Blogs

Ainhoa Cilveti

El trampolín de tu vida

La cortina mágica

Hace unos días viendo un programa de radio Gaga me encontré con una herramienta maravillosa: “la cortina mágica” y que pienso utilizar en el futuro. El programa trataba sobre un colegio en el que cohabitan personas de diferentes países y en un momento dado y ante las preguntas de los entrevistadores, uno de los chavales hablaba sobre el temor de padecer bullying cuando pasaran al instituto, ya que en ese colegio se sentía protegido por las herramientas con las que contaban. Tenían diferentes recursos muy potentes para evitar este drama que sufren muchos estudiantes, y con los que se sentían seguros, y, sobre todo, y sin querer ahondar ahora en este tema, me interesó uno que llamaban la cortina mágica.

Quiero destacar en este post este recurso porque me parece un arma muy interesante para todos nosotros, aunque no hayamos pasado por un proceso de bullying, pero que por desgracia seguro que en algún momento nos hemos encontrado con alguien que nos ha dicho algo desagradable o que actúa con nosotros de forma incorrecta, con esas personas podemos utilizar nuestra cortina mágica. Esta consiste en imaginarnos que corremos una cortina entre esa persona tóxica y nosotros, que nos impide verle y escuchar sus palabras, consiguiendo que esa persona no exista para nosotros, y, por lo tanto, no pueda hacernos daño.

Me parece estupendo poder utilizar esta cortina con cualquiera que pueda acercarse a nosotros para perjudicarnos, ya que sin faltar al respeto ni tener que decir nada, vamos a conseguir que esa persona termine alejándose de nosotros, porque no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, y la persona termina cansándose hasta marcharse. Además, se puede utilizar en cualquier ocasión y en cualquier lugar, incluso con aquellas personas que queremos pero que en algún momento concreto debemos tomar distancia para lograr nuestros objetivos, por ejemplo, la insistencia de amigos para salir cuando tenemos que estudiar o cuando nuestros hijos se ponen pelmas pidiendo algo que no queremos conceder.

Por supuesto, debemos mantener un cierto control con esta cortina, no vayamos a alejarnos demasiado de nuestros seres queridos o aplicarlo con los jefes cuando nos piden algo importante, pero sí con aquellas personas que nos quieren dañar con sus palabras o sus gestos.

Temas

Coaching para todos

Sobre el autor


noviembre 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930