algoritmo más que por un responsable con cara y ojos.

Los tiempos de poner cara intensa delante de una pantalla de ordenador con datos económicos han sido superados y ‘Devils’ sigue anclado en ese pasado donde parece que el envoltorio lujoso y vacío sea suficiente para justificar una historia que hace más aguas que el sistema de depuración del Mar Menor, como les vamos a analizar a continuación.

Ficha:Devils 10 + ep 50 min .Abr 2020- . Idioma: Inglés Cadena: Sky Atlantic (IT) – Próximamente Sky (E)

La trama : El italiano Massimo Ruggero es el principal responsable de inversiones del banco financiero NYL en su sede de Londres en 2011. Durante la gravísima crisis financiera de principios de la década, Massimo está obteniendo unos beneficios excepcionales, especulando de forma muy agresiva y arriesgada pero con grandes resultados.

Su jefe es el administrador del banco, el estadounidense Dominic Morgan, que es su mentor y la persona que le ha enseñado todos los trucos para moverse entre los tiburones financieros que pueblan el sector.

Massimo aspira a ser ascendido a la vicepresidencia del banco como recompensa a sus méritos, pero cuando se ve implicado en un escándalo personal que implica a su ex-mujer, las altas instancias del banco deciden elegir a un banquero de la vieja escuela, Edward Stuart, como el nuevo vicepresidente del banco, pasándole por encima.

Extremadamente descontento, Massimo empieza a indagar en las interioridades del banco en busca de su venganza y descubre toda una red de entramados económicos orquestados desde el banco NYL . Pronto va a descubrir que su banco  tiene  un papel capital en todos los escándalos económicos de principios de esta década desde la crisis de las primas de riesgo de los países del Sur de Europa, el escándalo Strauss-Kahn o los intereses ocultos de la guerra de Libia,  todo ello disparado por la aparición de un asesinato en la primera escena.

En esa investigación tiene la ayuda de un grupo de hackers a mitad de camino entre Anonymous y WikiLeaks y de las personas fieles de su equipo de traders. El problema es que al tirar de la manta, pronto se va a encontrar en la encrucijada de unirse a esa banda de bucaneros financieros o enfrentarse a ellos, poniendo en riesgo todo lo que ha conseguido desde sus humildes orígenes como el hijo de un pescador de la costa amalfitana, como explica el trailer de la serie.

La trama así explicada, parece tener su interés y al ver en el reparto nombres como el ya mencionado Patrick Dempsey, el danes Lars Mikkelsen o la catalana Laia Costa, en el papel de la hacker argentina Sofía Flores ( de lo poco salvable de la serie), me hizo tener ciertas esperanzas con  ‘Devils’ y el piloto parecía confirmarlas.

Por desgracia todo se derrumba a medida que avanza, al incidir en esos aspectos conspiranoicos de un banco todopoderoso que es capaz de derribar gobiernos y empobrecer a millones de personas, solo para aumentar los bonus de sus extremadamente bien pagados empleados, con todo tipo de acciones especulativas a cortísimo plazo.

El problema no es que no se produjeran esas prácticas que desgraciadamente sucedieron, sino la forma tan inverosímil en que son desarrolladas en ‘Devils’, llena de brochazos financieros descontrolados. Sus personajes confunden la intensidad impostada con la competencia profesional y tienen unas tramas personales que pierden completamente el control desde los primeros episodios, a pesar de tener la friolera de diez guionistas multinacionales firmando cada capítulo.

El problema principal es la incapacidad del actor principal Alessandro Borghi ( der)  en evitar que su personaje no parezca un héroe torturado de fotonovela en todas las escenas en que aparece. Saber llevar con elegancia esos trajes tan caros de diseñador no es suficiente para un personaje que exigía alguien mejor dotado para la interpretación, donde solo ha hecho que confirmarme las pésimas sensaciones que me dio en ‘Suburra’.

La actuación de Borghi es tan mala, que a pesar de estar rodada la serie en ingles, le han tenido que doblar en la versión italiana, con el resultado tan extraño de ver en la versión italiana a este actor local moviendo los labios en ingles, para escuchar la voz de otro actor en su mismo idioma.

A su lado Patrick Dempsey tiene una presencia meramente testimonial, apareciendo en unas pocas escenas por episodio, por lo que si van a acudir por el reclamo de su presencia, ya les puedo avisar que les van a dar gato por liebre. Dempsey se limita a poner la cara para cobrar un buen cheque  o a lo mejor  concederle el capricho de correr en Monza, sabedores de su pasión automobilística. Esas son las únicas  posibles razones que se me ocurren  para  prestarse a semejante paripé y poca cosa más, aunque lógicamente intenta justificar su papel en el siguiente vídeo promocional.

El resto del reparto a excepción de Laia Costa y Lars Mikkelsen, son un compendio multinacional y multicultural de actores semidesconocidos de casi todos los países europeos, que parece que hicieron una única audición  consistente en  comprobar sus cambios expresivos al ver una pantalla de ordenador con muchos numeritos y colorines.

Lo más desesperante de ‘Devils’ es que en determinados momentos parece que es capaz de remontar el vuelo, al plantear alguna expectativa interesante, pero rápidamente se apresuran en volver a las andadas de la estulticia narrativa que planea en todo momento por una serie mucho más ambiciosa que conseguida y muy por debajo de productos europeos de temática similar como ‘Bad Banks’.

Estrenada en pleno confinamiento, no dudaron en anunciar su renovación por una 2T antes de su estreno, pero ya les puedo asegurar que no me esperen para hacerles una segunda evaluación de una de las grandes decepciones del año televisivo, ‘Devils’.

‘Devils’ se estrenará próximamente en nuestro país en la cadena ‘Sky’ que la ha empezado a promocionar de la siguiente manera, lo que nos sirve para cerrar el artículo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino